Skip to content

Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena

¿Necesitas ayuda para preparar tus impuestos? Visita Tax-Aide.
Impuestos: ¿Eres chofer de Uber? También tienes que pagarle al IRS
Impuestos: Tienes hasta el 17 para rendir tu planilla, Tax-Aide te ayuda.
Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena
 

¿Los reclutadores trabajan realmente para ti?

Aquí tienes 7 mitos (y la verdad) que debes saber a la hora de encontrar un nuevo trabajo.

La flexibilidad en el trabajo atrae a los trabjadores mayores

Istock

¿Los reclutadores de empleo trabajan para tu beneficio a la hora de conectarte con el empleador adecuado?

In English | Si bien es halagador recibir una llamada de un reclutador, puede ser una relación complicada.

Una buena relación puede resultar beneficiosa para ambos. Obtienes información privilegiada sobre trabajos excelentes —de los cuales quizá nunca te habrías enterado—. Si consigues el puesto, el reclutador gana una comisión —que paga el empleador— por servir de intermediario.

Sin embargo, esta relación aparentemente simbiótica puede ser confusa para un solicitante de empleo, especialmente si nunca has trabajado con un reclutador antes y no estás seguro de cuál es su papel a la hora de encontrar un empleo.

Aquí tienes siete mitos sobre los reclutadores que debes saber, en caso de que uno te llame.

1. Los reclutadores te encuentran gracias a colegas en la industria que elogian tu trabajo.

Si bien es posible, no es lo normal hoy en día. Los reclutadores cada vez más utilizan la web para buscar candidatos con experiencia. Es por eso que debes tener un perfil digital con una presencia activa en los medios sociales en sitios como Facebook, LinkedIn y Twitter. También puedes tener un sitio web personal para destacar tu trabajo y escribir un blog.

Los reclutadores también buscan en carteleras de empleo como Monster, CareerBuilder e Indeed. Otros también se fijan en Instagram y Pinterest, donde las personas con trabajos orientados a lo visual (como el diseño gráfico) publican sus currículos, dice Sandra Jackson, reclutadora de la industria de tecnología de la información (TI) durante casi dos décadas y fundadora de JobTownResumes.com, un servicio de escritura de currículos.

2. Los reclutadores te encuentran, y no al revés

Si quieres trabajar con un reclutador como parte de su estrategia de búsqueda de empleo, ¡hazlo! Para encontrarlos, puedes usar los métodos que ellos emplean para encontrar a sus candidatos: a través de la creación de redes de contactos, referencias de colegas y los medios sociales.

"Puedes buscar en línea para encontrar un reclutador de la misma manera que puedes comprar auto nuevo en línea o un lugar de vacaciones o reparaciones domésticas", dice Thomas J. Dixon, reclutador de la industria alimentaria y presidente de Dixon Associates.

Por ejemplo, si escribes "Reclutador de manufactura de alimentos Plano, Texas" en el motor de búsqueda Google, encontrarás el sitio web de Dixon. También hay asociaciones profesionales de reclutadores de ejecutivos en la mayoría de las zonas urbanas que ofrecen un sitio web con una lista de los nombres y la experiencia de sus miembros.

Grupos de LinkedIn y conversaciones en Twitter (como #OMCChat e #InternPro) son lugares donde también puedes encontrar reclutadores activos, dice Mark Babbitt, presidente y fundador de YouTern, un importante sitio web de desarrollo profesional.

Busca un reclutador con experiencia en el sector que te interesa. Lo mejor es elegir uno o dos reclutadores especializados en tu campo y forjar una relación con ellos, dice Jackson. "Si presentas tu currículo a todo reclutador pensando que mejorará tus posibilidades, esto puede generar conflictos en la empresa que contrata, algo que definitivamente no te conviene", añade. Esto se debe a que las agencias a menudo trabajan con los mismos clientes, y si varias agencias presentan tu currículo para un empleo, la empresa que contrata termina en apuros.

Ten en cuenta que un reclutador que contactes quizá no tenga tiempo para reunirse o hablar largo y tendido contigo hasta que un puesto de trabajo ideal para ti se cruce por su escritorio. Los reclutadores suelen hacer una preselección por teléfono si los contactas y luego archivan tu currículo en su base de datos para futuros trabajos.

3. El reclutador trabaja para ti

La voz en el otro extremo del teléfono es muy amable. Te devuelve las llamadas en un nanosegundo. El reclutador te asegura que eres perfecto para el trabajo, y, por supuesto, te haces ilusiones.

Estás advertido: a pesar de la persecución, lo más probable es que no seas el único candidato que el reclutador presente a un cliente. "Tratarán de encontrar cuatro o cinco excelentes candidatos para que el cliente elija", dice Jackson. "No vas a ser la única alternativa.".

Ten cuidado de no caer bajo el hechizo del cortejo, o te vas a disgustar cuando el reclutador repentinamente entre en la "modalidad silenciosa" y no devuelva tus llamadas.

No lo tomes como algo personal. Se trata de negocios. Probablemente haya una buena razón —la empresa llenó el cargo internamente o cambió los criterios de lo que buscaba—. Una vez que el empleo esté descartado, tú también lo estarás.

La intensidad que los reclutadores utilizan para conocerte es como las citas rápidas. El reclutador está ansioso por enviar tu currículo a un director de recursos humanos en una empresa que está contratando y agendar una entrevista de inmediato. Los reclutadores suelen trabajar por una comisión. "Su cliente no les paga hasta que tú hayas firmado una oferta de empleo, por lo tanto, normalmente están ansiosos de hablar contigo acerca de las vacantes que están tratando de llenar", dice Babbitt.

Conclusión: Los reclutadores son vendedores. Se trata de cerrar el trato. Entonces el tiempo es oro.

4. Los reclutadores saben cuál es el mejor trabajo para ti

A menudo, los reclutadores que llaman simplemente están pescando para reunir un lote de candidatos potenciales. Es probable que sepan muy poco acerca de tu experiencia de trabajo y tu situación actual más allá de lo que han visto a través de tu perfil en los medios sociales y tu CV en línea.

Está en tus manos tomar control de modo que no pierdas tiempo contestando llamadas acerca de trabajos que no te interesan. Pregunta directamente si hay un trabajo específico que tienen en mente para ti, y ten muy claro el sueldo que quieres. Prepárate para responder preguntas detalladas acerca de tu currículo, experiencia laboral y períodos de desempleo.

Deberías poder "listar rápidamente los aspectos más destacados de tu éxito profesional, las cosas que crees que te distinguen claramente de todos los demás candidatos que andan por ahí", dice Dixon. "Cuantifica tus logros. No te limites a decir que mejoraste los resultados... en cambio, di que mejoraste los resultados en un 47% y le ahorraste $2 millones a la compañía. Usar números explica claramente tus logros mucho más que las palabras".

Muchos reclutadores se fijan en la frecuencia con la que has cambiado de trabajo. No ven con buenos ojos a las personas que van de trabajo en trabajo. También te van a pedir una lista de referencias. Y es posible que el reclutador quiera saber si tienes algún problema en mudarte si el empleo implica eso. Si tienes que viajar para ir a una entrevista, ten claro quién paga los gastos de viaje.

Dependiendo del trabajo y el empleador, el reclutador probablemente te preguntará si estás dispuesto a someterte a una prueba de drogas, verificación de antecedentes penales, verificación de referencias, verificación de antecedentes educativos y verificación de crédito.

A continuación, di al reclutador que deseas ser notificado cuando tu currículo sea enviado a uno de los clientes, o si hace algún cambio en tu currículo.

Una advertencia:  tus conversaciones con los reclutadores deben mantenerse en términos estrictamente profesionales. No son tus consejeros de carrera. No menciones tus preocupaciones por dinero ni tus inseguridades acerca de tus probabilidades de obtener el empleo. Y a menos que sea parte de la descripción del cargo, este no es el momento de preguntar sobre la política sobre teletrabajo u otras opciones de horario flexible. Pregunta después que recibas una oferta.

5. Si no consigues el puesto, van a continuar en contacto contigo

El trabajo de un reclutador es encontrar personas para llenar puestos de trabajo, no empleos para las personas. "Un reclutador mostrará interés por un candidato cuando tiene una posición para la que cree que un candidato está calificado," dice Dixon. "De modo que si un reclutador no te llama, quiere decir que en estos momentos no tiene una posición que coincida con tus cualificaciones".

Dicho esto, muchos de los mejores reclutadores hacen contacto con otros reclutadores. Así que, incluso si en este momento no tienen abierta una requisición que sea perfecta para ti, si has establecido una buena relación con ellos, quizá sepan de otra oportunidad y te presenten, dice Babbitt.

6.  Son expertos en currículos.

Escribir un currículo no es el trabajo de un reclutador, pero por lo general figura en su repertorio. Aunque un buen reclutador se tomará el tiempo para ajustar tu currículo para un trabajo específico, esto no se trata de una actualización que puedas utilizar de forma universal. Es tu responsabilidad llevar un currículo que esté en buen estado.

"Ambas agencias de reclutamiento donde trabajé exigían que los reclutadores reescribieran los currículos", dice Jackson. "Le quitábamos los objetivos a los currículos y los reemplazábamos con resúmenes en forma de una lista de oraciones dirigidas a las partes de la experiencia del candidato que coincidieran con la oferta de trabajo. Añadíamos información que obteníamos en nuestras entrevistas de selección. Todo para que el gerente de recursos humanos vea inmediatamente si el candidato es la persona ideal. Adicionalmente, corregíamos los currículos para asegurarnos de que tuvieran constancia en tiempos verbales, ortografía y formato".

7. El reclutador negocia tu salario con el empleador

A los reclutadores no se les paga para negociar tu salario. Esa es tu responsabilidad. El empleador les paga a los reclutadores, por lo que técnicamente al empleador le conviene más mantener tu salario dentro de los parámetros establecidos.

Sin embargo, muchos reclutadores te darán consejos sutiles como, "No aceptaría la primera oferta" o "Yo en tu lugar...", dice Babbitt. "Incluso los reclutadores que no se comprometen y se niegan a dar consejos te enviarán a recursos como Glassdoor.com y Salary.com para que puedas ir la entrevista preparado con los datos que te ayudarán a tomar una buena decisión."

No es sorprendente. El cliente paga la comisión del reclutador —normalmente basada en un porcentaje de lo que será tu salario anual—.

Kerry Hannon, experta de AARP en empleos, se especializa en segundas carreras y es autora galardonada. Su obra incluye What's Next? Finding Your Passion and Your Dream Job in Your Forties, Fifties and Beyond (¿Qué viene después? Cómo encontrar su pasión y el empleo de sus sueños a los cuarenta, a los cincuenta o más tarde) y Great Jobs for Everyone 50+: Finding Work That Keeps You Happy and Healthy … and Pays the Bills (Excelentes empleos para las personas de 50 años o más: Cómo encontrar un trabajo que lo mantenga contento y saludable... y capaz de pagar las cuentas). Síguela en Twitter en @kerryhannon.

Encuentra un reclutador

He aquí algunos recursos en línea en donde puedes encontrar reclutadores:

Estas son algunas de las carteleras de empleo que envían currículos a los reclutadores:

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTICULO