Skip to content

La vacuna contra la COVID-19: ¿Dónde vacunarte? Encuentra información en tu estado

 

¿Es necesario vacunarse contra la COVID-19 para viajar?

Posiblemente se exija un 'pasaporte sanitario' que acredite la vacunación.

Pasaporte, billetera, lentes y teléfono sobre una mesa

©denisismagilov/CommonPass

In English | Las empresas del sector turístico —al igual que los pasajeros— ansían un regreso a la normalidad para que se pueda viajar en avión, crucero o auto tal como se hacía antes de la pandemia. Ahora que la vacunación contra la COVID-19 está en marcha, muchos esperan que, con ello, se abra el camino para la reanudación de los viajes. A continuación, los expertos responden a las preguntas más relevantes sobre cómo influirán las vacunas en la posibilidad de viajar, así como las cosas que no cambiarán, al menos durante muchos meses (por ejemplo, la necesidad de usar mascarilla y tomar otras precauciones).

¿Será necesario presentar un comprobante de vacunación contra la COVID-19 para viajar en avión?

Es posible. Las aerolíneas tienen la esperanza de que no haya la necesidad de que los pasajeros tengan que hacer cuarentena al llegar a su destino y que se quiten las prohibiciones generalizadas de los viajes internacionales (y así promover la recuperación del sector de transporte aéreo). Las aerolíneas han comenzado a poner a prueba los "pasaportes sanitarios" digitales que sirvan de constancia no solo del resultado negativo en una prueba de COVID-19, sino también de la vacunación.

Además, las aerolíneas se disponen a ofrecer listas actuales de los requisitos de salud y las advertencias de otros destinos del mundo.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


La International Air Transport Association (IATA) anunció la creación de una aplicación, denominada "IATA Travel Pass", que permitirá a los viajeros guardar constancias de sus pruebas o vacunas en sus dispositivos móviles. Una decena de aerolíneas internacionales, como Qantas de Australia y Air New Zealand, han puesto a prueba la aplicación.

CLEAR (en inglés), el programa privado de preselección que permite a sus miembros pasar rápidamente por los controles de seguridad, se dispuesto a colaborar con los creadores de una aplicación parecida, CommonPass —desarrollada por Commons Project y el Foro Económico Mundial—, que consiste en establecer un registro de atención médica confiable y un formato estándar para hacer saber cuáles son los resultados. Los pasajeros podrán hacerse la prueba de COVID-19 en su casa, enviarla a un laboratorio y pedir que se suba el resultado a la aplicación CommonPass. Se escaneará un código QR que certifique la autorización para ingresar a un país. Se prevé que en la misma aplicación se puedan registrar posteriormente los datos de vacunación, lo cual permitirá acreditar la inmunidad del pasajero. 

Qantas y otras aerolíneas, como Virgin Atlantic y United, también están probando la aplicación CommonPass.

El director ejecutivo de Qantas, Alan Joyce, dijo en noviembre que la aerolínea puede exigir a los pasajeros, de manera obligatoria, vacunarse contra la COVID-19 si llegan a Australia —o parten del pais— (donde se espera que se reanuden los vuelos de larga distancia en octubre).

Tal vez no se exija la vacunación contra la COVID-19 a quienes viajen en vuelos nacionales. Ed Bastian, director ejecutivo de Delta, señaló en el programa televisivo Today que este requisito tal vez se aplique solo a los viajes internacionales, “ya sea por decisión de las aerolíneas o de las autoridades internacionales”. Esto porque los requisitos de prueba de COVID-19, dijo Bastian en enero, serían una carga para los viajes nacionales. Alaska Airlines ha anunciado que no planea exigir la vacunación y considera que, para la prevención del contagio, bastan medidas como el uso universal de la mascarilla y el empleo de filtros HEPA de alta eficiencia en los aviones. 

Pero la aerolínea (como también American Airlines y otras) comenzó a usar una aplicación móvil llamada VeriFLY, que funciona como un pasaporte de salud, donde los pasajeros internacionales pueden verificar que dieron negativo en la prueba de COVID-19. La prueba de COVID-19 es obligatoria para todos los pasajeros de aerolíneas internacionales que ingresan a Estados Unidos.

Una de las preguntas con respecto a estas aplicaciones es cómo podrían integrarse en los pasaportes impresos.

¿Será necesaria la vacunación contra la COVID-19 para poder ingresar a ciertos países?

Es probable, al menos como una manera de que los pasajeros no se vean obligados a someterse a restricciones como la cuarentena. Por ejemplo, algunos países africanos ya exigen la vacunación contra la fiebre amarilla, de modo que ya existe cierto precedente en este sentido, según señala Jan L. Jones, profesora de Hotelería y Turismo en University of New Haven en Connecticut. "Por eso creo que algunos países sí la exigirán de manera específica. Y si no la exigen, establecerán otros requisitos, como la cuarentena".

En esto coincide Gavin Delany, fundador y director ejecutivo de Travelstride, un sitio web que ofrece servicios de planificación de viajes. Delany señala que podría resultar bastante confuso para los viajeros que traten de entender los distintos requisitos, "ya que algunos países probablemente tendrán distintos niveles de reglamentos con respecto a la vacunación y el ingreso de viajeros de acuerdo con la edad, la percepción de riesgo en el país de origen y factores políticos".

Sin embargo, se está dando pasos en esa dirección. En enero, Islandia se convirtió en uno de los primeros países en otorgar certificados de vacunación a la población, para evitar algunas restricciones fronterizas. También reconocerá los pasaportes de vacunación de otros países, lo que permitirá a los viajeros omitir las pruebas de COVID-19 o las reglas de cuarentena si muestran un comprobante de la vacunación completa de COVID-19. Suecia y Dinamarca también se han puesto a trabajar en pasaportes de vacunación, pero todavía ningún país ha indicado que la vacunación sea obligatoria para los turistas.

Georgia (el país) ha anunciado que "los ciudadanos de todos los países que viajen en avión... pueden ingresar a Georgia si presentan el documento que confirma las dos dosis de cualquier vacuna COVID-19". De lo contrario, dependiendo de su país de origen, deben someterse a una prueba de COVID-19 y llenar un formulario de solicitud especial. Rumania también presenta excepciones de prueba para los vacunados.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, respondió así a la revista Newsweek en enero, cuando le preguntaron si en Estados Unidos se podría expedir un pasaporte similar para acreditar la vacunación: “todas las opciones están sobre la mesa. Cualquier cosa es posible", dijo.

Además, existe la posibilidad de que los estados exijan, por cuenta propia, de que se vacune a la población, de la misma forma como se pide a los alumnos de las escuelas públicas acreditar la vacunación contra ciertas enfermedades, como la poliomielitis y la hepatitis A. Eso afirma el Dr. Anthony Harris, director médico de la empresa WorkCare, que ofrece consultorías en temas de salud en entornos laborales (por ejemplo, en aerolíneas y cruceros).   Harris considera que es "probable, si bien se definirá estado por estado, que las autoridades estatales opten por exigir la vacunación y la acreditación correspondiente".

El público parece apoyar estos requisitos. Según una encuesta de 2,415 adultos, realizada por The Points Guy, dos tercios (67%) de las personas que ya están vacunadas y desean viajar dice que es más probable que viajen a un lugar que pide un pasaporte de vacunas.

¿Y los cruceros turísticos?

Los cruceros en Estados Unidos se han mantenido anclados desde los brotes que se registraron en algunos barcos en la primavera del año pasado. Las grandes líneas de cruceros, como Carnival y Holland America, no prevén reanudar sus funciones hasta junio. Los CDC piden que estas empresas demuestren primero que cuentan con protocolos de seguridad eficaces para evitar la propagación de la COVID-19. Mientras tanto, algunas empresas de cruceros han decidido exigir a los pasajeros la vacunación total contra COVID-19. Crystal Cruises, que planea comenzar con cruceros a las Bahamas en julio es la primera empresa con sede en EE.UU. en hacerlo, y exige, sin excepciones, que todos a bordo estén completamente vacunados al menos dos semanas antes de zarpar. "En este momento, no podemos hospedar a nadie que no esté vacunado”, señala en su sitio web.

La línea de cruceros fluviales American Queen, conocida por sus viajes por el río Mississippi, también anunció que, a partir del 1º de julio, todos los pasajeros y miembros de la tripulación tienen que demostrar que se vacunaron contra la COVID-19. También tienen que hacerse una prueba del virus antes de partir. "Necesito un nuevo eslogan de mercadeo: 'estamos protegidos al 200%' o algo así", dice el director ejecutivo de la empresa, John Wagoner, quien señala que en enero aumentó la reservación de viajes un 35% con respecto a diciembre.

En Europa, la empresa británica de viajes Saga anunció que los pasajeros tienen que mostrar que se vacunaron al menos 14 días antes de emprender el crucero, una vez que comience a funcionar nuevamente en mayo. 

Un factor importante para las empresas de cruceros que todavía no han anunciado los requisitos de vacunación es si los países a donde se dirigen pedirán una prueba de la vacuna COVID-19 a los pasajeros, dice Michelle Fee, directora ejecutiva y fundadora de Cruise Planners, una red de agencias de viajes. “Es posible que algunos países lo exijan si los cruceros van a hacer escala en sus puertos".

¿Se podrá viajar como antes de la pandemia una vez que nos vacunen?

No, no y no, dicen los expertos. Por lo menos, no por algún tiempo. Estados Unidos sigue en situación de crisis ante el aumento de los casos de COVID-19 y las muertes a causa de esta enfermedad. Si bien las actuales vacunas contra la COVID-19 (producidas por Johnson & Johnson, Pfizer-BioNTech y Moderna) son sumamente eficaces para prevenir la enfermedad en quienes las reciben, es posible que las personas vacunadas aún puedan transmitir el coronavirus como portadores asintomáticos. Se trata de un factor aún desconocido en estas etapas iniciales de la administración de las vacunas.

Por estas razones, incluso las personas vacunadas tendrán que seguir usando mascarilla y respetar el distanciamiento social en público, por lo menos "hasta que lleguemos a la cifra mágica de la inmunidad colectiva, que es de unos 196 millones de personas" en Estados Unidos, dice Harris, de WorkCare. (Los CDC anunciaron que se han flexibilizado las restricciones para las personas vacunadas en algunos entornos sociales).

Otra razón por la que será importante que todos sigan usando mascarilla y tomen otras precauciones en el futuro próximo, según añade Harris: "No queremos que algún sector de la población esté circulando sin mascarilla en entornos donde su uso sea obligatorio. Sería una situación bastante incómoda para las demás personas que hasta ahora no han podido acceder a las vacunas".

Nota de redacción: este artículo se publicó originalmente el 8 de enero. Ha sido actualizado con nueva información de industria de cruceros.

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.