Skip to content
 

15 emblemas del Santuario de Nuestra Señora del Rosario de Fátima

Lugares y actividades a ver en este importante sitio espiritual portugués.

  • Paulo Cunha/4See/Redux

    La ciudad de Fátima en Portugal alberga uno de los lugares de peregrinación más importantes del mundo: el Santuario de Nuestra Señora del Rosario de Fátima. Su fama empezó con las apariciones de la Virgen a tres pastorcitos en 1917 y la construcción de una pequeña capilla. Luego se convirtió en un complejo arquitectónico que cuenta con hermosos espacios para recibir a peregrinos y turistas. Desde Semana Santa hasta octubre, y debido a la conmemoración del centenario de las apariciones, este año encontrarás exclusivos eventos religiosos.

    1 of 18
  • FRANCISCO LEONG/AFP/Getty Images

    Ciudad de Fátima

    Fátima era un pueblo dedicado a la agricultura y al pastoreo hasta principios del pasado siglo. Pero tras las apariciones de la Virgen ante tres niños pastores en 1917, se convirtió en una de las capitales espirituales del mundo. Se trata de un destino que, aunque gira en torno al Santuario, tiene el ambiente propicio para transportar a feligreses y turistas al pasado, y de demostrarles que es posible vivir en armonía, sin afanes, compartiendo con las personas generosas que son sus habitantes.

    2 of 18
  • Design Pics Inc / Alamy Stock Photo

    Explanada

    En el centro del Santuario se encuentra la explanada, un enorme espacio abierto con capacidad para cerca de un millón de personas. En torno a ella están la Basílica, la Iglesia de la Santísima Trinidad, la Capilla de las Apariciones, el rectorado del Santuario y la oficina de información. Al centro de la plaza, se eleva un imponente monumento al Sagrado Corazón de Jesús, y bajo éste hay un pozo, a cuya agua muchos peregrinos le han conferido poderes de sanación. Incluso podrías adquirir de recuerdo una botella con este líquido venerado.

    3 of 18
  • Dmytro Surkov / Alamy Stock Photo

    Capilla de las Apariciones

    Es la construcción más antigua del lugar, erigida tras la última aparición de la Virgen el 13 de octubre de 1917, revelándose a los pastorcitos como la Señora del Rosario y pidiéndoles que construyeran una capilla. Así se hizo, y en 1921 se celebró la primera misa. En este espacio, abierto las 24 horas del día, puedes adorar a la imagen sagrada de la Virgen en el Santuario o participar en las misas y el santo rosario, que se llevan a cabo desde las 7 a.m. hasta las 9:30 p.m. También puedes visitarla virtualmente.  

    4 of 18
  • Ana Carolina González

    Iglesia de la Santísima Trinidad

    Ubicada en una de las entradas al Santuario, justo en frente de la Basílica de Nuestra Señora del Rosario. Esta moderna estructura fue concebida por el arquitecto griego Alexandros Tomazis para recibir a los miles de feligreses cuando no da abasto la Basílica. Tras su portón en bronce, de 26 pies, hay un altar de azulejos dorados y un artístico retablo de Jesucristo en la cruz. La iglesia, sin columnas, cuenta con 8,633 asientos y 76 lugares para personas con discapacidad. Fue inaugurada en el 2007.

    5 of 18
  • O. SAINT-HILAIRE/HAYTHAM-REA/Redux

    Basílica de Nuestra Señora del Rosario de Fátima

    Con su estilo neobarroco, su torre de 213 pies y su imponente presencia, la Basílica de Nuestra Señora del Rosario es como la corona de la explanada. En su interior reposan las tumbas de los tres pastores a los que se apareció la Virgen (Lucía, Jacinta y Francisco), unos vitrales que evocan las apariciones, un antiguo órgano y 15 altares dedicados a los misterios del Rosario. Empezó a ser construida en 1928 y fue consagrada en 1954. Está ubicada frente al moderno edificio de la Iglesia de la Santísima Trinidad, atravesando la explanada.  

    6 of 18
  • Oferta de AARP

    Explora Hogar y Familia para consejos sobre relaciones, familia, tecnología y más   Únete a AARP y obtén excelentes maneras de ahorrar y mantenerte conectado con tu familia  

    7 of 18
  • Paulo Cunha/4See/Redux

    Columnata

    Un conjunto de 200 columnas blancas se extiende a ambos lados de la Basílica, como un par de brazos que envuelven la plaza en una suerte de abrazo a los peregrinos. Esta obra del arquitecto portugués António Lino comunica las construcciones del Santuario con la Basílica. Tiene 14 altares que representan las estaciones del viacrucis, y 17 estatuas de santos, cuatro de Portugal: San Antonio de Lisboa, San Juan de Brito, San Juan de Dios y Nuno de Santa María. Las demás, de menor tamaño, encarnan fundadores de distintas órdenes religiosas.

    8 of 18
  • Jose Manuel Ribeiro/REUTERS/Alamy Stock Photo

    Muro de Berlín

    Sobre la entrada sur de la explanada, en una enorme urna de cristal, reposa un pedazo del muro de Berlín, que bien podría recordar los oscuros años en que la capital alemana estuvo dividida (1961 a 1989). Sin embargo, aquí en el Santuario, es la prueba de una promesa cumplida por la Virgen. En 1978, su imagen peregrina recorrió parte del muro que desaparecería 11 años después. El pedazo de muro fue donado por un emigrante portugués que vivía en Alemania, Virgilio Casimiro Ferreira.

    9 of 18
  • Pedro Sousa / Alamy Stock Photo

    Aljustrel

    Aljustrel es la pequeña aldea donde nacieron y vivieron Lucía, Jacinta y Francisco, los tres pastores protagonistas de las apariciones cuando niños. Sus casas se han conservado y verlas permite captar mejor el contexto en que tuvieron lugar los hechos. Para llegar a Aljustrel se puede tomar la Vía Sacra desde Cova Da Iría, el mismo camino empedrado que solían recorrer los tres, y que hoy está marcado por 14 pequeñas capillas del viacrucis entre árboles de olivos. Recorrerlo te tomará unos 25 minutos.

    10 of 18
  • Paulo Cunha/4See/Redux

    Loca do Cabeço

    En el camino entre Fátima y Aljustrel está Loca do Cabeço, lugar de la primera y la tercera aparición del Ángel de la Paz ante los niños videntes en 1916 (la segunda se dio en el Pozo de Arneiro, en casa de Lucía). En su primera aparición, les enseñó una oración, y en la tercera, oró con ellos y les ofreció la comunión. Estos encuentros de los niños frente al ángel y los mensajes de éste quedaron grabados en la escultura que reposa allí, creada por la artista portuguesa María Amélia Carvalheira da Silva en 1958.

    11 of 18
  • Paulo Cunha/4See/Redux

    Pozo de Arneiro

    La segunda aparición del Ángel de la Paz ocurrió en el verano de 1916, en el pozo de la casa de los padres de Lucía, mientras los tres pastorcitos jugaban en el huerto. Según el relato de Lucía, el ángel les dejó otra oración. Allí mismo, Jacinta tuvo la visión de una figura vestida de blanco que lloraba y rezaba de rodillas mientras había gente que le lanzaba piedras. La pequeña, asumiendo que era la imagen del papa, pidió que rezaran por él. Estas imágenes quedaron esculpidas en el lugar por la artista portuguesa Irene Vilar el 13 de octubre de 1992.

    12 of 18
  • Paulo Cunha/4See/Redux

    Valinhos

    En Valinhos, un lugar escondido en medio del verde camino que lleva a Aljustrel, tuvo lugar la cuarta aparición de la Virgen el 19 de agosto de 1917. Esta vez no ocurrió el día 13, pues el administrador del distrito de Fátima tenía presos a los tres pastorcitos en un intento de revelar los secretos de la Virgen. Sin embargo, la aparición ocurrió unos días después y este acontecimiento quedó inmortalizado en la escultura de la artista María Amélia Cavalheira da Silva. Para encontrarla, se debe seguir la Vía Sacra, entre la VIII y la IX estación del viacrucis.

    13 of 18
  • Paulo Cunha/4See/Redux

    Casa de Lucía de los Santos

    En esta casa nació Lucía de Jesús de los Santos un 22 de marzo de 1907, la principal protagonista en las apariciones de la Virgen de Fátima. En este lugar se conservan su cuarto, sus objetos personales y el jardín con el Pozo del Arneiro, donde se presentó el Ángel de la Paz. Aquí también sucedieron los primeros interrogatorios del gobierno a los tres niños. Tras la muerte de Francisco a los 11 años y Jacinta a los 10, Lucía, con 14 años, fue internada en un asilo religioso y a los 18 decidió empezar su vida de monja.

    14 of 18
  • Paulo Cunha/4See/Redux

    Casa y Museo de Aljustrel

    A pocos pasos de la casa de Lucía, se encuentra el museo de Aljustrel, una pequeña casa que fue propiedad de la madrina de bautismo de Lucía y luego fue adquirida por el Santuario. En sus dos plantas, este lugar se empeña en conservar y dar a conocer los objetos de cocina, herramientas, vestimenta y hasta las tradiciones de los habitantes de Aljustrel a comienzos del siglo XX. La visita dura una hora y la entrada cuesta 1 euro ($1.07).

    15 of 18
  • Getty Images/iStockphoto

    Bendición de los enfermos

    Las peticiones sobre la salud y las enfermedades son las más comunes y razón principal por las que muchos viajan a Fátima. Se debe asistir en los días 13, desde mayo hasta octubre, cuando se celebra una ceremonia eucarística especial donde el sacerdote se aproxima a cada asistente que busca sanación y lo bendice con el Santísimo Sacramento. Si buscas un favor de la Virgen, dirígete al puesto de socorro del Santuario, donde te darán una acreditación para ocupar un espacio asignado en la ceremonia.

    16 of 18
  • Paulo Amorim / VWPics / Alamy Stock Photo

    Procesión de las velas

    Este emotivo acontecimiento conocido como la procesión de velas tiene lugar todos los días desde la Semana Santa hasta finales de octubre. Consiste en que cada noche a las 9:30 p.m., luego del Rosario en la Capilla de las Apariciones, cientos de fieles irrumpen la oscuridad del Santuario, mientras cargan pequeñas antorchas alrededor de la explanada, entonando cánticos en honor a la Virgen. El resto del año se celebra únicamente los sábados.

    17 of 18
  • Michael Kappeler/picture-alliance/dpa/AP Images
    18 of 18

¿Te gusta lo que estás leyendo? Recibe contenido similar directo a tu email.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto