Skip to content

Vota: temas críticos como Medicare y el Seguro Social están en juego

¿Necesitas ayuda para preparar tus impuestos? Visita Tax-Aide.
Impuestos: ¿Eres chofer de Uber? También tienes que pagarle al IRS
Impuestos: Tienes hasta el 17 para rendir tu planilla, Tax-Aide te ayuda.
Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena
 

El Alzheimer prematuro recibe respuestas más rápidas

Aunque la espera para el seguro por incapacidad es larga.

Decenas de miles de estadounidenses con Alzheimer prematuro son, ahora, bajo un programa federal ampliado, elegibles para que sus solicitudes para la percepción del seguro por incapacidad del Seguro Social sean aprobadas rápidamente.

Vea también: Mantenga su cerebro sano, ¡Juegue!

Museo de Alzheimer

Nina Berman/NOOR

El Museo del Alzheimer.

El 11 de febrero, la Social Security Administration (SSA – Administración del Seguro Social) agregó el Alzheimer prematuro, junto con otras 37 enfermedades degenerativas poco comunes, a su lista de afecciones con “Prestaciones [Sociales] Compasivas”.

Los pacientes diagnosticados con cualquiera de estas afecciones —y que están sin trabajo por ese motivo— podrán ser habilitados para percibir los pagos del seguro por incapacidad “en cuestión de días”, aseguró el comisionado de la SSA Michael Astrue en una declaración.

Hoy, la agencia dice que la espera promedio para una audiencia por el seguro por incapacidad es de 491 días.

La SSA lanzó el programa de rastreo rápido con 50 enfermedades en el 2008, tras años de críticas y espantosas demoras en el procesamiento de las solicitudes.

Astrue ha testificado públicamente que las demoras, que en algunos casos han superado los tres años, eran, a menudo, injustificadas, y que la mayoría de solicitudes rechazadas eran finalmente revertidas por los tribunales de apelación.

Pero para algunos estadounidenses, la aprobación final llegó demasiado tarde: muchos perdieron sus hogares por ejecuciones hipotecarias antes de ver los primeros cheques de su beneficio por incapacidad, mientras que, otros, hasta murieron antes de su aprobación.

El seguro por incapacidad del Seguro Social se subvenciona a través del impuesto sobre el sueldo que abonan los trabajadores estadounidenses. Las personas tienen derecho a un seguro por incapacidad si están muy enfermas o quedan incapacitadas para trabajar.

Para resultar elegibles para recibir los beneficios de las Prestaciones [Sociales] Compasivas,los interesados deberán “solicitar el seguro por incapacidad… exponiendo lo más claramente posible qué [enfermedad] tienen —declaró el vocero Mark Hinkle a AARP Bulletin Today—. Sea lo más específico posible respecto de su diagnóstico y tenga a mano información de su médico o especialista” para respaldar la solicitud, agregó Hinkle.

Las solicitudes son clasificadas electrónicamente, y, a partir del 1° de marzo, “nuestras computadoras estarán en condiciones de identificar esas enfermedades” y tramitar esas solicitudes por la vía rápida, señaló.

Los interesados también deberán ajustarse a la definición de la SSA, que estipula que una persona será considerada incapacitada cuando:

  • no pueda hacer el trabajo que hacía antes,
  • no pueda adaptarse a otro trabajo debido a una enfermedad,
  • tenga una incapacidad que haya durado o se espere que dure, al menos, un año o que resulte en muerte.

La SSA trabajó con los National Institutes for Health (Institutos Nacionales de la Salud), la National Organization for Rare Disorders (Organización Nacional de Enfermedades Poco Comunes), la Alzheimer’s Association (Asociación de Alzheimer) y otros grupos de defensa del paciente para identificar aquellas enfermedades que claramente responderían a la definición de incapacidad de la SSA, apuntó Hinkle.

Si bien todavía no se ha acordado una agenda al respecto, la entidad llevará a cabo más audiencias y sumará más enfermedades a la lista, agregó.

Harry Johns, presidente y director ejecutivo de la Alzheimer’s Association, dijo que su grupo “escuchó a más de 5.000 votantes dentro de las 24 horas posteriores al anuncio”, y todos aplaudieron la decisión de la SSA.

“Muchas de esas personas se encuentran en pésimas condiciones y sin trabajo”, y, por consiguiente, necesitan los beneficios, aseguró.

Más de 200.000 personas con Alzheimer prematuro, que presenta los mismos síntomas que el Alzheimer común, pero ataca a menores de 65 años; otros 5,1 millones de estadounidenses mayores de 65 años padecen la enfermedad de Alzheimer.

Johns dijo a AARP Bulletin Today que a mucha gente con Alzheimer prematuro se le han negado beneficios por incapacidad y han apelado, y que “otros simplemente se cansaron de intentarlo y abandonaron el intento”.

Además, indicó que muchos pacientes cuya enfermedad avanzó velozmente, pronto se encontraron demasiado enfermos como para continuar procurando beneficios.

John Briley escribe sobre salud, ejercicios y viajes.


Subscríbase gratis al Boletín Informativo de AARP para recibir artículos de interés. Vea una muestra »

LEE ESTE ARTICULO