Skip to content
 

Papilomas cutáneos: qué son y cuándo deben extirparse

Cómo deshacerte sin riesgo de estos crecimientos benignos si los encuentras molestos.

Una mujer le muestra su piel a una dermatóloga

SDI PRODUCTIONS / GETTY IMAGES

In English

En algún momento es posible que hayas levantado el brazo o mirado de cerca tu cuello y hayas descubierto un crecimiento de color carne que antes no tenías. Lo que encontraste probablemente sea un papiloma cutáneo, dado que casi la mitad de la población tendrá al menos una de estas protuberancias inofensivas en el curso de su vida. A medida que envejecemos, suelen aparecer más.

Los papilomas cutáneos, o lo que tu dermatólogo llama acrocordones, suelen ser benignos y no son motivo de preocupación. Sin embargo, hay ciertos casos en los que te conviene consultar con tu médico, en especial si no sabes si deberías extirparlos o dejarlos. Aquí presentamos respuestas a algunas de las preguntas comunes sobre los papilomas cutáneos.

¿Qué son los papilomas cutáneos?

Papiloma cutáneo

TETIANA MANDZIUK / GETTY IMAGES

Simplemente son crecimientos que sobresalen de la piel y están fijados por un tallo corto o base. Por lo general tienen el mismo color que el resto de tu piel, aunque a veces pueden ser ligeramente más oscuros.

La mayoría de los papilomas cutáneos tienen un par de milímetros de diámetro (menos que el ancho de un borrador de lápiz), pero pueden alcanzar más tamaño.

¿Qué los causa?

El motivo más probable es el roce. Los papilomas cutáneos se forman en zonas de fricción con la propia piel o con la ropa, dice la Dra. Sara Lamb, profesora adjunta de Dermatología de Johns Hopkins. Por eso, no te sorprendas si los ves en las axilas, debajo de los pechos, en los pliegues de los muslos o en la parte del cuello que roza normalmente con el cuello de la camisa o un collar.

La obesidad aumenta levemente el riesgo de que aparezcan los papilomas cutáneos debido a la fricción piel con piel. También son más comunes en las personas con diabetes tipo 2, probablemente por la conexión con el peso más que con la enfermedad, señala Lamb. De hecho, estos crecimientos pueden ser un signo de diabetes temprana, una de las razones por las que deberías prestarles atención. Los científicos creen que la resistencia a la insulina puede estar relacionada con el crecimiento de los papilomas cutáneos.

Son más frecuentes en algunas familias que en otras. Los científicos aún no han descubierto si hay un “gen del papiloma cutáneo”, pero si algunos de tus parientes cercanos los tienen, puedes tener una predisposición genética a ellos.

La razón probable es que la fricción va en aumento con el paso de los años, explica Lamb. Con la edad también perdemos la elasticidad de la piel. La piel flácida es más propensa a causar rozaduras que la piel firme.

¿Son peligrosos los papilomas cutáneos?

Descubrir cualquier tipo de alteración en la piel nos lleva a pensar en el cáncer, pero estos tumores cutáneos no son cancerosos. De hecho, normalmente son benignos.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


¿Puede convertirse en cáncer un papiloma cutáneo?

“Técnicamente sí porque es parte de la piel como el resto del cuerpo”, comenta Lamb. Ella recuerda un caso de un papiloma cutáneo que se convirtió en cáncer de piel de células basales. Sin embargo, es sumamente raro que ocurra.

El único riesgo real con un papiloma cutáneo es que se enrosque alrededor de su tallo y corte su propio suministro de sangre. Sin sangre, muere y puede infectarse.

Los papilomas cutáneos que se enredan en un collar, el cuello de una camisa o tu cabello también pueden ser dolorosos. Eso es lo que lleva a las personas a querer sacárselos, dice la Dra. Susan Massick, dermatóloga certificada del Centro Médico Wexner de Ohio State University.

¿Cómo puedes saber si es algo más serio?

Lo que a una persona inexperta podría parecerle un papiloma cutáneo en realidad podría ser un lunar y tal vez canceroso. No confíes necesariamente en tu propia investigación y supongas que ese crecimiento es un papiloma cutáneo. Si no estás seguro, hazte revisar, sugiere Massick. Consulta con tu médico o tu dermatólogo.

¿Cuándo deberías extirparte un papiloma cutáneo?

La Dra. Lamb dice que, si está infectado o inflamado, se debe eliminar. De lo contrario, no es necesario quitártelo a menos que te desagrade su aspecto o se te quede enganchado en la ropa o las joyas y te irrite. Ten presente que si te lo quitas solo por el aspecto, es posible que tu compañía de seguro considere que es un procedimiento estético y no cubra el costo.

¿Puedes eliminar los papilomas cutáneos tú mismo?

La Dra. Massick dice que es mejor consultar con un médico, pero ha tenido pacientes que se extraen los papilomas pequeños por su cuenta. Solo debes tener cuidado.

Primero asegúrate de que las tijeras estén esterilizadas. Las que encuentres tiradas en el fondo de tu cajón de cachivaches podrían causarte una infección. Hiérvelas para esterilizarlas o desinféctalas con alcohol. Las tijeras también deben ser pequeñas para llegar a la base del papiloma cutáneo y estar bien afiladas. “Si están desafiladas, no podrás cortar la piel”, explica Massick. No olvides desinfectar bien la zona de alrededor del crecimiento.

Prepárate para ver un poco de sangre después del corte. Ten gasa a mano para contenerla.

Otra técnica casera de extirpación es atar el papiloma cutáneo con un trozo de cuerda o hilo dental. Si quieres probar este método, procura amarrar la cuerda firmemente alrededor de la base cerca de la piel. (Massick dice que no debería ser doloroso. Si te duele, retira la cuerda). De este modo se corta el suministro de sangre al papiloma cutáneo. No retires la cuerda. Pueden pasar varios días para que el papiloma cutáneo muera y se caiga.

¿Cómo extirpan los dermatólogos los papilomas cutáneos?

Si tienes crecimientos más grandes o algunos que te hagan dudar, consulta con tu dermatólogo, aconseja Massick. Tu médico puede extirparlos, congelarlos o quemarlos. También puede hacer una biopsia del tejido extirpado para confirmar que sea benigno (no canceroso).

El método que utilice tu médico dependerá del tamaño de los papilomas cutáneos. “Si hay muchos y son pequeños, podemos congelarlos rápidamente como se hace con las verrugas”, dice Lamb. “Si son más grandes, los cortamos”.

Con la congelación, también llamada criocirugía, tu médico rocía nitrógeno líquido en cada papiloma. El líquido superfrío produce pequeñas ampollas. “Cuando se caen las ampollas, también se desprende el papiloma cutáneo”, explica Massick. Es un proceso que lleva tiempo. Seguramente tendrás que esperar desde unos días hasta dos semanas para que se caigan los papilomas cutáneos. La cauterización es un procedimiento similar, pero emplea calor para quemarlos.

Otra ventaja de ver a un médico es que será menos doloroso que el método casero. Se inyecta lidocaína para entumecer la zona de alrededor de las protuberancias más grandes para que no sientas nada durante la intervención.

¿Pueden reaparecer los papilomas cutáneos después de extirparlos?

El papiloma cutáneo no debería volver a crecer después de la extirpación médica, pero no te sorprendas si ves uno nuevo en la misma zona. “Tienden a congregarse en los mismos lugares: pliegues de la piel, brazos y cuello, entre los muslos y debajo de los pechos. Así que, si tienes uno, probablemente te salgan más con el tiempo”, advierte Massick.