Skip to content
 

Un inolvidable viaje de cuatro días por la carretera en Florida

En la región noroeste, menos concurrida y más económica del estado, abunda la vida silvestre, cascadas naturales, más.

Caída de agua en Spring Falling Waters State Park

Sean Pavone / Alamy Stock Photo

Parque estatal Falling Waters en Florida.

In English | Las abundantes atracciones naturales de Florida van mucho más allá de las playas, las palmeras y los Everglades. Haz un recorrido de cuatro días por las carreteras menos transitadas para ver la "Costa olvidada" del noroeste de Florida, al sur de Panama City, para encontrar manantiales interiores, cascadas, mariposas monarca que migran y cavernas cubiertas de estalactitas. Incluso puedes acariciar a un lobo. Hospédate en alojamientos económicos con esa sensación de Florida natural que desaparece rápidamente.

Día 1: De Tallahassee a Wakulla Springs (43 millas)

Desplázate desde la capital del estado en dirección sur hasta el St. Marks National Wildlife Refuge (en inglés) por la ruta 61 o 363. El enfoque es completamente en la naturaleza de manera que no hay venta de comida (prepara un picnic o prueba el salmonete frito popular entre los locales en el cercano Posey's Steam Room & Oyster Bar). Establecido como un santuario para aves migratorias en 1931, los más de 70,000 acres de St. Marks albergan más de 200 especies, así como una celebración en octubre de mariposas monarcas que se detienen aquí en camino a México.

Área pantanosa en Wakulla Springs Florida

Alamy Stock Photo

Área pantanosa en Wakulla Springs a lo largo del río Apalachee en Florida.

Puedes caminar por senderos, pescar o probar el GPS Adventure Trail, una búsqueda de tesoro (a los nietos les encantará). En el camino, zambúllete o rema en bote en Wakulla Springs (en inglés). El manantial de agua dulce más grande de América del Norte, rodeado por un pantano de cipreses, es un lugar fresco de 68-70 grados durante todo el año. Báñate en áreas designadas lejos de los caimanes (hay sillas de ruedas de llantas gruesas, al igual que embarcaciones de turismo accesibles para sillas de ruedas) o bucea en sumideros. Mantén los ojos bien abiertos para avistar manatíes curiosos.

Para un almuerzo fuera de horario o un postre, encuentra una banca en la fuente de sodas antigua con mostrador de mármol de 70 pies, considerado el más largo del mundo, en The Lodge at Wakulla Springs.

Dónde alojarse: El Lodge at Wakulla Springs, de estilo misionero español, que data de los años 30, es un lugar emblemático en Florida. Está adornado con pinturas en el techo de la vida silvestre local, paneles de ciprés y un ascensor art deco. Las cómodas habitaciones con muebles de época no tienen televisor. Las tarifas para personas mayores en temporada baja comienzan en alrededor de $100, habitación doble, por alojamiento y desayuno. Cena en el restaurante el clásico arroz con pollo al curry Country Captain, termina con un pastel de limón cubierto de chocolate.

Día 2: De Wakulla Springs a St. George Island (80 millas)

Puesta de sol con un faro en Saint George Florida

Daniel Dempster Photography / Alamy Stock Photo

Cape St George Lighthouse.

Dirígete hacia el oeste por el Big Bend Scenic Byway mientras disfrutas de las vistas de la costa pura del Golfo y los bosques de pinos. Haz una parada para almorzar en Apalachicola para disfrutar de una especialidad del norte de Florida: unas de las ostras más suculentas que probarás en tu vida. Tienes muchas opciones cuando se trata de comer bivalvos, ya sean frescos o fritos. Apalachicola Seafood Grill & Steaks es famoso por su gumbo de mariscos, y la terraza junto al agua en Up the Creek Raw Bar también es popular. Cruza un puente para llegar a la isla St. George de 22 millas de largo, donde puedes caminar por senderos, avistar aves, pescar en el muelle o simplemente disfrutar de las impresionantes playas de arena blanca sin tener un rascacielos a la vista. Cena a la luz de antorchas tiki en Blue Parrot Ocean Front Café, donde sirven camarones, mero y dorado del Golfo.

Dónde alojarse: El St. George Inn, con mecedoras en sus porches alrededor de todo el edificio, admite mascotas y ofrece especiales de Facebook por unos $100, así como tarifas de $69-$99 a partir de la semana después del Día de Acción de Gracias hasta la semana antes de Navidad.

Día 3: De St. George Island a Tallahassee (210 millas)

Conduce 2 1/2 horas hacia el interior, principalmente sobre el Big Bend Scenic Byway, hasta los parques estatales Falling Waters en Chipley. Allí encontrarás una plataforma de observación con vista a la cascada más alta del estado, de unos 70 pies de altura. Si es sábado, puedes agregar un desvío de 15 millas a Seacrest Wolf Preserve para un encuentro con lobos por $35 con reserva previa. Los visitantes aprenden sobre esta especie cada vez menos numerosa, entran en un hábitat para interactuar con amistosos lobos representativos del área e incluso aúllan al lado de la manada de 30.

Una cueva en Florida iluminada con colores rojo, azul, naranja y verde

Alamy Stock Photo

El "Christmas Tree Room" del parque estatal Florida Caverns.

Otra experiencia inusual te espera en el parque estatal Florida Caverns (en inglés), cerca de Marianna. Admira la única cueva seca en Florida en un recorrido organizado. Una vista audiovisual en el centro de visitantes es perfecta para aquellos que no desean someterse a las condiciones oscuras y resbaladizas, y al ocasional murciélago. Termina el día en Tallahassee en Backwoods Crossing, accesible para sillas de ruedas, donde el tomate y la lechuga en tu ensalada probablemente provienen de los jardines contiguos y las croquetas de cangrejo reciben todos los elogios.

Dónde alojarse: Tallahassee tiene múltiples cadenas hoteleras con tarifas por debajo de $75. También puedes derrochar y hospedarte una noche en el Governors Inn o en el Park Avenue Inn. Ambos son íntimos, elegantes y se encuentran en el distrito histórico del centro. A veces se pueden reservar por menos de $150, con desayuno incluido. La vibrante Tallahassee, sede de las universidades estatales Florida State y Florida A&M, merece una estadía más larga si tienes tiempo.

Día 4: Tallahassee

Un sendero con flores rojas a los lados en Tallahassee Florida

Frank Tozier / Alamy Stock Photo

Maclay Gardens en Tallahassee, Florida.

Esta ciudad repleta de parques, cuyas calles están bordeadas de robles vivos de los cuales cuelga musgo español, atrae a entusiastas del aire libre y cuenta con más de 500 millas de senderos para caminar y montar en bicicleta (encuéntralos en trailahassee.com). También ofrece una experiencia de vida silvestre verdaderamente inusual. Prueba la tirolesa a 62 pies por el aire sobre la fauna en un pantano de cipreses en el Tallahassee Museum (en inglés) de 52 acres, que se parece más a un zoológico/refugio de vida silvestre de lo que su nombre indica. Desde un camino entablado con acceso para sillas de ruedas verás panteras de Florida en peligro de extinción, lobos rojos, zorros, osos y animales provenientes de otros lugares. Participa en un "encuentro de animales" diario que podría incluir un caimán, un armadillo o un ave de rapiña.

Los aficionados al kayak y a la fotografía elogian los recorridos ecológicos en kayak en los lagos y ríos cercanos que ofrece Harry Smith Outdoors. Haz un brindis al final de tu viaje en un patio en el Railroad Art District con una cerveza fría y un sándwich caliente de salchicha casera. Se sirven de un furgón rojo en el Crum Box Gastgarten.

También te puede interesar

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO