Skip to content
 

5 enfermedades que evitar si viaja por EE. UU.

Cómo cuidarse si está de turista local.

In English | A pesar de que la mayoría no se preocupa de vacunarse ni de tomar otras precauciones antes de viajar dentro de EE. UU., existen algunas enfermedades infecciosas dentro las fronteras del país, que pueden derivar en dolencias de carácter grave. La mejor manera de prevenir estas enfermedades, es usando el sentido común y una higiene adecuada: lavarse las manos; ser cuidadoso con lo que se come y se bebe; usar repelente para insectos; evitar el contacto directo con personas que parezcan enfermas; y quedarse en su casa si está enfermo.

Vea también: ¿Otra vez la aerolínea perdió su maleta?

Además, debe informarse y prepararse. Investigue las enfermedades que podrían contraerse en el lugar que visita. Usted puede encontrar esa información en el sitio de internet de los Centers for Disease Control and Prevention (en inglés / CDC, Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades). También estudie el mapa de la región, en especial si queda muy lejos, para saber dónde encontrar asistencia médica.

Es bueno ser cuidadoso con los accidentes de carretera, que todos los años cobran miles de víctimas en Estados Unidos, y otros problemas de salud que podrían presentarse en un viaje (como los coágulos sanguíneos y las mordeduras de serpientes, en inglés). Pero además, tenga en cuenta las siguientes enfermedades comunes en el país:

5 enfermedades que evitar si viaja por EE.UU. - Mujer tiene puesta una mascarilla que le tapa la nariz y boca para prevenir el contagio de enfermedades.

Foto: Arturo Rodriguez/AP

Las mascarillas protectoras sirven para cuidarse de algunas enfermedades a las que se exponen los viajeros.

1. Enfermedad de Lyme

Es la enfermedad más común del país que está relacionada con las garrapatas; presenta unos 30.000 casos al año. Las áreas de mayor incidencia coinciden con los estados del nordeste, centro-norte, atlántico medio, y el norte de California, mayormente en sus áreas boscosas y en el verano. Las garrapatas adquieren la infección de roedores y ciervos y la transmiten a través de su mordida. En la primera fase, los síntomas son similares a los de la gripe, acompañados por un sarpullido. Las fases tardías incluyen dolor de articulaciones, problemas cardíacos y neurológicos y, posiblemente, dolencias más severas y duraderas. Hacer un tratamiento con antibióticos lo antes posible puede llevar a una recuperación completa.

Después de haber estado en áreas boscosas, revise cuidadosamente su ropa y su piel en busca de garrapatas. Si encuentra alguna garrapata, tómela con un par de pinzas, lo más cerca posible de su piel, y retírela tirando firmemente y de manera constante. No la queme ni retuerza, ni tire de ella en forma brusca, pues podría liberar fluidos dentro de su organismo. Si está preocupado por el tipo de garrapata o por el tiempo que la tuvo pegada (a mayor tiempo, mayor es el peligro), consulte con un médico, quien podría prescribirle antibióticos como prevención. Si le aparece una erupción, busque atención inmediatamente.

Siguiente: Fiebre de las Montañas Rocosas. »

2. Fiebre de las Montañas Rocosas

Si bien existe en todo Estados Unidos, la fiebre de las Montañas Rocosas es más común en las regiones del sudeste y centro-sur, en especial en Misuri, Oklahoma, Arkansas, Tennessee y Carolina del Norte. Parecida a la enfermedad de Lyme, se trata de una enfermedad relacionada con las garrapatas que aparece con más frecuencia en primavera y en verano.

Al comienzo, la fiebre de las Montañas Rocosas presenta síntomas parecidos a los de la gripe, fiebre y sarpullido o erupciones. El sarpullido, que comienza principalmente en las muñecas y en los tobillos, puede desarrollarse más adelante, dificultando la detección inmediata. El tratamiento con antibióticos previene la progresión hacia un desenlace fatal. Contemple las mismas precauciones y procedimientos ya descritos para la enfermedad de Lyme.

3. Virus del Nilo Occidental

El virus del Nilo Occidental se transmite a través de mosquitos, los que, a su vez, lo toman de pájaros infectados. No se detectan la mayoría de los casos porque no presentan síntomas. Cuando se manifiestan los síntomas, pueden hacerlo como la fiebre suave del Nilo Occidental (fiebre, fatiga, dolor de cabeza y corporal) que, por lo general, no requiere tratamiento, o como la enfermedad del Nilo Occidental (encefalitis, meningitis y otras enfermedades del sistema nervioso), que es más severa y mucho más rara, y que normalmente se controla con cuidados generales, aunque puede llegar a requerir la hospitalización del enfermo.

Los brotes pueden aparecer en cualquier momento en los meses más cálidos, es especial si se está cerca del agua, pero son comunes en los estados templados del sur. En esas áreas, use repelente de insectos y, si acampa, una malla contra mosquitos. Evite permanecer al aire libre en los momentos en que puedan atacarlo los insectos al atardecer, por ejemplo), y vista ropas que cubran sus brazos y piernas.

4. Enfermedades abdominales

Las diarreas son, quizás, las enfermedades más comunes, y pueden ser por bacterianas (salmonella), virales (norovirus) o parasitarias (giardia). La mayoría provoca dolencias que aparecen y desaparecen espontáneamente, y su tratamiento solamente requiere cuidados generales. La mejor prevención es una buena higiene: que estén bien lavados o pelados los productos que consuma; que esté bien cocida la carne; además, es importante lavarse las manos regularmente y muy bien. Si viaja por las montañas, no tome agua de los manantiales sin que esté tratada, que muchas veces son tierra de cultivo de un parásito resistente llamado Giardia. Busque atención médica inmediatamente si la diarrea es constante, sangra o se asocia con vómitos severos, fiebre o dolor abdominal.

5. Gripe

La gripe es una enfermedad respiratoria bastante peligrosa, con muchas cepas que pueden transmitirse con facilidad en espacios cerrados, como en un avión. La cepa H1N1 (gripe porcina), que no hace mucho causó una gran alarma, normalmente es más suave que la de la Gripe A. Sin embargo puede ser letal para los más jóvenes, los más ancianos y las personas con enfermedades crónicas. ¿La mejor prevención? Vacunarse anualmente.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto