Skip to content

¿Cómo mantenerte sano durante tus viajes?: Consejos para disfrutar de las vacaciones de verano 

 

Los cruceros grandes volverán a navegar a mediados de verano

Los CDC han flexibilizado las reglas, y los pasajeros están listos para zarpar.

Varios cruceros en fila

Jeffrey Isaac Greenberg 17+ / Alamy Stock Photo

In English | Los viajes en crucero podrían regresar a las aguas estadounidenses en cuestión de semanas, y con normas más flexibles para los pasajeros que se han vacunado completamente.. En una carta del 28 de abril enviada a la industria de los cruceros, los CDC aclararon la fase más reciente de su orden de navegación condicional (Conditional Sail Order, CSO) para embarcaciones grandes con 250 pasajeros o más, y dijeron que se comprometen a reanudar la navegación en crucero en aguas estadounidenses para mediados del verano. Antes de esta aclaración, la CSO había suspendido la navegación de cruceros hasta noviembre.

La flexibilización de algunas restricciones aumenta la probabilidad de esta fecha. Si bien los CDC todavía exigen a las compañías de cruceros realizar navegaciones de prueba con pasajeros que no paguen por su pasaje, para demostrar la eficacia de sus nuevos protocolos de control de infecciones de COVID-19, la agencia va a procesar las solicitudes para realizar pruebas en un plazo de cinco días, en lugar de los 60 días que estimaron en un principio. Además, las compañías ahora pueden omitir estas travesías simuladas si pueden corroborar que el 98% de la tripulación y el 95% de los pasajeros que viajan en sus barcos han sido vacunados.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Cambios que afectan directamente a los pasajeros:

  • Las empresas de cruceros no tendrán que someter a prueba a los pasajeros que se vacunaron completamente cuando embarquen o desembarquen, pero los que no se hayan vacunado tendrán que hacer una prueba mediante la reacción en cadena de la polimerasa (PCR) o la prueba rápida de antígenos.

  • Durante las escalas en los puertos, y a discreción de las líneas de cruceros, los pasajeros completamente vacunados pueden participar en excursiones operadas de forma independiente o explorar por su cuenta, siempre que lleven mascarillas cuando estén en espacios cerrados.

  • A su discreción, las compañías de cruceros pueden permitir que los pasajeros completamente vacunados salgan a espacios abiertos sin mascarilla, excepto en lugares con muchas personas.

  • Los pasajeros que se expongan al virus o contraigan COVID a bordo de un crucero no tendrán necesariamente que recluirse en cuarentena en el barco. Puede que se les permita conducir hasta su casa si viven a poca distancia en automóvil; si no viven cerca, es posible que se les permita ir a un hotel.

"Todos los indicios apuntan a que este es un avance muy positivo para los viajeros de Estados Unidos y para aquellos que prefieran zarpar desde un puerto local", dice Richard Marnell, vicepresidente ejecutivo de Viking Cruises.

"Esta es una gran noticia que la industria del turismo lleva 14 meses esperando. Todos hemos sentido un gran alivio", afirma Michelle Fee, fundadora y directora ejecutiva de Cruise Planners, un representante de viajes de American Express. "Los CDC dan un paso en la dirección correcta al actualizar algunos de sus requisitos obsoletos [para los cruceros] y llevarlos al nivel de restricción actual vigente para establecimientos similares de hostelería en tierra, tales como restaurantes, bares y casinos".

Rechazo a los requisitos 'onerosos' de los CDC

Estos avances alentadores se produjeron después de que los CDC se enfrentaran a fuertes críticas por la última fase de su Orden de Navegación Condicionada, que emitieron el 2 de abril, y luego por sus Directrices Completas para la Reanudación de Cruceros en Estados Unidos, publicadas el 5 de mayo. La actualización de la orden de navegación recomendaba la vacunación de la tripulación, los pasajeros y los trabajadores portuarios; establecía requisitos adicionales y no fijaba ningún plazo para los cruceros de prueba. Como respuesta, Florida presentó una demanda, a la que se sumaron Texas y Washington, en la que pedía al tribunal que declarara ilegal la orden. (Los tres estados tienen ciudades con puertos de cruceros para naves grandes). Y la Cruise Lines International Association rápidamente calificó la actualización como "una carga onerosa y en gran parte inviable".

Los ejecutivos de las compañías de cruceros, frustrados, también protestaron, apuntaron a la aparente eficacia de las vacunas ahora disponibles y recalcaron todos los protocolos de seguridad que han implementado, y además observaron que las aerolíneas y los hoteles no han sufrido restricciones similares. En una entrevista con CBS News, Richard Fain, presidente y director ejecutivo de Royal Caribbean Group (RCG), dijo que sus distintas marcas de cruceros ya navegan en otras partes del mundo y han transportado a más de 100,000 pasajeros. "Entre estos, solo ha habido 10 casos [de COVID]", dijo. "Deseamos ser tratados de manera similar a las aerolíneas y otros tipos de transporte".

Frank del Río, presidente y director general de Norwegian Cruise Line Holdings, calificó las directrices completas de "absurdas" en una llamada con inversores el 6 de mayo. "Estamos dispuestos a vacunar [inicialmente] a todas las personas que estén a bordo de los cruceros. No hay ningún otro lugar en el mundo —ni una escuela, ni una fábrica, ni un edificio de oficinas, ni un edificio de apartamentos, y mucho menos un lugar de ocio, como un casino, un hotel o un complejo turístico— que pueda hacer una afirmación como esa. Seremos el lugar más seguro de la tierra por definición... pero los CDC siguen tratándonos de forma diferente, nos atrevemos a decir que injusta".

Posteriormente, el 11 de mayo, los CDC relajaron algunas de las restricciones para los pasajeros completamente vacunados, como se ha señalado anteriormente.

Tanto Fain como del Río parecen estar en sintonía con los clientes de los cruceros. "Antes de la actualización, escuchamos a muchos viajeros de cruceros que estaban contentos de navegar con los requisitos de vacunación, pero tenían dudas sobre navegar con tantas restricciones adicionales que no tendrían necesariamente en un viaje por tierra", dice Colleen McDaniel, editora en jefe de Cruise Critic, un sitio de noticias y reseñas sobre cruceros.

Irónicamente, después de que las líneas de cruceros consiguieron finalmente algunas victorias frente a los CDC, ahora se encuentran con un gran obstáculo que viene del lugar menos pensado: Florida, sede de los tres puertos de cruceros más concurridos de Norteamérica. El 3 de mayo, el gobernador Ron DeSantis promulgó una ley que prohíbe los llamados pasaportes de vacunación, lo que impedirá que las líneas de cruceros exijan a los pasajeros que se vacunen. Las compañías de cruceros esperan obtener concesiones, teniendo en cuenta que el sector aporta mucho dinero a la economía de Florida. "Esperemos que el gobernador dé facilidades a las líneas de cruceros y acepte que puedan exigirse vacunas en los cruceros", dice Fee. "He oído que hay conversaciones".

Nuevos protocolos de seguridad

Las líneas de cruceros han recurrido a los especialistas en enfermedades infecciosas y a otros expertos médicos para ayudarlas a desarrollar sus nuevos protocolos. RCI y Norwegian Cruise Line, por ejemplo, han colaborado para crear el Healthy Sail Panel (comité para la navegación segura), encabezado por un exsecretario del Departamento de Salud y Servicios Humanos y un antiguo comisionado de la Administración de Alimentos y Medicamentos. Entre los asesores de Carnival están un excirujano general de Estados Unidos y un exdirector del National Center for Global Health.

Estos protocolos suelen inicialmente exigir que los pasajeros y tripulantes se vacunen, y que los barcos operen con capacidad reducida para facilitar el distanciamiento físico. Los pasajeros también pueden esperar sistemas de filtración de aire mejorados, órdenes que exijan el uso de mascarillas en los lugares públicos, instalaciones médicas y para la realización de pruebas bien equipadas y separadas para los pasajeros que tengan un resultado positivo a bordo de un barco, realización de pruebas de detección para los pasajeros y la tripulación antes de zarpar y durante la travesía, restricciones a las excursiones en tierra, opciones adicionales para cenar al aire libre y más.

Los aficionados a los cruceros quieren zarpar

Cruceros atracados en Skagway, Alaska

Blaine Harrington III / Alamy Stock Photo

Skagway, Alaska

Cruceros por Alaska

El 24 de mayo, el presidente Biden promulgó la Ley de Restauración del Turismo de Alaska, lo que aumenta la probabilidad de que vuelvan a navegar las líneas de cruceros en Alaska en verano. Con la ley se aprobó una omisión a la regla que obligaba a los barcos —registrados en el extranjero y que viajaban entre puertos de EE.UU.— parar en Canadá, lo cual había prohibido la navegación de los grandes cruceros hasta febrero del 2022. 

Sin embargo, los CDC tienen que dar luz verde a las empresas de cruceros para que naveguen los barcos grandes, pero las empresas están tan seguras de que obtendrán el visto bueno que ya comenzaron a vender pasajes del 2021 para navegar en Alaska, incluso antes de que firmara el presidente. Estos cruceros, en su mayoría de viajes de una semana, saldrán de Seattle entre julio y octubre.

Carnival Corp. anunció que Holland America ofrecerá los cruceros a partir del 24 de julio; Princess Cruises, el 25 de julio; y Carnival Cruise Lines, el 27 de julio. Norwegian Cruise Lines comienza sus viajes el 7 de agosto. Para estos viajes se exigirá a los pasajeros y a la tripulación presentarse completamente vacunados, lo cual significaría que las empresas de cruceros podrían eludir los viajes de prueba que exigen los CDC. (Carnival todavía no ha decidido si exigirá vacunas en los cruceros a otros destinos y NCL se ha comprometido a hacerlo al menos inicialmente). 

Royal Caribbean International comenzará sus cruceros el 19 de julio; Celebrity Cruises, el 23 de julio. Estas dos líneas, propiedad de Royal Caribbean Group, pedirán inicialmente que los pasajeros de 16 años o más que se dirigen a Alaska se vacunen totalmente, y a partir del 1º de agosto, todos los pasajeros de 12 años o más.

A pesar de que falta la aprobación de los CDC, algunos expertos de la industria se encuentran optimistas frente a la noticia de que los grandes barcos podrán navegar en Alaska. “Como la industria del turismo de Alaska ha sufrido por la falta de cruceros, y las líneas de cruceros que salen de Seattle implementan los requisitos de vacunación que piden los CDC, es muy positiva la noticia de que sigan adelante los viajes a Alaska”, dice Chris. Gray Faust, editor en jefe de Cruise Critic, un sitio de reseñas y noticias de cruceros. 

Algunos se mantienen escépticos. “Queda por ver si los barcos pueden cumplir con los requisitos de los CDC. Tiendo a ser cautelosa, así que no he animado a [mis clientes a reservar] estos viajes a Alaska y, francamente, no he recibido ninguna llamada para reservarlos”, dice Linda Allen, de Cruises by Linda, una filial independiente de Brownell Travel, una agencia de Virtuoso. "Hasta que no se aclare esto de los requisitos de los CDC, estaré esperando".

Mientras tanto, las empresas de barcos pequeños que no están afectados por la Ley de Servicios de Buques de Pasajeros, como American Cruise Lines y UnCruise Adventures, navegan en aguas de Alaska. (Lee nuestro artículo con más información sobre cómo visitar Alaska este verano.)

Las compañías de cruceros confían que estos protocolos conseguirán aplacar los temores de los viajeros sobre los cruceros, después de los desastres que tuvieron lugar el año pasado en alta mar a causa de la COVID-19, y al parecer pueden respirar con tranquilidad. Aunque la situación de los cruceros en Estados Unidos sigue siendo incierta, algunas personas han reservado cruceros en México, el Caribe y Europa.

Deborah Bell, una jubilada ya vacunada de Coronado, California, que es una viajera de cruceros frecuente, ha reservado un crucero de siete días por la Riviera mexicana con su familia, a bordo de la embarcación Norwegian Bliss, con salida desde Los Ángeles en diciembre. Las líneas de cruceros "han aprendido de lo que sucedió y han tomado medidas extremas para que sus barcos sean seguros", explica. "No preveo que se repita lo que vimos el año pasado".

Igual que Bell, al parecer muchos otros aficionados a los cruceros confían en los protocolos. Los nuevos cruceros para el verano con salida desde las Bahamas, Bermuda y el Caribe han registrado un alto nivel de ventas desde que Crystal Cruises, Royal Caribbean, Viking y otras compañías empezaron a venderlos para eludir la prohibición en Estados Unidos. Las seis salidas de ocho días de Viking desde Hamilton, Bermuda, a bordo del Viking Orion casi se agotaron en cuestión de semanas, por lo que la compañía acaba de añadir dos más. A medida que Europa vuelve a abrir lentamente, las compañías empiezan a vender con éxito cruceros con puertos de salida en países como Grecia e Islandia. Viking ofreció cuatro travesías de ocho días desde Reykjavik, Islandia, a bordo del buque Viking Sky, las cuales se agotaron en pocos días, por lo que la compañía decidió añadir 15 travesías más. Y acaba de anunciar 18 salidas desde Malta entre julio y principios de octubre en el Viking Sea y el nuevo Viking Venus.

Ray Breslof, un auditor semijubilado que vive en la costa oeste de Florida con su esposa, entusiasmadamente reservó pasajes en el barco Crystal Serenity, el primero de los 32 cruceros de siete noches de Crystal que zarparán desde las Bahamas a partir de julio. "Hemos estado encerrados durante tanto tiempo que cuando vimos que Crystal ofrecía estos cruceros de ida y vuelta desde Nassau y Bimini, prácticamente dijimos 'vámonos'", dijo Breslof. "Es el primer viaje que este barco va a hacer en cerca de un año, y eso nos dio mucha tranquilidad". El hecho de estar vacunados aumentó el nivel de comodidad de la pareja.

Las líneas de cruceros están ayudando a alimentar la demanda gracias a sus normas de cancelación menos estrictas y otras políticas que favorecen a los consumidores. Cuando Breslof reservó el crucero de Crystal en marzo, la compañía solo requirió un depósito de $750, sin necesidad de abonar el pago final hasta 60 días antes de la fecha de salida del crucero. Muchas compañías ofrecen otros incentivos para reservar cruceros, entre ellos políticas de reembolso más flexibles para personas con un diagnóstico de COVID. RCI dice que proporcionará un reembolso completo a un pasajero y a sus acompañantes inmediatos si cualquiera de ellos recibe un resultado positivo durante los 14 días previos a la salida del crucero o durante el viaje. En este último caso, también recibirán un reembolso todas las personas que hayan estado en contacto próximo confirmado con esa persona a bordo del crucero.

Fee dice que los viajeros deben aprovechar estas ventajas, porque no durarán eternamente: "Si las personas no hacen ahora sus reservas para el 2022, perderán la oportunidad porque la demanda superará la oferta, o tendrán que pagar más porque aumentarán las tarifas". Y, añade, "Las penalidades por cancelaciones volverán a ser las mismas que antes de la COVID".

Una alternativa: cruceros en barcos pequeños

American Cruise Lines (ACL) y UnCruise Adventures navegan por Alaska, los ríos dentro de Estados Unidos (como los ríos Misisipi, Snake y Columbia) y en Hawái, Nueva Inglaterra y las islas San Juan en el estado de Washington. No es sorprendente que ambas compañías hayan experimentado un gran aumento en la demanda debido a la prohibición que afecta en la actualidad a las grandes embarcaciones. Las reservas de ACL han superado los niveles récord que la compañía registró en el 2019, y UnCruise ha triplicado su volumen de ventas en comparación con sus ingresos habituales durante esta época. "Los meses de abril y mayo seguramente serán los más activos de nuestra historia", dice Dan Blanchard, propietario y director ejecutivo de UnCruise.

American Steamboat Co. (ASC), que en la actualidad tiene 74 cruceros programados para el 2021, por los ríos Columbia, Misisipi, Ohio, Snake y Tennessee, cuenta una historia similar. Más de 40 de las travesías ya tienen listas de espera y la compañía pronostica que esta temporada todos sus cruceros operarán a capacidad completa.

Si viajas con cualquiera de estas compañías de barcos pequeños puedes esperar muchos de los mismos protocolos de seguridad adoptados por las líneas de cruceros grandes, como un resultado negativo en una prueba de COVID antes de embarcar y órdenes que exigen el uso de mascarillas en los lugares públicos. ASC y UnCruise también requieren la vacunación de los tripulantes y los pasajeros. "A principios de marzo, cuando las cifras de vacunación se hicieron realidad y se superaron, pasamos rápidamente a los cruceros para personas vacunadas, y eso hizo que se dispararan nuestras reservas", explica Blanchard.

Sobre los cruceros de prueba

¿Quieres viajar en un crucero de prueba? Antes de embarcar, prepárate para leer un documento escrito proporcionado por la línea de cruceros en el que se indica que participas en una prueba de protocolos no comprobados ni ensayados en Estados Unidos y que navegar durante una pandemia es intrínsecamente arriesgado.

En otras grandes novedades de los CDC, el 5 de mayo la agencia proporcionó más detalles sobre cómo las líneas de cruceros deben llevar a cabo cruceros simulados, incluido el requisito de proporcionar dicho documento a todos los pasajeros (quienes, en su totalidad, deben ser voluntarios), ya sea publicándolo en su sitio web, por correo electrónico o por carta. Además, tendrás que firmar un consentimiento informado, un documento en el que también se indica que no navegas con condición de empleo ni a cambio de una futura recompensa.

Otros requisitos para los pasajeros:

  • Deben presentar prueba de estar completamente vacunados.

  • Si no están completamente vacunados, deben presentar un documento escrito de un proveedor de atención médica o una declaración autocertificada de que no tienen ninguna enfermedad que los ponga en alto riesgo de infección grave por COVID-19.

  • Deberán realizarse una prueba de COVID-19 al embarcar (a menos que puedan demostrar que se han recuperado de la COVID-19) y al desembarcar.

  • Deben respetar las normas de uso de la mascarilla y de distanciamiento social.

  • En las escalas en los puertos, no pueden explorar por su cuenta, sino que deben participar en excursiones con solo pasajeros y miembros de la tripulación del barco.

  • Deben aceptar por escrito que entre tres y cinco días después del viaje facilitarán la recolección de espécimen y se harán una prueba de detección de COVID-19.

  • A efectos del seguimiento de contactos, deben acordar que informarán a la compañía de cruceros si en los 14 días siguientes a la finalización del viaje presentan síntomas de COVID-19 o reciben un diagnóstico de la enfermedad.

Los viajes deben durar entre dos y siete días e incluir al menos una estadía de una noche.

Hasta el momento, ninguna compañía de cruceros ha anunciado cruceros de prueba con salida desde puertos norteamericanos. Algunas dicen que todavía están evaluando las últimas novedades de los CDC, mientras que Norwegian y otras dicen que podrán omitir los cruceros de prueba porque cumplirán con los umbrales de vacunación del 98-95% establecidos por los CDC.

Nota de redacción: este artículo se publicó originalmente el 3 de mayo. Ha sido actualizado con reciente información. 

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.