Skip to content
 

Si está perdiendo su trabajo, ¿cuáles son sus derechos?

8 cosas que debes saber antes de quedarte sin empleo.

In English |  La atmósfera en tu lugar de trabajo ha estado alterada por los rumores de una inminente ronda de despidos. Es conveniente mantener tu cabeza baja, así como las esperanzas de conservar tu empleo.

Pero cuando recibes ese llamado de tu jefe o del departamento de recursos humanos, sabes que te unirás a las filas de los desempleados.

¿Te gusta lo que estás leyendo? Recibe contenido similar directo a tu email.

Empresario empaca el material de su oficina. Lo que usted necesita saber cuando usted ha sido despedido.

Foto: Getty Images

Es importante estar al tanto de sus derechos y opciones en caso de perder el empleo.

Tu mente empieza a agitarse y te golpea la realidad de la situación. ¿Cómo conseguiré mi próximo empleo? ¿Recibiré una indemnización por despido? ¿A quién puedo pedirle referencias? Te sientes enojado, dolido e incluso en estado de conmoción. Pero el hecho de irte de manera elegante, educada y profesional es fundamental. Si te despiden ten presente estas cosas:

1. Revisa cuidadosamente el acuerdo de indemnización por despido

No existe ninguna ley que exija al empleador el pago de una indemnización por despido pero algunas compañías tienen una política formal al respecto. El objetivo del acuerdo de indemnización por despido generalmente es evitar que inicies una acción legal por despido sin causa justa en el futuro.

Donna Ballman, autora de Stand Up for Yourself Without Getting Fired: Resolve Workplace Issues Before You Quit, Get Axed, or Sue the Bastards, afirma que no debes sentirte presionado para firmar inmediatamente ningún documento que te pongan en frente. Tu exempleador no puede obligarte a firmar nada.

"Ya no trabajas más allí," dice Ballman. "¿Qué te van a hacer? ¿Despedirte otra vez? Ahora puedes decir que no a lo que quieras."

El acuerdo de indemnización por despido podría contener una cláusula de no competencia que te impida trabajar para la competencia. Esto constituye un gran obstáculo para conseguir un nuevo empleo. Procura ser claro respecto de las restricciones que acuerdas a cambio del pago de la indemnización por despido. Procura no renunciar a los beneficios adquiridos. El acuerdo debe establecer claramente el estado y los importes de tu plan 401(k).

Lo mejor que puedes hacer es decirle al contacto de recursos humanos o a su jefe que quiere tomarte un tiempo para evaluar cualquier acuerdo de indemnización por despido. Si eres mayor de 40 años, tu empleador tiene que concederte al menos 21 días para revisar el acuerdo, o la compañía quizá no pueda eximirse de una denuncia de discriminación por edad, dice Ballman. Si firmas la exención, eso significa que renuncias a tu derecho de demandar judicialmente a tu empleador, así que procura asegurarte de que lo que te ofrecen está acorde a lo que concedes.

2. Obtén copias de todo lo que firma

Tu empleador puede pedirte que firmes un documento disciplinario final. Según Ballman: "Pídele una copia y dile que necesitas revisarlo. Si no te entregan una copia, toma notas sobre el contenido (o toma una foto con tu cámara antes de que te lo quiten rápidamente).

Si lo firmas, quédate con una copia. Quizás incluya el motivo del despido. Esto podría ser una prueba en una posible acción legal en contra de tu empleador y podrías necesitarla para solicitar los beneficios por desempleo u otros beneficios de asistencia pública. Asimismo, si firmas, Ballman sugiere hacerlo "únicamente como acuse de recibo", de forma tal que tu ex empleador no pueda decir que aceptaste las condiciones del documento.

3. Ten cuidado de no firmar una carta de renuncia

A menos que la compañía te ofrezca una generosa indemnización para dejar tu cargo, nunca firmes una carta de renuncia si en realidad te han despedido. Podrías estar renunciando a los beneficios por desempleo y la carta podría utilizarse en tu contra si reclamas que has sido despedido por discriminación o por denunciar irregularidades o por incumplimiento de tu contrato, afirma Ballman.

Mientras que muchas personas piensan que es mejor decirles a los posibles empleadores que renunciaron para conservar su dignidad, Ballman no está de acuerdo. "Si te fuiste sin haber conseguido otro empleo, ¿a quién crees que va a engañar?" Pocas personas en esta economía renuncian a sus empleos a menos que se vean obligados a hacerlo o que ya hayan conseguido otro empleo.

4. Solicita el subsidio por desempleo

En caso de despido o cesantía, la mayoría de los estados exigen un determinado plazo de trabajo para ser elegible para el subsidio por desempleo. Si resultas elegible para los beneficios, acéptalos. Para solicitarlos pónte en contacto con la agencia de seguro de desempleo de tu estado tan pronto como te despidan o te dejen cesante. Algunos estados te permiten presentar una reclamación por teléfono o internet. En general, debes presentar la reclamación en el estado donde trabajabas.

No sientas vergüenza. Cobrar el subsidio por desempleo no debe avergonzarte. Tienes derecho a cobrarlo.

5. Verifica tu crédito

De acuerdo con una encuesta realizada por la Society for Human Resource Management, seis de cada diez empleadores privados verifican el historial crediticio de al menos algunos de sus postulantes.

Obtén tu informe crediticio antes de que lo haga un posible empleador y corrije cualquier error. Visita annualcreditreport.com para solicitar un informe crediticio gratis de cada una de las tres principales agencias de informes de crédito — Experian, Equifax y TransUnion.

A uno de cada diez estadounidenses le han denegado empleos por información en su informe de crédito, según una encuesta a cerca de mil hogares de ingresos bajos y medios con deudas de tarjetas de crédito.

Debes brindar tu consentimiento por escrito a tu posible empleador para que solicite su informe de crédito. Y la compañía debe informarte si perdiste el empleo por tu historial crediticio. Lo que es más importante, la compañía debe brindarte la oportunidad de explicar los puntos desfavorables o de discutir la información incorrecta.  Sin embargo, es posible que la compañía probablemente dirá que cambió las cualidades que buscaba en el candidato para la posición o brindará una explicación general e indirecta sobre los motivos por los cuales no resultaste elegido.

Unos pocos estados, como Washington, Oregón, Hawái, Illinois, Maryland, Connecticut y California, han tomado medidas severas contra esa práctica.

6. Verifica tus propios antecedentes

Busca tu nombre en Google para ver lo que sus posibles empleadores podrían averiguar sobre usted a través de su presencia virtual. Dado que vas a dedicarte a buscar empleo, procure que tus cuentas en las redes sociales no revelen nada que te coloque en una situación desfavorable. También puedes considerar la contratación de una compañía de verificación de referencias para averiguar si tu exempleador está diciendo algo malo sobre tí, dice Ballman.

7. Considera omitir la entrevista de salida

Algunos empleadores te piden que te presentes a una entrevista de salida pero Ballman dice que no pueden obligarte. Ella sugiere no presentarse a la entrevista a menos que el empleador ofrezca pagarte por tu tiempo. El empleador pretende realizar la entrevista de salida para protegerse en caso de que inicies una acción legal en tu contra.  Si tienes una acusación antes de que te despidan o de renunciar, procura que esos cargos se consignen por escrito y se incluyan en tu expediente de recursos humanos mientras todavía tengas empleo, en caso de que opte por iniciar una acción legal en el futuro.

8. Mantén tu boca cerrada y toma el camino más fácil

Si te despiden y te piden que te vayas de inmediato, no hagas un escándalo. Vete sin despedidas tristes con tus compañeros de trabajo ni notas con mala intención a los clientes. Pide autorización para empacar tus pertenencias.

Puedes preguntar el motivo de tu despido pero no esperes que te lo informen. A menos que tengas un contrato que establezca que solo pueden despedirte con causa, de acuerdo con las leyes federales tu empleador no debe informarle la causa del despido.  Algunas leyes estatales sobre desempleo exigen al empleador que informen al empleado las causas generales (cese temporal, baja u otras).

Además, según las leyes federales la compañía no debe enviarle una carta o notificación por escrito informando el cese de la relación laboral (Algunos estados y contratos exigen a la compañía el envío de dicha notificación al empleado). Peor aún, la compañía tampoco tiene que darle una referencia ni responder las llamadas de un posible empleador.

Resulta tentador atacar a tu supervisor o quejarse por la incompetencia al dejar el empleo o decir algo de lo que te arrepentirás en el futuro. "No lo arruines por no actuar estratégicamente," dice Ballman. "Tu jefe o tus compañeros de trabajo podrían terminar en tu nuevo lugar de trabajo."

Kerry Hannon, experta de AARP en trabajo, se especializa en segundas carreras y es autora galardonada. Su último libro se titula Great Jobs for Everyone 50+: Finding Work That Keeps You Happy and Healthy… and Pays the Bills (Excelentes empleos para todas las personas de 50 años o más: Cómo encontrar un trabajo que lo mantenga contento y saludable... y capaz de pagar las cuentas).

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO