Skip to content

La vacuna contra la COVID-19: ¿Dónde vacunarte? Encuentra información en tu estado

 

Cómo proteger tu salud mental

La pandemia también puede afectar tu memoria. Un nuevo informe propone los siguientes consejos para ganar resiliencia mental.

Una persona sostiene una taza de café mientras lee un libro

CATHERINE FALLS/GETTY IMAGES

In English | La pandemia de COVID-19 no solo ha resultado particularmente mortífera para los adultos mayores, sino que también ha causado estragos en su salud mental.

"Una infección por COVID-19 por sí sola puede dañar directamente tu cerebro, pero, además, los meses de aislamiento también pueden pasar factura", asegura Sarah Lenz Lock, directora ejecutiva del Consejo Mundial sobre la Salud Cerebral (GCBH), un proyecto de colaboración independiente convocado por AARP y que reúne a científicos, médicos y expertos en políticas para proporcionar información fiable sobre salud del cerebro. Por ese motivo, el GCBH ha publicado un informe (en inglés) sobre cómo la pandemia ha afectado la salud cerebral de los adultos mayores y qué investigaciones se necesitan para abordar el problema. Además de los últimos hallazgos científicos, el informe incluye consejos para los adultos mayores.


Para información actualizada sobre la COVID-19 visita aarp.org/ElCoronavirus


"La gente sabe que la COVID-19 es una enfermedad que afecta los pulmones, pero no está tan consciente de que también puede afectar el cerebro. Aunque todavía nos queda mucho por aprender sobre cómo la COVID-19 afecta nuestra forma de pensar, el GCBH quería dejar claro que se trata de un problema reconocido y hacer hincapié en que existen formas de cuidar la salud cerebral durante la pandemia. El GCBH también quería abordar algunos de los efectos negativos del aislamiento que muchas personas están experimentando", explica la presidenta del consejo, Marilyn Albert, profesora de Neurología y directora de la División de Neurociencia Cognitiva de Johns Hopkins University en Baltimore.

Vacúnate

El consejo número uno no es nada sorprendente: valora la posibilidad de vacunarte contra la COVID-19 lo antes posible, asegúrate de recibir todas las dosis necesarias y sigue las directrices de los CDC. Hacerlo puede proteger tu cerebro de posibles daños neurológicos causados por el virus, e incluso podría salvarte la vida, especialmente si tienes más de 65 años.

A continuación recogemos otros consejos del GCBH y sus expertos en salud cerebral para fomentar la resiliencia de tu cerebro durante la pandemia.

Lo que debes saber sobre las vacunas

Mantente activo (¡o actívate!)

Es fácil volvernos adictos a la televisión en estos días. Muchos de nosotros pasamos más tiempo en casa y aún no nos sentimos cómodos regresando al gimnasio o al salón de ejercicios. Pero, como subraya el informe del GCBH, la actividad física es vital para conservar la cognición en los adultos, sobre todo en los mayores. Los estudios vinculan la baja actividad física a un mayor riesgo de demencia, pero hacer ejercicio con regularidad ayuda a reforzar el sistema inmunitario, lo que puede proporcionar una protección adicional contra la COVID-19, señala el doctor Gary Small, Director de Psiquiatría del Hackensack University Medical Center. Piensa en un paseo diario o practicar alguna otra actividad física como algo esencial para la salud de tu cerebro y trata de limitar el tiempo que pasas sentado. Según el propio estudio de Small del 2018, los adultos de entre 45 y 75 años que permanecen sentados entre tres y siete horas al día presentan un adelgazamiento sustancial del lóbulo temporal, que es donde el cerebro forma nuevos recuerdos. "Ese es uno de los tipos de cambios que pueden preceder a la demencia", dice Small.

Hacer ejercicio ahora es más fácil

Sigue una dieta saludable

Una encuesta de AARP publicada en el verano del 2020 reveló que muchos adultos mayores habían reducido sus visitas al supermercado por temor a contraer COVID-19. Como resultado, puede serles más difícil comprar alimentos saludables para el cerebro, como pescado graso y frutas y verduras frescas. "Es posible que los adultos mayores pasen a depender de alimentos procesados con alto contenido en grasa y azúcar refinada, que provocan un aumento de peso", señala Small. "Y eso no solo es malo para el corazón: sabemos que la obesidad en la mediana edad aumenta también el riesgo de padecer demencia tardía". No importa cómo hagas tus compra, intenta incluir de forma sistemática alimentos beneficiosos para la salud del cerebro, entre los que se encuentran las bayas, las verduras de hoja verde, el aceite de oliva extra virgen, los frutos secos, el pescado y los mariscos, además de las legumbres, los lácteos bajos en grasa, las aves y los cereales.

Recetas saludables de la chef Devin Alexander

Mantén las conexiones sociales

Como se detalla en el nuevo informe del GCBH, los adultos mayores no son ajenos al aislamiento y la soledad, pero sus efectos se han acentuado todavía más durante la pandemia, con consecuencias potencialmente graves. Al valorar el riesgo de muerte prematura, el aislamiento social es un factor tan importante como el tabaquismo, la obesidad y la falta de actividad física, y se asocia a un aumento del 50% del riesgo de demencia, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Por eso, los expertos del GCBH afirman que encontrar formas de conectar con la familia y los amigos ha adquirido todavía más relevancia. Si disfrutabas de actividades como un club de lectura o una noche de póquer antes de la pandemia, intenta organizarlas virtualmente. Incluso el simple hecho de llamar a un amigo o a un ser querido cada noche para charlar puede ayudar: un estudio de University of Michigan reveló que apenas 10 minutos de conversación con otra persona puede ayudar a mejorar la memoria y el desempeño cognitivo. Otra forma de estar más cerca de los demás es el voluntariado, ya sea sirviendo comidas en un refugio (con mascarilla y manteniendo la distancia social, por supuesto) o haciendo llamadas telefónicas para tu iglesia. Según un estudio publicado en PLOS One, los adultos mayores que siguen este consejo presentan menores tasas de demencia.

Citas ideales para ir más allá de Zoom durante la pandemia

Dale prioridad al sueño

"Nuestros expertos en salud cerebral insisten constantemente en que una de las cosas más importantes que puedes hacer por la salud del cerebro es dormir", dice Lock. Sin embargo, incluso antes de la pandemia, menos de la mitad de los adultos de más de 50 años afirmaban dormir de manera excelente o buena. ¿Por qué eso es preocupante? Porque durante el sueño es cuando el cuerpo descompone las placas amiloide β del cerebro que pueden aumentar el riesgo de Alzheimer, señala Small. Para asegurarte de que disfrutas de entre 7 y 8 horas de sueño de calidad, pon una alarma que te avise cuando sea hora de acostarte. Una o dos horas antes, deja de lado los aparatos electrónicos (la luz azul puede interferir en los ritmos circadianos de tu cuerpo) y haz algo como leer o escuchar una aplicación de meditación para indicarle a tu cerebro que es hora de relajarse.

Cómo dormir mejor durante la pandemia

Ejercita tu cerebro con desafíos que te gusten

La lectura, los crucigramas o incluso jugar una partida de solitario son actividades cognitivamente estimulantes que pueden ayudarte a mantener el cerebro activo. Otra opción es escuchar música, una actividad que, según las investigaciones, protege tu cerebro porque reduce el estrés y mejora el estado de ánimo. Tampoco tienes por qué perder tiempo o dinero en juegos de entrenamiento cerebral. En lugar de eso, enfócate en actividades intelectualmente desafiantes que te resulten interesantes: pintar, volver a aprender un idioma o hacer un curso en línea. Un estudio de JAMA del 2018 con personas de 65 años o más descubrió que quienes llevaban a cabo regularmente todos esos tipos de actividades presentaron un riesgo significativamente menor de demencia durante seis años de seguimiento.

Toma control sobre tu salud cerebral (en inglés)

Concéntrate en tu salud mental

Las personas mayores de 65 años han sido mucho menos propensas a informar sentimientos de depresión y ansiedad durante la pandemia que los jóvenes, algo que, según los expertos, puede explicarse en parte por la resiliencia mental que se desarrolla con la edad. Pero los efectos del aislamiento a largo plazo pueden tener un elevado costo psicológico, por lo que es imprescindible que dediques tiempo a nutrirte a ti mismo: adopta un nuevo pasatiempo o disfruta de la naturaleza, y sí, de vez en cuando, tómate un descanso de las noticias y las redes sociales. Si lo necesitas, busca ayuda profesional. "El lado bueno de la pandemia es que ha puesto la telepsiquiatría en primer plano", dice Small, y agrega que las investigaciones demuestran que, durante estos tiempos, la terapia a distancia puede ser tan eficaz como la presencial.

Más consejos en el centro de recursos para la salud mental

Presta atención a los signos de confusión si estás hospitalizado

Hasta la mitad de las personas mayores de 65 años experimentan delirios tras ser ingresadas en el hospital, según el GCBH. Y esa frecuencia aumenta cuando la hospitalización se debe a una infección por COVID-19. "Se trata de un virus que ataca el cerebro y que, además, acelera la coagulación de la sangre, lo que impide que esta llegue a las neuronas", explica el doctor Wes Ely, codirector del Critical Illness, Brain Dysfunction and Survivorship (CIBS) Center de Vanderbilt University en Nashville, Tennessee. Además, los pacientes quedan aislados e inmovilizados en una habitación de hospital, señala, lo que puede contribuir a la confusión.

Si un ser querido está hospitalizado debido a la COVID-19, presta atención a signos como la confusión, la incapacidad de enfocarse y la alteración de los ciclos de sueño y vigilia. Si alguien le receta benzodiacepinas (algo que ocurre a menudo en entornos hospitalarios para reducir la ansiedad), pide que se las quiten, ya que estas pueden exacerbar los síntomas, dice Ely. Además, la privación sensorial puede empeorar el delirio; por ello, asegúrate de que tu ser querido tenga a familiares y amigos cerca, para que hablen con él y lo toquen, y para ayudarlo a no dejar de moverse en la medida de lo posible. La buena noticia es que el delirio suele acabar por sí solo al cabo de unos días.

Conoce más sobre el delirio y cómo prevenirlo

Presta atención a los cambios de salud cerebral

Es fácil atribuir olvidos y momentos de confusión al estrés y el aislamiento de la pandemia. Pero si tienes alguna duda, acude a tu médico, ya que estos síntomas cognitivos pueden estar causados por algo tan simple como una nueva medicación, o por algo tan urgente como un derrame cerebral. Presta también atención a cualquiera de los síntomas neurológicos de la COVID-19, como la pérdida del gusto o del olfato, que pueden presentarse antes que otros síntomas comunes, como la tos o la fiebre. El informe analiza los síntomas neurológicos identificados en adultos hasta la fecha.  Es importante destacar que un estudio ha descubierto que el 37% de los adultos mayores que acudieron a las salas de emergencias con COVID-19 tenían señales de delirio, pero ningún otro síntoma común de COVID-19. El informe del GCBH también subraya la importancia de acudir regularmente a las citas médicas para así poder controlar y tratar la hipertensión arterial o la diabetes de tipo 2, que pueden perjudicar la salud cerebral si no se controlan.

Cinco pasos para construir una salud mental y física más duradera

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.