Skip to content
 

Los boomers y la tecnología

Evolución de las tendencias en Internet.

El autor y futurista Michael Rogers examina las actitudes de los boomers —personas nacidas durante la explosión demográfica, entre los años 1946 y 1964— de hoy, respecto de cómo usan la tecnología y de lo que esperan para el futuro.

Los Boomers y la tecnología: una conversación que se extiende es un estudio cualitativo único sobre lo que piensa la generación de los boomers acerca de la tecnología, el cual fue auspiciado por AARP y Microsoft. Este informe ofrece una perspectiva nueva de una generación que, con frecuencia, no la consideran los especialistas a la hora de realizar un seguimiento de los deseos del consumidor en lo referente a la tecnología y además, pronostica cómo evolucionará el uso de la tecnología por parte de esta generación en los próximos años.

La información utilizada para elaborar este informe se recopiló durante mayo de 2009, en San Francisco, Phoenix, Chicago y Nueva York, cuando más de 60 boomers cenaron y dieron sus opiniones en un debate dirigido que condujo el autor y futurista Michael Rogers. Juntos, compartieron sus pensamientos, frustraciones, entusiasmo y esperanzas respecto de la tecnología moderna. Todos los participantes contaban con acceso a internet por banda ancha en sus hogares y fueron comunicadores claros y dispuestos. Representaban lo que los especialistas en marketing de tecnología denominan “influenciadores”: consumidores que se hacen oír y cuyas opiniones influyen sobre los comportamientos de otras personas.

Los participantes fueron alentados a hablar acerca de las mejoras que deseaban ver en tecnología y a conjeturar acerca de lo que les gustaría ver en el futuro. Como resultado, el informe incluye tanto conductas del momento así como una extrapolación de las tecnologías que los boomers podrían llegar a adoptar en el futuro.

Conductas clave que surgieron:

Cuando los boomers comienzan a utilizar nuevas tecnologías, tales como mensajes de texto o video conferencias, muestran entusiasmo, compromiso y, rápidamente, las comparten con sus pares. Para los boomers, la tecnología es contagiosa. Y no se consideran ignorantes tecnológicos. En cambio, culpan a los fabricantes de una excesiva complejidad y de instrucciones deficientes.

Los boomers son el segmento etario de mayor crecimiento en los sitios de redes sociales —como Facebook—, y muchos ingresan, al menos, una vez al día. Si bien no fueron de los primeros en adoptar estas redes, fueron arrastrados a ellas por los miembros más jóvenes de la familia y por contactos de negocios. En el futuro, las redes sociales serán una parte muy importante en sus vidas.

Cuando se adecuan a sus necesidades, los boomers adoptan tecnología avanzada, como el reconocimiento de voz, los teléfonos celulares con proyector integrado y hasta gafas especiales para computadoras (herramientas para experimentar una realidad virtual). A modo de ejemplo, esta generación está ansiosa por ver registros médicos computarizados; un sorprendente número de ellos hasta se implantaría estos chips con información sobre su historia clínica. Una mayoría ha adoptado, con entusiasmo, la banca electrónica. Y ahora, están abiertos a presenciar aplicaciones financieras en dispositivos portátiles y hasta a convertir el teléfono celular en una billetera electrónica.

La tecnología es una parte importante del tiempo libre y la creatividad de los boomers. Ellos utilizan la tecnología para aprender, componer música, armar videos, coleccionar libros poco comunes, actuar de DJ, planificar viajes y más. Para los boomers —los primeros que jugaron con “Pong”— los videojuegos están de vuelta, especialmente, con el aumento de las interfaces físicas. Y, aunque son aficionados a lo impreso, están buscando nuevas fuentes de noticias, desde puntos de acceso conectados a sus teléfonos inteligentes hasta The Ecomist en línea. La televisión por internet es su próxima frontera.

Dado que los boomers crecieron en una época en la que los derechos humanos y las libertades individuales eran temas centrales, aplican esa perspectiva a la tecnología. Temen que sus hijos, quizá sin advertirlo, permitan que la tecnología modele sus vidas. Los boomers quieren que la tecnología se adapte a las vidas que se armaron y a los valores que estiman profundamente. Si sus hijos son los pioneros tecnológicos, los primeros en explorar este nuevo territorio, los boomers son los colonizadores, que llegan un poco más tarde para establecer escuelas y bibliotecas, calar raíces profundas y construir estructuras permanentes.

¿Qué significado tienen estas conductas para el boomer del futuro? A continuación, un breve pronóstico de cómo podrían ser sus vidas dentro de 10 años, en el 2019, cuando los boomers más jóvenes cumplan 55 años. Estos pronósticos están basados en la tecnología que estará llegando al mercado en poco tiempo o que será factible en la próxima década, combinada con los intereses de los participantes del estudio.

Acondicionamiento físico digital. Los boomers utilizarán ropa para ejercicios que estará equipada con sensores que monitorearán su estado físico y las calorías que quemen durante el entrenamiento, e ingresarán toda esta información a un registro en línea. Hasta el calzado para correr contará con sensores y GPS que proporcionarán información adicional. Los dispositivos móviles podrán estar programados para recordarles (de una manera gentil) cuando se retrasen en sus rutinas de actividad física.

Póngame un chip, doctor. Una vez que los boomers se sientan confiados respecto de la seguridad y privacidad, adoptarán, tempranamente, los registros de salud electrónicos; muchos, incluso, hasta elegirán que se los implanten bajo la forma de pequeños chips. Y comenzarán a llevar sus propios registros en línea, utilizando dispositivos electrónicos digitales para registrar su peso, presión sanguínea, colesterol y hasta los resultados de un mini electrocardiograma.

Lectores genéticos. Los boomers podrán comprar lectores genéticos de bajo costo que integrarán a la información de su salud. Entonces, subirán esta información a nuevas redes sociales de salud personal que vincularán en forma privada a personas “semejantes” —individuos con antecedentes y estructura genética similares— con quienes comparar datos sobre cuestiones de salud.

Las noticias más recientes. Algunas de las rutinas de desayuno de los boomers incluirán la lectura de las noticias a través de dispositivos portátiles y sofisticados lectores electrónicos que podrán tener sobre la mesa, cerca del café y los cereales. Pero aunque los boomers adopten la comodidad y personalización del envío electrónico, seguirán mirando las marcas —cadenas— de noticias más importantes, tanto por los agregados como por la credibilidad de la información.

Adiós a las pantallas diminutas. Los boomers demandarán teléfonos portátiles con proyectores integrados: imaginan poder presionar un botón y ver la imagen en la pared. Luego de esto, veremos anteojos con información, con lentes recetados que estarán conectados, sin necesidad de cables, a dispositivos portátiles. La imagen aparecerá en la mitad inferior de los lentes, justo en el área de los bifocales que se utilizan para leer.

Redes sociales. Para los boomers, las redes sociales se convertirán en algo tan común como el teléfono, en especial para poder vincularse con las vidas de sus hijos y nietos de un modo no invasivo y, a la vez, significativo. Y las videoconferencias serán un lugar común: cámaras de video de alta definición que proyecten en grandes pantallas en las salas de estar permitirán frecuentes charlas entre familias.

Empleo, al estilo boomer. Los boomers que ya han superado la rutina de 9 a 5, pero que todavía siguen trabajando a tiempo parcial, se convertirán en los maestros de la telepresencia: podrán sostener video conferencias con alta definición y sonido envolvente. Los boomers se podrán trasladar a lugares agradables y, aún así, permanecer en el medio de la acción. Ya no estarán donde se cuentan los chismes de la oficina; en cambio, organizarán sus oportunidades a través de sofisticadas redes sociales, orientadas a los negocios.

Padres. Los boomers liderarán el movimiento “envejecimiento-en-el -hogar” con sus propios padres. Para ello, llenarán sus hogares de sensores inteligentes que monitorearán los movimientos, el uso de energía, los niveles de conversación promedio y los patrones de huellas, y que enviarán, de manera regular, actualizaciones que avisen que todo está bien o que sugieran que hay que ir a verificar cómo se encuentran sus padres.

Una internet más segura y amable. A medida que los boomers exijan mayor seguridad en línea, estarán disponibles verdaderas identidades de internet —el equivalente al registro de conducir o al pasaporte—, lo que mejorará la seguridad y los modales en línea. Los boomers, en su búsqueda de confianza y urbanidad, serán los “colonizadores” del actual “Wild-West Web”.

Computadoras simples y que arreglarán sus desperfectos por sí mismas. Los boomers esperan que las computadoras puedan llevar un registro de su propia “salud” electrónica e informar los problemas antes de que éstos causen inconvenientes serios. Los boomers, que prefieren los comandos de voz y las pantallas táctiles, desconfían de cualquier dispositivo que necesite más de una página de instrucciones para ser utilizado.

Dinero para llevar. El dispositivo portátil se convertirá tanto en una tarjeta de crédito como en un equivalente de efectivo, y los boomers lo tomarán como una progresión natural de la banca electrónica.

Hogar, verde hogar. La casa de los sueños de los boomers contará con techo solar completo más un sistema de control de energía que permitirá a los residentes usarla con máxima eficiencia. Los robots domésticos serán, cada vez más, artefactos comunes, y en los nuevos hogares, los diseñadores harán planos de cocinas y plantas “aptas para robots”.

Fiebre de videojuegos. Los boomers se convertirán en aficionados a los videojuegos, usando, principalmente, consolas de juegos de video sensibles al movimiento, más que los anticuados controladores de juego. Un género favorito serán los juegos que les permitan a los jugadores utilizar equipamiento deportivo real —desde paletas de ping-pong a palos de golf— para lograr un juego que los haga sudar con competidores en línea, en la pantalla grande.

El claro mensaje de los boomers y la tecnología es que los hábitos tecnológicos de esta generación no están congelados en el tiempo. Los boomers son cuidadosos a la hora de adoptar nuevas tecnologías y están abiertos a las que les agreguen valor a sus vidas. Y las elecciones que hacen —los dispositivos, el software y los servicios que adoptan— modelarán en forma directa lo que estará disponible a medida de que la próxima generación vaya envejeciendo. En pocas palabras, los boomers actuales están ideando cómo serán las personas de 50 años del futuro.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto