Skip to content
 

En busca de una mejor experiencia en las operaciones quirúrgicas de los adultos mayores

Un nuevo programa se enfoca en el trabajo en equipo en el hospital y las necesidades del paciente.

Cirujanos en sala de operación

MORSA IMAGES/GETTY IMAGES

In English |  Estar en el hospital para una operación quirúrgica es inquietante para todos. Pero si eres un adulto mayor, la experiencia puede ser particularmente intimidante. A menudo la operación es complicada y los problemas cognitivos, como la demencia, pueden dificultar la comunicación. A medida que envejecemos, es común tener varios problemas de salud y tomar muchos medicamentos, lo que hace que las operaciones sean aún más complejas.

Para tratar de mejorar el cuidado quirúrgico de los adultos mayores, el American College of Surgeons (ACS) (en inglés) lanzará el programa Geriatric Surgery Verification (GSV) (en inglés), que establece 30 normas para el cuidado quirúrgico de los adultos mayores. El programa se basa en pautas que han tenido éxito para mejorar la calidad en otras áreas, entre ellas el cáncer, la cirugía bariátrica, los traumas y la pediatría. 

La necesidad de encontrar maneras de mejorar la experiencia para los adultos mayores está aumentando. En EE.UU., más del 40% de todas las operaciones quirúrgicas en los hospitales y el 33% de los procedimientos ambulatorios que se realizan cada año corresponden a adultos mayores. Y se espera que esa cifra se multiplique tremendamente a medida que la población de boomers envejece. 

Los pacientes de mayor edad a menudo tienen más probabilidades de deterioro funcional. Por ejemplo, por cada día que un adulto mayor permanece en cama, le toma tres días recuperar sus fuerzas. Y las hospitalizaciones pueden desorientarlos. 

"Por lo general, a los pacientes los trasladan a cuatro o cinco sitios diferentes en el hospital solo en las primeras 24 horas", dice JoAnn Coleman, coordinadora clínica del programa en el Sinai Center for Geriatric Surgery del Sinai Hospital en Baltimore, Maryland. "Y ni hablemos del hecho de estar atados a un dispositivo intravenoso o las visitas tarde en la noche para tomarles los signos vitales".  


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Dado que los pacientes mayores pueden tener varios problemas de salud que requieren más de un proveedor de servicios, el personal médico que participe en este nuevo programa creará un equipo compuesto por enfermeros, geriatras, farmacéuticos, fisioterapeutas y trabajadores sociales, que se ocupará de monitorear al paciente desde antes de la operación hasta después de que es dado de alta. 

"Creo que lo que ha motivado este programa", dice Ronnie Rosenthal, profesora de cirugía y especialista en cirugía geriátrica en la Facultad de Medicina de Yale University, "es el hecho de que todos tienen una historia. Debido a que los pacientes de mayor edad han vivido más tiempo, el sistema todavía no ha descifrado cómo cuidar de ellos adecuadamente cuando se enferman". Rosenthal vio en forma directa las deficiencias del cuidado quirúrgico para las personas mayores cuando su madre, de 95 años, estuvo hospitalizada. "Incluso como doctora", dice Rosenthal, "no tenía ninguna autoridad sobre su cuidado".  

La comunicación es clave, no solo entre los miembros del equipo médico, sino entre los pacientes y sus familias o cuidadores, cuya "perspectiva se debe considerar porque son quienes ayudarán con el cuidado del paciente cuando salga del hospital", afirma Coleman.

"Puede que los adultos mayores tengan otras consideraciones al momento de decidir el tratamiento", dice Rosenthal. "Para algunos, no es tan importante vivir otros diez años, pero sí les importa poder ver a su nieto casarse, lo que podría ocurrir dentro de algunos meses. Muchas decisiones se basan más en la calidad del tiempo que les queda".

Rosenthal dice que los cirujanos tienden a centrarse en "arreglar": "Vamos a sacar este cáncer y mejorar tu vida. Pero para algunos pacientes mayores, tratar una enfermedad de manera agresiva puede hacerles más difícil vivir su vida de la manera en la que lo hacían antes", dice ella. "Es importante que los cirujanos conozcan qué es lo más importante en la vida de sus pacientes mayores, cuál sería un buen resultado para ellos". 

Bajo este programa, las preocupaciones relacionadas con los pacientes de mayor edad se abordan antes de que sean llevados a la sala de operaciones. Se examina a los pacientes para detectar vulnerabilidades geriátricas, entre ellas fragilidad y problemas cognitivos tales como el predelirio o la demencia. Se establecen programas de ejercicio y nutrición para ayudar a asegurar que los pacientes estén más fuertes después de la operación y se recuperen más rápido. Las habitaciones preparadas para pacientes geriátricos incluyen pisos antideslizantes, relojes con números grandes y fáciles de leer y camas con barandas lo suficientemente altas para que el paciente esté seguro. 

"Los pacientes de 75 años o más tienen el mayor riesgo de deterioro funcional y la probabilidad más alta de tener que ir a un hogar de ancianos o centro de rehabilitación después de ser hospitalizados", dice Tom Robinson, jefe de cirugía en el VA Eastern Colorado Health Care System, uno de los ocho hospitales que han puesto a prueba las normas. Actualmente, un equipo de enfermeros en este hospital de Denver para veteranos realiza rondas diarias de control de los pacientes mayores y se asegura de que el cuidado que se les está brindando coincide con sus metas de cuidado de la salud. El equipo toma medidas para prevenir el delirio y pone al paciente en movimiento para evitar complicaciones como las caídas por inestabilidad y las úlceras por presión que pueden producirse al estar mucho tiempo en cama.

También monitorea cuidadosamente los medicamentos del paciente. "Muchas personas mayores ya toman cinco medicamentos o más", dice Rosenthal. "Durante el proceso quirúrgico, la cantidad de medicamentos puede aumentar, y eso debe hacerse con precaución, si se hace, porque algunos pueden causar confusión". 

Bajo el programa GSV, el cuidado continúa después de que el paciente es dado de alta. "Cuando pensamos en operaciones quirúrgicas, muy a menudo pensamos a corto plazo —la operación y el cuidado después de la operación—", dice Clifford Ko, profesor de cirugía y servicios de salud en UCLA Schools of Medicine and Public Health y director del ACS National Surgical Quality Improvement Program. "En lo que debemos centrarnos, quizás aún más, es en el cuidado después del alta. ¿Cómo se encuentra la persona después de salir del hospital? ¿Cómo está funcionando?".

En el hospital de veteranos de Denver, más pacientes pueden regresar a casa en vez de ser trasladados a algún otro centro. Un ejemplo: el caso de un hombre de 92 años a quien le extirparon un tumor de la lengua. Antes de la operación, un equipo proactivo de proveedores de servicios fue a evaluar su casa e instalar accesorios de seguridad, como pasamanos, para que pudiera mantener su independencia. Cuando recibió el alta, los trabajadores sociales estaban listos y le enviaron un enfermero a la casa para que tuviera ayuda adicional. 

Las normas para este tipo de atención están publicadas en el sitio web del ACS y los hospitales pueden revisarlas antes de que se abra la inscripción al programa en octubre. La respuesta de los hospitales que han puesto a prueba las normas ha sido positiva. "Una de las instituciones que probó el programa planea inscribir todos sus hospitales", dice Rosenthal. "Creo que los equipos ahora entienden que esto está introduciendo orden en la manera en la que se cuida de los pacientes mayores, y que todos comprenden qué es lo importante para ellos".

Una vez que un hospital se inscriba, habrá visitas a las instalaciones para garantizar que se cumplen las normas. Los adultos mayores y sus familias podrán ir al sitio web del ACS para ver qué hospitales participan en el programa y lo llevan a cabo exitosamente. "Espero que esto les dé cierto nivel de seguridad", dice Ko. "Pueden tener confianza en el hospital en el que recibirán tratamiento". 

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO