Skip to content
 

La salud y el bienestar

Repuestos a la orden.

In English | EL HOMBRE BIÓNICO YA NO ES SÓLO UN PERSONAJE DE LA TELEVISIÓN: En el 2020, prótesis robóticas, implantes vertebrales y terapias de células madre devuelven la mobilidad a los que quedaron paralíticos a causa de una lesión o enfermedad. Otras maravillas de la tecnología médica ya prolongan el funcionamiento del cuerpo, pero el avance más importante de la medicina actual es la nueva generación de fármacos destinados a impedir que el cerebro se vuelva en contra de sí mismo.

Los corazones y pulmones artificiales han resultado más difíciles de fabricar de lo que pensaron los médicos pioneros de los años 70. Sin embargo, las que sí están a punto de invadir el mercado son las "medicinas a la medida", medicamentos adaptados a la estructura genética de cada individuo. Varias compañías se apresuran a comercializar el procedimiento de trazar mapas genéticos. Su objetivo es que ordenar un genoma humano no cueste más de $1.000. Jay Flatley, presidente de la compañía biotécnica Illumina, en San Diego, pronostica que trazar el genoma de cada bebé al nacer podría convertirse en una rutina en el 2019.

Otro avance esperado con ansiedad es la ayuda para el cerebro que envejece. Medicinas eficaces para la enfermedad de Alzheimer —las que impiden el crecimiento de las placas y nudos cerebrales que distinguen a la enfermedad— podrían salir al mercado en menos de una década, pronostica David Linden, profesor de neurociencias en Johns Hopkins University y autor de The Accidental Mind: How Brain Evolution Has Given Us Love, Memory, Dreams and God (La mente fortuita: cómo la evolución del cerebro nos ha dado el amor, la memoria, los sueños y Dios). Algunos "medicamentos inteligentes", que ya se perfeccionan en el laboratorio, podrían quitarle años a la edad del cerebro. Aunque estas medicinas no resulten máquinas del tiempo, es probable que algún día tomemos pastillas que nos devuelvan algo del brío de la juventud.

"La idea de que podamos lavarnos los dientes por la mañana y de ahí tomar una pastilla que nos devuelva el nivel de funcionamiento del cerebro que teníamos a los 20 años me resulta increíble", dice Laura Carstensen, directora del Stanford Center on Longevity (Centro Stanford para la Longevidad). "Pero es posible que pronto se convierta en realidad".

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto