Skip to content
 

Su jefe piensa que usted: “Está demasiado gordo”

En el ámbito laboral estadounidense, aumenta la discriminación por sobrepeso.

In English | Tom Ferraro, oriundo de Nueva Jersey, con un peso de 270 libras y una estatura de 5’10”, consiguió empleo en el Mausoleo Carrier de la ciudad de Mahwah para limpiar criptas. Pero al poco tiempo, estaba de nuevo en la calle buscando trabajo. Él cree que la razón es su sobrepeso.

Vea también: ¿Volveré a trabajar algún día?

Según Ferraro, Serge Carrier, dueño de la compañía, entró en el recinto donde Ferraro se encontraba trabajando y, frente a dos compañeros de trabajo, lo declaró “demasiado gordo”. Ferraro ha entablado una demanda contra Carrier, alegando discriminación por sobrepeso. La empresa “niega inequívocamente” dichas acusaciones.

Vea también: Conozca su índice de masa corporal.

Somos una nación compuesta por Tom Ferraros. Dos tercios de los estadounidenses de 20 años o mayores tienen demasiado peso extra que los exponen a riesgos para la salud, según los NIH (Institutos Nacionales de Salud). No obstante, al mismo tiempo, tenemos muchos prejuicios respecto de las personas con sobrepeso, puesto que estamos convencidos de que son vagos, tienen poca fuerza de voluntad y son poco inteligentes.

“En el ámbito laboral, esto conduce a prácticas de contratación no equitativas, prejuicios por parte de los empleadores, salarios más bajos, acciones discriminatorias y despidos injustos”, dice Rebecca Puhl, directora de investigación del Rudd Center for Food Policy and Obesity (Centro Rudd de Política Alimentaria y Obesidad) de Yale University.

En la última década, la discriminación por sobrepeso ha registrado un aumento del 66 %, especialmente en relación con las mujeres, según informó Puhl en un estudio publicado en el Journal of Obesity. En la actualidad, las cifras son comparables con las de la discriminación racial.

Vea también: 5 mitos sobre las dietas rápidas

Y a medida que envejecemos, el problema empeora. “Cuanto más uno se aleja del ideal social de belleza, exponencialmente mayor es la discriminación que sufre”, afirma Sondra Solovay, abogada y autora de Tipping the Scales of Justice: Fighting Weight-Based Discrimination.

A continuación, se destacan cuatro ámbitos en los que existe la discriminación por sobrepeso en la vida estadounidense.

Política

A principios de este año, el gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, generó un amplio debate en los periódicos y en la televisión por cable, respecto de si su peso podría afectar su aptitud para desempeñarse como presidente de Estados Unidos. Los comentaristas plantearon el tema de la salud de Christie durante el ejercicio de su cargo oficial y el ejemplo que le daría al resto de la nación.

Christie tildó a estos comentaristas de ignorantes, “los más ignorantes que haya conocido en mi vida”. Se caracterizan por “estigmatizar aun más a las personas, de una manera que es realmente impertinente en cuanto a su habilidad para realizar determinado trabajo”, expresó.

Finalmente, Christie decidió no postularse como candidato.

Siguiente: Ubicados en empleos menos deseables, perciben salarios más bajos a causa del sobrepeso. >>

Contratación y despido

Hacía más de cuatro años que Jennifer Portnick, de San Francisco, era una incansable alumna de Jazzercise, cuando su instructor le pidió que fuese profesora. Para ello, Portnick, con una estatura de 5’8” y un peso de 250 libras, debía adquirir una franquicia de Jazzercise.

Portnick dice que cuando ella presentó la solicitud, Jazzercise la rechazó por no satisfacer el requisito de estar en forma, argumentando que ella “no era más delgada que el público”.

Portnick presentó un reclamo en virtud de la Human Rights Ordinance (Ordenanza sobre Derechos Humanos) de San Francisco. En una conciliación, ella retiró el reclamo, y Jazzercise eliminó su requisito de estar en forma.

Jazzercise, citando estudios y artículos recientes en los que se afirma la posibilidad de tener sobrepeso y estar en forma, emitió una declaración: “Jazzercise ha decidido que el valor de ‘estar en forma’ como un criterio de aptitud es incierto y, por lo tanto, lo ha eliminado como uno de los medios de evaluar a los potenciales solicitantes de franquicias”.

Condiciones laborales

Las personas con sobrepeso que logran ser contratadas a veces son ubicadas en trabajos menos deseables o se enfrentan con el acoso directo.

Bill Fabrey, del Council on Size & Weight Discriminations (Consejo sobre Discriminación por Tamaño y Peso), recuerda que Joyce, su primera esposa, ya fallecida, pesaba alrededor de 300 libras y podía manejar satisfactoriamente su empresa familiar en la ciudad de Nueva York. Pero cuando la familia se mudó a Rochester, sólo pudo conseguir trabajos poco deseables.

“Uno de los trabajos fue en un taller de encuadernación, donde las cucarachas caían del cielorraso directamente sobre su escritorio. Otro fue en el Servicio Postal de EE. UU., donde trabajaba en el turno de la noche clasificando la correspondencia”, afirma.

“Soportó toda una vida de estigmatización a causa de su tamaño”.

Remuneración

La discriminación por sobrepeso tiene un efecto adverso en la remuneración. Las personas obesas perciben sueldos más bajos, lo cual está tan bien documentado que dicho fenómeno fue bautizado como ‘castigo por obesidad’. Para las mujeres, la reducción es de un 6,2 %, según un estudio realizado en Middle Tennessee State University en el 2004. En el caso de los hombres, dicha reducción es de un 2,3 %.

Por más común que sea, la discriminación por sobrepeso rara vez es abordada directamente por la legislación actual. Más bien, los abogados invocan otras leyes antidiscriminación y argumentan que la discriminación por sobrepeso, aunque no esté especificada, está prevista en dichas leyes. La más importante es la Americans with Disabilities Act (ADA, Ley para los estadounidenses con discapacidades), cuyo cumplimiento es verificado por la U.S. Equal Employment Opportunity Commission (EEOC, Comisión para la Igualdad de Oportunidades de Empleo).

“La mayoría de las demandas relacionadas con la obesidad —cabe advertir que no son muchas— son iniciadas en virtud de la cláusula ‘Regarded as’ (Considerado) de la ADA", afirma Chris Kuczynski, abogado que se desempeña como asistente legal en la EEOC.

“Un empleado o una persona que se postula para un puesto reclama que el empleador tomó una medida adversa contra él por considerar que su peso es una deficiencia” o discapacidad.

Una reforma a la ley introducida en el 2008 facilitó los juicios por discriminación basada en la obesidad. Ya no es necesario que los empleados agraviados determinen el estado mental del empleador. “Ahora”, dice Kuczynski, “sólo necesitan demostrar lo que el empleador hizo, no lo que pensaba”.

La EEOC ha iniciado un juicio en el marco de la sucesión de Lisa Harrison, que padecía d e obesidad mórbida, lo que significa que su peso duplicaba, por lo menos, su peso ideal.

Siguiente: Consejos si usted tiene sobrepeso y es víctima de discriminación en el trabajo>>

La agencia reclama que Resources for Human Development (RHD, Recursos para el Desarrollo Humano) de Nueva Orleans despidió a Harrison en septiembre del 2007 debido a su obesidad, en flagrante violación de la ADA. Harrison se desempeñaba como especialista en prevención/intervención, y trabajaba con niños pequeños cuyas madres estaban en tratamiento por adicción.

Debido a su obesidad, según se sostiene en el juicio, RHD consideraba que Harrison estaba significativamente limitada para llevar a cabo una serie de actividades de la vida diaria, entre ellas, caminar. Pero Harrison era capaz de realizar todas las tareas básicas de su cargo, de acuerdo con lo expresado en la demanda.

RHD niega los cargos. “En vista de que muchos de los individuos a los que asistimos tienen alguna discapacidad”, la compañía expresó en una declaración, “RHD está particularmente compenetrada con la protección de los derechos de las personas discapacitadas, y luchamos en forma activa contra la discriminación sufrida por dichos individuos cada vez que nos enfrentamos a ella en nuestro trabajo, en todo el territorio de nuestro país”.

La causa sigue pendiente en un tribunal federal.

Asimismo, la EEOC ha argumentado que la discriminación por sobrepeso podría violar la Age Discrimination in Employment Act (ADEA, Ley contra la Discriminación por Edad en el Empleo) y las disposiciones sobre discriminación por sexo de la Civil Rights Act (Ley de Derechos Civiles) de 1964.

Por ejemplo, es probable que las aeromozas deban ajustarse a criterios de peso más estrictos que los vigentes para los hombres. O probablemente todos los empleados deban ajustarse a un criterio de peso que quizá para algunos (por ejemplo, los que tienen más de 40 o 50 años) sean más difíciles de satisfacer.

Sólo en un estado —el de Michigan— se prohíbe explícitamente la discriminación basada en el peso. En algunas otras ciudades también rige dicha prohibición: Washington, D. C.; San Francisco y Santa Cruz, California; Binghamton, Nueva York; Urbana, Illinois y Madison, Wisconsin.

Sin embargo, Puhl, del Rudd Center de Yale, afirma que la opinión pública favorecería un cambio en la legislación. En una encuesta realizada por ella y sus colegas en la que participaron 1.001 adultos, el 65 % de los hombres y el 81 % de las mujeres respaldarían la sanción de leyes que prohibiesen la discriminación por sobrepeso en el lugar de trabajo.

¿Qué se debe hacer?

Mientras tanto, si usted tiene sobrepeso y es víctima de discriminación en el trabajo, ¿qué es lo que debe hacer?

El Rudd Center le aconseja lo siguiente:

  • En primer lugar, verifique si su empleador tiene una política contra el abuso (bullying) o el acoso, y un procedimiento para la presentación de reclamos.
  • Si el agresor es un compañero de trabajo, hable con el gerente; si se trata del gerente, diríjase al Departamento de Recursos Humanos.
  • Haga un seguimiento de lo que sucede.
  • Trate de unirse a algún grupo de apoyo que le permita desahogarse en un ambiente solidario.

Diane Cadrain es una abogada y periodista independiente que vive en Connecticut y con frecuencia escribe sobre asuntos laborales.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO