Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

Guía de AARP para el Parque Nacional de las Grandes Montañas Humeantes

Recorre los apacibles senderos naturales y presencia el esplendor del parque más visitado del país.

Tres caballos en la pradera

Marcia Straub / Getty Images

In English | No es sorprendente que el Parque Nacional de las Grandes Montañas Humeantes (en inglés) sea el más visitado de los 62 parques nacionales del país, con una cantidad de visitas que llegó a los 12 millones el año pasado. A poca distancia en automóvil de tantos lugares concurridos de la costa este del país, esta inmensa área natural ofrece una belleza incomparable con su ininterrumpida cadena montañosa envuelta en niebla, que se eleva a más de 5,000 pies de altura, arroyos serpenteantes, cascadas saltarinas, praderas regadas de flores y millas de bosques antiguos.

Casi a una distancia equidistante entre la región oriental de Tennessee y la región occidental de Carolina del Norte, el parque cuenta con 62 especies de mamíferos —como los osos negros, gatos monteses, coyotes, lobos rojos y aproximadamente 200 alces— que deambulan por sus 522,427 acres. También es donde hallan su hábitat más de 67 variedades de peces, 234 especies de aves y docenas de especies de salamandras (al parque se lo ha llamado la "capital mundial de las salamandras").

La nación cherokee habitó estas montañas místicas mucho antes de la llegada de los colonos europeos; sus orígenes se remontan a más de 1,000 años. La neblina omnipresente que flota sobre la cadena montañosa instó a los cherokee a llamarla "shaconage", que significa el "lugar del humo azul". Más tarde los euroamericanos las apodaron las Grandes Montañas Humeantes.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Constituido por el Congreso en el año 1934 y dedicado oficialmente por el presidente Franklin D. Roosevelt en 1940, el Parque Nacional de las Grandes Montañas Humeantes ofrece diversión al aire libre casi interminable: desde senderismo (encontrarás senderos de todos los niveles) hasta navegación, ciclismo, pesca y equitación. También puedes explorar las granjas históricas de los pobladores de los Apalaches, que en una época habitaban estas montañas.

El ingreso al parque en tiempos de la COVID-19

Tras el cierre en primavera, se han reabierto todos los caminos, senderos, áreas para acampar en zonas remotas y concesiones del Parque Nacional de las Grandes Montañas Humeantes. Los centros para visitantes también están abiertos, pero con horario limitado. Cinco de las diez áreas para acampar permanecen cerradas: Abrams Creek, Balsam Mountain, Big Creek, Cataloochee y Cosby; las otras están aceptando reservaciones otra vez. Consulta el sitio web del parque para ver la información más actualizada.

Mapa de Tennessee muestra la ubicación del Parque Nacional de las Grandes Montañas Humeantes

Getty Images/AARP

Ubicación: a distancia casi equidistante entre las regiones este de Tennessee y oeste de Carolina del Norte

Superficie: 522,427 acres

Pico más alto: Clingmans Dome, de 6,643 pies

Punto más bajo: Abrams Creek, de 876 pies

Millas y cantidad de senderos: 850 millas a lo largo de 150 senderos

Atracción principal: Cades Cove

Costo de la entrada: gratis

Mejor forma de verlo: recorriendo sus carreteras bien mantenidas

Cuándo ir con buen tiempo y menos gente: justo antes de mediados de junio y en septiembre

Planifica tu visita

Hay tres ciudades principales en Tennessee desde las que es fácil llegar al parque en automóvil: Chattanooga, a 108 millas al sudoeste; Knoxville, a solo 32 millas al norte, y Nashville, a 194 millas al noroeste. Desde Carolina del Norte, Asheville está a apenas 37 millas al este y Charlotte, a 151 millas al sudeste. Atlanta está a 175 millas al sudoeste. Por contar con aeropuertos más grandes, Atlanta y Charlotte son buenos puntos de acceso para los que llegan en avión de otras partes del país.

A 42 millas al sur de Knoxville, la ciudad de Gatlinburg sirve de acceso a la entrada principal en el sector norte del parque (Tennessee), y el poblado Cherokee conduce a los visitantes al sector de Carolina del Norte en el lado sudeste. No tienes que sacar la billetera al entrar en el parque: no se cobra entrada. Una vez que ingreses, tendrás cuatro centros para visitantes —Cades Cove, Clingmans Dome, Oconaluftee y Sugarlands—, que ofrecen información sobre el parque y programas dirigidos por los guardaparques. Conviene empezar la visita en el centro Sugarlands, a apenas 2 millas de la entrada Gatlinburg, para ver la película de orientación de 20 minutos que te da un buen panorama general.

El Parque Nacional de las Grandes Montañas Humeantes tiene 384 millas de carreteras bien mantenidas; la mayoría están asfaltadas, pero algunas son de grava. Recuerda que estás en las montañas, así que prepárate para muchas curvas y giros, además de las empinadas cuestas y pendientes ocasionales. (Cabe advertir que algunas carreteras secundarias tienen restricciones para vehículos grandes como autobuses, casas rodantes y remolques). La carretera Newfoundland Gap Road serpentea unas 31 millas hacia el sudeste desde Gatlinburg hasta Cherokee y conecta estos dos puntos de acceso.

En primavera, los más de 1,600 osos negros residentes emergen de su sueño invernal; más de 1,500 especies de flores silvestres comienzan a florecer, tapizando el parque con esplendor multicromático, y las luciérnagas que se aparean iluminan el cielo nocturno en brillante sincronía. Durante el día, la temperatura alcanza un promedio agradable de 65 grados, y a la noche cae a alrededor de 45 grados.

La temporada pico va de mediados de junio a mediados de agosto, cuando el total de visitantes por mes ronda 1.5 millones. Las temperaturas también aumentan con máximas que a menudo llegan a más de 80 grados durante el día. Las tardes de verano suelen traer tormentas y julio es el mes de más precipitación. Cuando oscurece, las temperaturas descienden a un promedio confortable de 55 grados.

El clima húmedo de verano amaina en septiembre y las multitudes empiezan a desaparecer. En octubre llegan temperaturas más frías, entre los 40 y 50 grados, además de una nueva ola de visitantes. Cuando las tonalidades rojas, doradas y anaranjadas se derraman desde los picos montañosos hasta el suelo de los bosques, el parque entra en su segunda temporada pico. Para ver el esplendor otoñal sin el tráfico, escabúllete por el sector menos concurrido de Carolina del Norte un día de semana.

En invierno la nieve y el hielo clausuran algunos de los recorridos para hacer en automóvil como la popular carretera a Clingmans Dome, la montaña más alta del parque (6,643 pies de altura). Pero el área permanece abierta para practicar el esquí de fondo, caminar con raquetas de nieve o disfrutar de una caminata invernal por el bosque de alta montaña de pinos y abetos.

Planea desconectarte cuando visites el parque, ya que no hay torres celulares y no hay recepción o es limitada, salvo en las elevaciones más altas donde los visitantes a veces pueden captar señales. En algunos lugares puede haber red wifi limitada.

Hay baños en los centros de visitantes, en las áreas de picnic y para acampar y en Newfound Gap y Clingmans Dome. No esperes encontrar servicios en los senderos, salvo por un baño portátil en el sendero Grotto Falls Trail y servicios primitivos en la entrada del sendero Rainbow Falls.

Los programas accesibles comprenden desde exploraciones del complejo suelo forestal dirigidas por guardaparques hasta excursiones que destacan la historia humana del parque. La mayor parte del parque se puede explorar en automóvil y hay puntos de observación con estacionamiento para ver el paisaje y senderos cortos para aventurarse un poco más.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Dónde alojarse y comer

Si deseas pasar la noche en el parque, prepárate para darles un ejercicio vigoroso a tus piernas. Para llegar al único alojamiento dentro del parque (sin contar las áreas para acampar) se requiere una caminata de 5.5 millas y resistencia física, pero tu esfuerzo será recompensado con magníficos amaneceres y ocasos, así como cielos nocturnos densamente estrellados. La hostería Mount Le Conte Lodge fue diseñada para los que desean escalar hasta la cima de Mount Le Conte (en inglés), la tercera montaña más alta del parque (6,594 pies de altura), y puede alojar hasta 60 huéspedes en cabañas rústicas de una habitación o de varias habitaciones. Los senderistas que llegan solo por el día pueden almorzar aquí también.

El parque mantiene además 10 áreas para acampar ($17.50 a $27 por noche) para tiendas de campaña y casas rodantes, en acogedores y variados hábitats: desde riberas de ríos hasta bosques. Todas tienen baños con retretes y agua corriente fría, pero no hay duchas ni conexiones eléctricas o de agua. En cada sitio para acampar hay un anillo de fuego y una mesa para picnic. De mayo a octubre deben reservarse los sitios (recreation.gov), y desde noviembre hasta abril hay una cantidad limitada que se asigna por orden de llegada.

A solo 8 millas de la ciudad de acceso de Gatlinburg se encuentra el destino para acampar más grande y concurrido del parque, Elkmont Campground (en inglés), junto al río Little, con 200 sitios, nueve de los cuales cumplen las normas de la Ley para Estadounidenses con Discapacidades (ADA) (acceso ancho de concreto, anillos de fuego elevados y mesas para picnic accesibles para silla de ruedas). Una alternativa más tranquila es el área para acampar Cosby Campground en el sector noreste del parque: ofrece 157 sitios anidados bajo la copa de los abetos orientales y la sensación de estar en un área remota, pero con los servicios habituales de las zonas accesibles.

Los mochileros pueden acceder a los sitios primitivos para acampar si hacen una reservación. Además, los cinco sitios primitivos para acampar y hacer cabalgatas, con acceso en automóvil y palenques para atar los caballos, ofrecen acceso fácil a los senderos de equitación del interior agreste. Para conseguir los permisos para zonas remotas ($4 por noche, por persona), llama al 865-436-1297.

Aquí no te espera ningún banquete espléndido. La única opción de comida en el parque es la cantina de la tienda del campamento Cades Cove Campground, que sirve desayuno, sándwiches, pizza, sopas, envueltos ("wraps") y helado. En los centros para visitantes también encontrarás máquinas expendedoras. Lo mejor es traer tu propia comida y disfrutar una de las doce áreas de picnic instaladas por todo el parque en los bosques y junto a ríos y arroyos. Están provistas de parrillas de carbón y mesas para picnic.

Qué hacer

Sendero en Max Patch Bald Mountain, Carolina del Norte

Jon Lovette / Getty Images

Desde practicar senderismo en 150 senderos, que abarcan 850 millas, hasta ciclismo, pesca y cabalgatas, el parque no decepciona con la variedad de opciones recreativas para todos los niveles de estado físico. O bien tómate las cosas con calma y haz turismo desde la comodidad de tu automóvil en rutas y recorridos panorámicos de sentido único que destacan los puntos importantes del parque. En la carretera Newfound Gap Highway, aprovecha los numerosos puntos de parada para maravillarte con el paisaje. A lo largo del recorrido, estira las piernas y rodéate de la banda sonora de la naturaleza con caminatas cortas y fáciles marcadas como "senderos tranquilos” (Quiet Walkways). El sendero tranquilo Balsam Point Quiet Walkway de 0.3 millas, apenas al norte del mirador Chimney Tops, te regalará vistas del arroyo Steep Branch Creek y del brazo occidental del río Little Pigeon. Siéntate en un banco en el claro del bosque y absorbe el paisaje.

Considera también algunos de los sitios imperdibles de ver y cosas infaltables de hacer en ambos lados del parque:

En Tennessee: no tienes que seguir mucho más allá de la entrada principal para dar un paseo sin prisa por el bosque. Justo afuera del centro para visitantes Sugarlands, el sendero natural fácil de 1.1 milla Fighting Creek Nature Trail (en inglés) te introduce a la vida silvestre del parque, y posiblemente veas osos negros, alces, ciervos de cola blanca y más.

Si tienes ganas de hacer una caminata más larga pero igual de fácil con mucho para entretenerte, Patricia Kersey, del servicio de guías A Walk in the Woods en Gatlinburg, recomienda el sendero Little River Trail (en inglés), de 4.9 millas de ida y vuelta, en el área de Elkmont, a unas 6 millas al oeste del centro Sugarlands. "Es un sendero amplio y relativamente plano que sigue el río y, además de su belleza natural, encierra mucha historia humana que puedes descubrir en tu caminata", explica. Verás por ejemplo las ruinas de antiguas cabañas de un centro turístico de la década de 1920, resabios de la historia de la región como destino adonde se escapaba la élite de Knoxville.

O bien prueba el sendero natural para vehículos Roaring Fork Motor Nature Trail, que durante casi 6 millas va atravesando bosques antiguos a lo largo de borboteantes arroyos de montaña. Este sendero comienza 3 millas adentro del parque desde la entrada Cherokee Orchard, poco más de una milla al este del centro Sugarlands. Una milla antes de llegar al sendero, no te pierdas el sendero natural autoguiado Noah “Bud” Ogle, de 0.7 millas, donde puedes visitar a pie una auténtica granja histórica de montaña con uno de los últimos molinos de agua del parque que todavía funcionan. Luego, si deseas más actividad física, encara el sendero de 5.4 millas (ida y vuelta), moderadamente arduo, hasta Rainbow Falls, que comienza muy cerca de la granja histórica. Este sendero rocoso asciende 1,500 pies en su recorrido hasta la cascada de 80 pies de alto, cuyo nombre surge del arco iris que suele aparecer en el rocío de agua.

Treinta millas al oeste del centro Sugarlands, la belleza panorámica y la abundante vida silvestre convierte a Cades Cove en el área más visitada del parque. Un circuito de 11 millas recorre el valle pasando por granjas históricas de principios del siglo XIX, graneros, iglesias y un molino harinero en pleno funcionamiento que evoca el modo de vida de los pobladores de los Apalaches. Los senderistas acuden en tropel a Cades Cove para acceder a los senderos más transitados, como la caminata moderada de 5 millas (ida y vuelta) Abrams Falls, que conduce por un magnífico bosque de pinos y robles a lo largo del arroyo Abrams Creek hasta la cascada homónima de 20 pies que cae en una piscina larga y profunda.

Clingmans Dome, cerca del centro del parque, se encuentra en la frontera estatal entre Tennessee y Carolina del Norte. El camino hasta la imponente montaña sale de la carretera Newfound Gap Highway a unas 7 millas al sur, llevándote a casi media milla de la torre de observación del mismo nombre. Si tienes la capacidad física, sigue a pie escalando una cuesta empinada tras la que te espera una gratificante recompensa: una vista panorámica de 365 grados de las Montañas Humeantes.

¿Quieres desenfrenarte realmente y poner a prueba tus agallas? Desafíate a escalar Mount Le Conte, al norte de la carretera Newfound Gap cerca del centro del parque, donde varios senderos llevan a la cima a 6,594 pies de altura. A lo largo del sendero Alum Cave Trail, el más corto pero el más empinado, ascenderás 5.5 millas pasando por la hostería Mount Le Conte Lodge.

En Carolina del Norte: escápate de las multitudes que acuden al sector de Tennessee y refúgiate en la sección menos visitada en Carolina del Norte para disfrutar la belleza silvestre de las Montañas Humeantes en el aislado valle Cataloochee Valley (en inglés). Rodeado de picos montañosos, el valle sirvió en otros tiempos como tierras de caza de los cherokee. Más tarde, aquí prosperó uno de los asentamientos más grandes de pobladores de los Apalaches. Su historia se revela a través de las estructuras preservadas de fines del siglo XIX y principios del siglo XX, que incluyen dos iglesias, una escuela y varias cabañas. Recoge un folleto para el paseo autoguiado en la casilla que está junto al camino cerca de la entrada al valle.

Por este valle tranquilo deambulan osos negros, ciervos, alces y otra fauna. El biólogo naturalista Joe Yarkovich ofrece este consejo exclusivo para tener más probabilidades de ver alces: "Llega como una hora antes del amanecer o un par de horas antes del anochecer". Para los pescadores, en el arroyo Cataloochee Creek abundan las truchas silvestres. Emprende la caminata de todo o parte del circuito moderado Boogerman Trail, de 7 millas, que te ofrece un paseo restaurador por frondosos bosques antiguos y sobre las aguas impetuosas de Caldwell Fork.

Vive la belleza del parque desde una perspectiva distinta en el lago Fontana Lake, en el límite sur del parque, que te brinda acceso a sus áreas más remotas y al adyacente bosque nacional Nantahala National Forest (en inglés). En una de las diversas marinas, alquila un bote pontón para explorar por tu cuenta o haz una excursión guiada de caminata con acceso por embarcación con Sunny Day Adventure Company. “Muchos de los senderos que rodean el lago son relativamente planos y accesibles para la mayoría de los clientes", explica Jason Swafford, el dueño de la compañía.

Cuando la temporada pico de octubre colma los caminos de otras secciones del parque, Swafford recomienda esta área para ver el follaje otoñal y la fauna silvestre. "En otoño se disipa el tráfico del lago, pero en realidad es una de las mejores épocas para estar en el agua". Hay otra ventaja de tomar el camino (o el lago) menos transitado, dice: "Es probable ver osos negros cuando descienden de las copas de los árboles para alimentarse de la hueva que dejan los peces al desovar".

Ciudades colindantes

Gatlinburg, Tennessee: con una onda divertida de parque de diversiones como los de Orlando —y el infaltable acento country— Gatlinburg y la cercana ciudad de Pigeon Forge ostentan todo tipo de atracciones. Si estás viajando con tus nietos, no te pierdas el acuario Ripley's Aquarium of the Smokies (en inglés), donde una cámara en vivo permite observar a los encantadores pingüinos. No muy lejos del acuario, el elevador de Gatlinburg SkyLift Park (en inglés) te alza en rápido vuelo hasta el puente colgante SkyBridge, donde apreciarás una vista panorámica emocionante (o aterradora para algunos), a nivel de las nubes, sobre este puente peatonal que se extiende 680 pies sobre un profundo precipicio a una altura de 140 pies. Un clásico de Tennessee, el parque de diversiones Dollywood (en inglés) de Dolly Parton estremece con las esperadas curvas, vueltas y giros de las atracciones, todo al son de la música country.

Las opciones de alojamiento en Gatlinburg y Pigeon Forge abarcan desde complejos turísticos hasta moteles de cadena. Para una estadía de calidad superior, date el gusto de una suite de lujo en Margaritaville Resort and Spa en el río Pigeon. Para una opción económica, alójate en una de las habitaciones básicas (con desayuno incluido) de Greystone Lodge on the River, donde puedes tomar el tranvía de la ciudad para llegar fácilmente a las atracciones de Gatlinburg (hay una parada frente a la hostería).

Carga energía para un día pleno de exploración en Pancake Pantry, un favorito de Gatlinburg desde 1960, que sirve deliciosas variedades dulces como los panqueques "Triunfo" de banana y piña espolvoreados con azúcar en polvo y crema batida.

Cherokee, Carolina del Norte: ubicada en la reserva indígena cherokee, la localidad de Cherokee está dedicada a la nación tribal. Revive el siglo XVIII en el poblado indígena Oconaluftee Indian Village con recreaciones de viviendas, sitios de ritos sagrados y talleres tradicionales cherokee. Analiza más a fondo la historia de 11,000 años de la tribu con muestras interactivas y exhibiciones culturales en el Museum of the Cherokee Indian. Para la recreación al aire libre y una descarga de adrenalina, desciende los rápidos del río Nantahala con una excursión desde la cercana Bryson City.

Date el lujo de alojarte en una suntuosa cabaña completa con hogar de leña, jacuzzi y acceso a un chef privado en Cherokee Mountain Cabins (en inglés). Por otra parte, el campamento económico Cherokee KOA alquila cabañas de lujo (con baños completos y ducha) y cabañas básicas (baño compartido del campamento). Aprovecha a probar tu suerte en el Harrah's Cherokee Casino.

Cuando te acose el hambre, el restaurante familiar Granny's Kitchen sirve porciones generosas de la cocina clásica sureña. Deléitate con costillas con salsa barbacoa, chuletas de cerdo y frijoles carita en el bufé de almuerzo y cena.

De camino

Al viajar desde Atlanta hasta Cherokee por la ruta nacional 23, un desvío de 16 millas por la ruta 384 norte de Georgia conduce al encantador poblado montañés Helen, con el estilo típico de una villa alpina bávara (sí, en lo más profundo del sur del país). Pasea por las pintorescas calles empedradas y recorre las tiendas especializadas que venden desde recuerdos cursi hasta velas hechas a mano, creaciones artísticas de vidrio soplado y relojes cucú. Para cenar, saborea un sustancioso plato de escalope vienés en Heidelberg.

Si viajas desde Asheville, hazte tiempo de visitar la opulenta Biltmore Estate antes de dejar la ciudad. Construida a fines de la década de 1800 para George Vanderbilt, el nieto de Cornelius Vanderbilt, esta fastuosa "casa de campo" domina un terreno de 125,000 acres al sur de la ciudad.

Si puedes quedarte un par de días más, explora la panorámica ruta Blue Ridge Parkway. El extremo sur de esta carretera lineal de 469 millas comienza justo a 0.2 millas fuera del centro para visitantes Oconaluftee del Parque Nacional de las Grandes Montañas Humeantes y se extiende hacia Virginia, conectándose con el Parque Nacional Shenandoah.

También te puede interesar

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO