Skip to content
 

Seis fallos de memoria normales

Cómo minimizar esos momentos típicos de la vejez.

In English | Tal vez comience con un simple olvido. No podemos recordar cómo llegar a ese restaurante al que ya fuimos muchas veces, ni ese regalo de cumpleaños que nos obsequió un amigo hace un mes. Entonces comenzamos a inquietarnos. ¿Son estos olvidos una señal de algo serio, como la enfermedad de Alzheimer o alguna otra forma de demencia?

Vea también: Camine para fortalecer la memoria.

Causas de pérdida de memoria temporal - mujer sentada en escalera con cartera o bolso

¿No recuerda dónde dejó las llaves? Combata los fallos de memoria normales mejorando su concentración mental. — Foto: Thomas Kruesselmann/Corbis

Esos “congelamientos” cerebrales nos suceden a todos, en distintos grados, a medida que envejecemos. Hasta experimentados oradores públicos tienen sus lagunas, cuando una palabra o término que utilizan diariamente se rehúsa a venir a su mente. Sin embargo, si bien estos fallos de memoria comunes resultan frustrantes, no quieren decir, necesariamente, que la enfermedad de Alzheimer esté cerca. Los especialistas sostienen que si estos olvidos no logran desorganizar nuestra vida, entonces no hay necesidad de preocuparse tanto.

“La cuestión clave es si los cambios cognitivos interfieren significativamente con las actividades diarias”, señala Kirk R. Daffner, M.D., jefe de la división de neurología cognitiva y conductual en el Brigham and Women’s Hospital de Boston. Si este es su caso, debería consultar a su médico. Los fallos podrían deberse a causas que pueden ser tratadas. El estrés severo, la depresión, deficiencia de vitamina B12 , horas de sueño insuficientes, algunos medicamentos recetados e infecciones son todos factores que podrían tener que ver con los olvidos.

Aun cuando ninguno de estos factores tuviera relación con su caso, su memoria no está completamente a merced del tiempo. Algunos estudios han mostrado que las personas que se ejercitan, permanecen mentalmente activas, socializan con regularidad y llevan una dieta saludable pueden minimizar la pérdida de memoria.

¿Sigue preocupado? A continuación encontrará seis tipos de fallos de memoria que no son señal de demencia, además de consejos sobre cómo contrarrestarlos.

Siguiente: ¿Se siente bloqueado o confundido? Sepa qué hacer en esos momentos. »

1. Distracciones. ¿Dónde dejé las llaves? ¿Para qué rayos fui hasta la sala? Ambas situaciones constituyen olvidos muy comunes que, por lo general, provienen de una falta de atención o concentración. Es perfectamente normal olvidar la dirección de un lugar al que uno no ha ido en mucho tiempo. Sin embargo, “si ha vivido en la misma cuadra durante 10 años, sale de su casa y se pierde, eso es mucho más grave”, sostiene Debra Babcock, M.D., del National Institute of Neurological Disorders and Stroke.

Consejo: Concéntrese en lo que esté haciendo o pensando en un momento dado y evitará muchos de esos olvidos. Si se encuentra en medio de uno de ellos, volver sobre sus pasos, ya sea mental o físicamente, puede ayudarlo a recordar.

2. Bloqueos. Estamos ante ese frustrante momento en el que tenemos algo “en la punta de la lengua”. Usted conoce la palabra que está intentado decir, pero no la puede rescatar de su memoria. Por lo general, esto sucede cuando varios recuerdos similares interfieren unos con otros. Un estudio del 2011, publicado en la revista Brain Research, mostró que los participantes de edad avanzada tenían que activar más áreas del cerebro que los participantes más jóvenes para realizar una tarea que involucrara su memoria. “Todos accedemos a las mismas redes cerebrales para recordar cosas”, afirma Babcock, “pero, cuando envejecemos, tenemos que llamar a toda la tropa para hacer el trabajo, mientras que, cuando somos jóvenes, solo necesitamos de algunos pocos soldados”.

Consejo: Repase mentalmente los elementos o hechos de cada historia o evento  —o, incluso, escríbalos— antes de referirse a ellos. Si en determinado momento se traba, intente recordar otros detalles sobre el evento, nombre o lugar; a menudo, hacer esto dispara ese recuerdo que está buscando en su memoria.

3. Confusión. Esto sucede cuando uno recuerda la mayor parte de un evento u otro tipo de información, pero confunde ciertos detalles clave. Un ejemplo: durante una cena en un restaurante, un buen amigo suyo le cuenta que ha tomado una segunda hipoteca sobre su casa. Más tarde, usted recuerda, correctamente, los detalles esenciales, pero cree que se lo contó por teléfono.

Estudios realizador señalan la importancia del hipocampo, una región del cerebro fundamental en la formación de los recuerdos de eventos, incluidos el momento y el lugar particular en que sucedieron. Los científicos estiman que, a partir de los 25 años, el hipocampo pierde un 5 % de sus neuronas por cada década que pasa.

Consejo: Recurra a pistas o señales mentales de alguna experiencia o evento dado para lograr provocar un recuerdo preciso. Concéntrese en reunir detalles específicos del recuerdo, como el momento, el lugar, las personas que vio, los motivos del evento o los temas de conversación.

4. Recuerdos que se desvanecen. El cerebro está permanentemente descartando recuerdos viejos para hacer lugar a los nuevos. Cuanto más tiempo pase entre una experiencia y el momento en el que usted quiera recordarla, más probable será que olvide una buena parte de ella. Así que, si bien suele ser relativamente sencillo recordar lo que uno hizo en las últimas horas, recordar los mismos eventos y actividades un mes o un año más tarde es considerablemente más difícil. Esta característica elemental de la memoria —“úselo o piérdalo”—, conocida como fugacidad, es normal a cualquier edad, no solo entre los adultos mayores.

Consejo: Estudios realizados muestran que recordamos con más detalles y por más tiempo aquellas situaciones en las que discutimos, reflexionamos, registramos o ensayamos. De modo que una de las mejores maneras de recordar eventos y experiencias —ya sean cruciales o de todos los días— es hablar de ellos o pensar en ellos.

Siguiente: ¿No puede recordar el nombre de alguien a quien le acaban de presentar? »

5. Recuperación. Le acaban de presentar a alguien y, segundos más tarde, no puede recordar su nombre. O vio una película muy buena, pero cuando se lo va a contar a un amigo al día siguiente, se ha olvidado por completo del título. La edad modifica la fortaleza de las conexiones entre las neuronas del cerebro. La información nueva puede desplazar otros elementos de la memoria a corto plazo, salvo que se repita una y otra vez.

Consejo: Por lo general, esta clase de pérdida de memoria a corto plazo puede evitarse concentrándose en un determinado momento y eliminando distracciones. “Para empezar, la memoria a corto plazo tiene una capacidad limitada, de modo que la concentración es fundamental”, señala Babcock, de los National Institutes of Health (NIH, Institutos Nacionales de la Salud). Repetir o conformar conscientemente un cuadro mental del nombre de una persona o hechos clave de una experiencia, como la película que acaba de ver, también ayuda a almacenar información en la memoria.

6. Confusión al realizar multitareas. Cuando la cantidad de cosas que uno puede hacer al mismo tiempo en forma efectiva disminuye, debería hablarse de “semitareas”. Tal vez no pueda ver el noticiero y hablar por teléfono al mismo tiempo. En realidad, no es algo tan malo.

Estudios realizados muestran que, a medida que envejecemos, el cerebro tiene que esforzarse más para mantener la concentración. De ahí que tome más tiempo volver a la tarea que se estaba haciendo, luego de una interrupción.

Consejo: Evite interrupciones y concéntrese en una tarea por vez. Además, según un estudio del 2009 de Stanford University, este consejo es válido a cualquier edad, porque la mayoría de las personas que realizan tareas múltiples no están realmente concentradas. Los especialistas llegaron a la conclusión de que “las personas que son bombardeadas regularmente con varias corrientes de información electrónica no prestan atención ni controlan la memoria, ni pueden pasar de un trabajo a otro tan bien como lo hacen quienes prefieren completar una tarea por vez”.

Mary A. Fisher es una galardonada  periodista y editora colaboradora de AARP The Magazine.

También le puede interesar:

Recuerde visitar la página de inicio de AARP para encontrar ofertas, juegos, tips de salud, dinero y más.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Lea Esto