Skip to content

Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena

¿Necesitas ayuda para preparar tus impuestos? Visita Tax-Aide.
Impuestos: ¿Eres chofer de Uber? También tienes que pagarle al IRS
Impuestos: Tienes hasta el 17 para rendir tu planilla, Tax-Aide te ayuda.
Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena
 

El ibuprofeno podría proteger contra el Parkinson

Nuevos hallazgos cambiarán el rumbo de las investigaciones.

In English | Las personas que toman ibuprofeno dos o más veces por semana tienen muchas menos probabilidades de tener la enfermedad de Parkinson que aquellas que no toman el medicamento, de acuerdo a un estudio publicado en internet el 2 de marzo, en la publicación Neurology.

Ibuprofen Linked to Parkinson's Disease

Science Faction/Getty Images

El ibuprofeno tiene efectos neuroprotectores potenciales.

Los hallazgos sugieren que este analgésico común que se vende sin receta, bajo marcas tales como Advil, Motrin y Nuprin, realmente podría proteger al cerebro contra la degeneración que producen los síntomas de la enfermedad de Parkinson, como los temblores, la rigidez muscular y otras dificultades relativas al movimiento y la coordinación.

Sin embargo, el principal autor del estudio, el doctor Xiang Gao, de la Harvard Medical School (Escuela de Medicina de Harvard) y la School of Public Health (Escuela de Salud Pública de Harvard), advierte que se requiere más investigación para poder confirmar la relación entre causa y efecto, y comprender cómo funciona el efecto, antes de que los médicos consideren recomendar ibuprofeno para desacelerar o prevenir el Parkinson.

¿Quiénes están en riesgo?

James Beck, director de los programas de investigación en la Parkinson’s Disease Foundation, está de acuerdo con estos hallazgos. “Creo que esto es verdadero”, dice. “Pienso que hay algo asociado a la manera como funciona el ibuprofeno en el cuerpo que podría jugar un papel importante en la enfermedad de Parkinson. Este estudio será como un compás que conducirá la investigación básica en la dirección correcta”.

La enfermedad de Parkinson implica la muerte de las células en el cerebro medio, responsables por la producción de dopamina, un neurotransmisor clave. No se conoce bien la causa, pero se sospecha que la vulnerabilidad genética, quizás asociada con la exposición a toxinas ambientales, juega un papel importante. El Parkinson tiende a presentarse alrededor de los 60 años, y el riesgo aumenta con la edad.

Un número mucho mayor de hombres que de mujeres tienen la enfermedad.

El análisis más reciente estudió los reportes médicos de un grupo de 98.892 enfermeras y 37.305 hombres profesionales del campo de la salud, a quienes se les hizo seguimiento durante seis años, desde el 2000. El riesgo de terminar entre los 291 pacientes diagnosticados con Parkinson durante ese tiempo fue un 38% menos para aquellos que tomaban ibuprofeno de manera habitual. La probabilidad de adquirir la enfermedad de Parkinson disminuyó a medida que se aumentaron las dosis semanales de ibuprofeno.

Además, los investigadores llevaron a cabo un análisis estadístico, considerando su estudio y otros seis que estudiaban la relación de algunos analgésicos, como el ibuprofeno, con el riesgo de contraer la enfermedad de Parkinson. Al evaluar todos estos estudios, los investigadores encontraron una reducción del 27% en el riesgo de contraer la enfermedad entre las personas que tomaban ibuprofeno; una cantidad algo menor pero importante.

Los analgésicos y la enfermedad de Parkinson

Durante años, los científicos han sospechado que los analgésicos correspondientes a la categoría de antiinflamatorios no esteroidales, que incluye al ibuprofeno, la aspirina y al naproxeno, protegen al cerebro del daño asociado con las enfermedades como el Parkinson y el Alzheimer, porque controlan la inflamación que producen estas enfermedades.

Sin embargo, de acuerdo con un estudio realizado por coinvestigadores del Dr. Gao, que fue publicado en el 2005, y un análisis del 2009 de otro grupo de científicos, la asociación entre el Parkinson y esos medicamentos no sería válida para todos los fármacos de esa categoría.

Este nuevo estudio permite un enfoque más preciso: aparte del ibuprofeno, no se encontró que hubiera una reducción en el riesgo de Parkinson entre la categoría completa de medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE), lo cual sugiere, según los autores, “que el ibuprofeno tiene efectos neuroprotectores potenciales que no los tiene la aspirina u otros analgésicos de uso común”.

Los investigadores especulan que esta distinción podría deberse a una característica especial del ibuprofeno de afectar una vía de señalización específica en el cerebro, que conlleve inflamación, la acumulación de moléculas destructivas llamadas radicales libres, y la muerte celular programada.

El uso de ibuprofeno para pacientes que sufren de Parkinson>>

Todavía es un poco prematuro

Un editorial que acompañó al estudio advierte a los médicos que “bajo ninguna circunstancia” recomienden el ibuprofeno como medicamento contra la enfermedad de Parkinson.

¿Por qué? Porque puede ser que el ibuprofeno sólo proteja contra el “ataque inicial” que conduce al Parkinson, pero que no sirva una vez que aparezcan los síntomas; o tal vez no es el ibuprofeno, sino que alguna característica aislada de las personas que toman ibuprofeno es la que realmente protege contra esta afección, explica el principal editorialista, el Dr. James H. Bower, profesor adjunto de neurología en la Mayo Clinic de Rochester, Minnesota.

Por otro lado, el uso prolongado de ibuprofeno conlleva el riesgo de serios efectos secundarios, entre ellos, irritación y sangrado estomacal, y un mayor riesgo de sufrir problemas cardíacos y renales.

En su artículo, Bower compara los hallazgos relativos al ibuprofeno con hallazgos similares que indican que el tabaco, la cafeína y los niveles altos de ácido úrico en la sangre están asociados a un menor riesgo de contraer la enfermedad. En vez de sugerirles a las personas que prueben estas alternativas, explica Bower, los científicos las han incorporado a investigaciones que estudian sus efectos de una manera segura y en un ambiente controlado.

La doctora Mya Schiess, directora del departamento de trastornos del movimiento y enfermedades neurodegenerativas, de la Escuela de Medicina de la University of Texas, afirma que ha analizado en detalle las investigaciones sobre este tema y sí recomienda el ibuprofeno para pacientes con un alto riesgo de contraer la enfermedad, como, por ejemplo, aquellos que presentan un problema peculiar y perturbador conocido como transtorno del sueño MOR (movimientos oculares rápidos), que hace que exterioricen los sueños.

Schiess explica que, aunque les hace pruebas a sus pacientes para identificar problemas que pudieran hacer más riesgoso el uso de ibuprofeno y está pendiente de cualquier efecto secundario, la cantidad asociada con la reducción del riesgo de sufrir Parkinson, por lo general, no es peligrosa. “Este estudio se basa en que las personas tomen ibuprofeno un mínimo de dos veces por semana, y eso no es una cantidad excesiva de medicación”, expresa. “No es una cantidad diaria, pautada, de medicamentos. Pienso que eso debiera ser una consideración importante”.

Katherine Greider vive en Nueva York y escribe sobre asuntos de salud.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTICULO