Skip to content

Vota: temas críticos como Medicare y el Seguro Social están en juego

¿Necesitas ayuda para preparar tus impuestos? Visita Tax-Aide.
Impuestos: ¿Eres chofer de Uber? También tienes que pagarle al IRS
Impuestos: Tienes hasta el 17 para rendir tu planilla, Tax-Aide te ayuda.
Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena
 

Cuando caduque la patente de Lipitor, ¿qué ocurrirá con el precio de su receta?

Pfizer procura conservar a los consumidores y excluir los genéricos.

In English | La primera versión genérica de Lipitor, el medicamento más vendido del mundo para reducir el colesterol, salió al mercado en diciembre.

Hace tiempo que los analistas del mercado de medicamentos vienen especulando acerca de las estrategias que el fabricante de Lipitor, Pfizer, podría emplear para retener al menos algo de las ganancias de este tan exitoso medicamento que ha generado $12.000 millones ($12 billion) por año durante los últimos 15 años. Pero los propios expertos se vieron desconcertados ante la escala y el ingenio del contraataque de Pfizer contra la competencia de genéricos. El fabricante ha lanzado una campaña sin precedentes para persuadir a los pacientes para que sigan tomando Lipitor en lugar de cambiar al genérico atorvastatina.

Vea también: ¿Conoce los efectos secundarios de los medicamentos que toma?

Ilustración de una pastilla de Lipitor peleando con una pastilla de Lipitor genérico

Imagen por R.O. Blechman

Se espera que muchos medicamentos exitosos pierdan la protección de las patentes en los próximos 12 meses.

Por regla general, después de que un medicamento de marca pierde su patente, otro fabricante recibe seis meses para comercializar en exclusiva una copia genérica de bajo costo, y le fija un precio no mucho menor que el que tenía el de marca. Después de seis meses, otras copias genéricas salen al mercado y los precios se desploman. En consecuencia, la demanda del medicamento de marca también suele disminuir. Pero Pfizer está intentando reescribir este libreto y mantener la competitividad de Lipitor, en especial, cerrando tratos para bloquear la cobertura del nuevo genérico en algunos planes de salud.

Esa estrategia quedó de manifiesto a mediados de noviembre, cuando tres grandes compañías de gestión de beneficios farmacéuticos (PBM, según sus siglas en inglés) que actúan como intermediarias para negociar precios entre los fabricantes de medicamentos y los seguros de salud, explicaron a los farmacéuticos que, desde el 1.º de diciembre hasta el 31 de marzo, muchos de los planes de cobertura de salud representados por ellas cubrirán el medicamento de marca Lipitor, pero no su versión genérica.

“Me quedé pasmado”, comenta Geoffrey Joyce, profesor adjunto de economía y política farmacéutica en University of Southern California. “Sabía que Pfizer buscaría formas de desalentar al consumidor de tomar el genérico,  pero bloquearlo por completo parece una conspiración entre el fabricante y las grandes PBM para prohibir un medicamento de bajo costo”.

Otras estrategias de Pfizer: establecer su propia farmacia de pedidos por correo electrónico para venderles Lipitor al mismo precio que sus genéricos a los beneficiarios de planes de seguro de salud, ofrecer tarjetas de descuento a personas sin cobertura y lanzar una campaña publicitaria masiva para promover la fidelidad a la marca con el argumento: “Si Lipitor funciona para usted, ¿por qué cambiar?”.

“Este no es el primer intento que un fabricante hace para extender el uso y la rentabilidad de un medicamento de marca una vez vencida la patente”, explica Joyce. “Pero, claramente, es la campaña más agresiva y multifacética hasta la fecha”. La estrategia a largo plazo, agrega, es que los pacientes se acostumbren a usar Lipitor “a pesar de disponer de un genérico”.

¿Cómo afectan estos acuerdos al consumidor? Depende si usted está cubierto por un plan a cargo de un empleador u otro plan de seguro privado, por un plan de medicamentos de Medicare Parte D, o de que no cuente con cobertura alguna.

Siguiente: Costos para beneficiarios de planes privados. >>

Beneficiarios de planes a cargo del empleador

Las comunicaciones recientemente enviadas a los farmacéuticos por las tres grandes compañías intermediarias —Medco, Medimpact y Catalyst Rx— muestran que por lo menos algunas de sus clientas aseguradoras reducirán los copagos para Lipitor al nivel de un medicamento genérico, quizás unos $10 o menos en una provisión para 30 días, en contraste con el copago actual de $25 o más. Eso suena a un buen arreglo para los pacientes, y, por cierto, es probable que millones vean disminuidos sus gastos en Lipitor. Pero, según los críticos, si los planes médicos siguen cubriendo el costo íntegro del medicamento, esto traería dos consecuencias.

Lipitor pills- prescription drug prices and generics

Fotografía por Photo Researchers/Getty Images

Quienes toman Lipitor esperan que una alternativa genérica reduzca sus costos en medicamentos.

En primer lugar, los beneficiarios de planes que cargan un porcentaje del costo del fármaco, en lugar de un copago fijo en dólares, pagarán un importe más alto, según notificó Medco. Por ejemplo, si la provisión de Lipitor para 30 días le cuesta $160 al plan, y el plan carga un 25 % a los beneficiarios, estos seguirían pagando $40, contra los $10 o menos.

En segundo lugar, si un plan a cargo del empleador no recibe el reembolso completo por el Lipitor de su compañía de gestión de beneficios, sus costos resultarían mayores que si cubriera el genérico. En ese caso, el trato termina siendo una pérdida de dinero para el plan y, en última instancia, pagarán los afiliados, afirma Dave Marley, farmacéutico independiente de Winston-Salem, Carolina del Norte. “Cualquier cosa que aumente los gastos del empleador, puede estar seguro de que al año siguiente las primas, deducibles y copagos aumentarán”. Marley es fundador y miembro de Pharmacists United for Truth and Transparency (Farmacéuticos Unidos por la Verdad y la Transparencia), asociación nueva que se opone a lo que denomina el papel tras bastidores de las PBM en alimentar los crecientes costos de los medicamentos. Su grupo fue el primero en dar la noticia del trato de Lipitor enviando copias de las tres notificaciones a la prensa.

Generalmente, los intermediarios farmacéuticos obtienen sus ganancias a partir de los reembolsos y no necesariamente traspasan esos ahorros a los planes de seguro, comenta Stephen Schondelmeyer, de University of Minnesota, experto nacional en fijación de precios de medicamentos.

Medco explicó a Pharmacy Times que su comunicación se refería únicamente a un cliente, Coventry Health Care, un plan con 1.2 millones de afiliados, y que Medco no se quedaría con ningún reembolso en dólares que viniera de Pfizer.

En otra jugada sin precedentes, Pfizer se ha asociado, además, con una gran farmacia que trabaja con pedidos por correo electrónico para surtir las recetas de Lipitor de los pacientes. Según un informe del Wall Street Journal, los planes de salud que han contratado a Pfizer para utilizar esta farmacia pagarían por el Lipitor un precio a nivel del genérico, en tanto que los otros pagarían más.

Siguiente: Los costos para los beneficiarios de Medicare. >>

Beneficiarios de planes de medicamentos de Medicare

El programa de medicamentos recetados de Medicare funciona de modo muy diferente de los planes a cargo del empleador. Los planes de la Parte D cubren los costos de los medicamentos de una persona hasta cierto límite por año  ($2.840 en el 2011). Este límite se basa en el precio completo del medicamento —lo que aporta el beneficiario en copagos y lo que paga el plan—, y cuando se alcanza ese nivel, comienza el período sin cobertura conocido como “doughnut hole”, y los costos para el beneficiario se tornan mucho más altos.

Por tanto, si un plan de la Parte D decide cubrir Lipitor, pero no el genérico, esto podría significar que los beneficiarios entrarán en el doughnut hole mucho más rápidamente.

Los planes de la Parte D recurren a los gestores de beneficios farmacéuticos, o bien negocian el precio directamente con los fabricantes. Por ley, los planes de medicamentos suelen ser libres para elegir qué medicamentos cubren y no se les exige que traspasen ningún reembolso al beneficiario ni a Medicare. Sólo en el 2008, las aseguradoras de los planes de la Parte D recibieron $6.500 millones ($6.5 billion) en reembolsos de los fabricantes, según un informe de marzo del 2011 preparado por el inspector general del Department of Health and Human Services (Departamento de Salud y Servicios Humanos). Pero, según los expertos, en general, estos reembolsos han ayudado a mantener las primas más bajas.

Marley, del grupo de los farmacéuticos, comenta que están esperando ver qué hacen los planes de la Parte D respecto de Lipitor, pero agrega que existe un precedente histórico: Cuando el año pasado la píldora contra la acidez estomacal Protonix perdió su patente, algunos planes de la Parte D bloquearon el genérico y cubrieron únicamente el producto de marca, dice, en “exactamente el mismo escenario” que el de Lipitor. “En esos casos, hubo pacientes que entraron en el doughnut hole más rápidamente, y el gobierno federal cubrió todo el costo para los pacientes con subsidios por ingresos bajos”.

Algunos planes de medicamentos de Medicare ya han actuado al respecto. Por ejemplo, en el 2012, nueve de los 33 planes de la Parte D de Florida reducirán el precio de Lipitor al nivel del genérico, con copagos que irán de $0 a $8 por una provisión para 30 días, según el sitio web de Medicare.

CVS/Caremark ha avisado a los farmacéuticos que el genérico atorvastatina no estaría cubierto por 29 planes de la Parte D para los que la compañía administra beneficios.En cambio, los beneficiarios obtendrán el fármaco marca Lipitor al valor del copago del genérico.

Siguiente: Costos para las personas sin cobertura de salud. >>

Personas sin cobertura

Estos son los hombres y mujeres que pudieran beneficiarse más de una versión genérica de Lipitor, por el que han venido pagando el precio completo en la farmacia. Pero es improbable que sus costos se reduzcan mucho en los próximos seis meses.

Durante este período, se espera que el precio del genérico sea solamente de un 10 % a un 20 % más bajo que el del Lipitor, explica Schondelmeyer. Incluso si Pfizer baja el costo del Lipitor hasta el nivel del genérico, no es probable que los clientes sin cobertura perciban una gran diferencia de precios. Pero a partir del 1.º de junio, podrán competir otros fabricantes de genéricos, y se espera que sus medicamentos bajen drásticamente el precio del genérico. Hoy, el Lipitor, sin cobertura de salud, en general cuesta de $5 a $6 por pastilla. “Para el otoño próximo, el precio [genérico] disminuirá hasta rondar los $2 por pastilla, y para el 2013 es probable que baje a 50 o 25 centavos”, afirma Schondelmeyer.

Mientras tanto, en otro esfuerzo por asegurar la lealtad continua a la marca Lipitor, Pfizer otorga tarjetas de descuento a las personas que no están cubiertas por aseguradoras privadas ni programas gubernamentales. En algunos casos, los descuentos representan costos de apenas $4 por una provisión para 30 días.

¿Sentar precedente?

Se espera que muchos medicamentos de gran éxito pierdan la protección de la patente  en los próximos 12 meses, lo cual dará paso a genéricos de menor costo. Entre ellos: Plavix (prevención de infartos), Avandia (diabetes), Singulair (alergias y asma) y Lexapro (depresión). ¿Podrían sus fabricantes llegar a acuerdos similares a los que llegó Pfizer?

“Hay que preguntarse qué precedente sienta [la estrategia de Lipitor]”, afirma Joyce. “Si Pfizer tiene éxito, otros fabricantes seguirán algunos de estos enfoques o todos”.

Mientras tanto, se dice que la Federal Trade Commission (FTC, Comisión Federal de Comercio) sigue los acontecimientos con atención. Los analistas del mercado de los medicamentos afirman que los funcionarios de la FTC han estado indagando sobre los tratos de las PBM con relación a Lipitor. La agencia se negó a comentar o decir si está investigando activamente este asunto.

Pero en los años recientes, la FTC ha perseguido con determinación otros tipos de tácticas para retrasar la competencia de los genéricos, en especial, una denominada “pago por retraso”, en la que un fabricante de medicamentos de marca paga a un fabricante de genéricos para que se mantenga fuera del mercado durante varios meses. La FTC estima que estos tratos actualmente protegen de la competencia a ventas de medicamentos de marca por valor de al menos $20.000 millones ($20 billion), y les cuestan al consumidor estadounidense $3.500 millones ($3.5 billion) por año, incluidos unos $1.200 millones ($1.2 billion) que paga el gobierno federal.

AARP Bulletin se comunicó con Pfizer para conversar al respecto, y fue invitado a enviar las preguntas por correo electrónico a la compañía. Pfizer no respondió a ellas. 

Patricia Barry es redactora sénior del AARP Bulletin; escribe sobre Medicare y temas relacionados con políticas de salud.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTICULO