Skip to content

La vacuna contra la COVID-19: ¿Dónde vacunarte? Encuentra información en tu estado

 

Una cartera se desvive por ayudar a sus clientes

A Tina Weber le gusta ayudar, ya sea que compre papel higiénico o vaya al supermercado.

 

In English | Después de pasar 19 años en la misma ruta, llegas a conocer a tus clientes y ellos te conocen. Muchos de ellos son adultos mayores. Antes de la pandemia, si los veía, conversábamos en persona. Y eso nos llevó a intercambiar números de teléfono. No con todos, pero sí algunos. Por ejemplo, una clienta me dijo que necesitaba comestibles, y dije: “Este es mi número. Llámame y puedo buscar estos artículos para ti”. Pero ahora les han dicho que se mantengan en cuarentena, así que no se pueden movilizar.

Alrededor de la época en la que se dio la orden de permanencia en los hogares aquí en California, otra clienta me dijo que se le estaba acabando el papel higiénico. Porque lo había comprado el día anterior, dije: “Te traeré unos rollos en la mañana”. Se los dejé antes de ir a trabajar. Nunca me habían pedido algo así, pero nunca habíamos pasado por una pandemia.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


La mayoría de los clientes con quienes tengo una relación estrecha y de quienes estoy pendiente son viudos. Hay un hombre con quien hablo y que está recibiendo quimioterapia. Le dije: “Si no te sientes bien, llámame y te haré comida o puedo visitarte por teléfono”.

Es mi personalidad. Seguramente me criaron así. Mis clientes me ven todos los días. Saben de mi vida y yo sé de la de ellos. ¿Cómo puedo no ofrecerles ayuda? Algunos tienen familiares que viven a horas de distancia. Mi hermana (quien trabaja en la gerencia de la oficina de correos) y yo cuidamos a nuestra madre de 92 años. Por eso, me identifico con sus situaciones.

“¿Cómo puedo decir que no cuando piden ayuda?”.

— Tina Weber

Como capitana de seguridad en nuestra oficina, es mi responsabilidad asegurarme de que todos tengan acceso a equipo de protección personal y desinfectante. En las mañanas, todos los carteros desinfectan sus vehículos y su equipo. Y todos usamos mascarillas y guantes. Ha sido un proceso de adaptación, en casa y en el trabajo, aprender a mantener el distanciamiento físico y ser minucioso al desinfectar nuestros entornos. Pero hago lo que hace falta para proteger a mis clientes y a mi familia.

Siempre me ha encantado mi trabajo y me siento agradecida de tenerlo. Me gusta interactuar con la gente. Y me gusta estar afuera todos los días y disfrutar del clima. Intenté trabajar adentro pero no es para mí.

Hay muchos carteros que se desviven por ayudar a sus clientes, en particular cuando han trabajado en la misma ruta durante años. Nuestros clientes saben que pueden confiar en nosotros. Muchos de mis clientes me dicen que no puedo jubilarme. Les digo que eventualmente lo haré. Pero es probable que sigan siendo mis amigos después de que me jubile.

— Según relatado a Jennifer E. Mabry

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.