Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Asistir a la iglesia es bueno para la salud mental Skip to content
 

Asistir a la iglesia puede promover la salud mental

Una investigación vincula la asistencia frecuente a la iglesia con índices más bajos de depresión, entre otros beneficios para la salud.

Grupo de personas cantando en una iglesia

PIXELCATCHERS/GETTY IMAGES

In English | Rezar en compañía de los feligreses de tu congregación podría implicar mucho más de lo que aparenta. Una nueva investigación ha encontrado que la participación religiosa activa puede influir en tu salud mental y bienestar.

Durante décadas, los científicos han investigado el vínculo entre la religión y la salud. Ahora, un nuevo y extenso estudio de más de 6,000 adultos de 50 años o más que viven en Irlanda descubrió que las personas que asisten a servicios religiosos con regularidad tienen menos síntomas de depresión que aquellos que consideran importante la religión pero que no la practican con frecuencia.

Los resultados se basaron en entrevistas autoinformadas sobre depresión y asistencia a servicios religiosos, con datos recopilados en cuatro ocasiones entre el 2009 y el 2016 para The Irish Longitudinal Study on Aging (TILDA) en Trinity College de Dublín.

Una posible explicación para ese beneficio que la práctica religiosa parece ofrecer más adelante en la vida, afirma la autora principal del estudio, Joanna Orr, candidata a doctorado en la Facultad de Medicina de Trinity, es que la práctica religiosa al lado de otras personas y el "mayor apoyo social y emocional que se obtiene de nuestras redes sociales religiosas" pueden combatir el aislamiento de vivir solos.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


El estudio de Orr, publicado en Research on Aging en julio, concluyó que la conectividad social era uno de los predictores más importantes de la salud mental y el bienestar entre las personas que ella estudió. Los feligreses que valoraban su religión pero que no asistían con regularidad a los servicios tenían peor salud mental.

También hay algunos posibles beneficios psicológicos y no sociales de asistir con regularidad a los servicios religiosos, incluida una mayor capacidad de lidiar con el estrés, señala Orr.

El Dr. Harold G. Koenig, profesor de psiquiatría y ciencias del comportamiento en el Duke Center for Aging and Human Development, de la Facultad de Medicina de Duke University, en Durham, Carolina del Norte, está de acuerdo. Como él dice, "no hay muchas cosas que tengan el efecto que tiene la religión", y agrega que la investigación sobre la participación religiosa muestra vínculos con la salud mental y física, incluida la "función cardiovascular e inmune".

Koenig también cree que asistir a los servicios religiosos con regularidad ayuda a promover las emociones positivas y neutraliza las negativas, y que esto puede influir en la longevidad, posiblemente al reducir el estrés.

Los estudios recientes lo han confirmado. En el 2016, un estudio publicado en JAMA Internal Medicine concluyó que las mujeres que acudían a servicios religiosos más de una vez por semana tenían un riesgo 33% menor de muerte que las que no lo hacían.

En el 2017, en un estudio publicado en PLOS One, el autor principal, Marino Bruce, director del programa de investigación sobre la fe y la salud en el Center for Research on Men's Health de Vanderbilt University en Nashville, concluyó que asistir a servicios religiosos con regularidad llevó a una reducción en las respuestas de estrés del cuerpo medidas por indicadores como los niveles de cortisol, las hormonas del estrés y los cambios en la función inmune.

Su equipo también concluyó que quienes asistían a la iglesia con mayor frecuencia (más de una vez por semana) tenían una reducción del 55% en la mortalidad en comparación con los que no asistían a la iglesia.

Christopher Ellison, profesor distinguido del decano en el Departamento de Sociología de University of Texas en San Antonio, afirmó que es posible que la asistencia habitual a los servicios religiosos pueda tener otros beneficios clave que no se midieron en el estudio, como una "vida de oración más sólida" o "mayor tranquilidad sobre la vida después de la muerte". Si es así, estos factores podrían ser aún más importantes para el bienestar que el beneficio de la conectividad social que ofrecen los servicios religiosos, señala.

Si bien los expertos afirman que se necesita mucha más investigación, quienes asisten a la iglesia con frecuencia tienen sus propias ideas sobre los beneficios de hacerlo.

Diane Holbrook, una viuda de casi 88 años, ha pertenecido a la iglesia United Church of Santa Fe en Nuevo México desde el 2004, donde participa en todo, desde clases de yoga, cenas donde cada quien lleva un platillo y discusiones sobre el control climático, hasta grupos de lectura, meditación y oración. Más allá de asistir al servicio dominical, señala: “Hago muchas cosas que normalmente no haría. Ciertamente, parte de mi clave para una larga vida es creer en el mundo, y lo hago de manera positiva a pesar de lo que está sucediendo. También pertenezco a una comunidad de la iglesia que me mantiene activa y entre amigos. La iglesia es estimulante mental y físicamente".

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO