Skip to content
 

Cómo ser el huésped perfecto

10 pautas de comportamiento que te harán quedar muy bien con tu familia y amigos.

  • Getty Images/Istock

    Siéntete en casa

    In English | QUÉ HACER: Servirte agua o preparar tu propia taza de té. Estos gestos le ahorran la molestia a tus anfitriones y envían un mensaje positivo de que han tenido éxito en hacerte sentir a gusto. QUÉ NO HACER: Ir demasiado lejos. Quizás te sientas cómodo tirando la ropa al piso o dejando la cama sin tender en tu propia casa, pero en casa ajena debes ser obsesivo con el orden.  

    1 of 12
  • Getty Images

    Ayuda con las tareas del hogar

    QUÉ HACER: Lavar los platos. Tu anfitriona no es tu madre (incluso si lo es, ahora eres adulto). Revisa el lavaplatos y antes de agregar más, cerciórate de que los platos estén sucios, o lava y seca a mano lo que hayas usado y guárdalo en su lugar. QUÉ NO HACER: Dañar las cosas sin intención. Usa lo que usan tus anfitriones para limpiar los sartenes antiadherentes. Ciertas cosas no se ponen en el lavaplatos; los cuchillos filosos o las copas, por ejemplo. Si no estás seguro, pregunta.

    2 of 12
  • Getty Images/Aurora+ RM

    Ajústate a la rutina

    QUÉ HACER: Adaptarse a las rutinas de la familia anfitriona. ¿Estás compartiendo un baño? Averigua a qué hora por lo general se duchan los demás, y adáptate a sus horarios. No te quedes viendo películas viejas hasta tarde si la familia se va a acostar temprano. Cerciórate de que tu auto no esté bloqueando a nadie que tenga que salir antes que tú. QUÉ NO HACER: Ser indiscreto. ¡Los mensajes telefónicos y el correo de tus anfitriones no son asunto tuyo!

    3 of 12
  • Getty Images/iStockphoto

    Presta atención a la comida

    QUÉ HACER: Advertir a tus anfitriones con anticipación respecto a cualquier alergia alimentaria especial. Si los mariscos o el maní te provocan que la garganta se te inflame hasta cerrarse, ellos querrán saberlo antes de empezar a preparar un pad thai de camarones. QUÉ NO HACER: Esperar que todos se esfuercen por acomodarse a tus preferencias. Si tienes una dieta restringida o simplemente eres quisquilloso con la comida, ofrécete a preparar tu propia comida.

    4 of 12
  • Getty Images

    Respeta las normas de la casa

    QUÉ HACER: Seguir las pistas de tus anfitriones. Un cerro de zapatos al lado de la puerta de entrada significa que tú también te debes quitar los zapatos. Si tus anfitriones rezan una oración antes de las comidas no estás obligado a acompañarlos, pero debes esperar hasta que la oración haya concluido para empezar a comer. Si hay niños pequeños en el hogar, sigue las pautas de los padres en cuanto a lo que está permitido en términos del comportamiento, alimentos y hora de acostarse, y sí, eso también les corresponde a ustedes, los abuelos. QUÉ NO HACER: Ofrecer opiniones no solicitadas sobre las normas del hogar.

    5 of 12
  • Will Van Overbeek/National Geographic Society/Corbis

    Explora tu mundo

    Disfruta tu membresía de AARP y ahorra en hotels, alquiler de autos, cruceros y vuelos. ¡Unete!

    6 of 12
  • Getty Images

    Contribuye con los gastos

    QUÉ HACER: Contribuir de alguna manera si te vas a quedar más de uno o dos días. QUÉ NO HACER: Hacer tanto alboroto al respecto. Hablar de dinero puede ser incómodo, así que trata de ser sutil. Reabastece los comestibles, llena el tanque de gasolina, compra comida para llevar a la casa y compartir con la familia o invítalos a un restaurante a cenar.

    7 of 12
  • Getty Images/iStockphoto

    Sé consciente en el consumo de energía

    QUÉ HACER: Prestar atención al consumo de energía, tanto para beneficio del medioambiente como de la factura de electricidad de tus anfitriones. QUÉ NO HACER: Tardarse en la ducha, dejar luces encendidas innecesariamente o abrir las ventanas cuando la calefacción o el aire acondicionado estén funcionando.

    8 of 12
  • Getty Images/iStockphoto

    Sé claro respecto a tus planes

    QUÉ HACER: ¡Comunicarse! Informa a tus anfitriones cuándo llegarás y cuándo te irás, y comparte con ellos tus planes para cada día. Quizás a ellos les gustaría acompañarte o invitarte a que regreses para comer con ellos; o quizás prefieran darte una llave extra y dejar que entres y salgas a tu antojo. Cerciórate de que las expectativas coincidan para todos. QUÉ NO HACER: Asumir que tus anfitriones van a cocinar o a servirte de guías turísticas a menos que ellos se ofrezcan.

    9 of 12
  • Getty Images/iStockphoto

    Exprésate si necesitas algo

    QUÉ HACER: Ser franco. Tus anfitriones querrán saber si hay algo que ellos pueden hacer para hacerte sentir más cómodo. Quizás no sepan cuál es la temperatura en el cuarto de huéspedes, así que si tienes frío, pide una manta adicional. QUÉ NO HACER: Reorganizar el cuarto de huéspedes o manipular el termostato sin permiso.

    10 of 12
  • Getty Images/Flickr RM

    Da las gracias de la manera adecuada

    QUÉ HACER: Traer una tarjeta en blanco para que puedas dejar un agradecimiento con unas cuantas líneas acerca de tu recuerdo favorito de la visita. Un pequeño regalo es un lindo gesto también. Por ejemplo, si vienes de lejos trae algo que no hay donde viven los anfitriones —empanadas de Colombia; vino de California— como una invitación para intercambiar los roles algún día. QUÉ NO HACER: Quedarte más de lo esperado, incluso si no quieres despedirte. Como dijera Benjamín Franklin: "El huésped y el pescado apestan al tercer día".

    11 of 12
  • Classic Stock/Alamy
    12 of 12

También te puede interesar:

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto