Skip to content
 

Cómo tener el mejor sexo de tu vida

Maneras comprobadas de satisfacer a una pareja mayor.

Pareja jugando con almohadas

GETTY IMAGES

Prueba estas estrategias para tener relaciones sexuales maravillosas después de los 50 años.

In English |  Los años después de cumplir 50 son una época de grandes cambios, pero algunos de los cambios más significativos —sobre los que no hablamos lo suficientemente— están relacionados con el sexo. A medida que nuestros cuerpos y mentes maduran y cambian, nuestra relación con el sexo también cambia. Eso decididamente fue lo que me pasó a mí. Cuando era una mujer más joven, mis experiencias sexuales eran principalmente expresiones de pasión, deseo o amor.

Aunque los años trajeron muchos cambios físicos, me sorprendió reconocer que esos cambios tuvieron poco efecto en mi capacidad de disfrutar las relaciones sexuales a medida que envejecía. La razón es que, ahora que estoy en mis 60 años, mi opinión sobre el sexo ha evolucionado de una simple expresión física a algo más personal, íntimo y hasta espiritual. El carácter físico del acto sexual, aunque sigue siendo importante, no tiene comparación con lo que siento cuando me conecto con mi pareja y estoy completamente presente durante los momentos de intimidad.

¿Te gusta lo que estás leyendo? Recibe contenido similar directo a tu email.

Gracias a este cambio, he podido disfrutar más del sexo a medida que envejezco, y tú también puedes hacerlo.

Lo único que necesitas es voluntad, olvidarte de los prejuicios y probar cosas nuevas para adaptarte a los cambios físicos y emocionales naturales que acompañan al paso de los años. Podrías necesitar aprender de los errores y tener valor para atreverte a hacer cosas fuera de tu zona de confort para revitalizar tu vida sexual como persona mayor, pero este proceso de exploración puede ser muy poderoso (y muy sexy) si lo abordas con paciencia y vulnerabilidad.

Déjate llevar

Los cambios físicos que acompañan a la edad pueden influenciar en la cantidad y el tipo de sexo que disfrutas, pero puedes probar métodos nuevos para encontrar la forma de adaptarte a esos cambios. Según la North American Menopause Society, hasta el 45% de las mujeres posmenopáusicas sienten dolor durante las relaciones sexuales; esto se debe en parte a un aumento en la resequedad vaginal y a los tejidos vaginales más delgados que son el resultado de los niveles más bajos de estrógeno.

Una de las mejores maneras de combatir este efecto secundario del envejecimiento tan extremadamente común es con un lubricante de buena calidad. Para las mujeres mayores que sienten molestias por la resequedad vaginal, los lubricantes son una forma sencilla y económica de sentirse cómodas de nuevo durante el acto sexual. Incluye un lubricante como parte regular de tu vida sexual, y cuando estés con tu pareja, busca formas juguetonas y sensuales de aplicarlo para mejorar la experiencia.

También debes consultar con tu médico o especialista clínico acerca de las cremas de estrógenos y la terapia de reemplazo hormonal; se ha comprobado que ambas opciones ayudan con la resequedad vaginal y hasta podrían aumentar el deseo sexual físico y mental de una mujer.

Por último, para las parejas mayores, pequeños cambios dietéticos podrían hacer una gran diferencia en la intimidad de su dormitorio. Investigaciones llevadas a cabo por el Linus Pauling Institute de Oregon State University indican que el consumo de alimentos a base de plantas que contienen fitoestrógenos puede ayudar a las mujeres a elevar sus niveles de estrógeno. Los siguientes son ejemplos de dichos alimentos:

  • Semillas: semillas de linaza y de ajonjolí
  • Frutas: albaricoques, naranjas, fresas y melocotones
  • Vegetales: ñames, zanahorias, brotes de alfalfa, col rizada y apio
  • Productos de soja: tofu, sopa de miso y yogur de soja
  • Pan moreno de centeno
  • Legumbres: lentejas, guisantes y frijoles pintos
  • Aceitunas y el aceite de oliva
  • Garbanzos

Cómo manejar la disfunción eréctil

Los hombres mayores también se enfrentan a retos sexuales, y el más común es la disfunción eréctil, o DE. Los hombres con DE encuentran difícil tener o mantener una erección para relaciones sexuales, algo que puede avergonzarlos, lastimar su autoestima o ser fuente de un estrés emocional grave; todas estas cosas tienden a agravar los síntomas de la DE, lo que resulta en un ciclo frustrante.

Afortunadamente para los hombres con DE (y sus parejas), hay numerosos tratamientos médicos y terapias eficaces que pueden ayudar a evitar que este estado continúe a largo plazo. Pero para los que buscan un remedio más natural, la Mayo Clinic sugiere cambios en el estilo de vida que pueden ayudar, tales como bajar de peso, dejar de fumar, limitar el consumo de bebidas alcohólicas, ejercitarse más y reducir el nivel de estrés diario.

Además, investigaciones realizadas por la University of Texas en Austin sugieren que los hombres pueden aumentar sus niveles de testosterona mediante el consumo de alimentos con un alto contenido de grasas monoinsaturadas y cinc, incluidos: 

  • Aceites: de oliva, canola y maní (grasas monoinsaturadas)
  • Aguacates (grasas monoinsaturadas y magnesio)
  • Aceitunas (grasas monoinsaturadas)
  • Nueces: almendras y anacardos (grasas monoinsaturadas, cinc y magnesio)
  • Ostras (cinc)
  • Germen de trigo (cinc)
  • Mariscos: langostas y cangrejos (cinc)
  • Garbanzos (cinc)
  • Avena (cinc)
  • Habichuelas coloradas (cinc)
  • Pasas (magnesio)
  • Vegetales de hojas verdes oscuras (magnesio)
  • Bananas (magnesio)
  • Yogur bajo en grasa (magnesio)

El sexo rápido está fuera de moda; lo nuevo es hacerlo despacito, a fuego lento

Para ambos los hombres y las mujeres, otra estrategia excelente para disfrutar más del sexo es experimentar con distintos tipos de caricias prolongadas, especialmente si están intentando reavivar el deseo sexual después de un largo período de sequía. Joan Price, defensora de la sexualidad para todas las edades y autora de The Ultimate Guide to Sex After Fifty: How to Maintain — or Regain — a Spicy, Satisfying Sex Life, ofrece este consejo:

"A medida que envejecemos, nuestras necesidades y preferencias sexuales pueden cambiar. Dónde nos gusta que nos toquen, cómo nos gusta que nos toquen, hasta quién deseamos que nos toque puede cambiar. Permite que los cambios sean una oportunidad para explorar. Haz una cita contigo mismo o tu pareja para volver a descubrir cómo responde tu cuerpo. En un entorno privado y tranquilo, pasen un rato largo, lánguido y sensual tocándose sin ningún otro fin excepto el de experimentar sensaciones y placer. No se dirijan directamente a los genitales: exploren todo el cuerpo. ¡Es posible que descubran zonas erógenas nuevas! Prueben tocarse de distintas maneras: lenta, rápida, ligera o firmemente, acariciarse, sobarse en círculos. Si te parece natural, permítete experimentar un orgasmo, pero no te presiones por lograrlo. Solo disfruta conocer lo que te hace sentir un verdadero placer".  

Acepta los cambios en el deseo sexual

Más allá de estas estrategias sencillas, prácticas y altamente eficaces para aumentar el placer físico de las relaciones sexuales, deseo terminar donde comencé, hablando de lo más poderoso que puedes hacer para aceptar los cambios en tu relación con el sexo, que es: cambiar tu actitud. Cuando te liberas de las expectativas basadas en otras personas o tus experiencias en el pasado, empoderas tu propia felicidad. Este proceso es distinto para cada persona y cada pareja, y las cosas que pueden probar incluyen desde pasar más tiempo acurrucados hasta experimentar con posiciones y técnicas nuevas en el dormitorio. Sé sincero y abierto contigo mismo y con tu pareja sobre lo que te hacer sentir placer y cómo tus intereses y sentimientos sexuales pueden haber cambiado a través de los años.

Mientras más aceptes y dejes de presionarte a ti mismo y a tu pareja para que actúen o respondan de cierta forma durante el sexo, más gratas y profundas serán tus experiencias sexuales, independientemente de tu edad.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.