Skip to content

Guías para el cuidado de una persona mayor: aprovecha estos recursos e información.

 

Equilibra tu vida en cinco días

Tener una alimentación sana, practicar la atención plena y dedicar tiempo para ti mismo: cinco pasos fáciles para equilibrar tu mundo desajustado.

Pareja camina balanceándose sobre una valla

JORDAN SIEMENS/GETTY IMAGES

In English |  Lograr el equilibrio en cualquier área (alimentación, ejercicio o búsqueda de trabajo) es un desafío constante. ¿Estabilizar a la vez todas las partes desajustadas de la vida? Es imposible. Es probable que si tienes una fecha de entrega próxima en el trabajo, no estés dedicándoles el tiempo debido a las relaciones. O si estás entusiasmado entrenando para la gran carrera, es probable que el césped necesite que lo podes. Los expertos dicen que incluso los pequeños pasos para recuperar el equilibrio dan frutos en formas inesperadas, como estabilizar otras partes de la vida. El siguiente es tu plan de cinco días, que incorpora yoga, atención plena, tiempo para ti mismo y una alimentación sana para un mejor equilibrio entre la vida personal y laboral.

Lunes: prométete dedicar tiempo para ti mismo para equilibrar tu horario.

Independientemente del cambio que estés intentando hacer en tu vida, parece ser que el tiempo siempre es el enemigo. Por esta razón, uno de los cambios más importantes es reservar tiempo en tu calendario. En la edad mediana, “tenemos muchas responsabilidades y parece que la vida ya no nos perteneciera”, dice la Dra. Eva Selhub, especialista en estrés y autora de Your Health Destiny. Ella sugiere comenzar por tomarse una hora al día (incluso dos períodos de 30 minutos). Esto puede parecer mucho tiempo, pero después de que la mayoría de las personas se comprometen a hacerlo, pueden lograrlo.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


De hecho, esta capacidad para recargarse es el arma secreta de las personas que son más felices y productivas. Un equipo de psicólogos británicos recientemente puso a prueba los principios del tiempo para sí mismo. Según su estudio (en inglés), las personas que dedican más tiempo para sí mismas tienen niveles más altos de bienestar y son empleados más comprometidos. El tiempo para sí mismo no tiene que ser solitario. Lo que más importa es que escojas tus actividades libremente.

“Ese tiempo es solo para ti”, afirma la Dra. Selhub, “para hacer ejercicio, encontrarte con tus amigos, leer, meditar o escribir en tu un diario”. La Dra. Selhub, que se receta dos horas de tiempo para sí misma cada día, acepta que se necesita práctica para poder sacar todo ese tiempo. “Más que nada, se trata de hacer un cambio de mentalidad”, indica. Pero entre más conscientes seamos de los beneficios, “crearás más equilibrio naturalmente”.

Martes: sé más listo al comprar para balancear tu alimentación.

No parece justo que las cosas más fáciles de comer sean desastres de comida rápida y las opciones más nutritivas tomen mucho tiempo. (Puedes comerte cinco tacos más rápido de lo que te toma hacer una ensalada verde). Una alimentación balanceada solo es el producto de compras balanceadas, por lo que debes planear las compras semanales para que te faciliten comer sano.

“Tener alimentos nutritivos como refrigerio a la mano es la clave para nutrirte mejor todos los días”, dice Kim Larson, nutricionista con sede en Seattle y vocera de la Academy of Nutrition and Dietetics. “Es fácil solucionar una deficiencia de algún nutriente al consumir refrigerios ricos en nutrientes, como yogur, requesón y fruta, manzana con mantequilla de maní, pavo curado, fruta fresca, cereales ricos en fibra, humus, y vegetales crudos. Siempre mantengo paquetes individuales de nueces en el auto, el portafolio y el bolso, y termino comiéndomelos con frecuencia”. También le gustan cosas prácticas, como salmón, trucha, sardinas, ostras, camarones, pollo y atún enlatados (o ahumados) para ponerlos en las ensaladas y los almuerzos. “Es cuestión de simplificar y planear con anticipación”, afirma.

Mujer encendiendo una vela

HERO IMAGES/GETTY IMAGES

Miércoles: establece un lugar feliz para equilibrar tu hogar.

Hacia la mitad de la semana, puedes sentir como que el trabajo y la familia han infiltrado cada aspecto de tu vida. La Dra. Selhub sugiere crear un “espacio sagrado”, incluso si es solo un rincón de una habitación. Haz que sea cómodo, con cojines, y alegre, con fotos de lugares bonitos o personas que quieres. “Es tu lugar feliz”, explica, “por lo tanto, cada vez que pases el umbral, dejarás atrás toda negatividad. Es un sitio para sanar, escuchar música, meditar o leer. No se permiten computadoras ni teléfonos celulares”. (¿No estás seguro de cómo empezar? Intenta hacer algunas de sus meditaciones guiadas (en inglés) mientras te estableces en tu espacio). Tu espacio sagrado no solo es pacífico, sino también productivo. “El ritual te ayudará a considerar crear límites saludables en otros aspectos de la vida, como dejar atrás el trabajo”.

Jueves: haz una pose para equilibrar el cuerpo.

El equilibrio físico no solo nos protege de caídas y lesiones, sino que nos hace sentir que vamos por la vida con gracia y soltura. Incluso un poco de yoga marca la diferencia. En un estudio (en inglés) reciente del American Council on Exercise, se encontró que hacer una clase de yoga tres veces a la semana por ocho semanas aumenta el tiempo —en un promedio de 17 segundos— en que las personas pueden pararse en una pierna. (También pueden hacer muchas más flexiones de pecho y abdominales).

Si bien puedes lograr hacer exhibiciones impresionantes de equilibrio, incluso la pose del águila, el árbol y (¡ay!) paradas de cabeza en la clase de yoga, no tienes que hacerlo. Comienza poco a poco, al pararte en un solo pie detrás de una silla firme. (Puedes ver el movimiento aquí (en inglés)). Trata de mantenerlo por 10 segundos en cada lado y luego aumentarlo gradualmente a 10 o 15 repeticiones. Tan pronto logres dominarlo, puedes practicarlo en todas partes, simplemente al levantar un poco el pie del suelo (mientras esperas el autobús, haces la fila del supermercado o lavas los platos).

Viernes: sal para equilibrar el espíritu.

Si bien muchas de las cosas que sabemos sobre hacerle frente al estrés provienen de investigadores médicos, algunos de los conocimientos más poderos sobre el efecto de la naturaleza provienen de las investigaciones de ciencias forestales, planificación urbana y arquitectura. Las investigaciones sobre la ecologización urbana (en inglés) de University of Washington muestran que estar en contacto con la naturaleza ayuda a restaurar la mente cuando estás cansado o estresado, y puede ayudar a mejorar las capacidades cognitivas, la memoria, el estado de ánimo e incluso el desempeño laboral. Y no tienes que irte a la selva para obtener estos beneficios. Incluso los parques urbanos pueden calmar a las personas, así como aumentarles la curiosidad y el estado de alerta.

Personas caminando por un bosque

HERO IMAGES/GETTY IMAGES

Las poblaciones especiales, como las personas con TDAH, enfermedad de Alzheimer, depresión y cáncer de mama parecen beneficiarse especialmente de la naturaleza, pero todos nosotros obtenemos algo poderoso con tan solo dosis pequeñas de la madre naturaleza.

“Sabemos que solo necesitas 20 minutos al día de tiempo en la naturaleza para mejorar la salud”, dice la Dra. Selhub. En un estudio (en inglés) realizado en Rochester University, se encontró que 20 minutos (incuso si los participantes simplemente se imaginaban que estaban al aire libre) aumentaron considerablemente sus niveles de vitalidad. Dedica tiempo para caminar al aire libre, o escaparte a la playa o al bosque, sugiere. “Mantener un jardín pequeño, incluso uno pequeño en el alféizar, te traerá beneficios”. 

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO