Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Los efectos secundarios de los medicamentos recetados Skip to content
 

Conoce los efectos secundarios de los medicamentos recetados a medida que envejeces

A medida que tu metabolismo cambia, los medicamentos que tomas regularmente pueden desencadenar reacciones nuevas y no deseadas.

Un hombre mira un frasco de medicina en su botiquín

GETTY IMAGES

In English | Si bien es probable que hayas pensado en cómo tu metabolismo influye sobre tu aumento de peso con el paso de los años, tu proceso digestivo también afecta otras cosas, incluida la manera en que tu cuerpo maneja los medicamentos que tomas.

"Tu metabolismo cambia mucho como parte del proceso de envejecimiento normal", explica el internista Michael Hochman, profesor clínico adjunto de medicina y director del Gehr Family Center for Health Systems Science de la University of Southern California. “Tu hígado descompone las cosas de manera diferente, tus riñones dejan de ser tan eficientes y tu sistema gastrointestinal trabaja un poco más lento. Eso significa que un medicamento que tu cuerpo puede no haber tenido problemas para metabolizar en tu mediana edad se vuelve más problemático a medida que envejeces". Como resultado, serás más susceptible a los posibles efectos secundarios de los medicamentos que tomas que alguien una o dos décadas más joven, dice.

En general, es probable que 1 de cada 6 adultos mayores de 65 años tengan una reacción peligrosa a uno o más de los medicamentos que están tomando, según la American Geriatric Society. (Y tal parece que este grupo de edad está tomando unos cuantos medicamentos. Más de un tercio de las personas mayores de 62 años en Estados Unidos ahora toman sobre cinco medicamentos recetados regularmente, según un estudio publicado en la revista JAMA Internal Medicine (en inglés).


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Esto no significa que dejes de tomar tus medicamentos o evitar tomar algún medicamento que sí necesitas. Pero si estás tomando cualquiera de los siguientes cinco tipos de medicamentos de forma regular (o semiregular), habla con tu médico, pronto. Juntos podrán encontrar alguna alternativa.

Antibióticos

Las mujeres mayores de 60 años que toman antibióticos más de lo normal (un total de al menos dos meses de uso durante un período de siete años) tienen un 32% más de probabilidades de sufrir un ataque cardíaco o un derrame cerebral que las que los usan con menos frecuencia, según un estudio de Harvard (en inglés) publicado en abril en el European Heart Journal.

"Creemos que esto se debe a que el uso de antibióticos cambia las bacterias intestinales, lo que a su vez conduce a cambios en los metabolitos, que son ciertas sustancias en el torrente sanguíneo que aumentan el riesgo de enfermedad cardiaca", explica la especialista en medicina interna y coautora del estudio JoAnn Manson, directora de la división de Medicina Interna en Brigham and Women's Hospital en Boston.

Qué hacer: La próxima vez que tu médico te recete un antibiótico, pregúntale si realmente lo necesitas. Casi una cuarta parte de los antibióticos recetados son innecesarios, según un estudio publicado este año en el British Medical Journal. "A veces, el médico recetará un antibiótico porque el paciente lo solicita, pero muchas veces, como en el caso de un resfriado persistente causado por un virus, el medicamento no hará nada", señala Manson. Pero si realmente necesitas un antibiótico, no interrumpas el tratamiento, incluso si te sientes mejor. Debes tomar cualquier antibiótico exactamente según se indica. Esto reducirá las posibilidades de que te vuelvas a enfermar.

AINES (medicamentos antiinflamatorios no esteroides)

Las investigaciones muestran que casi todas las personas mayores de 65 años toman AINE (medicamentos antiinflamatorios no esteroides) de venta sin receta como el ibuprofeno, pero las personas en este grupo de edad deberían limitar su uso a una o dos veces al mes, si es que lo hacen, dice Michael Steinman, un geriatra y profesor de medicina en la University of California en San Francisco. "No recomendamos el uso más frecuente, ya que aumentan el riesgo de sangrado en las úlceras estomacales", dice. También pueden elevar tu presión arterial, afectar tus riñones y empeorar la insuficiencia cardíaca.

Qué hacer: Si tienes alguna molestia o dolor, toma acetaminofén (Tylenol), dice Steinman. Solo asegúrate de no exceder los 3000 mg por día o el equivalente a seis pastillas. Si necesitas tomar un AINE, habla con tu médico sobre la posibilidad de tomarlo con un inhibidor de la bomba de protones de venta libre, como el omeprazol (Prilosec). Estos medicamentos ayudan a reducir el riesgo de sangrado estomacal.

Pastillas para dormir y medicamentos contra la ansiedad

Casi un tercio de los adultos mayores en el país toman sedantes. Estos incluyen medicamentos para dormir con receta, como zolpidem (Ambien) y eszopiclone (Lunesta), así como medicamentos para la ansiedad como alprazolam (Xanax) y diazepam (Valium). El uso de estos medicamentos conlleva un gran riesgo para este grupo de edad. "Al permanecer en el cuerpo por más tiempo, las personas mayores son más susceptibles a los efectos secundarios como caídas, mareos, confusión y problemas de memoria", dice Hochman. Al tomarlos, duplicas el riesgo de caídas y fracturas de cadera.

Qué hacer: Está bien tomar Ambien si es algo que ocurre de vez en cuando, por ejemplo, si necesitas dormir un poco en un vuelo largo. Pero si descubres que dependes de los sedantes durante más de uno o dos días, habla con tu médico. "Es posible que tengas una afección subyacente, como depresión o ansiedad, que deba tratarse", dice Steinman. Otra opción: la terapia cognitivo-conductual (TCC), una forma de tratamiento conductual que se centra en cambiar los hábitos, como los que interrumpen el sueño. La American Academy of Sleep Medicine (AASM) ahora recomienda la TCC como el tratamiento de primera instancia para el insomnio crónico, en lugar de los medicamentos para dormir. Este tipo de asesoramiento a corto plazo por lo general requiere solo seis sesiones de una hora y a menudo está cubierto por los seguros de salud. Algunos centros para dormir ofrecen TCC; para encontrar uno acreditado por la AASM, visita sleepcenters.org.

Ciertos antihistamínicos de venta libre

Los productos como los medicamentos para el alivio nocturno del resfriado que contienen los antihistamínicos difenhidramina (Benadryl) y clorfeniramina (AllerChlor, Chlor-Trimeton) pueden causar síntomas como confusión, visión borrosa, estreñimiento, dificultad para orinar y sequedad bucal. Y el uso a largo plazo también puede aumentar el riesgo de demencia, según un estudio (en inglés) publicado en JAMA Internal Medicine. Esto se debe a que estos medicamentos son drogas anticolinérgicas, lo que significa que bloquean la acción de la acetilcolina, una sustancia en el cerebro relacionada con el aprendizaje y la memoria.

Qué hacer: Hochman dice que siempre leas la etiqueta de los ingredientes en todos los medicamentos de venta libre para la tos, el resfrío y la alergia que compras (la difenhidramina se encuentra en los medicamentos para el alivio nocturno del resfriado, ya que seca las secreciones nasales y te da sueño). Si tienes la fiebre del heno, busca un antihistamínico OTC que contenga ingredientes como la loratadina (Claritin) o la cetirizina (Zyrtec), que no tienen efectos anticolinérgicos, aconseja. Otra opción: vacunas antialérgicas. Cuando las personas de 65 a 75 años fueron vacunadas durante tres años, alivió los síntomas en un 55% y disminuyó la cantidad de medicamentos para la alergia que necesitaban en un 64%, según un estudio del 2016 (en inglés) publicado en la revista médica Annals of Allergy, Asthma & Immunology.

Algunos medicamentos para la diabetes

Es importante que controles los niveles de azúcar en la sangre si tienes diabetes tipo 2, ya que serías especialmente vulnerable a las complicaciones de cualquier enfermedad cuando seas mayor. Pero ciertos medicamentos contra la diabetes, conocidos como sulfonilureas de acción prolongada, deben ser evitados, dice Hochman. Eso es porque pueden causar niveles de azúcar en la sangre peligrosamente bajos. Estos incluyen gliburida (Diabeta, Micronase) y clorpropamida (Diabinese).

Qué hacer: Si tienes diabetes tipo 2, la metformina debe ser el tratamiento de primera línea, dice Hochman, junto con cambios al estilo de vida como perder peso y hacer ejercicio. La mayoría de las veces, estos pasos son suficientes para controlar el nivel de azúcar en la sangre. Si no, otros medicamentos para la diabetes pueden ayudar. Pero si tu médico considera que no es suficiente, es hora de tener una conversación. "Algunos médicos son muy agresivos en lo que respecta al control del azúcar en la sangre, pero en los adultos mayores hay pruebas convincentes que sugieren que no necesitamos ser tan estrictos", dice Hochman. "De hecho, creemos que en este grupo de edad, reducir demasiado el nivel de azúcar en la sangre puede aumentar el riesgo de muerte por enfermedad cardíaca".

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO