Skip to content
 

10 sorprendentes beneficios del sexo para la salud después de los 50

Las investigaciones indican que la actividad sexual regular conlleva beneficios de salud inesperados.

Un hombre besa con amor la mano de su esposa

LELAND BOBBE / GETTY IMAGES

In English

Una sesión amorosa rápida no solo nos hace sentir bien. Parece ser que el sexo supone otras ventajas más allá del simple placer.

En efecto, la actividad sexual con o sin pareja está relacionada con algunos impresionantes beneficios de salud fundamentados en las investigaciones, explica Kate Thomas, directora de servicios clínicos de la Clínica de Sexo y Género de Johns Hopkins. Además, señala ella, no se reserva solo para los jóvenes.


Oferta especial de la membresía de AARP durante la Semana Cibernética. Únete a AARP - Solo $9 al año cuando te inscribes por un período de 5 años.


“El sexo puede ser enormemente beneficioso para las personas al envejecer, no solo por los beneficios médicos de salud reportados, sino también para nuestra salud psicológica y emocional”, dice Thomas. “Puede fortalecer nuestras relaciones, promover la autoestima y mejorar el sentido de identidad”.

Aquí presentamos otros 10 sorprendentes beneficios del sexo para la salud.

1. Refuerza la inmunidad

Los estudios concluyen que la actividad sexual frecuente puede ayudar a estimular el sistema inmunitario y a protegerte de las enfermedades.

Los investigadores de la Universidad Wilkes en Pensilvania hallaron que los estudiantes universitarios que tenían relaciones sexuales de una a dos veces por semana mostraban cantidades significativamente más altas de la inmunoglobulina A (en inglés) en el organismo que los que lo practicaban con menos frecuencia. La inmunoglobulina A es un anticuerpo de las membranas mucosas que se considera una defensa de primera línea contra las infecciones.

Según otro estudio del 2021 (en inglés), tener relaciones sexuales más de tres veces por mes parecía ofrecer un efecto protector contra la COVID-19.

Los investigadores no saben con certeza por qué el sexo parece aumentar la inmunidad, pero Thomas dijo que puede deberse a que el acto sexual incrementa la circulación de la sangre, ayudando a distribuir los anticuerpos por todo el organismo.

2. Mejora la salud del corazón

Algunos hombres temen que el sexo desencadene un ataque cardíaco, pero los estudios indican que eso es sumamente inusual, en especial si haces ejercicios con regularidad. De hecho, las investigaciones más recientes descubrieron que la actividad sexual regular con tu pareja se relacionó con un riesgo menor de problemas cardíacos.

Un estudio extenso publicado en The American Journal of Cardiology (en inglés) halló que los hombres que tenían relaciones sexuales al menos dos veces por semana tenían un 50% menos de probabilidades de morir de una enfermedad cardíaca comparado con los que tenían relaciones una vez por mes. En otro estudio, los investigadores británicos siguieron a 914 hombres durante 20 años y descubrieron que, con el aumento de la actividad sexual, disminuía el riesgo de derrame cerebral y ataque cardíaco (en inglés).

En las mujeres, un análisis de gran amplitud (en inglés) reveló que aquellas que se sentían satisfechas con su vida sexual eran menos propensas a padecer enfermedad arterial periférica, que es una afección que estrecha las arterias y es más conducente al derrame cerebral.

Los investigadores creen que los efectos protectores surgen de una serie de factores, incluidos los niveles de estrés más bajos, mejor sueño y la conexión más fuerte con la pareja, que se han vinculado al sexo.

3. Fortalece el suelo pélvico

Un estudio publicado en el International Urogynecology Journal (en inglés) reveló que las mujeres sexualmente activas eran considerablemente más propensas a tener un suelo pélvico fuerte en comparación con las que no tenían actividad sexual.

Probablemente eso se deba a que cada vez que tienes relaciones, ejercitas los músculos del área genital, explica Thomas. Además señala que con la excitación sexual, aumenta naturalmente la tensión muscular de la región pélvica. Luego, durante el orgasmo, todos los músculos se contraen, como lo harían durante los ejercicios de Kegel.

Tener músculos del suelo pélvico fuertes te da control sobre la vejiga y ayuda a prevenir la incontinencia. Para los hombres, el suelo pélvico débil contribuye a la disfunción eréctil.

Otra ventaja de fortalecer el suelo de la pelvis: los investigadores dicen que esto puede hacer que el sexo sea más placentero.

4. Alivia los dolores de cabeza y otros malestares

Antes de ir a buscar un analgésico de venta libre, prueba tener un orgasmo. Thomas dice que el sexo puede aliviar dolores de cabeza, artritis u otro tipo de dolor crónico.

Un estudio extenso de observación (en inglés) reveló que, de los que tuvieron una experiencia sexual durante un ataque de migraña, el 60% reportaron un alivio parcial o completo del dolor. Sin embargo, el 33% dijeron que las migrañas empeoraron. Los investigadores observaron que algunas personas —en particular los hombres que sufren migrañas— utilizaban la actividad sexual como método terapéutico para el dolor.

Otro estudio (en inglés) encontró que la estimulación vaginal elevó la tolerancia al dolor en alrededor de un 40% de mujeres, mientras que el orgasmo incrementó la tolerancia a casi el 75%.

Los expertos lo atribuyen a la secreción de las hormonas del placer, incluidas las endorfinas, que son el analgésico natural del cuerpo.

5. Ayuda con los síntomas de la menopausia

La actividad sexual regular puede ayudar a contrarrestar los cambios físicos, como la sequedad y atrofia vaginal, que se producen con la menopausia, explica el Dr. Amir Marashi, ginecólogo de Brooklyn, Nueva York.

Consejos para tener el mejor sexo

El envejecimiento no tiene por qué poner un freno a tu vida sexual. Aquí te mostramos 10 pasos para tener el mejor sexo después de los 50 años.

El sexo estimula la circulación de la sangre y mantiene la salud, tonicidad y elasticidad de los tejidos vaginales. En efecto, los estudios demuestran que cuanto más sexo practiques, más sanos serán tus tejidos.

“Cualquier órgano que reciba más flujo de sangre, se mantendrá más joven”, explica Marashi. “Muchas pacientes me consultan sobre la terapia de reemplazo hormonal. Pero antes de embarcarnos en eso, les digo que se aseguren de tener orgasmos buenos, constantes y frecuentes porque eso ayudará mucho". 

6. Reduce el riesgo de cáncer de próstata

Varios estudios revelaron que existe una relación entre los orgasmos frecuentes y el menor riesgo de cáncer de próstata en los hombres. La próstata almacena parte del líquido que se segrega durante la eyaculación.

Un estudio de Harvard (en inglés) de casi 32,000 hombres halló que, cuanto más eyaculaban, menor era el riesgo de cáncer. De hecho, los que eyacularon más de 20 veces por mes redujeron el riesgo de cáncer de próstata en alrededor del 20%, en comparación con los que eyacularon de cuatro a siete veces por mes.

Aunque no se conoce exactamente el motivo de esa conexión, los expertos creen que la renovación frecuente de líquidos en la próstata probablemente sea beneficiosa. “De esa manera, purgas más de los posibles carcinógenos que están en ese órgano”, señala Thomas. “Nuestro sistema está diseñado para fluir y autorrenovarse”.

7. Promueve la salud mental y alivia el estrés

Un considerable conjunto de investigaciones reveló que la actividad sexual y la intimidad se relacionan con índices más bajos de depresión, ansiedad y sentimientos de aislamiento, y que la actividad sexual regular puede fomentar la felicidad y el buen humor. Uno de los estudios más recientes, publicado en The Journal of Sexual Medicine (en inglés), halló que las puntuaciones de ansiedad y depresión fueron significativamente menores en quienes se mantuvieron sexualmente activos durante los confinamientos por COVID-19 en comparación con quienes no lo hicieron.

“Uno de los principales beneficios del sexo, en particular en el mundo actual sumamente estresante, es su habilidad de disipar de inmediato el estrés acumulado”, explica Paul Hokemeyer, terapeuta matrimonial y familiar certificado de la ciudad de Nueva York.

En el acto sexual el cuerpo libera un cóctel de hormonas y neurotransmisores que “ayudan a calmarnos y a hacernos sentir seguros y protegidos en el mundo”, explica Hokemeyer.

8. Quema calorías

Hacer el amor con tu pareja no va a ser lo mismo que una sesión en la cinta caminadora, pero cuenta como actividad física.

En un estudio publicado en PLOS One (en inglés), investigadores canadienses observaron que los hombres quemaron un promedio de 101 calorías durante una sesión de 24 minutos, mientras que las mujeres quemaron 69 calorías. “Esos resultados sugieren que la actividad sexual podría considerarse en ocasiones un ejercicio físico significativo”, escribieron los autores.

Desde luego, la cantidad de calorías que quemes en realidad dependerá de cuán larga sea la sesión y cuán enérgica. Pero aunque dure apenas 6 minutos, la duración típica de una sesión, eso es mejor que no hacer nada en absoluto. Las últimas investigaciones sobre la actividad física revelan que aumentar el ritmo cardíaco, aunque sea unos pocos minutos, reporta beneficios de salud.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


 9. Ayuda a dormir

Si tiendes a quedarte dormido después del sexo, hay una explicación científica. Durante el sexo, el cuerpo segrega hormonas como la oxitocina y la prolactina, que inducen sentimientos de placer y relajación, comenta Marashi. El sexo también reduce el cortisol, que está relacionado con el estrés.

“Por eso uno puede sentirse relajado y somnoliento y quedarse dormido más fácilmente”, explica Marashi.

En un estudio, alrededor del 63% de los participantes dijeron que era más fácil quedarse dormido (en inglés) después de un orgasmo y el 71% dijeron que durmieron mejor después del orgasmo. A pesar de las percepciones comunes de que los hombres son los que se giran y empiezan a roncar después de tener relaciones sexuales, los resultados no demostraron ninguna diferencia entre los géneros.

Si te cuesta contraer el sueño, prueba el sexo en vez de una copa o medicamentos para dormir, aconseja Marashi.

10. Prolonga la vida

Nunca eres demasiado viejo para practicar sexo, dicen los investigadores, e incorporarlo a tu rutina podría ser un método para prolongar tu expectativa de vida.

En Icaria, Grecia —una de las regiones del mundo donde la población vive muchos más años que el promedio— más del 80% de las personas de entre 65 y 100 tienen relaciones sexuales, según informa Blue Zones (en inglés), una organización que investiga las culturas más longevas del mundo.

Una serie de estudios revelaron una correlación entre la actividad sexual regular y una vida más larga. Por ejemplo, un estudio de observación de 15,269 adultos en EE.UU., publicado en el 2020 en The Journal of Sexual Medicine (en inglés), halló que las tasas de mortalidad eran alrededor del 50% más bajas entre los que tenían relaciones sexuales al menos una vez por semana, en comparación con los que rara vez lo hacían.

Los expertos creen que es probable que el riesgo más bajo de mortalidad surja de todos los otros beneficios de salud conocidos del sexo, incluidos una mejor salud cardíaca, mejor sueño, menos estrés y un vínculo más íntimo con tu pareja.

Thomas y Marashi ambos recalcan que existen recursos de ayuda si los problemas físicos como la disfunción eréctil o la sequedad vaginal te impiden mantener una vida sexual activa.

“Tal vez no te sientas tan dinámico como antes, pero el [sexo] todavía debería ser parte de tu identidad”, dice Thomas. “Si hay dolor, falta de deseo sexual u otro problema, hay personas dispuestas a ayudar”.

Michelle Crouch es una escritora colaboradora que ha cubierto temas de salud y finanzas personales para algunas de las principales publicaciones del país. Su trabajo se publicó en Reader's Digest, Real Simple, Prevention, The Washington Post y The New York Times.