Skip to content
 

La tecnología que usan los lectores electrónicos

¿Qué factores hay que considerar?

Los libros no se acabarán todavía. Pero con los lectores electrónicos o e-readers recién llegados a nuestra vida cotidiana, el venerable libro de papel se ha vuelto menos atractivo. Y como si esto no fuera poco, se ha doblado el porcentaje de adultos que tienen un lector electrónico, de 6% a 12% entre noviembre de 2010 y mayo de 2011, según un estudio del Pew Internet & American Life Project. Después de todo, con un lector electrónico se puede obtener miles de libros, en un accesorio que no es ni tan grande ni más pesado que una  revista. El aparato permite ampliar los textos y ver las palabras al instante. En algunos lectores se puede incluso navegar en la web y comprar nuevos libros con apenas un par de clics.

Vea también: Nuevas cualidades de los lectores electrónicos.

Pero no todos los lectores electrónicos son iguales. Si está pensando unirse a la revolución del libro electrónico, tendrá que conocer primero los pros y los contras de la tecnología que se esconden detrás de estas pequeñas maravillas. ¿Qué factores hay que considerar?

1. La pantalla

Los lectores electrónicos se dividen en dos categorías en lo referente a la tecnología usada para exhibir el texto. Los modelos con iluminación trasera usan una tecnología LCD (pantalla de cristal líquido) ya conocida por los usuarios de computadoras. El Kindle de Amazon o el Sony Reader, por ejemplo, usan una tecnología llamada de tinta electrónica o eInk, de una firma del mismo nombre. Las pantallas eInk no usan iluminación trasera y es por ello que se considera que cansan menos los ojos tras largo tiempo de lectura. Tal como para leer libros, para leer pantallas eInk, usted necesita una moderada iluminación, lo que también quiere decir que es posible leerlas en el exterior y bajo luz solar. Esto representaría todo un desafío para un lector electrónico con iluminación trasera. El lado negativo es que las pantallas eInk no responden tan rápido como las de tecnología LCD. Al volver la página en un lector de tinta electrónica, por ejemplo, notará una ligera demora.

2. La batería

Embelesado en la lectura de un libro digital, lo último que usted quisiera sería que se le acabase la batería de su lector. Es por eso que, al comprar un lector electrónico, uno de los aspectos que hay que considerar  cuidadosamente es cuánto funcionará el aparato con una sola carga de batería. Los lectores de tinta electrónica en este aspecto están a la cabeza, pues usan poquísima batería. Dependiento de cuántas horas al día lo use usted, un lector de tinta electrónica puede funcionar entre diez días y un mes antes que tener que recargarlo nuevamente. Los modelos LCD, por el contrario, deben ser recargados diariamente.

3. El tamaño

Los lectores vienen en varios tamaños y, antes de determinar qué tamaño adquirir, debería usted pensar cuidadosamente cómo y dónde va a usarlo. Los lectores más pequeños son del tamaño de un libro de bolsillo. Se los puede llevar y leer cómodamente en un bus o un metro atestado de pasajeros, pero el tamaño de su pantalla puede no ser suficiente como para leer largos textos con comodidad, especialmente si padece de ojos cansados y prefiere ampliar el tamaño del texto. Los lectores más grandes, generalmente del tamaño de un libro de estudio—aunque no tan gruesos— se prestan más para leer páginas del estilo periódico. Son adecuados para leerlos en casa, allí donde usted tiene todo el espacio que quiera.

Siguiente: Interfaz y Conectividad. >>

4. La interfaz

La manera en que usted interactúa con su lector —cómo da vuelta la página, cómo regresa a la portada, como observa palabras, y más— puede ser el factor más importante para decidir si usted ama su lector o lo abandona en el armario.

Actualmente hay dos paradigmas de interfaz que prevalecen: la pantalla táctil tipo iPhone, que le permite dar vuelta las páginas simplemente deslizando los dedos sobre la pantalla, y la interfaz teclado, con la cual los comandos se ejecutan tocando botones y escribiendo. Es indiscutible la conveniencia de la interfaz de pantalla táctil una vez que uno se ha acostumbrado a ella. Es sin duda la razón del éxito rotundo del iPhone y el iPad de Apple. Y lectores como el Sony Reader y el Nook de Barnes and Noble aprovechan todas las ventajas de este tipo de interfaz. El Kindle de Amazon, por comparación, tiene un pequeño teclado unido al lector, que, junto con los botones a cada lado del accesorio, se usa para dar vuelta a las páginas y realizar otras acciones.

5. La conectividad

Los libros y demás material de lectura se incorporan al lector de dos maneras. Se puede descargar material de lectura desde el internet o desde la tienda en línea del fabricante. Se puede cargar también a través de un puerto USB desde una memoria flash o a través  de una conexión con la computadora. Cuando se trata de conectividad en línea, muchos fabricantes de lectores electrónicos ofrecen modelos con conexión WiFi (inalámbrica) o con conectividad WiFi y de redes según la norma 3GS. Estos últimos accesorios suelen costar más caros pero ofrecen más movilidad, pues no se necesita estar conectado a un punto  inalámbrico local para descargar contenidos.

Piense cuidadosamente sobre cuándo y cómo quiere descargar contenidos en su lector electrónico antes de decidir si las opciones más costosas valen la pena.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto