Skip to content

Es el momento de reevaluar tu cobertura de Medicare: Revisa esta guía sobre el período de inscripción abierta.

 

Cinco alimentos que nunca deberías comer después de los 50

No valen la pena, no importa cómo los mires.

En el orden de las manecillas del reloj, papas fritas, te embotellado, granola, pizza congelada y chips

GETTY IMAGES

In English | No vamos a mentir. Comer de manera saludable después de los 50 años significa un esfuerzo en dos frentes: aumentar el consumo de alimentos buenos para ti, como bayas, verduras de hoja verde, granos integrales y proteínas magras, y, al mismo tiempo, evitar los alimentos que obstruyen las arterias y te agrandan la cintura con tanta facilidad.

Cuando se trata de esto último, concéntrate menos en prohibir ciertos alimentos (¿quién no quiere de repente chocolate cuando se le dice que no lo coma nunca?) y más en que tu salud es más importante que el pico de azúcar o la saciedad instantánea que ofrecen. ¿Nuestro consejo? Solo dile que no —o al menos piénsalo mucho— a lo siguiente.

Pásalas por alto: papas fritas

Si te sirve de ayuda, imagínate la tina de aceite en la que se ha sumergido esa cesta de papas fritas o de aros de cebolla, y considera que la grasa saturada “puede tener un impacto negativo en el colesterol sanguíneo”, aconseja Amy Gorin, dietista registrada y propietaria de Plant-Based Eats en Stamford, Connecticut. ¿No estás seguro de cómo refrenarte? Aquí tienes tres consejos de expertos:

1. Christine Rosenbloom, dietista y nutricionista registrada y coautora de “Food & Fitness After 50”, dice que debido a que freír tiende a triplicar las calorías en los alimentos, debes invertir en una freidora de aire. (Ella ama la que tiene).

2. La Dra. Alicia Inés Arbaje, profesora adjunta de Medicina en la Facultad de Medicina de Johns Hopkins, dice que debes ahorrar tus grasas para la cena y evitarlas en el desayuno y el almuerzo.

3. El Dr. Thomas Loepfe, geriatra de Mayo Clinic, dice: “Elige alimentos a la parrilla, no fritos”.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


En resumidas cuentas: elige la ensalada en vez de las papas fritas de acompañamiento del restaurante. Y cuando estés mirando las etiquetas, considera que “una porción de 200 calorías de alimentos no debería tener más de 2 gramos de grasa saturada”, recomienda Nancy Farrell Allen, portavoz de la Academia de Nutrición y Dietética.

Pásalos por alto: la mayoría de los tés en botella

Los refrescos no son tu único enemigo. Los tés en botella, las bebidas de café sofisticadas y las limonadas “frescas” pueden estar repletos de cosas dulces. “Por ejemplo, el café de 16 onzas chai latte de Starbucks, una de sus bebidas más populares, tiene 42 gramos de azúcar”, dice Rosenbloom.

Con las bebidas embotelladas, ten cuidado con las etiquetas engañosas. “Solo porque una bebida dice ‘puro’ o ‘té verde’ o ‘miel’ no significa que tenga menos azúcar”, explica Rosenbloom. ¿Y los productos que promocionan su azúcar de caña orgánica, azúcar de coco o azúcar cruda? “El azúcar es azúcar”, agrega.

En resumidas cuentas: “Prepárate para mantener el consumo de azúcar al 10% o menos del total de calorías diarias”, recomienda Gorin. “Para una dieta diaria de 2,000 calorías, no serían más de 200 calorías, o 50 gramos de azúcar agregada al día”.

Pásala por alto: avena instantánea

“Los azúcares ocultos se pueden encontrar en las salsas de tomate, el yogur, las barras de granola, los paquetes de avena instantánea y los cereales para el desayuno”, dice Allen. ¿Por qué es tan perjudicial para los adultos mayores? “El exceso de azúcar puede causar estrés en órganos como el páncreas y el hígado”, explica Allen, “lo que puede aumentar los niveles de azúcar y triglicéridos en la sangre, además de aumentar el riesgo de enfermedad hepática grasa”.

Loepfe agrega: “Los azúcares aumentan el riesgo de enfermedades cardiovasculares y diabetes, cuya incidencia y prevalencia se eleva a medida que envejecemos”. Y en un momento de la vida en el que todas las calorías deben tener un alto contenido de nutrientes, “el azúcar agregada aporta calorías que no necesitamos”, dice.

En resumidas cuentas: verifica las etiquetas para ver si hay azúcares agregadas, pero no te preocupes por los azúcares naturales en las frutas o en la leche.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Pásala por alto: pizza congelada

“El 75% de las personas mayores de 60 años tienen la presión arterial alta. E incluso si estás tomando medicamentos, debes reducir el consumo de sodio”, aconseja Rosenbloom. Si crees que estás comiendo una dieta baja en sal porque no agregas sal al maíz a la parrilla o a la sopa, considera esa pizza congelada o sopa enlatada que acabas de calentar.

“El 75% de la sal de nuestra dieta proviene de alimentos procesados, no del salero”, dice. Entonces, ¿qué puedes hacer? Una manera fácil de detectar alimentos bajos en sodio, señala, es buscar aquellos en los que el sodio sea el 5% o menos del valor diario; cualquier cosa en el rango del 20% es alta en sodio.

En resumidas cuentas: trata de ingerir entre 1,500 y 2,300 miligramos de sodio al día.

Pásalos por alto: papitas de bolsa y pasteles de caja

A menos que estés recogiendo una manzana de un árbol o sacando la leche directamente de una vaca, la mayoría de los alimentos que comes se procesan; son los alimentos ultraprocesados los que debes eliminar de tu dieta. “Los alimentos mínimamente procesados, como las verduras en bolsa, las verduras en cubos y las nueces, ofrecen conveniencia”, aclara Allen. “Y los tomates enlatados y las frutas y verduras congeladas son una excelente manera de disfrutar de productos que se procesaron con la máxima calidad y frescura”.

Pero muchos alimentos procesados y listos para comer, como las mezclas para bizcochos, las papitas, el kétchup, el yogur endulzado y las pizzas congeladas para “amantes de la carne” agregan coloración de alimentos, sodio, conservantes y otros aditivos difíciles de pronunciar para que los consumidores se sientan felices. Y eso no es bueno para ti.

Muchos alimentos procesados carecen de fibra y nutrientes, como potasio o magnesio, y tienden a ser calóricamente densos, con mucha grasa y sal, dice Joseph Gonzales, dietista registrado de Mayo Clinic.

“Y algunos de los conservantes, como los nitratos, pueden ser perjudiciales en grandes cantidades, lo que tal vez lleve al envejecimiento prematuro de las células en el cuerpo”, dice Loepfe.

En resumidas cuentas: haz que leer las etiquetas sea un hábito. Mejor aún, cocina en casa.

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.