Skip to content
 

Aprende a empacar para cualquier viaje

Cómo llevar estrictamente lo necesario para que viajar no sea una tortura.

Aprende a empacar para cualquier viaje

Mark Weiss/Getty Images

Evita el exceso de equipaje y no pagues más por el volumen.

In English | Cuando se empaca para un viaje, la tendencia es llevar de todo, por si acaso. Si existen probabilidades de que llueva, tú empacas botas de goma; ante la posibilidad de disponer de tiempo libre, tú empacas la biblioteca completa. Sin embargo, el primer paso —para empacar adecuadamente— es dejar los artículos que no necesitarás del todo. Controla el “volumen” de tu equipaje con los siguientes consejos.

1. Objetos que prohíbe la TSA
Si tú vas a viajar en avión, consulta la página (en inglés) de la TSA (Administración de Seguridad en el Transporte) para verificar si está prohibido algún artículo que planeas empacar. El sitio web de la TSA contiene pautas claras de lo que se permite y se prohíbe llevar en un avión, tanto en el equipaje de mano como en el equipaje de abordo. Cuando tengas alguna duda respecto de un artículo, déjalo en casa.

2. Neceser para lo más pequeño
Los envases grandes de champú y de cremas son pesados, ocupan mucho espacio y, en virtud de la norma 3-1-1 de la TSA, se prohíbe llevarlos en el equipaje de mano. Prepara un neceser que incluya pasta de dientes, desodorante, champú y otros productos en envases pequeños y de plástico. Además, un viaje te da la oportunidad de deshacerte de frascos semivacíos o usar lo que resta de las cremas y otros productos de belleza que tienes desparramados en casa.

3. Vestuario esencial
Cada objeto o prenda que empacas debe tener una doble función; es decir, es aconsejable alistar prendas de colores neutros y que combinen. Lleva accesorios fáciles de empacar —bufandas, chalinas, corbatas y cinturones— para poner un poco de color y transformar conjuntos de día en atuendos de noche. La ropa deportiva te sirve para las actividades deportivas o al aire libre, como excursiones turísticas. No es necesario llevar una gran cantidad; opta por telas que no se arrugan y que secan rápidamente; evita la ropa que se plancha o que necesita limpieza. También elije el vestuario más liviano. Si el clima es frío, lleva ropa de seda para lavar a mano y ropa de lana ultraliviana. Evita las de algodón y lana gruesa. También lleva un abrigo que uses estando en tránsito; los mejores son los livianos y holgados como para usar otras prendas debajo (son ideales los abrigos ligeros y los impermeables con interiores que se pueden quitar).

4. Demasiados zapatos
La gente experta “en el arte de empacar” se las arregla con dos pares de zapatos, y seguro que tú también puedes hacerlo. Usa el par de zapatos más pesado en el avión. Un par práctico y versátil, como unas botas de invierno cómodas y con cierto estilo que pueden ser ideales para ir de excursión turística o una salida nocturna. Las zapatillas son buenas para las caminatas. Lo mejor es que este calzado sea fácil de sacar en la fila de control de seguridad del aeropuerto; por lo tanto, sirven los zapatos sin cordones o que tienen velcro o cierre. El segundo par puede ser más formal, aunque quizá prefieras dejar a un lado los de tacón alto o con suela pesada.

5. Artículos innecesarios
Los hoteles tienen, por lo general, lo que tú necesitas para sentirte como en tu casa. Normalmente cuentan con batas, secadores de cabello y una variedad de productos de tocador. Puedes achicar tu equipaje sabiendo con anticipación que ofrece el hotel o los vendedores del área. Por ejemplo, si vas a una ciudad con clima soleado y playa, seguro encontrarás toallas, lonas y otros accesorios de playa. A menos que tengas un gran apego a tus esquís, raquetas de tenis, palos de golf u otros equipos deportivos, es mejor que los alquiles a tu llegada, en lugar de cargarlos contigo. Ten presente que  puedes mandar tu equipaje anticipadamente (por menos dinero de lo que crees).

6. Libros y literatura
Tus vacaciones podrían no ser el mejor momento para lograr la meta de toda tu vida: leer La guerra y la paz. Las revistas, los semanarios, los periódicos y los libros que tienen tapa flexible —incluso usados— son ideales para los viajes en avión y en tren. No solamente son baratos y livianos, sino que puedes canjearlos con otros viajeros, donarlos para un intercambio de libros o simplemente dejarlos en algún lugar para que otro los disfrute. Si eres un lector voraz, quizás sea el momento de digitalizarte. Los lectores electrónicos pesan muy poco y pueden almacenar miles de libros y periódicos digitalizados.

7. Objetos de valor
Viajar tiene sus riesgos e inconvenientes, como la pérdida de equipaje y los robos de dispositivos electrónicos y otros. Por eso incluye lo indispensable en tu equipaje, y, preferiblemente, deja en casa las joyas, la vestimenta y los accesorios de valor. Si tienes que llevar dinero en efectivo o artículos costosos, empácalos en tu equipaje de mano. Y siempre viaja con el dinero en varias de sus formas; o sea, efectivo, tarjetas de débito y tarjetas de crédito.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto