Skip to content

Es el momento de reevaluar tu cobertura de Medicare: Revisa esta guía sobre el período de inscripción abierta.

 

6 maneras de superar el aislamiento social durante otro invierno de COVID

A medida que la pandemia persiste, mantenerse conectado con los demás es esencial para el bienestar físico y mental.

Dos mujeres, usando mascarillas, se saludan con el codo

HELOVI / GETTY IMAGES

In English

Los casos de COVID-19 están aumentando en muchas áreas del país. De hecho, algunos expertos predicen un aumento inminente, lo que podría significar otro invierno sin apretones de manos y abrazos, o al menos, muchos menos.

“En ciertas formas, las personas se sienten un poco más seguras al salir”, especialmente si recibieron las vacunas y la dosis de refuerzo, dice la Dra. Ruth Benca, directora de Psiquiatría y Medicina del Comportamiento en Atrium Health Wake Forest Baptist. “Sin embargo, el problema es que todavía estamos en una pandemia”, agrega. Y con la amenaza de infecciones posvacunación, variantes amenazadoras y resistencia a las vacunas, “muchas personas simplemente no se sienten cómodas apresurándose y fingiendo que ya estamos de vuelta a la normalidad”. 


Para información actualizada sobre la COVID-19 visita aarp.org/ElCoronavirus


Riesgos del aislamiento social para la salud

El aislamiento y la soledad están asociados con tasas más altas de:

  • Enfermedades crónicas, incluidas las enfermedades cardíacas
  • Sistema inmunitario debilitado
  • Depresión y ansiedad
  • Demencia, incluida la enfermedad de Alzheimer
  • Muerte

Fuente: Administración para la Vida Comunitaria  

Sin embargo, otro invierno sin reuniones en el interior con familiares y amigos conlleva sus propios riesgos para la salud. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), el aislamiento social se ha relacionado con un mayor riesgo de enfermedades cardíacas, derrames cerebrales e incluso la muerte. Un estudio encontró que vivir sin relaciones sociales significativas equivale a fumar 15 cigarrillos al día.

Desconectarse de otros también es malo para el cerebro. Se ha asociado con una función cognitiva más deficiente y un riesgo de demencia un 50% mayor.

Un gran problema es que es algo generalizado Dos tercios de los adultos informaron haber experimentado aislamiento social y altos niveles de ansiedad desde el comienzo de la pandemia, según reveló un informe de AARP Foundation (en inglés) en octubre del 2020. Y a diferencia del coronavirus, para estas enfermedades no hay una vacuna que alivie la carga.  

“Estudio tras estudio sugiere que la conexión social y una mejor salud cerebral —incluida la cognición y un mejor bienestar mental— van de la mano”, dice Sarah Lenz Lock, vicepresidenta sénior de Políticas y Salud Cerebral de AARP y directora ejecutiva del Consejo Mundial sobre la Salud Cerebral (en inglés). “Las consecuencias de la soledad para la salud son reales, y la pandemia ha puesto al descubierto el efecto que la alienación social tiene en los adultos de todo el país”.  

La buena noticia es que hay cosas que puedes hacer para minimizar tu riesgo de COVID y las consecuencias del aislamiento social. Estas son seis maneras de optimizar tu salud mental y física durante otro invierno de pandemia.  

1. Aprovecha las oportunidades virtuales

No se puede negar que las mejores interacciones son en persona, dice Benca. Pero si todavía estás esperando a que los miembros más jóvenes de la familia se vacunen o a que las reuniones grupales en el interior se sientan más seguras, la próxima mejor opción es una conexión de video.

Mantente al día con las videollamadas a amigos y familiares. También puedes inscribirte en un taller virtual de redacción, una clase de arte o un coro en línea (encuentra uno que te interese en “Boosters for Joy: A Guide on Ways to Connect” (en inglés), una guía sobre maneras de conectarse para aumentar la alegría, que enumera una serie de programas remotos para adultos en todo el país).

¿Necesitas asistencia técnica? AARP tiene guías paso a paso sobre cómo hacer una llamada de FaceTime o participar en una reunión de Zoom

2. Pasa el mayor tiempo posible al aire libre

Para algunas personas, especialmente las que están en zonas cálidas, el invierno no afecta el tiempo en el exterior. Los patios de los restaurantes permanecen abiertos y los abrigos permanecen escondidos en el armario.

Sin embargo, para otros, los días más oscuros y las temperaturas más frías de la temporada hacen que sea más difícil pasar tiempo afuera. “Pero es importante salir al aire libre con regularidad, dondequiera que estés”, tanto para la exposición a la luz como para la actividad física, dice Benca.

La exposición a la luz solar te ayuda a mantener la producción de melatonina, que es importante para dormir, y de serotonina, un estimulante del estado de ánimo. Además, el ejercicio mantiene el corazón y el cerebro saludables. Los adultos deben tener como objetivo realizar al menos 150 minutos de actividad física cada semana.

Por supuesto, ten cuidado si hay nieve y aguanieve en el suelo, ya que podría aumentar el riesgo de caerte. Pero si es seguro, abrígate y sal a caminar con un amigo, sugiere Benca. También puedes consultar con un centro comunitario o un departamento de parques para obtener una lista de actividades al aire libre.

¿Te preocupa la COVID? Una vacuna y un refuerzo reducirán significativamente el riesgo de infectarte y enfermarte, según los estudios. Además, los CDC dicen que es menos probable que te expongas al coronavirus durante las actividades al aire libre. Y siempre puedes usar una mascarilla y mantener 6 pies de distancia de otras personas para reducir tu riesgo.

3. Considera una burbuja social

Muchas personas sobrevivieron lo peor de la pandemia con burbujas sociales, o grupos pequeños de personas que se pusieron en cuarentena juntas o practicaron niveles similares de precaución. Puede valer la pena volver a visitar ese concepto, dice Benca, especialmente si tienes un grupo cercano de amigos “con quienes te sientes cómodo y que también están siendo cuidadosos”.

Solo ten la mascarilla a mano para cualquier reunión grupal en el interior, incluso si todos están completamente vacunados. Los CDC recomiendan usar una mascarilla en espacios cerrados públicos si estás en una zona de transmisión considerable o alta, que actualmente es la mayor parte del país.

4. Sigue una rutina 

Mantener un sentido de estructura es importante, señala Benca, “porque cuando estás aislado, puedes estar en una especie de deriva y no haces cosas de forma regular”. En el invierno, en especial, mantén un horario de sueño, independientemente de lo tentador que sea irte a dormir una vez que se ponga el sol.

Los adultos mayores deben tener como objetivo dormir de siete a nueve horas por noche, aconseja el Instituto Nacional sobre el Envejecimiento (NIA).  Dormir más o menos de esa cantidad puede causar estragos en tu salud; los malos hábitos de sueño incluso pueden causar problemas en la memoria y las habilidades de pensamiento, informa el Consejo Mundial sobre la Salud Cerebral (en inglés).

“Es muy importante que tu día también esté estructurado, que comas comidas regulares... y que tengas actividades que esperes hacer con ansias durante el día”, incluidos los compromisos sociales, aun si es solo una llamada de 15 minutos con un ser querido, dice Benca. “Cuando las personas todavía trabajan, tienen que ir al trabajo durante el día; tienen muchas cosas estructuradas que hacer. Y con la jubilación y la edad avanzada, esas cosas desaparecen y la situación puede empeorar en el invierno, cuando no sales tanto”.

5. Habla con un proveedor de atención médica

Si te sientes aislado o notas la soledad, comunícaselo a tu proveedor de atención médica. Describe los síntomas que estás experimentando y detalla cualquier cambio o estrés importante en tu vida, aconseja el NIA. Ser abierto y honesto sobre tu salud y tus hábitos ayudará a tu médico a elegir el mejor tratamiento. El NIA tiene consejos sobre cómo los pacientes pueden prepararse para una cita médica (en inglés) y hablar sobre temas delicados.

6. Usa los recursos disponibles

Las agencias federales, las organizaciones nacionales y los grupos comunitarios locales tienen recursos para ayudar a los adultos a evitar el aislamiento social. La nueva guía del Consejo Mundial sobre la Salud Cerebral de AARP agrupa muchas de estas herramientas en un solo lugar: desde eventos virtuales hasta oportunidades de voluntariado, pódcast y rompecabezas que abordan la soledad y el aislamiento. Algunas son específicas de la COVID-19; otras son para tiempos más comunes.  

“Creemos que tenemos opciones interesantes para todos”, dice Lock, de AARP. “Ya sea que busques pódcast interesantes para escuchar mientras caminas al aire libre, que te preguntes cómo tener una conversación significativa con tu vecino que vive con demencia más avanzada, o que quieras unirte a un taller de redacción, tenemos opciones para ti”.

También puedes consultar Mi Comunidad con AARP, que vincula a las personas con recursos y servicios de apoyo en su zona.