Skip to content
 

Qué esperar de los 60

Lo bueno, lo malo y lo feo. Más algunos consejos sobre cómo sentirse feliz, sexy y sin dolor.

Mujer mirándose en un espejo - Qué puede esperar en sus años 50s, 60s y 70s y más allá

Foto: Craig Cutler

El 41 % de los estadounidenses de 50 años o más afirman que son “optimistas” en relación con el envejecimiento.

In English l Mantenerse activo, tanto física como mentalmente, puede ayudarlo a conservarse joven, en particular después de los 60 años, justo cuando ya se está acostumbrando a la idea de que ya no podrá deshacerse de los anteojos para leer y ni de las arrugas.

Vea también: ¿Toma más de tres medicamentos? ¡Cuidado!

Entonces, ¿qué puede esperar de esta década? Cada uno envejece de manera diferente, y el estilo de vida desempeña un papel muy importante en este proceso; sin embargo, tanto su salud física como su salud mental experimentarán cambios que le resultarán difíciles de detectar y cambios que no le pasarán inadvertidos.

A continuación, lea acerca de las transformaciones que enfrentará: lo bueno, lo malo y lo inquietante, además de los últimos consejos para sentirse feliz, sexy y sin dolor.

Proteja su piel

Lo bueno: Su piel se vuelve más seca, por lo que tiene menos probabilidades de sufrir antiestéticos brotes de acné. Si bien algunas mujeres experimentan problemas dermatológicos relacionados con la menopausia, estos suelen tratarse por medio de la terapia de reemplazo hormonal.

Lo no tan bueno: Quizá usted advierta que su piel es más frágil y tenga cada vez más manchas de la edad. Considere la posibilidad de usar un producto recetado a base de hidroquinona, “la sustancia de referencia para reducir las manchas de la edad”, según la Dra. Helen M. Torok, directora médica del Centro de Dermatología y Cirugía, de Trillium Creek, Medina, Ohio. Asimismo, las delgadas líneas y arrugas que comenzaron a aparecer a los 50 se vuelven más notorias, en especial si usted fumó mucho o tomó mucho sol en su juventud. Un remedio: productos de prescripción médica a base de retinol, tales como Retin-A o Renova, dice Torok. Estas cremas reparan la piel dañada al acelerar la renovación celular cutánea.

Lo inquietante: A partir de los 60, la gente puede sufrir la dilatación de pequeños capilares superficiales (denominada ‘telangiectasia’) en mejillas, nariz, mentón y piernas, pero no se preocupe: los médicos pueden eliminarlas con un láser que destruye los vasos sanguíneos subcutáneos, sin dejar cicatrices. Otra opción para ayudar a que su piel luzca más joven: un dispositivo emisor de radiofrecuencia, que utiliza el calor para contraer el colágeno y tensar la piel, sin dañar la epidermis o capa externa de la piel.

Qué esperar: A partir de los 70, es probable que usted note un gran aumento en la aparición de papilomas cutáneos, así como también exceso de piel alrededor del cuello y en la papada. Los papilomas cutáneos suelen ser benignos y pueden ser extirpados con crioterapia o cauterización. Si a usted le molesta la piel floja debajo de la mandíbula, considere un tratamiento con radiofrecuencia para afirmar la piel.

hombre alzándo una pesa - Qué puede esperar en sus años 50s, 60s y 70s y más allá

Foto: Craig Cutler

Las actividades de levantamiento de pesas incrementan la densidad y la fortaleza óseas, que pueden prevenir las fracturas y la osteoporosis.

Para mantenerse saludable, fortalezca los huesos

Lo bueno: Si usted se ha mantenido activo toda su vida, tiene mayores probabilidades de que sus huesos, articulaciones y músculos sigan en muy buen estado pasados los 60 años.

Lo no tan bueno: El envejecimiento y la inactividad combinados pueden derivar en articulaciones dolorosas debido al desgaste de los cartílagos, la pérdida de líquido sinovial —fluido viscoso que lubrica las articulaciones— y al debilitamiento muscular. Algunos remedios: mantener un peso normal y fortalecer los músculos mediante entrenamiento con pesas. Las actividades de levantamiento de pesas incrementan la densidad y la fortaleza óseas, que pueden prevenir las fracturas y la osteoporosis. Asimismo, consulte a su médico acerca de la ingesta de suplementos de vitamina D y de calcio. La dosis de vitamina D recomendada para las personas mayores de 60 años es de 600 UI por día, y para las mayores de 70, de 800 UI por día. Y las mujeres mayores de 60 años necesitan aproximadamente 1.200 mg de calcio por día.

Lo inquietante: Es probable que sus articulaciones comiencen a resonar como si se partiera una rama, pero esos crujidos no suelen revestir mayor seriedad, a menos que estén acompañados de dolor e hinchazón.

Qué esperar: La mayoría de los reemplazos de rodilla se llevan a cabo después de los 65 años.

Acelere su metabolismo

Lo bueno: Si bien el metabolismo funciona más lento —hasta un 5 % por década—, eso no significa que usted deba aumentar de peso después de los 60 años. Solo, manténgase activo y, si es necesario, reduzca la ingesta de calorías, afirma Alice Lichtenstein, D.Sc., directora del Laboratorio de Nutrición Cardiovascular del USDA Human Nutrition Research Center on Aging (Centro de investigación en nutrición humana sobre el envejecimiento del Departamento de Agricultura de EE. UU.).

Lo no tan bueno: A partir de los 60 años, probablemente su organismo secrete menos ácido clorhídrico, lo cual disminuye la disponibilidad de la vitamina B12, explica Lichtenstein. Pregúntele a su médico si necesita un suplemento de vitamina B12 (dosis óptima: 2,4 mcg diarios).

Lo inquietante: Su estómago se vacía más lentamente, lo que aumenta el riesgo de reflujo. Y el desplazamiento más lento del material digerido a lo largo del intestino grueso puede provocar constipación. ¿Una solución fácil? Ingiera fibras y agua. La incorporación de fibra a su dieta también puede prevenir la aparición de pólipos de colon. Casi la mitad de las personas mayores de 60 años tiene pólipos de colon, que pueden convertirse en cáncer.

Qué esperar: Los adultos mayores se deshidratan con facilidad. Por ello, es importante beber líquidos aun cuando no se esté sediento.

Mujer con corazón en sus manos hecho de engranajes - Qué puede esperar en sus años 50s, 60s y 70s y más allá

Foto: Craig Cutler

El sedentarismo es un factor de riesgo para la enfermedad cardíaca más común que la obesidad.

Mantenga su corazón fuerte

Lo bueno: Los corazones de más edad pueden bombear, con cada latido, casi el mismo volumen de sangre que los corazones jóvenes.

Lo no tan bueno: La enfermedad cardíaca representa más del 20 % de todas las muertes entre hombres y mujeres de 65 a 74 años. Pero gracias a los avances registrados en el tratamiento de esta enfermedad, el índice de muertes disminuyó el 27,8 % desde 1997 hasta el 2007, según la American Heart Association (AHA, Asociación Estadounidense del Corazón). ¿Una forma de mejorar las probabilidades de no padecer esta afección? Manténgase en movimiento. Solo 150 minutos de actividad de moderada intensidad por semana disminuye su probabilidad de desarrollar la enfermedad coronaria en un 14 %, en comparación con las personas que no son físicamente activas.

Lo inquietante: Los latidos irregulares o la aceleración del ritmo cardíaco podrían significar fibrilación auricular, un tipo de arritmia cardíaca que se vuelve más común con la edad. Dado que puede incrementar el riesgo de sufrir un derrame cerebral, coménteselo a su médico.

Qué esperar: La incidencia de enfermedad cardíaca aumenta con la edad; es la causa principal de muerte de las personas de entre 75 y 84 años.

Preserve sus sentidos

Lo bueno: El estilo de vida desempeña un papel preponderante, pues contribuye a mantener los sentidos con el paso del tiempo. Por lo tanto, manténgase alejado de los ruidos fuertes, ingiera una dieta bien balanceada (que puede ayudar a prevenir trastornos oculares relacionados con la edad) y consulte a su médico de inmediato si nota que sus sentidos del olfato o del gusto disminuyen significativamente. (Esto puede ser un indicio de una infección en los senos nasales o de una reacción a alguna medicación).

Lo no tan bueno: La pérdida de audición relacionada con la edad se vuelve más común, principalmente como resultado de los cambios degenerativos que tienen lugar en el canal auditivo, tímpano y otras estructuras del oído. Aproximadamente el 45 % de los sexagenarios experimentan algún grado de pérdida auditiva, que se incrementa al 68 % entre los septuagenarios. Después de los 60 años, la habilidad de oír tonos de alta frecuencia también disminuye. ¿Qué hacer en este caso? Ponga su orgullo a un lado y sométase a pruebas para el uso de ayudas auditivas. ¿Afectado por el síndrome de ojo seco? El medicamento Restasis puede ayudar a generar más lágrimas, mientras que los ácidos grasos Omega-3 —presentes en pescados como el atún y el salmón, así como también en los suplementos elaborados a base de aceite de pescado— pueden contribuir a la calidad de las lágrimas.

Lo inquietante: Quizá a usted le cueste ver bien con luz tenue; en general, los sexagenarios necesitan tres veces más de luz para leer que los jóvenes de 20 años. Y después de los 60, aumenta el riesgo de degeneración macular. El aceite de pescado y una dieta rica en antioxidantes pueden ayudar a prevenir esta afección.

Qué esperar: Para los 70, es probable que sus sentidos del olfato y del gusto hayan disminuido, lo cual reduce su capacidad para disfrutar de los sabores y los aromas sutiles. El número de papilas gustativas y su sensibilidad disminuyen, al igual que las terminaciones nerviosas de la nariz. ¿La solución? Incremente los condimentos. La cocina étnica, tal como la india y la tailandesa, utilizan especias y hierbas que intensifican los aromas y los sabores de las comidas.

Pareja abrazándose en la cama - Qué puede esperar en sus años 50s, 60s y 70s y más allá

Foto: Craig Cutler

El sexo a los 60 puede ser mejor que nunca.

Mejore su vida sexual

Lo bueno: El sexo a los 60 puede ser mejor que nunca: usted dispone de más tiempo y tiene menos distracciones. Y envejecer a menudo significa estar más cómodo con su propio cuerpo. De hecho, en las mujeres, la satisfacción sexual se incrementa con la edad, según hallazgos de un estudio llevado a cabo por la Facultad de Medicina de University of California, San Diego. En dicho estudio, dos tercios de las mujeres sexualmente activas (con una edad promedio de 67 años) manifestaron estar moderadamente o muy satisfechas con su vida sexual.

Lo no tan bueno: Las hormonas relacionadas con el sexo —el estrógeno y la progesterona en las mujeres, y la testosterona en los hombres— disminuyen, y la sequedad vaginal se torna cada vez más notoria. Sin embargo, los lubricantes de venta libre son efectivos, al igual que las cremas y los comprimidos de prescripción médica.

Lo inquietante: Los índices de DE (disfunción eréctil) aumentan con la edad. En un estudio realizado con hombres que padecen DE, el 40 % comenzó a experimentar síntomas después de los 60 años. Las investigaciones demuestran que el hecho de no fumar e ingerir una dieta rica en antioxidantes puede ser de ayuda.

Qué esperar: La satisfacción sexual mejora con la edad.

Mujer en actitud meditando con una flor en la mano - Qué puede esperar en sus años 50s, 60s y 70s y más allá

Foto: Craig Cutler

Usted es menos susceptible a las alergias después de los 60 años.

Aumente su inmunidad

Lo bueno: Las alergias, producto de un sistema inmunitario hiperreactivo, probablemente sean un tema del pasado, porque su sistema inmunitario ya no es tan sensible.

Lo no tan bueno: Esa respuesta inmunitaria menos agresiva significa que usted está más proclive a enfermarse. La inflamación crónica, asociada con la enfermedad cardíaca, la diabetes y la artritis hacen que al organismo le cueste mucho más dar una respuesta inmunitaria eficaz. Por tal motivo, es importante bajar los kilos demás, tener una buena alimentación y hacer ejercicio físico.

Lo inquietante: Su respuesta a las vacunas disminuye con la edad, lo cual lo vuelve más vulnerable a enfermedades como la gripe y la neumonía. Después de los 65 años, usted es candidato para recibir una dosis más elevada de la vacuna antigripal. A partir de los 60 años, usted también necesitará vacunas contra el herpes zóster (culebrilla) y la enfermedad neumocócica, dado que estas enfermedades afectan principalmente a las personas mayores de 60 años.

Qué esperar: Los índices de cáncer aumentan con la edad, pero la mayoría de los casos de cáncer se registran en personas mayores de 65 años, por lo que es importante realizarse los estudios y exámenes clínicos que le recomienden.

Realice menos viajes nocturnos al baño

Lo bueno: Si usted es, en líneas generales, una persona saludable, es probable que su sistema urológico funcione tan bien como cuando era más joven. Y existe una variedad de tratamientos que pueden ayudar cuando empiecen a aparecer los problemas.

Lo no tan bueno: ¿Tiene que ir al baño durante la noche? No se preocupe; es normal en esta década. “A partir de los 60 años, el 80 % de las personas siente necesidad de levantarse para ir al baño, al menos una vez en la noche”, explica el Dr. Ryan P. Terlecki, profesor adjunto de Urología en la Facultad de Medicina de Wake Forest University, de Winston-Salem, Carolina del Norte. Pruebe ingiriendo menos líquidos después de las 6 p. m. y evitando la cafeína por la tarde. Si usted está tomando diuréticos para tratar su hipertensión, consulte con su médico sobre la posibilidad de tomar la pastilla durante la mañana. La incontinencia urinaria por esfuerzo o estrés —la pérdida de orina al toser o estornudar— afecta a una de cada tres mujeres mayores de 60 años. Y las mujeres de esa edad también son más propensas a experimentar incontinencia imperiosa o de urgencia (ganas incontrolables de ir al baño). Usted puede reducir los síntomas entrenando su vejiga, tomando medicamentos y realizando ejercicios para el piso pélvico (ejercicios de Kegel), que fortalecen los músculos que rodean la vejiga.

Lo inquietante: ¿Sale corriendo al baño todo el tiempo? Es probable que tenga vejiga hiperactiva, una afección causada por la contracción esporádica de los músculos de la vejiga. Muchas personas lo desestiman como otro síntoma más de la vejez, pero los ejercicios Kegel, los medicamentos y el entrenamiento de la vejiga pueden servir.

Qué esperar: Más de la mitad de los hombres mayores de 70 años tendrá problemas prostáticos. Consulte con un urólogo, si usted sospecha que podría tener un problema.

Sea feliz

Lo bueno: Nos tornamos más felices. Una encuesta llevada a cabo por AARP demostró que a partir de los 50, la felicidad aumenta significativamente a medida que pasa el tiempo. Una explicación para esta tendencia podría resumirse así: los años de experiencia. “A medida que uno envejece, sabe que los malos momentos pasarán”, afirma Laura Carstensen, Ph.D., directora del Centro Stanford sobre Longevidad. “Uno también sabe que los buenos momentos pasarán, lo que los convierte en aún más preciados”.

Lo no tan bueno: Quizá usted se mantenga al margen de las situaciones estresantes, por lo que podría perder nuevas oportunidades. Simplemente asegúrese de preservar la solidez de sus interacciones personales. Usted quizá pueda hallar en ellas la fortaleza y la resistencia necesarias para enfrentar futuros desafíos.

Lo inquietante: ¿Le preocupa no estar tan preocupado como antes? “La capacidad de regular las propias emociones aumenta a medida que envejecemos”, asegura Bob Knight, Ph.D., profesor de Gerontología y Psicología de la Facultad de Gerontología de University of Southern California, con sede en Los Ángeles.

Qué esperar: Estudios realizados revelan que, a partir de los 70 años, las personas se sienten cada vez más felices y satisfechas con su vida.

Conserve su agudeza mental

Lo bueno: El crecimiento de nuevas células cerebrales, denominado neurogénesis, continúa hasta pasados los 60 años. Y la capacidad de adquirir nuevos conocimientos se mantiene firme, afirma el Dr. Gary J. Kennedy, profesor de Psiquiatría y Ciencias de la Conducta de la División Psiquiatría Geriátrica del Centro Médico Montefiore, de Nueva York.

Lo no tan bueno: Parte de su circuito cerebral comienza a desgastarse con la edad, pero la mayoría de nosotros lo compensamos haciendo uso de otras partes del cerebro, y de nuestras experiencias pasadas, para tomar las decisiones. “Esa es la ‘sabiduría’ que viene con la edad”, dice Kennedy. A partir de los 60 años, a usted probablemente le cueste recordar algunas cosas. Sin embargo, la pérdida de memoria —antes considerada intrínseca al envejecimiento— a menudo puede evitarse, según revelan las últimas investigaciones. “Usted puede mejorar su salud cerebral mediante la estimulación mental, la interacción social y la actividad física llevados a cabo en forma regular”, explica Kennedy. Caso ilustrativo: muchas resonancias magnéticas muestran que los adultos que hacen ejercicio regularmente tienen un hipocampo (la región del cerebro responsable de la memoria y el aprendizaje) más grande, que ayuda a mantener la agudeza mental.

Lo inquietante: Usted está parado frente al armario mirando en su interior y no tiene la más mínima idea de por qué lo abrió. Relájese. A partir de los 60 años, los episodios de olvidos leves se producen porque la transmisión de los impulsos nerviosos entre las células se torna más lenta. Rara vez es un signo de algo serio. Si bien muchas personas sexagenarias comienzan a preocuparse por el mal de Alzheimer, el riesgo de desarrollar esta devastadora enfermedad es bastante bajo en esta década: menos del 5 % de los pacientes que sufren de Alzheimer tiene menos de 65 años.

Qué esperar: El verdadero deterioro cognitivo se torna más frecuente alrededor de los 70 y 80 años; casi la mitad de los estadounidenses mayores de 85 años padecen el mal de Alzheimer. Su mejor plan de prevención: ejercicio físico regular, estimulación intelectual y mucha interacción con la familia y los amigos.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Lea Esto