Skip to content

Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena

¿Necesitas ayuda para preparar tus impuestos? Visita Tax-Aide.
Impuestos: ¿Eres chofer de Uber? También tienes que pagarle al IRS
Impuestos: Tienes hasta el 17 para rendir tu planilla, Tax-Aide te ayuda.
Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena
 

Medicamentos en duda

El Fosamax y otros fármacos para la osteoporosis.

In English| Durante años, se han recetado medicamentos denominados bisfosfonatos (un grupo de fármacos entre los que se encuentran el Fosamax, Boniva, Actonel y Reclast) para la osteoporosis a mujeres posmenopáusicas, con el fin de fortalecer los huesos. Pero algunos informes recientes han generado dudas sobre si el uso a largo plazo de estos fármacos podría estar relacionado con una fractura inusual del fémur.

Dos estudios presentados esta primavera en el encuentro anual de la American Society of Orthopaedic Surgeons (Asociación Estadounidense de Cirujanos Ortopédicos) aumentaron esa inquietud, ya que apuntaron a los cambios en la calidad ósea de las mujeres que han tomado bisfosfonatos durante varios años.

Los médicos, sin embargo, ponen el énfasis en que estos medicamentos sí evitan las fracturas —especialmente, las de cadera— en un gran número de mujeres que tienen osteoporosis, y que las fracturas de fémur son relativamente poco comunes.

A continuación, lo que sabemos hasta el momento.

¿Qué demostraron los nuevos estudios?

Estos pequeños estudios fueron diseñados para analizar si el uso prolongado de estos fármacos altera la calidad del hueso de alguna manera que pueda favorecer la fractura del fémur.

En uno de los estudios, investigadores del Columbia University Medical Center (Centro Médico de la Universidad de Columbia) examinaron a 111 mujeres posmenopáusicas para medir la fortaleza de sus fémures. Aproximadamente la mitad de ellas no estaba tomando los fármacos, y la otra mitad los había tomado durante, al menos, cuatro años. El estudio halló que en las que estaban tomando los medicamentos, la fortaleza del hueso había mejorado durante los primeros cuatro años de tratamiento, pero que al continuar con el fármaco por más de cuatro años, esas mejorías se habían malogrado, a pesar de que no había desaparecido todo lo conseguido.

En otro estudio, investigadores del Hospital for Special Surgery (Hospital de Cirugías Especiales) de Nueva York examinaron muestras de los fémures de 21 mujeres en período posmenopáusico. Doce de ellas habían consumido fármacos bisfosfonatos durante un promedio de ocho años y medio. La edad del tejido óseo de estas 12 mujeres mostró un rango menor —había más hueso viejo y menos hueso nuevo, suave y flexible— en comparación con las mujeres que no tomaban los fármacos.

¿Qué significan estos hallazgos?

Los bisfosfonatos trabajan suprimiendo el proceso natural en el que se elimina el tejido óseo y se reemplaza con tejido nuevo. En la osteoporosis, la remoción del hueso supera al reemplazo, lo que da lugar a huesos livianos y frágiles. Es posible, según sugieren los autores de los estudios, que el tratamiento con fármacos durante mucho tiempo a veces genere hueso de mayor grosor y dureza, el cual podría tener pequeños defectos, como consecuencia del daño acumulado o de irregularidades estructurales, que reducirían la resistencia del hueso a quebraduras.

¿Por qué comenzaron a preocuparse primeramente los médicos por estos fármacos?

Determinados tipos de fracturas óseas se consideran típicas para las personas con osteoporosis, incluidas las ocurridas en diversos lugares de la cadera y la columna.

Pero durante los últimos años, los médicos han publicado una serie de informes de casos en los que las mujeres que tomaban bisfosfonatos durante varios años venían experimentando fracturas inusuales en el fémur, pocos centímetros por debajo de la cadera.

Joseph M. Lane, cirujano ortopédico del Hospital for Special Surgery y del New York Presbyterian Hospital (Hospital Presbiteriano de Nueva York), y coautor de uno de los estudios presentados en marzo, indica que, en décadas pasadas, este tipo de fractura era tan poco común que algunos de sus colegas nunca habían visto una. Según él, desde aproximadamente el año 2000, eso cambió. Sigue siendo inusual; representan aproximadamente entre el uno y el dos por ciento de los casos de fractura de cadera tratados en el New York Presbyterian Hospital entre 2002 y 2007, indica Lane. Pero se trata de un problema serio, difícil de tratar, que parece afectar principalmente a las mujeres más jóvenes, activas, en período posmenopáusico.

He estado tomando un bisfosfonato durante años. ¿Debería dejar de hacerlo?

Tanto la American Society of Orthopaedic Surgeons como la Endocrine Society (Asociación de Endocrinología) han emitido comunicados en los que instan a las pacientes con osteoporosis a no abandonar los medicamentos sin consultar a sus médicos. Al hacerlo, podrían quedar expuestas a fracturas potencialmente incapacitantes y hasta mortales, que se supone que los fármacos evitan en primer lugar.

“Lo que tenemos que tener en cuenta —indica la endocrinóloga Elizabeth Shane, de la Universidad de Columbia y codirectora de una importante fuerza de tareas profesional que está estudiando estas fracturas de fémur— es que las fracturas corrientes pueden resultar tan devastadoras como este otro tipo de fracturas, aunque sean mucho, muchísimo más comunes; y estos fármacos hacen una labor muy buena para evitar esos tipos de fracturas”.

Las investigaciones realizadas demuestran que si uno trata a 10.000 mujeres con osteoporosis durante más de cinco años, evitará aproximadamente 100 de estas fracturas comunes, indica Shane, aunque, tal vez, —si los bisfosfonatos realmente estuvieran promoviendo las fracturas de fémur— podrían estar produciendo dos de estas otras fracturas más inusuales. Dos estudios pequeños han hecho un seguimiento de mujeres que llevan hasta 10 años tomando estos fármacos, sin descubrir problemas serios.

¿Tengo que tomar el fármaco en forma indefinida para mantener mis huesos más fuertes?

No necesariamente. Un importante estudio publicado a fines del 2006 en el  Journal of the American Medical Association comparó los resultados entre mujeres que interrumpieron el consumo de Fosamax después de cinco años con los de las que continuaron tomando el fármaco. Después de cinco años, las que habían dejado el medicamento presentaban casi el mismo riesgo para la mayoría de las fracturas que las que continuaron tomándolo.

“Sobre la base de los estudios, parecería que una vez que uno consumió Fosamax durante cinco años, el hecho de dejarlo durante un año probablemente no generaría mayores cambios”, indica la doctora Ethel Siris, ex presidente de la National Osteoporosis Foundation (Fundación Nacional de Osteoporosis), que dirige el Toni Stabile Osteoporosis Center (Centro de Osteoporosis Toni Stabile), del Columbia University Medical Center. Según él, el beneficio parece continuar, “probablemente, debido a que uno ha acumulado la suficiente cantidad de fármaco en su sistema. Una vez que pasaron dos años desde que se dejó el medicamento, aparece una mínima reducción de la densidad de la cadera. Es como si el efecto comenzara a desaparecer”.

Con estos resultados, algunos médicos recomiendan unas "vacaciones" del fármaco —interrumpiendo los medicamentos de manera temporaria—, para evitar gastos y molestias innecesarias, cuando no otras cosas.

¿Quién corre mayor riesgo de fracturarse un fémur? ¿Qué puedo hacer para evitar este problema?

Los especialistas sospechan que un grupo pequeño, específico de mujeres puede correr mayor riesgo de fracturas inusuales de fémur. Tal vez estas mujeres tengan otras enfermedades, además de osteoporosis, hayan tomado otros medicamentos o tengan vulnerabilidad genética. Desafortunadamente, nadie puede determinar en este punto exactamente cuáles son esos factores de riesgo.

Lo que saben los médicos es que muchas mujeres que padecieron este tipo de fractura de fémur se quejaron de dolor de muslo antes, a veces durante meses.

“Desde la publicación de estos casos, les pregunto a todas mis pacientes en forma rutinaria si tienen dolor en los muslos”, comenta Shane. Un dolor semejante en pacientes con osteoporosis que tomen bisfosfonatos debería ser motivo de una inmediata radiografía de ambos muslos, y si las imágenes indicaran que hay algún problema, de derivación a un cirujano ortopédico.

¿Tenemos la certeza de que determinados fármacos contra la osteoporosis están provocando estas fracturas inusuales?

No. No se han realizado estudios para confirmar que estas fracturas inusuales estén aumentando; tampoco está claro que sean causadas por el Fosamax y/u otros bisfosfonatos.

En respuesta a los informes de noticias sobre los estudios, la U.S. Food and Drug Administration (Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU.) publicó un informe en el que dice que la agencia continuará investigando esta “potencial señal de seguridad”, pero que hasta el momento no han hallado pruebas de que las mujeres que toman medicamentos para la osteoporosis estén en mayor riesgo.

Katharine Greider vive en Nueva York y escribe sobre Salud y Medicina.

LEE ESTE ARTICULO