Skip to content
 
Marihuana y tu salud

¿Para qué ayuda la marihuana medicinal?

Lo que los estudios indican sobre el efecto del cannabis en el dolor crónico, la esclerosis múltiple, la depresión, entre otras enfermedades.

Pacientes haciendo su orden de marihuana en un dispensario

Paul Hennessy/NurPhoto via Getty Images

Pacientes ordenan su marihuana medicinal en un dispensario en Florida.

In English | No es fácil evaluar las investigaciones sobre la marihuana medicinal en cada una de las enfermedades, pues esto lo dificulta la prohibición del Gobierno federal respecto a la recolección de datos apoyada por el Gobierno. Quizás los estudios observacionales —en los que los consumidores simplemente informan sobre sus experiencias— parezcan optimistas. Los estudios que incluyen animales y tubos de ensayo también pueden sonar prometedores. Pero muchas cosas que ayudan a ratones o a grupos de células en una placa de Petri podrían no ayudar a los seres humanos. A pesar de estos obstáculos, hay algunos problemas de salud y enfermedades para los cuales la marihuana es claramente un tratamiento útil. Para otros, no tanto.

Dolores crónicos

 Más de 600,000 personas en Estados Unidos recurren al cannabis para aliviar el dolor crónico —y hay pruebas científicas sólidas sobre su eficacia—. Según el informe del 2017 de NASEM, en ensayos clínicos aleatorizados de referencia con personas que tenían problemas de salud terribles —neuropatía periférica (dolor neuropático causado por la diabetes), lesión de la médula espinal, VIH o síndrome de dolor regional complejo, cáncer, quimioterapia, problemas de músculos y articulaciones, artritis reumatoide y esclerosis múltiple—, el cannabis redujo el dolor en un 40%.

En un estudio reciente realizado en Canadá, el cannabis incluso calmó a ratas de laboratorio con artritis. Sorprendentemente, (todavía) hay pocas pruebas de estudios en seres humanos para el tipo de artritis más común, la osteoartritis, la enfermedad de las articulaciones relacionada con el desgaste que afecta al 50% de los adultos de 65 años o más. Se están realizando ensayos clínicos. ¿Pero quién está esperando? En una encuesta en Colorado en el 2019, la artritis fue la razón principal por la que los adultos mayores usaban cannabis, seguida de dolor de espalda. En general, el 79% dijeron que ayudó.

McKnight, el ejecutivo de ventas jubilado de Ocala, dice que la hierba le permitió dejar de tomar opiáceos para artritis en la cadera. “Nunca me volví adicto, pero nunca me gustó”, dice McKnight sobre la hidrocodona, mientras su esposa y él estaban sentados en la sala de espera del dispensario de marihuana medicinal Trulieve cerca de The Villages en Florida. “Ahora, no me siento tan adolorido. Duermo mejor. Es una planta milagrosa”.

EN RESUMEN: Parece que ayuda


Insomnio

NASEM clasifica las pruebas científicas sobre si se duerme mejor cuando se consume cannabis como solo “moderadas”. Pero eso no ha hecho que los usuarios de mayor edad bajen el ritmo. Más de una de cada tres personas en una encuesta realizada en Colorado probaron marihuana para dormir; el 86% dijeron que ayudó. “He tenido neuropatía periférica en el pie izquierdo por décadas. El dolor fulgurante no me dejaba dormir”, dice Paul Kinder, quien hace poco asistió a un seminario sobre la marihuana medicinal cerca de su hogar en The Villages, para aprender más. “Ahora estoy usando cannabis y puedo dormir. Puedo jugar al golf varias veces por semana. Nunca pensé que usaría marihuana. Sin embargo, aquí estoy”.

 Pero ten cuidado: escoger el cannabis para dormir puede ser delicado. Un poco de THC ayuda, pero demasiado podría mantenerte despierto. Según un estudio reciente de Palo Alto University, una cantidad insuficiente de CBD podría interferir con dormir bien, mientras que una dosis mayor podría ayudarte a dormir por más tiempo y despertarte menos veces durante la noche. 

EN RESUMEN: Parece que ayuda


Depresión, ansiedad y TEPT

En una encuesta reciente, uno de cada cinco adultos mayores encuestados recurrieron al uso de la marihuana medicinal para disipar los estados de ánimo bajos y calmar la tensión crónica. Más del 90% dijeron que ayudó. Mientras tanto, el tratamiento del trastorno por estrés postraumático (TEPT) está surgiendo como otro uso principal.

Hasta ahora, hay pocos datos para estos problemas de salud mental. Pronto sabremos más. Por lo menos siete estudios sobre el cannabis para ansiedad o depresión se encuentran en curso en Estados Unidos y en todo el mundo. También se realizan por lo menos seis estudios para el TEPT. Por ahora, estudios pequeños y encuestas dan pistas de beneficios y problemas —en particular para la depresión.

La buena noticia: en una encuesta en línea de Washington State University en el 2018 entre 3,151 consumidores de marihuana medicinal con depresión, los síntomas inmediatos mejoraron un 50% después de solo dos bocanadas de hierba baja en THC y alta en CBD. Como con cualquier medicamento, la dosis importa: más no era mejor. La mala noticia: con el tiempo, su depresión continua empeoró un poco. Según los investigadores, el uso habitual podría cambiar los receptores de cannabinoides en el cerebro y aumentar la vulnerabilidad a los estados de ánimo negativos. Al dejar de usar la marihuana, se puede dar marcha atrás. 

Nota: La potencia varía según la cepa y la forma, y evaluar la tolerancia de un paciente a menudo puede ser difícil. Así que, antes de que el paciente inicie un tratamiento basado en cannabis medicinal, debe consultar con su médico e iniciar su uso con cuidado. Hay pocas investigaciones científicas y, al igual que con cualquier otro medicamento, los efectos varían según la persona.

El panorama es más positivo para la ansiedad, si seleccionas con cuidado tu cannabis. En aquel estudio del 2018 realizado por el programa MIND, los voluntarios que utilizaron cannabis redujeron el uso de las benzodiacepinas, medicamentos que se recetan comúnmente para reducir la ansiedad, en un 47%. A los consumidores les entusiasma. “La ansiedad puede aumentar de verdad a medida que envejeces”, menciona Barbara Blaser, de 73 años, una enfermera orientadora que ayuda a enseñar a los consumidores de cannabis de mayor edad en el dispensario Magnolia Wellness en Oakland, California. “Tus hijos están lejos, tus amigos van falleciendo, no sabes qué es lo que te espera. Una cantidad pequeña de cannabis puede ayudarte a sentirte mejor. Ahora mismo, estoy usando un bolígrafo de gel que me deja una gotita en la piel. Se absorbe y me relajo”.

La cantidad importa: un poquito (7.5 miligramos de THC, menos de lo que contienen muchos comestibles) redujo el estrés en un estudio del 2017. Pero 12.5 miligramos (lo que obtendrías de unas cuantas bocanadas de la popular cepa de hierba GSC, antes conocida como Girl Scout Cookies) aumentaron la ansiedad.

Cannabis tiene potencial para personas con TEPT. THC y CBD podrían atenuar los “malos recuerdos” que inundan el cerebro en respuesta a los factores desencadenantes de TEPT (como un ruido fuerte repentino), según los investigadores de National Center for PTSD en Palo Alto, California. Para 47 personas con TEPT que participaron en un ensayo clínico en Canadá en el 2009, tomar THC de noche significó tener menos pesadillas y que estas fueran de menor intensidad.

En junio, afuera de un dispensario en el centro de Florida, un veterano de Vietnam con sus placas de identificación y pantalones cortos de camuflaje dijo que usar un cigarrillo electrónico lo ayudó cuando ninguna otra cosa pudo hacerlo. "Me da demasiada ansiedad. No me ayudó tomar Xanaz, Prozac, Zoloft o Valium", comenta John, quien pidió que se omitiera su apellido. "Pero puedo ir a casa, fumar un par de bocanadas y, con calma, cuidar de mi madre, quien vive conmigo. Cuando me siento enojado con el mundo entero —y me enojo tanto que llego a pelear con las personas— me ayuda".

Pronto habrá más datos científicos que podrían ayudar a alejar al Departamento de Asuntos de Veteranos de sus políticas y posturas en contra del cannabis, y ayudar a los veteranos que más podrían necesitarla a obtener la marihuana medicinal. El primer ensayo clínico en EE.UU. sobre cannabis para los síntomas del trastorno por estrés postraumático —realizado en colaboración con la FDA y la DEA— terminó en enero, y se espera que los resultados se publiquen pronto.

EN RESUMEN: Depresión: resultados mixtos; ansiedad: parece que ayuda; TEPT, parece que ayuda


Esclerosis múltiple

Casi 1 millón de personas en Estados Unidos, entre ellas muchas de 45 años o más, viven con los debilitantes espasmos musculares y dolores de la esclerosis múltiple. Según una encuesta del 2017, hasta el 66% de ellos podrían estar usando la marihuana medicinal. Es probable que también hayan reducido los medicamentos para esta enfermedad. De hecho, quienes tienen esclerosis múltiple son el segundo grupo más grande de consumidores de marihuana medicinal en EE.UU., después de quienes padecen dolor crónico. Existen pruebas científicas sólidas sobre la capacidad del cannabis para reducir los espasmos musculares de la esclerosis múltiple.

Mientras tanto, otras personas consideran un posible medicamento basado en cannabis para la esclerosis múltiple. MMJ International Holdings Corp., una empresa de investigación y desarrollo de cannabis, espera próximamente poner a prueba un medicamento experimental —un extracto vegetal altamente purificado con THC y CBD en una cápsula de gelatina— para el tratamiento de la esclerosis múltiple en Estados Unidos.   

EN RESUMEN: Parece que ayuda


Dolor causado por el cáncer

“Al principio, tenía miedo. No voy a mentir. Nunca usé marihuana, no me gustaba y pensé que solo te hacía sentir mareada”, dice Lisa Mahally, de 54 años, de Daytona Beach, Florida. Alta, delgada, y vestida con una falda estampada, un suéter negro y zapatillas deportivas bonitas, salía del dispensario de marihuana medicinal Liberty Health Sciences en Summerfield, Florida con sus productos favoritos: cápsulas para dormir, un líquido que se coloca debajo de la lengua para náuseas y un aceite para masajes para aliviar el dolor muscular y el agotamiento.

Mahally tiene cáncer de colon en estadio IV y metastásico, una descorazonadora recaída de cáncer en fase inicial que se detectó con una colonoscopía y para el cual recibió tratamiento en el 2015. “Sin la marihuana medicinal no podría dormir. No tendría apetito. Estaría agotada y adolorida. Con ella, puedo disfrutar mi vida —caminar por la playa, cenar con amigos, pasar tiempo con mi esposo—. Hablé con mi médico sobre esto. Solo quiero que los demás hagan lo mismo y no tengan miedo de probarla”.

El cannabis es muy eficaz para el dolor causado por el cáncer y los efectos secundarios de los tratamientos para el cáncer, como náuseas, vómitos, pérdida del apetito y pérdida de peso, según Donald Abrams, oncólogo y profesor de medicina en University of California San Francisco y defensor durante mucho tiempo de la marihuana medicinal. “Sin lugar a dudas, funciona”, dice Abrams. “Estuve en el comité de NASEM que analizó las pruebas”.

Las pruebas más sólidas en la literatura médica eran sobre el uso para las náuseas y vómitos causados por la quimioterapia y el dolor relacionado con el cáncer. “Trabajo con pacientes que se someten a tratamiento para el cáncer”, dice Abrams. “Les digo: ‘Ve al dispensario, diles lo que intentas tratar y pregunta qué es lo que funciona mejor’”.

Pero según Abrams, el cannabis nunca debe usarse como tratamiento para el cáncer. “Lo más triste y frustrante para mí es conocer a pacientes que se han demorado seis meses para venir porque escucharon que la marihuana trata el cáncer y querían probarla primero. Para algunos, es demasiado tarde para tratamientos comprobados como la cirugía, la quimioterapia y la radiación que prolongan y salvan vidas”. No te dejes engañar con insinuaciones en internet de que sí funciona, menciona Abrams, pues se basan en anécdotas vagas e investigaciones dudosas.

EN RESUMEN: Parece que ayuda


Otros problemas de salud

Los adultos mayores están usando la marihuana medicinal para decenas de otros problemas de salud, entre ellos migrañas, fibromialgia, síntomas de la enfermedad de Alzheimer y demencia, enfermedad de Parkinson, enfermedad de Crohn y glaucoma. Algunos usos son prometedores. Fixen descubrió que la marihuana medicinal redujo la frecuencia e intensidad de las migrañas en un estudio.

Los resultados de un estudio entre 2,700 pacientes de mayor edad en Israel dieron puntuaciones altas al cannabis para reducir el dolor y mejorar la calidad de vida de quienes tenían la enfermedad de Alzheimer, la enfermedad de Parkinson, la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa. Mientras tanto, los especialistas dicen que para el glaucoma, no cuentes con la marihuana. Es importante ceñirte a tratamientos demostrados como las gotas para los ojos. “El cannabis solo disminuye la presión del líquido en los ojos por unos 90 minutos.

Tienes que controlarla todo el tiempo para proteger el nervio óptico”, señala Fixen. Hacen falta muchas más investigaciones y anécdotas importantes antes de tener respuestas definitivas sobre estos usos.

EN RESUMEN: Resultados mixtos

 

Sari Harrar es escritora especializada en salud y ciencias, reconocida a nivel nacional: fue finalista del premio National Magazine Award en el 2017 y recibió la beca para investigación de periodismo de CASE/Facultad de Medicina de Harvard.

Más sobre la marihuana medicinal

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.