Skip to content

Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena

¿Necesitas ayuda para preparar tus impuestos? Visita Tax-Aide.
Impuestos: ¿Eres chofer de Uber? También tienes que pagarle al IRS
Impuestos: Tienes hasta el 17 para rendir tu planilla, Tax-Aide te ayuda.
Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena
 

15 propuestas sobre Medicare

¿Cuáles son las ventajas y desventajas de las alternativas que se debaten en Washington?

In English | Tú has aportado a Medicare, y mereces saber cuáles son los cambios propuestos y cómo cada uno de ellos podría afectarte a ti  y a tu familia.

Hoy en día, Medicare garantiza una atención médica asequible a más de 50 millones de estadounidenses, pero enfrenta problemas financieros a largo plazo.

Vea también: Las 12 propuestas sobre el Seguro Social.

Aquí puedes encontrar el resumen de quince posibles soluciones que se están debatiendo en Washington. Cada resumen está acompañado de las opiniones que solicitó AARP a dos expertos en la materia, cuyas posturas generalmente representan distintos enfoques sobre estos temas.

Los expertos son:

Henry J. Aaron, Ph.D., de Brookings Institution.

Stuart Butler, Ph.D., de Heritage Foundation.

Para aquellas propuestas sobre las que los expertos no presentaron posturas claramente diferentes, AARP solicitó un análisis adicional a expertos de Avalere Health, una firma consultora líder en el sector.

Siguiente: Aumentar la edad de elegibilidad. »

1. Aumentar la edad de elegibilidad para Medicare

Desde la creación de Medicare en 1965, la edad de elegibilidad para personas sin discapacidades ha sido de 65 años. Algunas propuestas supondrían aumentar gradualmente la edad de elegibilidad para Medicare de 65 a 67 años. Así que en lugar de recibir cobertura médica a través de Medicare, las personas de 65 y 66 años deberían inscribirse en un plan de cobertura a través de su empleador o de un programa gubernamental (como Medicaid) o comprar su propia cobertura en el mercado individual, o a través de un intercambio de seguros de salud.

Ventajas: Aumentar la edad de elegibilidad de Medicare es una buena idea. Tanto Medicare como el Seguro Social fueron creados para los jubilados estadounidenses. Por lo tanto, sería lógico fijar como edad normal de elegibilidad para ambos programas la edad a la que, como país, hemos decidido que debe empezar normalmente la jubilación. Podríamos hacerlo incrementando gradualmente la edad de elegibilidad, a lo largo  de 10 o 15 años, hasta al menos los 67 años —la edad de jubilación normal para el Seguro Social— y permitiendo que la edad de elegibilidad para ambos programas siga aumentando gradualmente en el futuro, a medida que incremente la expectativa de vida de los estadounidenses. Esto reduciría los costos de Medicare alrededor de un 5 % a lo largo de los próximos 20 años. No es una solución mágica, pero es un paso importante para resolver el problema de los costos de Medicare. (Stuart Butler, Heritage Foundation)

Desventajas: Aumentar la edad de elegibilidad para Medicare en este momento sería una mala idea. El ahorro para el Gobierno federal sería escaso, el gasto sanitario total aumentaría, supondría cargas financieras muy severas para muchos adultos mayores económicamente vulnerables y costos adicionales para las empresas y los gobiernos estatales. Tener que esperar hasta los 65 años para obtener la cobertura de Medicare ya es un problema suficientemente grave. El aumento de la edad de elegibilidad para Medicare prolongaría el tiempo de espera y agravaría el problema. No es el momento de poner en riesgo la cobertura médica de millones de personas de 65 y 66 años, por la creencia errónea de que hacerlo ayudaría significativamente a reducir el déficit federal. (Henry J. Aaron, Brookings Institution)

Siguiente: Aumentar las primas de Medicare. »

2. Aumentar las primas de Medicare para todos

La mayoría de los beneficiarios de Medicare paga una prima mensual por visitas a médicos (Parte B) y por la cobertura de medicamentos recetados (Parte D). Las primas que las personas pagan por las partes B y D cubren alrededor del 25% de lo que Medicare gasta en esos servicios. Los individuos con ingresos anuales superiores a $85.000 y las parejas con ingresos anuales superiores a $170.000 pagan primas más altas, por lo que cubren más del 25% del gasto de Medicare. Algunas propuestas supondrían aumentar las primas para todos los beneficiarios de Medicare, con el fin de cubrir una mayor parte de los costos del programa. Según una propuesta, las primas estándares de Medicare aumentarían del 25% actual al 35 % de los costos del programa. Si esta propuesta se implementara en 2012, la prima mensual de $99,90 para la Parte B de Medicare, que paga ahora mismo el beneficiario tipo, subiría un 40 %, es decir unos $40 más por mes.

Ventajas: Aumentar las primas básicas para las Partes B y D de Medicare tiene sentido. Serviría para mejorar la situación financiera de Medicare, y podría implementarse a la vez que se protege a los adultos mayores con ingresos más bajos. Las partes B y D son complementos voluntarios a la cobertura de los servicios hospitalarios (también conocidos como Parte A), que los adultos mayores reciben a través de Medicare y los estadounidenses pagan por medio del impuesto sobre los salarios. Una pareja de jubilados que tenga unos ingresos anuales por inversiones de $120.000, por ejemplo, puede  permitirse pagar una proporción más alta de los costos de las Partes B y D con mucho menos esfuerzo de lo que le costaría en impuestos a un vecino que esté en edad laboral y tenga unos ingresos anuales de $50.000. Resultaría lógico aumentar las primas para muchos adultos mayores con ingresos inferiores al nivel a partir del cual Medicare cobra actualmente primas más altas. (Stuart Butler, Heritage Foundation)

Desventajas: Algunos beneficiarios de Medicare con ingresos más altos pueden pagar —y de hecho ya lo hacen— primas superiores a la normal. Pero para muchos adultos mayores, incluso las primas actuales son costosas. Aumentar  las primas indiscriminadamente afectaría a  personas mayores y discapacitados con ingresos apenas superiores a los $15.000, y a  parejas con ingresos superiores a los $23.000, quienes difícilmente podrían permitirse cargos más altos. Aumentar las primas para todos los beneficiarios es una idea muy mala. (Henry J. Aaron, Brookings Institution)

Siguiente: Aumentar las primas para los beneficiarios. »

3. Aumentar las primas de Medicare para los beneficiarios de mayores ingresos

La mayoría de los beneficiarios de Medicare pagan una prima mensual adicional por visitas a médicos (Parte B) y por la cobertura de medicamentos recetados (Parte D) en Medicare. Las primas que los beneficiarios pagan por las partes B y D cubren alrededor del 25% de lo que Medicare gasta en esos servicios. Los individuos con ingresos anuales superiores a $85.000 y las parejas con ingresos anuales superiores a $170.000 pagan primas más altas, hasta tres veces la tarifa estándar, en función del nivel de ingresos. Según varias propuestas, estos beneficiarios de mayores ingresos deberían pagar hasta un 15% más de lo que pagan en la actualidad.

Ventajas: La mejor forma de generar mayores ingresos a través de las primas para financiar los servicios de las partes B y D de Medicare es aumentar las primas de los adultos mayores con ingresos más altos. Así se mejoraría la situación financiera de Medicare, ya que se generaría más ingresos sin imponer una carga mayor sobre los adultos mayores con bajos ingresos. Cuando se creó el programa Medicare en 1965, el propósito era que los beneficios de salud que recibieran los beneficiarios fueran adecuados para todos y prácticamente  iguales para ricos y pobres. Aunque esta visión pareciera lógica en este momento, los costos de Medicare aumentan a un ritmo acelerado y ya no tenemos cómo financiar esa idea. Por eso ya hemos aceptado el principio de que los beneficiarios con mejor situación económica deben pagar más por sus beneficios de las partes B y D. (Stuart Butler, Heritage Foundation)

Desventajas: A primera vista, parecería razonable cobrarle más a los beneficiarios de Medicare con mayores ingresos por la misma cobertura para las partes B y D. Sin embargo, muchas de estas propuestas acabarían trasladando los costos a muchos beneficiarios de clase media, especialmente si el nivel de ingresos a partir del cual los individuos están sujetos a primas más altas sigue congelado o incluso se reduce. Además, los beneficiarios con mayores ingresos ya aportan más dinero al programa Medicare antes de jubilarse, y también pagan primas más altas por las partes B y D de Medicare. Estos beneficiarios no deberían tener que pagar aún más por la misma cobertura que reciben otros beneficiarios.

Por otro lado, algunos beneficiarios con mayores ingresos pueden decidir que es más conveniente cancelar su cobertura de las partes B y D, y comprar una cobertura privada más económica, o simplemente pagar ellos mismos las visitas a los médicos y los medicamentos. Si un número importante de beneficiarios con ingresos altos cancelan su cobertura de las partes B y D, las primas de estos planes deberán aumentar para los beneficiarios que permanezcan en el programa, lo que provocará que el programa Medicare resulte más costoso para casi todos. (Avalere Health)

Siguiente: Medicare como plan de subsidio de prima. »

4. Convertir Medicare en un Plan de subsidio de prima

Según esta propuesta, los nuevos beneficiarios elegibles para Medicare recibirían su cobertura de salud a través de planes de seguro privados, y no a través del Medicare tradicional. Los beneficiarios deberían elegir entre distintos planes y el Gobierno federal aportaría una suma fija para pagar las primas del plan de seguro privado. Si las primas de los seguros privados resultan ser más altas que el aporte del Gobierno, los adultos mayores tendrían que pagar la diferencia. Si el aporte anual del Gobierno no aumenta en la misma medida que el incremento del costo anual de las primas, los beneficiarios tendrían que pagar la diferencia, que podría ser cada vez mayor con el transcurso del tiempo.

Ventajas: Parece lógico aplicar un plan de reducción de costos a  largo plazo para Medicare que permita reducir la carga sobre nuestros hijos y nietos y al mismo tiempo garantice unos servicios de salud asequibles para los adultos mayores. La mejor forma de conseguir ese objetivo es aplicando la idea del "subsidio de prima". Bajo este modelo, los adultos mayores recibirían su propia parte del presupuesto de Medicare, que podrían utilizar para comprar un plan de seguro de salud o para pagar a los médicos directamente. De una forma u otra, en el futuro los adultos mayores deberán pagar más por los beneficios de Medicare. El subsidio de prima es la mejor manera de evitar que el presupuesto de Medicare se dispare, porque le concedería un mayor control y más capacidad de decisión a los adultos mayores sobre cómo gastar realmente ese presupuesto. (Stuart Butler, Heritage Foundation)

Desventajas: No es el momento de implementar un subsidio de prima. Ninguna de las propuestas actuales disipa la amenaza de que estos cupones no aumenten a la par del incremento de los costos de la salud, amenazando a los adultos mayores y a los discapacitados con un incremento de costos de cuidado de la salud que no pueden afrontar. Hasta que no encontremos la forma de inscribir y pagar subsidios eficazmente a los estadounidenses en edad laboral dentro de los intercambios de seguros de salud establecidos por la nueva ley de reforma del sistema de salud, no podemos asumir la tarea mucho más ardua de trasladar a los beneficiarios mayores y discapacitados de Medicare a esas organizaciones nuevas y sin experiencia. (Henry J. Aaron, Brookings Institution)

Siguiente: Generar nuevos ingresos. »

5. Generar nuevos ingresos mediante el aumento de la tasa impositiva sobre los salarios

La principal fuente de financiación de los servicios hospitalarios de Medicare (Parte A) proviene de los impuestos sobre los salarios. Los trabajadores y sus empleadores aportan cada uno el 1,45 % de sus ingresos, lo que suma una contribución total del 2,9 %. Medicare también ofrece cobertura de atención médica (Parte B) y cobertura de medicamentos recetados (Parte D), pero estos servicios no se financian con los impuestos sobre los salarios. Se estima que a partir de 2024, Medicare no tendrá dinero suficiente para pagar todos los gastos hospitalarios previstos. Aumentar un 0,5 % la tasa impositiva sobre los salarios, para llegar al 3,9% (un 1,95% para los trabajadores y otro 1,95% para los empleadores) incrementaría los ingresos adicionales para pagar los gastos hospitalarios de los pacientes internados beneficiarios de Medicare. Para un individuo con un salario de $50.000 anuales, este aumento supondría una suma adicional de $250 al año en impuestos sobre el salario.

Ventajas: La Ley de Cuidado de la Salud a Bajo Precio incluye medidas importantes que prometen desacelerar el crecimiento del gasto correspondiente al seguro hospitalario de Medicare (Parte A). Sin embargo, incluso con estas medidas de control del gasto el seguro hospitalario de Medicare enfrenta un pequeño déficit a largo plazo. Esa brecha puede y debe cerrarse mediante un pequeño aumento en los impuestos sobre los salarios. Además, es necesario introducir algunos cambios en los beneficios para mejorar los resguardos frente a internaciones prolongadas o reiteradas. No existe ninguna razón para perpetuar el mito de que el seguro hospitalario de Medicare está en crisis. No lo está. La implementación enérgica de la nueva ley de salud, junto con este pequeño aumento impositivo, garantizarán la solvencia del seguro hospitalario para los beneficiarios actuales y futuros de Medicare. (Henry J. Aaron, Brookings Institution)

Desventajas: Tratar de solucionar los problemas financieros a largo plazo de Medicare aumentando los impuestos sobre los salarios de los trabajadores estadounidenses no es la solución. Hacerlo empeoraría la situación general de la economía y la de nuestros hijos y nietos, y socavaría la determinación política que se requiere para implementar las reformas necesarias. Debemos asegurarnos de que en el futuro programas como Medicare no supongan un costo tal para nuestra economía que nos impida atender otros objetivos importantes como la educación, la reconstrucción de nuestras carreteras y puentes y la defensa de Estados Unidos. Debemos reducir los costos futuros de Medicare, no aumentar los impuestos. (Stuart Butler, Heritage Foundation)

Siguiente: Aumentar costos de plan complementario. »                 

6. Aumentar los costos del plan complementario y reducir la cobertura

Incluso con la cobertura de Medicare, los adultos mayores a menudo deben pagar costos muy altos por el cuidado de su salud, por lo que muchos de ellos compran seguros privados de cobertura complementaria (como los planes Medigap) para reducir sus gastos de bolsillo. Una propuesta consistiría en cobrar más por ciertos tipos de planes complementarios (como aquellos que cubren todos los costos), de manera que los adultos mayores no tengan que pagar gastos de su bolsillo. Otras propuestas supondrían limitar la cobertura de los planes complementarios de seguro de Medigap. Por ejemplo, impedirían que Medigap cubra los primeros $500 de los gastos de bolsillo de un beneficiario de Medicare, y solo cubrirían el 50% de los cargos restantes.

Ventajas: Los actuales planes de Medigap son complicados. Cubren algunos costos rutinarios que los beneficiarios de Medicare podrían pagar de su bolsillo, y aumentan el costo del programa en sí al incrementar el uso de los servicios cubiertos por Medicare pagando sólo una parte del costo de esos servicios. Los contribuyentes pagan el resto. Los planes Medigap deberían cambiar para mejorar la cobertura de las enfermedades graves y cubrir menos gastos menores. Ese cambio reduciría las primas de Medigap y los costos de Medicare, y mejoraría la protección que necesitan los beneficiarios de Medicare. (Henry J. Aaron, Brookings Institution)

Desventajas: Sería desaconsejable aumentar las primas de los seguros complementarios de Medicare, como Medigap, o reducir el alcance de la cobertura disponible para los beneficiarios en virtud de estas pólizas. No existen pruebas de que estas reformas vayan a lograr disuadir del uso innecesario de los servicios de salud. Más bien, estas propuestas simplemente aumentarían los costos para los beneficiarios de Medicare y traerían consecuencias injustas para los beneficiarios de Medicare con menores ingresos y para aquellos que tengan problemas de salud. (Avalere Health)

Siguiente: Fortalecer la Junta Asesora de Pago Independiente. »  

7. Fortalecer la Independent Payment Advisory Board (IPAB, Junta Asesora de Pago Independiente)

La IPAB es un grupo formado por 15 expertos en salud (generalmente nombrados por el presidente y aprobados por el Senado) cuya misión consiste en recomendar formas para reducir el crecimiento del gasto de Medicare si dicho crecimiento supera un determinado límite. La IPAB tiene facultades para reducir pagos a algunos proveedores de Medicare (por ejemplo, hospitales y médicos), pero no puede aumentar las primas de los beneficiarios ni reducir sus beneficios. Según algunas propuestas, sería necesario modificar la ley para conceder mayor autoridad a la IPAB, de modo que también pueda reducir beneficios; otras propuestas limitarían aún más el crecimiento del gasto de Medicare, lo que llevaría a que la IPAB redujera aún más el gasto en médicos, hospitales y otros proveedores del cuidado de la salud. Otras propuestas eliminarían directamente la IPAB.

Ventajas: La IPAB es una forma prometedora de limitar el crecimiento del gasto de Medicare sin tener que racionar la atención ni recortar el acceso a la atención de los adultos mayores y discapacitados. La IPAB debe mantenerse y fortalecerse, para que pueda mejorar los incentivos a los médicos, hospitales y demás proveedores para que ofrezcan una atención de mayor calidad a un costo razonable. Algunos miembros del Congreso quieren eliminar la IPAB incluso antes de que empiece a funcionar porque creen, erróneamente, que se apropia de facultades del Congreso. No es así. El Congreso es libre de revocar cualquier recomendación de la IPAB. Incluso puede eliminar la IPAB con una ley nueva. Pero la creación de la IPAB expresa un compromiso del Congreso en pos de un objetivo importante: detener el crecimiento del gasto en atención médica. (Henry J. Aaron, Brookings Institution)

Desventajas: La IPAB ha sido creada por la nueva ley de salud para limitar el gasto total de Medicare, con el fin de que ese gasto crezca anualmente sólo un poco más que la economía en su conjunto. Para lograr ese objetivo, los 15 integrantes no elegidos de la junta podrán recortar cada año los pagos a tus médicos, hospitales o proveedores de planes de Medicare en la medida en que sea necesario para mantenerse por debajo del límite de gastos. Si el Congreso no se pone de acuerdo para aprobar su propio programa de recortes, los recortes propuestos por la junta se implementarán en forma automática y nadie podrá impedirlo, ni siquiera los tribunales o el Congreso mismo. Esta junta no debe fortalecerse. Debe disolverse. (Stuart Butler, Heritage Foundation)

Siguiente: Aplicar tasa de crecimiento sostenible. »  

8. Aplicar la tasa de crecimiento sostenible (para el pago a doctores)

En 1997, la ley estableció una nueva fórmula para pagar a los médicos de Medicare. El objetivo de la "Sustainable Growth Rate" (o SGR, Tasa de crecimiento sostenible) era reducir los costos del cuidado de la salud estableciendo límites sobre cuánto se puede pagar a los médicos que atienden pacientes de Medicare. En los últimos años esos honorarios no se han reducido, como plantea la fórmula de SGR, porque el Congreso intervino en reiteradas oportunidades para evitar reducciones en los pagos. Existen varias propuestas para reformar el sistema de pago a los médicos de Medicare. Algunas propuestas plantean congelar las tarifas de los médicos de atención primaria, y reducir temporalmente los honorarios de los especialistas.

Opinión: La fórmula de la tasa de crecimiento sostenible ha estado viciada desde el comienzo. Los recortes en los pagos a los médicos que exige no pueden implementarse. Se debería reemplazar esta fórmula por reglas de pago que estimulen a más médicos a brindar atención primaria. (Henry J. Aaron, Brookings Institution)

Opinión: Los médicos que atienden pacientes de Medicare se quejan, y con razón, de este sistema de pago del Gobierno, que fue creado para recortar automáticamente sus pagos todo los años con el fin de contener el gasto en médicos de Medicare. Este sistema debe eliminarse; son otras las medidas que deben ser adoptadas para evitar que el costo de Medicare aumente vertiginosamente en el futuro. (Stuart Butler, Heritage Foundation)

Siguiente: Rediseñar copagos y deducibles. »  

9. Rediseñar los copagos y deducibles de Medicare

La Parte A de Medicare paga la atención de pacientes internados en hospitales, en centros para enfermos terminales y centros de atención especializada, así como los servicios de atención domiciliaria. La Parte B paga las visitas a médicos y los servicios ambulatorios (excepto los medicamentos recetados). La Parte A y la Parte B tienen distintos deducibles y costos compartidos. Bajo la Parte A, los beneficiarios que reciben servicios hospitalarios para pacientes internados pagan un deducible ($1.156 en  2012) por cada período de beneficios, y no existe ningún costo inicial compartido para internaciones menores a 60 días. En cambio, el deducible anual por los servicios de la Parte B es de $140, y los beneficiarios deben pagar el 20% de sus costos una vez alcanzado su deducible. Algunas propuestas plantean combinar los programas de la Parte A y la Parte B para pasar a tener un solo deducible (por ejemplo, $550), y crear un coseguro (por ejemplo, del 20%) para todos los servicios de la Parte A y de la Parte B. Actualmente, no hay límite anual máximo para los gastos de bolsillo de la Parte A o de la Parte B. Algunas propuestas fijarían un límite para esos gastos de bolsillo.

Ventajas: Rediseñar los copagos y deducibles de Medicare podría simplificar y mejorar los beneficios que reciben los beneficiarios. Si en este nuevo diseño se incluyera un límite anual a los gastos de bolsillo, los beneficiarios de Medicare —particularmente aquellos que utilizan mucho el programa— tendrían mayor protección económica frente a los gastos generados por enfermedades graves e inesperadas. Así se podría reducir también la necesidad de contratar un seguro complementario como Medigap. La mayoría de los beneficiarios probablemente no alcance el límite de gastos de bolsillo en un año determinado, pero el hecho de saber que ese límite existe podría brindarles una mayor sensación de seguridad económica. Rediseñar los costos compartidos de Medicare también podría generar ahorros para el Gobierno federal al hacer que los beneficiarios sean más conscientes de los costos asociados a los servicios de atención médica, lo que resultaría en una menor utilización y en mayores ahorros de Medicare. (Avalere Health)

Desventajas: Muchos beneficiarios de Medicare terminarían pagando más de su propio bolsillo si se decide combinar los costos compartidos de las Partes A y B. Los adultos mayores que utilizan más a menudo los hospitales podrían resultar afectados negativamente por las propuestas que pretenden aplicar coseguros a los primeros 60 días de internación. Además, los beneficiarios de Medicare con ingresos moderados o sin cobertura complementaria podrían tener dificultades para pagar esos costos compartidos. Estos adultos mayores podrían optar por no recibir la atención médica que necesitan para evitar pagar el coseguro o el deducible, lo que empeoraría su estado de salud y  acabaría generando por tanto mayores costos a largo plazo para Medicare. (Avalere Health)

Siguiente: Aumentar gastos compartidos. »

10. Aumentar los gastos compartidos de Medicare por atención domiciliaria, atención en centros de atención especializada y servicios de laboratorio

Medicare no cobra un copago a los pacientes cuyos médicos les prescriben atención domiciliaria, ni por los primeros 20 días en un centro de atención especializada. Algunas propuestas implantarían un copago por atención domiciliaria, incluyendo un pago de $100 por tratamientos a domicilio que requieran cinco visitas médicas o más, y agregarían copagos para los primeros 20 días en un centro de atención especializada. Actualmente, Medicare no exige un copago por servicios de laboratorio (como análisis de sangre y pruebas de diagnóstico). Existen varias propuestas que plantean exigir a los beneficiarios el pago de un 20 % del costo de los servicios de laboratorio.

Ventajas: Imponer un copago para la atención domiciliaria, la atención en centros especializados y los servicios de laboratorio desalentará el uso innecesario de estos servicios. El traslado de una mayor parte del costo de estos servicios a los beneficiarios de Medicare también reducirá los costos de Medicare y ayudará a mejorar la estabilidad del programa a largo plazo. La mayoría de los planes de seguro complementarios de Medicare (como Medigap) cubrirían al menos una parte de los costos compartidos, lo que aliviaría la carga financiera de estas propuestas para la mayoría de los beneficiarios que tienen cobertura complementaria. (Avalere Health)

Desventajas: Muchos beneficiarios de Medicare —especialmente aquellos con bajos ingresos que no resultan elegibles para ninguna asistencia adicional— tendrán dificultades para afrontar nuevos copagos para la atención domiciliaria, la atención en centros especializados y los servicios de laboratorio. Puede que estos individuos no reciban la atención o los servicios que necesitan. Incluso los beneficiarios de Medicare con pólizas complementarias podrían afrontar costos de bolsillo más altos, ya que las primas probablemente aumentarían para compensar el aumento de los copagos. Los gobiernos estatales también acabarían pagando más, ya que Medicaid se haría responsable de los copagos de aquellos beneficiarios de Medicare que, por sus bajos ingresos, reciben asistencia de Medicaid. (Avalere Health)

Siguiente: Descuentos de las compañías farmacéuticas. »   

11. Exigir a las compañías farmacéuticas que concedan descuentos o rebajas a Medicare

Según la ley vigente, los fabricantes de medicamentos están obligados a ofrecer descuentos o rebajas al programa Medicaid para los medicamentos recetados a los beneficiarios de Medicaid. Sin embargo, la Parte D de Medicare —la cobertura opcional de medicamentos recetados— no exige descuentos o rebajas similares a los fabricantes. Esta propuesta exigiría a los fabricantes que otorguen a Medicare los mismos descuentos y rebajas que recibe Medicaid por los medicamentos que compren aquellos beneficiarios de la Parte D que tengan bajos ingresos.

Ventajas: Antes del año 2006, las compañías farmacéuticas otorgaban descuentos para los medicamentos recetados para todos los beneficiarios de Medicaid. En el año 2006 la legislación transfirió a muchos de estos beneficiarios a Medicare y canceló los descuentos obligatorios. Como resultado, los precios de los medicamentos para los beneficiarios de Medicare son más altos que los de Medicaid y otros programas gubernamentales. A las compañías farmacéuticas  les iba bien antes de 2006, y les seguirá yendo bien con esta medida. El restablecimiento de los descuentos permitiría que el programa Medicare ahorrara unos $112.000 millones ($112 billion) en la próxima década. Es una forma simple y eficaz de ahorrar dinero para Medicare y de ayudar a reducir el déficit presupuestario federal. (Henry J. Aaron, Brookings Institution)

Desventajas: Según algunas personas, exigir a las compañías farmacéuticas que reduzcan los precios que cobran en la actualidad a los adultos mayores con bajos ingresos, y con cobertura de medicamentos por la Parte D, reduciría los costos de la Parte D y sería por tanto una buena idea. Pero no es una buena idea. Los precios subirían para el resto de los estadounidenses, y habría menos proyectos de investigación para descubrir curas a enfermedades como el Alzheimer. Esto no significa que no sea necesario hacer algo. Como pasa con otras partes de Medicare, los ingresos provenientes de las primas de la Parte D cubren sólo una pequeña parte del costo real. Así que los contribuyentes presentes y futuros tendrán que pagar cada vez más al Servicio de Impuestos Internos si no se toma ninguna medida al respecto. (Stuart Butler, Heritage Foundation)

Siguiente: Aumentar sanciones por fraude. »

12. Aumentar las sanciones por fraude al sistema de salud

Las estimaciones indican que el despilfarro y el fraude en el sistema de salud suponen un costo de decenas de miles de millones de dólares a los contribuyentes todos los años. Las propuestas para reducir el fraude incluyen el incremento de las sanciones por actividades fraudulentas, como la distribución ilegal de información sobre pacientes y proveedores de Medicare.

Ventajas: Aumentar las sanciones a los proveedores y demás personas que cometan fraude puede reducir esas conductas y generar ahorros considerables. Dólar por dólar, combatir el fraude de esta forma constituye una estrategia eficaz comparada con otros enfoques. Por cada dólar invertido en esas actividades en los últimos tres años, el Gobierno federal recibió más de siete dólares a cambio. (Avalere Health)

Desventajas: Hay poca evidencia de que las sanciones más severas tengan un efecto disuasivo sobre el fraude. Quizás las personas que cometen fraude no se preocupen por las sanciones, o quizás consideren que el beneficio justifica el riesgo incluso si se aumentan considerablemente las sanciones. Además, la amenaza de sanciones más severas podría intimidar a los médicos y a otros proveedores que teman ser procesados por errores inocentes. Algunos proveedores podrían dejar de participar en Medicare o en otros programas de salud para evitar la molestia y los gastos de una auditoría. (Avalere Health)

Siguiente: Más rápido acceso a medicamentos genéricos. »  

13. Permitir un acceso más rápido al mercado para las versiones genéricas de medicamentos biológicos

Los medicamentos biológicos (producidos a partir de organismos vivos) son muy costosos, y se utilizan para tratar enfermedades como el cáncer, la artritis reumatoide y la esclerosis múltiple. En la actualidad, este tipo de medicamentos brinda a los fabricantes un período de 12 años de acceso exclusivo al mercado, antes de que se pueda comercializar sus versiones genéricas (conocidas como biosimilares). Esta propuesta reduciría ese período exclusivo a siete años. Dado que los medicamentos genéricos tienen un costo minorista inferior, esta iniciativa permitiría que Medicare y sus beneficiarios ahorraran dinero.

Ventajas: En virtud de la nueva ley de reforma del sistema de salud, los fabricantes de medicamentos biológicos de marca pueden vender sus productos sin ninguna competencia durante 12 años. Este período es excesivo y debería reducirse con el fin de fomentar precios más bajos y maximizar los ahorros tanto de los consumidores como de Medicare. El hecho de conceder un período de exclusividad en el mercado de siete años es más que suficiente para brindar un monopolio a los fabricantes con el fin de recuperar sus costos de desarrollo. (Avalere Health)

Desventajas: Según las compañías farmacéuticas, la reducción del período de exclusividad de mercado podría frenar el desarrollo de nuevos medicamentos biológicos, porque reduciría el número de años en los que el fabricante puede ganar dinero con la venta del producto y así recuperar sus costos de investigación y desarrollo. Si las compañías farmacéuticas consideran que no serán capaces de recuperar sus costos, se reduciría su incentivo para desarrollar nuevos medicamentos biológicos, que podrían utilizarse para tratar muchas de las enfermedades que padecen los beneficiarios de Medicare. (Avalere Health)

Siguiente: Inscripción a programas de cuidados administrados. »   

14. Inscribir a todos los beneficiarios con cobertura doble de Medicaid y de Medicare en el programas de cuidados administrados

Aproximadamente 9 millones de personas mayores y discapacitadas con bajos ingresos tienen cobertura tanto de Medicaid (un programa federal que brinda asistencia a las personas con bajos ingresos) como de Medicare. A estas personas se las denomina de "doble elegibilidad". Dado que Medicare y Medicaid tienen diferentes reglas de cobertura y acceso a proveedores, y que las personas con doble elegibilidad generalmente son las que padecen más problemas de salud, los costos y los desafíos que supone brindar atención médica a esta población son mucho mayores. Estas propuestas exigen que todas las personas mayores con bajos ingresos se inscriban en un plan de cuidados administrados, es decir, que la atención que reciban provenga obligatoriamente de médicos y hospitales que pertenezcan a la red de proveedores de ese plan.

Ventajas: Todos los adultos mayores con bajos ingresos deberían estar inscritos en un plan de cuidados administrados. Esto permitiría reducir la confusión de los beneficiarios sobre el alcance de su cobertura, mejorar la atención que reciben mediante una mejor coordinación entre los diversos médicos y proveedores, y reducir los costos de los programas Medicare y Medicaid. En la actualidad, las personas con doble cobertura de Medicare y Medicaid reciben atención médica a través de dos programas distintos, con diferentes reglas y redes de médicos y proveedores. Una mejor administración de los servicios de atención podría reducir el despilfarro y el uso innecesario de los servicios de salud, y podría asimismo evitar complicaciones médicas que suelen requerir una atención y un tratamiento más costosos. Según algunas estimaciones, estos ahorros podrían ascender a más de $100.000 millones ($100 billion) para Medicare y Medicaid. Con estos ahorros, algunos planes de cuidados administrados podrían ofrecer servicios y apoyo adicionales a los pacientes, como servicios odontológicos gratuitos o acceso a líneas telefónicas de ayuda en enfermería. (Avalere Health)

Desventajas: No es justo forzar a los beneficiarios con bajos ingresos de Medicare a inscribirse en planes de cuidados administrados mientras aquellos con mayores ingresos pueden mantener sus médicos y proveedores habituales en el programa tradicional de Medicare. Además, no está claro que los planes de cuidados administrados vayan a reducir los costos. De hecho, algunos estudios demuestran que los costos del Gobierno federal aumentan cuando los beneficiarios de Medicare se inscriben en planes de cuidados administrados. Hay otras formas de mejorar la atención y reducir los costos de las personas con doble cobertura de Medicaid y Medicare que no requieren la inscripción en los planes de cuidados administrados. Por ejemplo, algunos estados permiten que los beneficiarios permanezcan en el plan tradicional de Medicare, pero pagan una cuota adicional a un médico de atención primaria para que coordine y administre la atención del paciente. Estos programas han demostrado cierto éxito para mejorar la atención y reducir los costos de las personas con doble cobertura de Medicare y Medicaid. Esas opciones —que no exigen que uno deba cambiar de médico— son mejores alternativas que la inscripción obligatoria en un plan de cuidados administrados. (Avalere Health)

Siguiente: Facilitar ingreso al mercado de medicamentos genéricos. »  

15. Prohibir los acuerdos para demorar el ingreso de un medicamento genérico al mercado

Las compañías farmacéuticas de marca pueden demorar el ingreso de medicamentos genéricos al mercado compensando económicamente a su competidor genérico por retrasar el ingreso al mercado de un producto competitivo durante un período determinado. Algunas propuestas plantean prohibir este tipo de acuerdos entre los fabricantes de medicamentos de marca y los fabricantes de genéricos para demorar el ingreso de un producto al mercado.

Ventajas: Prohibir a las compañías farmacéuticas la conclusión de acuerdos de este tipo permitirá que más medicamentos genéricos ingresen en el mercado con mayor rapidez, lo que generará ahorros significativos para los consumidores y para los programas gubernamentales como Medicare y Medicaid, ya que los medicamentos genéricos pueden costar hasta un 90 % menos que sus equivalentes de marca. La prohibición de estos acuerdos también podría mejorar la salud de los pacientes. Se ha demostrado que el acceso a los medicamentos genéricos aumenta el cumplimiento de los tratamientos por parte de los pacientes, lo que es particularmente importante para las personas con problemas de salud crónicos -quienes dependen de múltiples medicamentos para estabilizar y controlar sus enfermedades. Los beneficiarios de Medicare que no toman sus medicamentos tal como se los ha recetado el médico son más propensos a tener costosas complicaciones de salud, lo que genera costos adicionales para los pacientes y para el programa Medicare. (Avalere Health)

Desventajas: Los acuerdos para demorar el ingreso al mercado de los medicamentos genéricos son una forma eficiente y rentable a disposición de las compañías farmacéuticas para resolver juicios por patentes, que pueden ser muy costosos. Si se prohíben estos acuerdos, los medicamentos genéricos podrían mantenerse fuera del mercado incluso por un período más prolongado, dado que la resolución de los litigios por patentes en el sistema judicial puede llevar varios años. Además, la prohibición de estos acuerdos podría afectar la predisposición de los fabricantes de medicamentos genéricos para disputar las patentes de los medicamentos de marca, reduciendo la cantidad de medicamentos genéricos que se comercializarán antes de que venza la patente de sus equivalentes de marca. Hay pocas pruebas de que los acuerdos para demorar la comercialización de productos eviten la competencia de medicamentos genéricos. De hecho, la mayoría de estos acuerdos permiten que los medicamentos genéricos ingresen en el mercado antes de que venza la patente del medicamento de marca. También es importante garantizar que las innovaciones de los fabricantes de medicamentos de marca estén adecuadamente protegidas por patentes. Sin esta seguridad, las compañías farmacéuticas podrían invertir menos en investigación y desarrollo de nuevos medicamentos. (Avalere Health)

Visite la página principal de Tu Voz es tu Derecho y únase a la conversación sobre el futuro de Medicare y el Seguro Social.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTICULO