Skip to content

La vacuna contra la COVID-19: ¿Dónde vacunarte? Encuentra información en tu estado

 

La demencia es la enfermedad subyacente más mortífera entre los pacientes de COVID-19

Casi uno de cada tres beneficiarios de Medicare con este trastorno cerebral ha muerto a causa del coronavirus, según un informe del HHS.

Científico investiga cómo el coronavirus afecta el cerebro

JANIECBROS/GETTY IMAGES

In English | Un nuevo informe gubernamental destaca el angustiante impacto que la pandemia ha tenido entre los adultos mayores con demencia. Los datos recopilados de más de 28 millones de beneficiarios de Medicare inscritos en las partes A y B (también conocidos como beneficiarios de pago por servicio [FFS]) muestran que aquellas personas que sufren demencia son más propensas a contraer la COVID-19 y a morir de esta enfermedad que la población general de Medicare.

Entre el 28 de febrero y el 27 de septiembre del año pasado, 166,485 beneficiarios con demencia (el 8.8%) fueron diagnosticados de COVID-19, en comparación con el 2.4% de todos los beneficiarios de Medicare FFS, según descubrió el informe. Además, 53,490 beneficiarios con demencia murieron a causa de la COVID-19 durante el período estudiado —una tasa de mortalidad del 32.1%— lo que representa casi el 45% de todas las muertes entre la población de Medicare FFS.


Para información actualizada sobre la COVID-19 visita aarp.org/ElCoronavirus


Entre 14 enfermedades comunes —que incluyen la enfermedad renal crónica, los trastornos cardíacos y la obesidad—, las personas con demencia presentaron las tasas más altas de diagnóstico y mortalidad por COVID-19.

Tasas de mortalidad de la COVID-19 por enfermedad subyacente

Datos basados en los beneficiarios de pago por servicio de Medicare

  • Demencia, 32.1%
  • Enfermedad renal crónica, 28.9%
  • Enfermedad renal en etapa final, 27.3%
  • Inmunodeficiencia, 26.1%
  • Trastorno neurológico grave, 24.7%
  • Cáncer, 24.3%
  • Trastorno cardíaco, 24.2%
  • Otra enfermedad respiratoria, 24.2%
  • Enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), 21.4%
  • Diabetes, 20.7%
  • Hipertensión, 15.8%
  • Obesidad, 15.7%
  • Cáncer de mama/próstata, 15.4%
  • VIH/sida, 14.9%

Fuente: informe del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS)

Además, no parecía importar dónde vivían los beneficiarios con demencia. A pesar del devastador número de muertes por COVID-19 observadas en hogares de ancianos y centros de cuidados a largo plazo de todo el país, las tasas de mortalidad por COVID-19 fueron "esencialmente las mismas" entre las personas con demencia que vivían en la comunidad (31.4%) y las que vivían en hogares de ancianos (32.5%).

Tras controlar factores como la vivienda, la edad y las enfermedades crónicas, los investigadores descubrieron que la probabilidad de ser diagnosticado de COVID-19 era 1.5 veces mayor en los adultos con demencia; el riesgo de morir era 1.6 veces mayor.

"Es importante que el público —incluidas las personas que tienen demencia, los cuidadores familiares y los proveedores— comprenda el mayor riesgo de mortalidad entre esta población", escriben los autores del informe. Añaden que las lecciones aprendidas durante la pandemia de coronavirus pueden ayudar a orientar las acciones en futuras pandemias, "así como los enfoques ante las gripes estacionales".

Las muertes por demencia se disparan durante la pandemia

Las muertes por la enfermedad de Alzheimer, el tipo más común de demencia, fueron aproximadamente un 16% más altas en el 2020 que en los años anteriores, según demuestra un informe de la Alzheimer's Association. Los investigadores registraron una tendencia similar entre la población de Medicare FFS: casi 275,000 beneficiarios con demencia murieron en el 2020 durante el período de estudio por cualquier causa, en comparación con 232,449 en el 2019, un incremento del 18%. La mayor parte del exceso de muertes puede atribuirse a la COVID-19, según el informe.

Todavía no está claro cuál es el motivo exacto que hace que las personas con demencia sean más vulnerables a la COVID-19. La mayoría de las personas con demencia son mayores de 65 años, el mismo grupo de edad que ha sufrido cerca del 80% de las muertes por COVID-19, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Los adultos con demencia también son más propensos a tener una enfermedad crónica que aumente el riesgo de enfermar de gravedad por la COVID-19. Aun así, "la demencia puede agravar el riesgo de estas personas", escriben los autores del informe, ya que al controlar estas características se siguió observando un mayor riesgo de diagnóstico y muerte por COVID-19 entre las personas con demencia.

"Esto puede ser el resultado de los efectos perjudiciales de la COVID-19 sobre los sistemas pulmonar, cerebrovascular y renal, que pueden estar ya comprometidos por enfermedades subyacentes relacionadas con la demencia", teorizan.

Otros estudios sugieren que las personas con demencia pueden ser más propensas a la COVID-19 debido a los daños en la barrera hematoencefálica (BHE), los cuales facilitan que los virus y las bacterias pasen de la sangre al cerebro de la persona.

El deterioro de la memoria también puede dificultar que una persona con demencia siga los esfuerzos de prevención de la COVID-19, como el distanciamiento social, el uso de mascarilla y el lavado de manos frecuente. La depresión, la soledad y el aislamiento social provocados por la pandemia también pueden contribuir a aumentar las tasas de mortalidad.

La COVID-19 es en la actualidad la tercera causa de muerte en Estados Unidos, según datos provisionales del Gobierno. La enfermedad de Alzheimer, que afecta a unos 6.2 millones de personas en el país mayores de 65 años, es la séptima.

Rachel Nania se incorporó en el 2019 a AARP como reportera sobre temas de salud, después de trabajar varios años como periodista y editora radial en Washington D.C. Recibió los galardones "Gracie Award" en el 2018 y "Edward R. Murrow Award" (a nivel regional) en el 2019, y fue becaria de la National Press Foundation en el 2019 para realizar labores de información sobre la demencia.

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.