Skip to content

Informe de AARP: Casi el 40% de los hispanos que cuidan de un ser querido son milénicos

¿Necesitas ayuda para preparar tus impuestos? Visita Tax-Aide.
Impuestos: ¿Eres chofer de Uber? También tienes que pagarle al IRS
Impuestos: Tienes hasta el 17 para rendir tu planilla, Tax-Aide te ayuda.
Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena
 

Mitos sobre la grasa

No todas las grasas son iguales, ¿cuáles son más saludables?

Taza con aceite de oliva parte de las grasas saludables

Fotografía por Tara Donne

Estudios recientes han demostrado que el aceite de oliva ofrece muchos beneficios para la salud.

In English | Cuando se trata de su corazón, el aceite de oliva nos recuerda las virtudes del Mediterráneo. No sólo reduce los niveles de colesterol, de hipertensión, y mitiga el riesgo de morir a causa de alguna enfermedad del corazón, pero en un nuevo estudio llevado a cabo en Francia con personas de 65 años y más, los consumidores de aceite de oliva disminuyeron su riesgo de sufrir un derrame cerebral un 41 %.

Vea también: Aceite de oliva contra accidentes cerebrovasculares

¡Si tan solo las verdades sobre las otras grasas fueran así de claras! ¿Recuerda cuando la margarina se suponía que fuera mejor para usted que la mantequilla? Luego, las investigaciones mostraron que era mucho peor. Lo mismo sucedió con la manteca vegetal. “No es de extrañar que los consumidores estén confundidos”, dice Dawn Jackson Blatner, dietista registrada y portavoz de la American Dietetic Association (Asociación Estadounidense de Dietética).

Sin embargo, la grasa es un componente esencial de la dieta; entre sus muchas funciones, ayuda a que el cuerpo absorba los nutrientes de los alimentos. Pero no todas las grasas son iguales. Las grasas no saturadas promueven la salud, mayormente al reducir el colesterol y, como resultado, reducen el riesgo de sufrir un ataque al corazón. Los dos tipos principales de estas grasas “buenas” son las grasas moninsaturadas, incluidos el aceite de canola y el aceite de oliva; y las grasas poliinsaturadas, como las del aceite de maíz y el de girasol. “Cualquier aceite que se mantiene líquido a temperatura ambiente es bueno para el corazón”, dice Blatner.

Las grasas saturadas, como la mantequilla y la manteca animal, tienen efectos opuestos, al aumentar el nivel de colesterol en la sangre, particularmente el LDL, o colesterol “malo”, y tapan las arterias.

Pero, de entre todas las grasas, las peores para su corazón son las grasas trans que se encuentran en la manteca vegetal y la margarina en barra. Las grasas trans se forman al añadir hidrógeno a los aceites líquidos para hacerlos sólidos. Este truco de la ciencia extiende la vida útil de los alimentos procesados, pero pueden acortar la suya propia. Las palabras aceite parcialmente hidrogenado en las etiquetas de los alimentos son señal de la presencia de grasas trans.

No se olvide de que aun las grasas buenas están repletas de calorías, por lo que no deberán exceder del 25 % al 35 % del total de calorías que ingiere diariamente.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTICULO