Skip to content

Dr. Elmer Huerta

 

Síntomas de la falta de carbohidratos en la dieta

Conoce los efectos negativos inmediatos y a largo plazo.

  • Getty Images

    Carbohidratos vs. proteínas

    Las dietas donde se elimina o se restringe el consumo de harinas se han vuelto muy populares. Según sus defensores, las harinas y otros carbohidratos son los alimentos que más favorecen el aumento de peso, por lo que deben ser eliminados de la dieta y ser reemplazados por grasas y proteínas. Pero, ¿qué efectos negativos se pueden producir en la salud de una persona que ingiere muy poco o nada de carbohidratos?

    1 of 12
  • Getty Images

    Cansancio y fatiga

    El combustible que usan las células para funcionar es el azúcar que proviene de los carbohidratos. El hígado tiene una reserva “de emergencia” llamada glucógeno, que se agota en solo 24 horas después de dejar de consumir carbohidratos. La necesidad de azúcar se satisface entonces a partir de la grasa corporal y las proteínas de los músculos, proceso alternativo que produce sustancias químicas llamadas cetonas que causan cansancio, dolor de cabeza, nauseas y vómitos.  

    2 of 12
  • Shutterstock

    Deficiencia de vitaminas y minerales

    Los carbohidratos están presentes en una gran variedad de alimentos que también son fuente de otros nutrientes. Por eso, no es raro que las dietas bajas o muy bajas en harinas conduzcan a deficiencias de fibras, tiamina, folatos, vitaminas A, E, B6, calcio, magnesio, hierro y potasio. Y al reemplazar los carbohidratos con grasas y proteínas, el exceso de estos alimentos causa aumento en los niveles de los triglicéridos y el acido úrico.

    3 of 12
  • Getty Images

    Poca tolerancia al ejercicio

    Durante el ejercicio, el organismo —especialmente los músculos— necesitan abundante azúcar para su funcionamiento. La ausencia de azúcares en la dieta hace que esa sustancia se obtenga directamente del tejido muscular, con lo que se acumulan sustancias ácidas como cetonas y ácidos grasos, las cuales hacen que se produzca excesiva fatiga y debilidad muscular. La persona no puede entonces completar la actividad física para mantener un peso saludable.

    4 of 12
  • Getty Images

    Mayor riesgo de diabetes

    Al ingerir alimentos, el páncreas produce insulina para facilitar el uso del azúcar de la comida. Los defensores de las dietas bajas en carbohidratos piensan que esa secreción de insulina causa la obesidad. Lo cierto es que las grasas y las proteínas promueven una mayor secreción de insulina por parte del páncreas. Esto provoca un estado llamado “de resistencia a la insulina”, el cual puede favorecer el desarrollo de diabetes.

    5 of 12
  • Oferta de AARP

    Suscríbete a nuestro Boletín y vive la vida al máximo con consejos, herramientas y noticias para vivir una vida saludable.
    Únete a AARP hoy y ahorra en productos y servicios para la salud y el bienestar.

    6 of 12
  • Getty Images

    Complicaciones cardíacas

    Debido a que estas dietas son usualmente altas en grasas, uno de sus efectos es el aumento del colesterol malo y del colesterol total, y una disminución del colesterol bueno. Todo esto favorece al desarrollo de la arterioesclerosis. Algunos estudios han demostrado una mayor susceptibilidad a sufrir arritmias cardiacas y otros prueban que la fuerza muscular del corazón es menor, al dejar de consumir carbohidratos.  

    7 of 12
  • Getty Images

    Decalcificación en los huesos

    Estas dietas disminuyen la cantidad de calcio en los huesos por una acidificación de la sangre, consecuencia del proceso de producción de cetonas descrito anteriormente y por el alto consumo de grasas y proteínas. La disminución de calcio en los huesos lleva a la osteoporosis o enfermedad de los huesos blandos.

    8 of 12
  • Adam Gault/agefotostock

    Incrementa el riesgo de padecer cáncer

    Este es otro efecto preocupante que se produce porque ese tipo de dietas restringen el consumo de frutas y vegetales con alto contenido de carbohidratos y aumentan el consumo de alimentos ricos en grasas y proteínas. La ingesta, especialmente de carnes rojas, está asociada a un aumento de la incidencia de cáncer del colon, páncreas, mama, pulmón, estómago, esófago y vejiga urinaria.  

    9 of 12
  • Getty Images

    ¿Funcionan o no?

    Si bien es cierto que las personas que restringen drásticamente la ingesta de carbohidratos en su dieta bajan de peso, esa disminución es a expensas de la pérdida de líquidos del organismo. Lamentablemente, mucha gente no se da cuenta que las consecuencias negativas a corto y largo plazo de estas dietas son mucho mayores que los aparentes beneficios de haber bajado de peso.

    10 of 12
  • iStock

    ¿Cuál es la mejor manera de perder peso?

    Después de examinar los problemas que ocasiona una alimentación que restringe severamente uno de los tres nutrientes básicos (los otros son las proteínas y las grasas), sabemos que los casos extremos no favorecen una buena salud. Una dieta saludable debe contener un balance de los tres nutrientes básicos, además de vitaminas y minerales. El truco es comer todo tipo de alimentos en porciones pequeñas y una mayor cantidad de frutas y vegetales. Además practicar 30 minutos de ejercicios al día.

    11 of 12
  • Jason Hetherington/Getty Images

    Luce más joven sin necesidad de recurrir al bisturí

    5 tratamientos mínimamente invasivos, también para ellos. ¡Fotos!

    12 of 12

También te puede interesar:

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO