Skip to content

Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena

¿Necesitas ayuda para preparar tus impuestos? Visita Tax-Aide.
Impuestos: ¿Eres chofer de Uber? También tienes que pagarle al IRS
Impuestos: Tienes hasta el 17 para rendir tu planilla, Tax-Aide te ayuda.
Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena
 

El cuerpo de las mujeres y la memoria

Investigadores relacionan el sobrepeso y la salud del cerebro.

In English | Las mujeres cuyo cuerpo tiene forma de pera y que aumentan de peso con los años pueden acabar teniendo más problemas con la memoria que las mujeres cuyo cuerpo se asemeja más a una manzana, con un vientre prominente.

Según un nuevo estudio llevado a cabo en la facultad de medicina de Northwestern University, no es sólo cuánto peso se aumenta, sino que a dónde va ese peso, lo que puede afectar el funcionamiento del cerebro de las mujeres mayores.

Un estudio, en el cual participaron 8.745 mujeres de entre 65 y 79 años, descubrio que en pruebas de memoria, razonamiento y otras facultades mentales, las mujeres que acumulaban el peso principalmente en las caderas obtenían peores resultados que las mujeres con vientre muy abultado. "La obesidad es mala, pero sus efectos son peores según dónde esté localizada la grasa", dice la autora principal del estudio, la doctora Diana Kerwin, profesora adjunta de medicina en la Facultad de Medicina Feinberg de Northwestern University.

El índice de masa corporal es una medida del componente graso del cuerpo que se calcula sobre la estatura y el peso. Los investigadores descubrieron que, entre las mujeres que estudiaron, cada punto por encima del índice de masa corporal normal se traducía en un punto menos en los resultados de pruebas de funcionamiento cognitivo. Por ejemplo, en diversas pruebas de funcionamiento cerebral, una mujer de 5,5 pies de estatura y 180 libras de peso con un índice de masa corporal de 30 ─cinco puntos por encima de lo normal─ sacaría unos cinco puntos menos que el promedio de mujeres con un índice más bajo. (Calcule su índice de masa corporal aquí).

El estudio, publicado esta semana en el Journal of the American Geriatric Society, se suma al número cada vez mayor de investigaciones que relacionan el aumento de peso entre los mayores con una disminución del tamaño del cerebro.

Un estudio de la Facultad de Medicina de Boston University, publicado en mayo, encontró una relación entre vientres más abultados y volumen del cerebro más pequeños, entre los adultos mayores. Y algunas investigaciones sugieren que una masa cerebral más pequeña se traduce en un riesgo mayor de demencia. Un estudio de unas 6.500 personas, realizado en 2008, por la División de Investigaciones del grupo Kaiser Permanente, descubrió que aquellas mujeres de entre 40 y 50 años de edad que tenían vientres voluminosos también tenían mucha mayor probabilidad de desarrollar Alzheimer's y otras formas de demencia cuando tuvieran entre 70 y 80 años.

Grasa en las caderas, grasa en el vientre

Los resultados del estudio de Northwestern sorprendieron porque resultaron ser las mujeres con grasa en las caderas, no en el abdomen, las que mostraron mayor deterioro en el funcionamiento cerebral, explicó la doctora Kerwin.

Desde hace muchos años los médicos vienen adivirtiendo que las mujeres con forma de manzana, o sea, con vientres protuberantes, corren mayor peligro de desarrollar diabetes, enfermedades cardíacas, cáncer del seno y otras afecciones. Eso es porque la grasa abdominal produce más hormonas. A diferencia de la grasa de los muslos, que se acumula pegada a la piel, la grasa ventral se deposita en lo más profundo del abdomen, recubre los órganos internos y produce hormonas que pueden causar una variedad de problemas, como la resistencia a la insulina y niveles elevados de estrógeno.

Por este motivo, dice ella, "Supuse que a las mujeres con forma de 'manzana' les iría peor [en el estudio], porque corren más riesgo de hipertensión, apoplejías y diabetes, y eso afectaría el funcionamiento cerebral. Pero eso no fue lo que observé".

La células adiposas (de grasa) producen citoquina, una hormona que puede causar inflamación y probablemente afecte la cognición. "Tenemos que averiguar si un tipo de grasa es más perjudicial que otro, y cómo afecta el funcionamiento del cerebro", añade.

Y advierte que, no obstante, no se debe considerar el estudio en una forma tan simplificada como un asunto de "manzanas frente a peras", e ignorar el mensaje más importante que es que "las mujeres que pesan más corren mayor peligro de experimentar un deterioro del funcionamiento cerebral".

Pero algunos expertos advierten que ni siquiera se ha establecido una conexión causal entre el aumento de peso en la madurez y la demencia en años posteriores.

Barbara Corkey, investigadora del (Centro de Investigaciones sobre la Obesidad) de , advierte que muchos de los estudios recientes son "correlacionales", o sea, que indican que dos cosas están relacionadas, pero no que una necesariamente causa la otra.

"Es posible que sea el deterioro en las funciones cerebrales lo que cause el aumento de peso", y no al revés, señala. Es incluso posible que un tercer factor, aún desconocido, afecte ambos resultados. "De cualquier forma, se deben hacer pruebas", añade.

Molly Wagster, del National Institute on Aging (Instituto Nacional del Envejecimiento), está también de acuerdo en que es un tema complejo. Señaló que este año, según el Baltimore Longitudinal Study of Aging (Estudio Longitudinal del Envejecimiento de Baltimore), "la relación más pronunciada" existe entre la obesidad y el deterioro de la memoria, pero que la obesidad también tiene relación con mejor puntuación en otras pruebas, como la que mide la capacidad visual-espacial.

"Quizás la obesidad afecte el cerebro de manera selectiva. No está totalmente claro". Pero mientras esperamos resultados más contundentes, un consejo sí debe quedar claro, añade. "Tenemos que cuidarnos de no aumentar de peso al pasar de los años".

Candy Sagon escribe sobre salud y nutrición en AARP Bulletin.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTICULO