Skip to content
 

La comunidad

Poblaciones urbanas y rurales.

In English | ES UN MUNDO EN EXPANSIÓN: Las zonas residenciales en las afueras de Minneapolis ahora se extienden hasta Saint Cloud en el oeste y hasta Wisconsin en el este. Otros complejos metropolitanos de la región central de Estados Unidos se han ensanchado de forma parecida. Pero el precio de la gasolina ha aumentado a $6 por galón, y los residentes de estas alejadas urbanizaciones ahora sufren las enormes consecuencias del estilo de vida que adoptaron.

¿Dónde estaremos viviendo en el 2020? ¿Viviremos en la ciudad, en el campo o en algún lugar intermedio? La respuesta podría depender de lo que quiera el mercado, y de lo que exija la naturaleza. El experto en urbanismo Joel Kotkin apuesta a que prevalecerá el amor que sienten los estadounidenses por el espacio. La periferia urbana, sostiene en su libro The Next Hundred Million: America in 2050 (Los próximos cien millones: Estados Unidos en el 2050), seguirá en auge, especialmente en el centro del país, donde se visualiza un resurgimiento de la población. Esto supone un mayor número de comunidades de baja densidad poblacional, con uso intensivo de automóviles. Otra posibilidad: las presiones energéticas y ambientales pueden hacer que la gente regrese a los centros urbanos, logrando revertir la fuga a las afueras, predice John Lund Kriken, autor de City Building: Nine Planning Principles for the Twenty-First Century (La construcción de ciudades: nueve principios de planificación para el siglo XXI). Para una lección sobre planificación urbana en el siglo XXI, debemos mirar a China, dice. Ese país está construyendo muchísimas ciudades compactas y orientadas al tránsito para proteger las tierras no urbanizadas. “Allí, vivir en ciudades densamente pobladas no es un estilo de vida que se elige”, dice Kriken. “Es una reacción a la necesidad fundamental de sobrevivir”. Piensa que pasará lo mismo en Estados Unidos. Pero será “difícil de lograr si no hacemos más atractivas a nuestras ciudades, o por lo menos, tan atractivas como las afueras”.

A quién darle la razón podría depender del éxito que tengamos al encontrar alternativas para la gasolina barata, que en un principio motivó el desarrollo de las zonas residenciales en las afueras de las ciudades. Está claro que se dará la tendencia, ya sea en las zonas urbanas o rurales, de un creciente número de personas que se mudarán con sus hijos o harán espacio para mamá y papá. El número de hogares multigeneracionales ya ha alcanzado escalas que no se han visto antes, desde finales de los años 50. “Para la mayoría de la gente, lo que más importa es la familia y la comunidad”, dice Kotkin.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto