Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

El delirio: la complicación de salud más común de la que jamás oíste hablar

Puede afectar mucho a los adultos mayores durante hospitalizaciones de rutina.

Un doctor se inclina para hablar con un paciente

ARIEL SKELLEY/GETTY IMAGES

In English | Alrededor de la mitad de los adultos mayores de 65 años hospitalizados se ven sumidos en un estado imprevisto de confusión durante su estadía. A veces el cambio es leve y temporal; pero otras veces, los efectos son más serios y pueden tener un impacto duradero en la salud del cerebro.

Este trastorno se conoce como "delirio" y, según un nuevo informe (en inglés) del Global Council on Brain Health (GCBH, Consejo mundial sobre la salud cerebral), fundado por AARP, es “la complicación quirúrgica más común para los adultos mayores de la que probablemente nunca oíste hablar”. De hecho, una encuesta reciente de AARP sobre el delirio y la salud cerebral de los adultos de 50 años o más reveló que el 74% de los encuestados dijeron que no conocían sobre este trastorno.

Una realidad frecuente y aterradora

En pocas palabras, el delirio es un cambio repentino en la manera de pensar y el comportamiento, que a menudo se desencadena tras una lesión, enfermedad, infección o intervención, aunque “puede ser provocado por casi cualquier cosa”, explica Sharon Inouye, médica geriátrica y profesora de Medicina de la Facultad de Medicina de Harvard y directora del Aging Brain Center en el Hinda and Arthur Marcus Institute for Aging Research, Hebrew SeniorLife, en Boston.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


También puede manifestarse de distintas formas, por lo que el delirio es difícil de diagnosticar. Un paciente, por ejemplo, puede parecer soñoliento o "simplemente estar fuera de sí" durante la estadía en el hospital. Tal vez no sepa "dónde está; puede pensar que está en su casa", dice Inouye, quien contribuyó al informe del GCBH. "Es posible que no reconozca a otros, incluso a personas conocidas o parientes. Quizá no recuerde a la enfermera que hace diez minutos estuvo en su habitación".

Otros signos comunes del delirio incluyen inquietud, agitación, paranoia y alucinaciones. Pero, sin importar cómo se manifieste, el delirio puede ser traumático para los más de 6 millones de adultos mayores de 65 años que lo viven cada año.

"Cuando entrevistamos a los pacientes justo después de una experiencia de delirio y les preguntamos qué es lo que recuerdan, dicen haberse sentido sumamente atemorizados, con frecuencia enojados, sin poder comunicarse ni entender lo que estaba ocurriendo a su alrededor", señala Inouye.

Una encuesta de AARP del 2020 reveló que, entre los adultos que habían vivido personalmente el delirio, el 44% dijeron que la experiencia los aterrorizó y el 19% dijeron que se sintieron muy o sumamente aterrorizados.

Lo que también es alarmante es el daño perdurable que puede causar el delirio. Si bien la mayoría se recupera de los síntomas repentinos —que pueden durar horas o prolongarse durante meses—, algunas personas jamás recuperan su nivel anterior de funcionamiento, según el informe del GCBH. Las personas que tuvieron delirio pueden descubrir más adelante que enfrentan dificultades para realizar sus actividades diarias. También es más probable que se caigan o noten deterioro a largo plazo en el razonamiento y la memoria, según expone el informe del GCBH.

Es posible prevenir el delirio

Hay buenas noticias, sin embargo, en lo que se refiere al delirio: con frecuencia "la gente puede hacer algo para cambiar el resultado", explica Marilyn Albert, directora de la División de Neurociencia Cognitiva del Departamento de Neurología de la Facultad de Medicina de Johns Hopkins University, y directora del GCBH.

Según el informe del GCBH, el delirio puede prevenirse en hasta el 40% de los casos.

El delirio puede ser traumático para los más de 6 millones de adultos mayores de 65 años que lo viven cada año.

Antes de una hospitalización planeada, los pacientes pueden desarrollar su resistencia física y mental con el ejercicio, la alimentación y el sueño adecuado. Los expertos suelen referirse a este proceso como "prehabilitación". El informe del GCBH también recomienda que los pacientes traigan al hospital una lista de todos los medicamentos que están tomando, junto con sus audífonos, anteojos recetados y dentadura postiza para evitar que se desorienten.

Por último, pide una evaluación del delirio, comenta Sarah Lenz Lock, directora ejecutiva del GCBH.

"Una vez que el delirio se presente, estarás a merced de todo", explica Lock, razón por la cual recomienda preguntar sobre una evaluación antes de cualquier procedimiento o ingreso al hospital.

"Si todos los mayores de 50 años que se someten a operaciones electivas exigieran a su proveedor de atención médica que les haga la evaluación del delirio, considero que podríamos cambiar la situación drásticamente", dice Lock.

Si se identifica que un individuo corre un alto riesgo de delirio antes de la hospitalización, los proveedores de atención médica tal vez puedan vigilar más de cerca al paciente y detectar los signos iniciales de advertencia antes de que se presente por completo el delirio.

El estado mental del paciente "es un signo vital", comenta Inouye. "Debemos asegurarnos de que tu cerebro esté funcionando, así como lo hacemos con tu cuerpo".

Los cuidadores también pueden desempeñar una función para mantener a raya el delirio al comunicarles a los proveedores de atención médica todos los cambios en el estado mental o comportamiento, y cuestionar los medicamentos empleados para tratar el delirio, en especial los antipsicóticos.

"Esos tipos de cosas [pueden] ayudar a evitar que las personas caigan en esta situación”, afirma Lock.

Aunque el delirio sigue siendo un problema poco reconocido para la mayoría de las personas, los expertos coinciden en que está cada vez más en la mira de los profesionales médicos. Albert, la directora del GCBH, comenta: "Hay más consenso sobre cuál es el problema y sobre lo que podría hacerse para reducir la probabilidad del delirio, así como para marcar una diferencia una vez que se manifieste".

Consulta el informe completo sobre el delirio del GCBH aquí (en inglés). AARP también tiene consejos para pacientes y cuidadores sobre cómo prevenir el delirio y reconocer sus signos.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO