Skip to content

La vacuna contra la COVID-19: ¿Dónde vacunarte? Encuentra información en tu estado

 

7 cosas que pronto podrías echar de menos de trabajar en casa

La ropa cómoda y no tener que viajar son dos ventajas que podrían desaparecer cuando los trabajadores vuelvan a la oficina.

Hombre en pijama sentado en el sofá de su casa con un computador en las piernas y su perro al lado

GETTY IMAGES

In English | La pandemia cambió la naturaleza de algunos trabajos de maneras que antes nunca hubiéramos pensado que fueran posibles. Prácticamente de la noche a la mañana, los profesionales y el personal de oficina tuvieron que empezar a trabajar desde su casa y convertir la mesa del comedor en una estación de trabajo y la computadora portátil en una sala de conferencias. Y algunos incluso tuvieron que compartir parte de ese espacio con una escuela improvisada.

Ahora que la disponibilidad de vacunas es más amplia, más oficinas están abriendo sus puertas a los empleados. Empresas como Microsoft y Tesla ya han llamado a algunos trabajadores a la oficina. Otras organizaciones están haciendo planes para el retorno a las oficinas este verano o en otoño, a pesar de que un estudio reciente de la Society of Human Resource Management (SHRM) (en inglés) reveló que más de la mitad de los empleados preferirían trabajar desde su hogar de forma permanente, incluso después de que la pandemia disminuya considerablemente en Estados Unidos.

Puede que trabajar desde casa sea un reto, pero también tiene sus ventajas. Si tu empleador se está preparando para reabrir la oficina, a continuación encontrarás siete cosas que podrías echar de menos de trabajar de forma remota.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


1. El vestuario secreto

Cuando trabajas desde casa, casi toda vestimenta es válida, siempre que tengas una blusa bonita lista para las llamadas improvisadas de Zoom. Los llamados "pantalones rígidos" (cualquier cosa con estructura, como los jeans o los pantalones sastre) quedaron descartados. La ropa deportiva, los pantalones de correr, los de yoga, los pantalones cortos y cualquier material elástico se convirtieron en vestuario cómodo.

"Las opciones de vestuario son tan sencillas y fáciles. Cuando tienes que volver al trabajo, te preocupas de si los zapatos combinan bien con lo que llevas puesto. Cuando estás en Zoom, puedes usar lo mismo todos los días durante un mes y nadie se daría cuenta", dice el experto en lugares de trabajo Chester Elton, coautor de Anxiety at Work: 8 Strategies to Help Teams Build Resilience, Handle Uncertainty, and Get Stuff Done.

La profesional bancaria Tanya Taylor, una mujer en sus cincuenta que lleva más de un año trabajando desde casa y está haciendo planes para volver a la oficina, dice que también echará de menos no tener que preocuparse del peinado y el maquillaje. "He estado muy relajada en mi arreglo personal diario durante este último año", dice.

2. La combinación de la vida con el trabajo

Becky Melvin, de 59 años, hizo un trabajo por encargo durante la pandemia después de dejar su puesto como directora de publicidad de libros en una importante editorial. Repartía comida para ganar algo de dinero mientras pensaba en lo que iba a hacer. Y le encantaba la posibilidad de tener su propio horario y combinar las exigencias personales con las de su trabajo. Hace unos meses, consiguió un trabajo como directora de cuentas sénior de relaciones públicas en la empresa de relaciones públicas Burdette Ketchum. Al principio trabajaba desde casa, pero hace más de dos meses que ha vuelto a la oficina de su empresa y le resulta más difícil realizar sus tareas personales.

"Es estupendo poder poner una carga de ropa a lavar entre las llamadas de Zoom. Podía seguir haciendo mi vida cotidiana mientras trabajaba", añade. Si te apetecía salir a correr mientras tenías un rato libre, almorzar con tu familia que también estaba en casa o comenzar a preparar la cena un poco antes, estar en casa a menudo lo hace más fácil, coincide Elton.

3. A la oficina "por el pasillo"

A Taylor tampoco le hace mucha gracia tener que volver a viajar a la oficina porque tarda al menos 40 minutos para ir y 40 minutos para volver. Agradece haber tenido ese tiempo extra durante el día, añade, tiempo que también la ha ayudado a trabajar en su proyecto personal a tiempo parcial, un blog llamado Travels and Treasures. Elton añade que no tener que preocuparse del tráfico, del tiempo, de llegar tarde a la oficina y, sobre todo, de las cuestiones de seguridad, ha sido un gran alivio para muchas personas que trabajaron en forma remota el año pasado.

Robert Glazer, director general de la empresa de mercadeo Acceleration Partners y autor de How to Thrive in the Virtual Workplace, afirma que no tener que desplazarse es algo que muchos profesionales que trabajan desde casa echarán de menos. Pero también añade que es una buena idea hacer un "desplazamiento virtual", incluso cuando trabajas desde casa para hacer el cambio mental entre estar en el trabajo y estar en tu propio tiempo. Tómate unos minutos para ordenar tu escritorio, planificar tu próximo día, o simplemente "cierra" tu oficina en casa para establecer ciertos límites entre el trabajo y el hogar.

4. Control sobre las interrupciones

Aunque hay interrupciones en casa, Taylor cree que las puede manejar mejor y que, en general, es más productiva cuando trabaja fuera de la oficina de la empresa. Las conversaciones a su alrededor, o la gente que pasa por su estación de trabajo para hacer preguntas, pueden distraerla. "Todo está relacionado con trabajo, pero aun así, es una interrupción", dice. En casa, hay momentos en los que puede concentrarse y hacer más cosas, y no tiene que perder tiempo en averiguar dónde había quedado con su último proyecto, agrega.

"Creo que una de las cosas más importantes de las que la gente no se da cuenta es lo mucho que se distrae uno durante el día [pero] no lo notaba antes", dice Glazer. La diferencia depende de las circunstancias individuales, por supuesto, pero para muchas personas puede ser más fácil encontrar tiempo de silencio en casa para poder concentrarse.

5. Ausencia de intrigas y políticas de oficina

Melvin echa de menos poder trabajar sin la mascarilla como cuando lo hacía en su casa. A pesar de los cambios en las pautas de las autoridades federales y estatales, muchas empresas exigen medidas de seguridad adicionales en la oficina para proteger a los empleados y a los clientes. "Es difícil llevar mascarillas en las reuniones y cada vez que tengo que caminar por la oficina", dice. Melvin no tiene que usar mascarilla en su propia oficina, pero tiene que ponérsela si otros pasan por allí. Siente que las mascarillas no le dejan ver las expresiones de los rostros, algo que puede ayudarla a entender mejor lo que ocurre en las reuniones. En su oficina solo hay 15 personas, muchas de ellas mayores de 50 años, y aproximadamente la mitad ya se han vacunado, afirma.

También echa de menos estar lejos del politiqueo de la oficina, algo que podía hacer cuando trabajaba desde casa.

"En el pasado, trabajé desde casa en varios puestos, y realmente para mí es mucho mejor", dice Melvin. "Me olvidé de todo el politiqueo que hay en la oficina, y que continúa. Uno es mucho más productivo cuando trabaja desde casa".

6. Más independencia

Taylor, que se autodenomina una persona madrugadora, solía estar la mayoría de los días en el escritorio de su oficina a las 7:30 de la mañana y trabajar durante el almuerzo. Ahora, puede hacer el mismo trabajo comenzando más tarde porque tiene más flexibilidad para estructurar sus días, comenta. Tiene reuniones en Zoom, pero deja la cámara apagada y puede aprovechar los momentos de inactividad más fácilmente para terminar lo que tiene que hacer. Cuenta con todas las herramientas y la información que necesita en casa.

Incluso si tienes días de trabajo muy ocupados, trabajar de forma remota suele ofrecer más flexibilidad, dice Elton. También sabemos que una mayor autonomía en el trabajo puede conducir a una mayor productividad, según un estudio del 2020 publicado en Frontiers in Psychology.

7. Esperar lo inesperado

Seamos realistas: en el mundo del trabajo remoto ha habido momentos extraños e incluso divertidos. ¿Quién puede olvidar, por ejemplo, al abogado que no podía averiguar cómo apagar el filtro de gato en Zoom durante un proceso legal? Puede ser más difícil tener esos momentos de humanidad o vulnerabilidad en la oficina, dice Elton. "La gente va a echar de menos un poco de humor".

Elton estaba en una llamada de Zoom cuando su nieto entró corriendo en la habitación, lo que, según dice, divirtió a las otras personas que estaban en la llamada. Eso podría ser menos divertido en una oficina llena de gente, especialmente con los protocolos de seguridad establecidos, dice. "La gente es mucho más auténtica", comenta. Queda por ver si ese cambio se mantiene cuando haya más personas que vuelvan a la oficina, agrega.
 

Gwen Moran es una escritora y autora especializada en negocios y finanzas. Su trabajo ha aparecido en muchas de las principales publicaciones de negocios y sitios web, como Entrepreneur, Kiplinger.com, Newsweek.com y The Los Angeles Times Magazine.

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.