Skip to content

Es el momento de reevaluar tu cobertura de Medicare: Revisa esta guía sobre el período de inscripción abierta.

 

Guía sobre la gripe: lo que debes saber esta temporada

8 cosas que debes saber sobre las vacunas de refuerzo contra la COVID-19

Millones de personas en Estados Unidos ya tienen acceso a dosis adicionales de la vacuna. Aquí tienes la información más reciente sobre lo que puedes esperar.

Una enfermera marca una tarjeta de vacunación contra el coronavirus con una tercera dosis de "refuerzo"

ROBYN BECK / GETTY IMAGES

Una enfermera marca una tarjeta de vacunación con una tercera dosis de la vacuna.

In English

Millones de personas ya vacunadas contra la COVID-19 en Estados Unidos, ahora pueden recibir una vacuna de refuerzo, diseñada para despertar el sistema inmunitario y prepararlo para actuar si se enfrenta al coronavirus. 

Las dosis de refuerzo de Pfizer-BioNTech, Moderna y Johnson & Johnson (J&J) ahora están disponibles en farmacias, clínicas de salud y consultorios médicos en todo el país. Esto es lo que necesitas saber sobre estas dosis adicionales cuando se lanza su distribución:

1. Hay refuerzos disponibles, pero no todas las personas pueden recibirlos 

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), casi 196 millones de personas en el país están completamente vacunadas, pero no todos los que reúnen los requisitos para vacunarse contra la COVID pueden recibir una vacuna de refuerzo en este momento. Las vacunas de refuerzo de los tres fabricantes de vacunas solo están disponibles para adultos de 18 años o más. Las personas que recibieron las vacunas de Moderna y Pfizer pueden recibir la vacuna de refuerzo si han transcurrido al menos seis meses desde la fecha de vacunación original; las personas que recibieron la vacuna de J&J pueden recibir un refuerzo dos meses después de la primera dosis.

2. El refuerzo de Moderna es algo diferente 

Los refuerzos de Pfizer y J&J tienen la misma formulación y dosis que las vacunas iniciales, pero el refuerzo de Moderna es la mitad de la dosis —50 microgramos— de las dos primeras inyecciones. Los datos de los ensayos clínicos muestran que la dosis más pequeña genera igualmente una fuerte respuesta inmunitaria, y la compañía dice que la dosis más baja ayudará a aumentar la oferta mundial.


Para información actualizada sobre la COVID-19 visita aarp.org/ElCoronavirus


3. Las vacunas de refuerzo podrían incrementar la protección que está perdiendo eficacia en algunas personas  

Si bien las vacunas contra el coronavirus pueden ayudar a prevenir la infección (las personas no vacunadas tienen aproximadamente seis veces más probabilidades de dar positivo a la COVID-19 que las personas vacunadas, según los CDC), su principal beneficio radica en su capacidad de prevenir casos graves de la enfermedad, explica la Dra. Anna Durbin, experta en vacunas y enfermedades infecciosas en la Facultad de Salud Pública Bloomberg de Johns Hopkins. Y las vacunas contra la COVID-19 siguen siendo muy eficaces para hacerlo; mantienen a las personas fuera del hospital y les impiden sucumbir a la enfermedad. En Estados Unidos, muy pocas personas completamente vacunadas han sido hospitalizadas o han muerto a causa de la COVID-19. Esta última cifra es de aproximadamente un 0.009%, según los datos más recientes. Las personas no vacunadas tienen aproximadamente 11 veces más probabilidades de morir a causa de la COVID-19 que sus pares vacunados. 

Sin embargo, varios estudios demuestran que algunas poblaciones están comenzando a ver una disminución en la protección contra la enfermedad, incluidos los adultos mayores, quienes representan la mayoría de las infecciones graves. Y los principales expertos en salud pública han dicho (en inglés) que la protección actual podría seguir disminuyendo en los próximos meses, “especialmente entre quienes corren un mayor riesgo o fueron vacunados durante las fases iniciales de la vacunación”.  

No es inusual ver esta respuesta. “Incluso las vacunas altamente eficaces se vuelven menos eficaces con el tiempo”, explicó el Dr. Vivek Murthy, cirujano general de EE.UU., en una sesión informativa del grupo de trabajo de la Casa Blanca sobre la COVID-19. Y otras vacunas requieren vacunas de refuerzo para activar el sistema inmunitario, como la vacuna contra el tétanos, la difteria y la tosferina (Tdap).

4. No esperes ningún efecto secundario nuevo o inusual

Los ensayos de Pfizer con las vacunas de refuerzo reportaron síntomas similares a los que algunas personas experimentaron después de su primera y segunda dosis: dolor temporal en el lugar de la inyección, fiebre, escalofríos, dolor de cabeza, fatiga, vómitos, diarrea y dolor en las articulaciones y los músculos. Y los datos presentados el 22 de septiembre por un grupo de seguridad de la vacuna dentro del comité asesor de los CDC hallaron que la tercera inoculación de las vacunas de ARNm produjo menos efectos secundarios que la segunda inyección.

Una revisión de la FDA de los datos de la dosis de refuerzo de Moderna detalla hallazgos similares. El refuerzo causó efectos secundarios similares a los que se observaron después de la segunda dosis de la vacuna. Los más comunes entre los adultos de 65 años o más fueron dolor en el lugar de la inyección, fatiga, dolor de cabeza, dolores musculares y dolor en las articulaciones. No se reportaron eventos adversos graves ni preocupaciones de seguridad graves. 

En cuanto a las dosis de refuerzo de J&J, alrededor del 40% de los participantes de los ensayos clínicos de 60 años o más reportaron dolor en el lugar de la inyección después de recibir la vacuna, según un análisis de los datos realizado por la FDA. Aproximadamente el 29% experimentaron dolor de cabeza y fatiga, aproximadamente el 26% notaron dolor muscular, el 12.4% sufrieron náuseas y el 2.3% tuvieron fiebre.

¿Quién puede recibir una vacuna de refuerzo? 

Todas las personas de 18 años o más que estén completamente vacunadas contra la COVID-19 pueden recibir un refuerzo.

Cuándo:

  • Al menos dos meses después de la vacuna de una sola dosis de Johnson & Johnson
  • Al menos seis meses después de una vacuna de dos dosis de Pfizer o Moderna

Fuente: CDC

5. Los refuerzos pueden mezclarse y combinarse

Los funcionarios federales han aprobado la mezcla y combinación de las dosis de refuerzo, lo que hace posible que las personas reciban una vacuna diferente a la que recibieron originalmente. “Algunas personas pueden tener preferencia por el tipo de vacuna que recibieron originalmente y otras tal vez prefieran recibir un refuerzo diferente”, dijeron los CDC en el comunicado de prensa que anunció la decisión. 

La posibilidad de mezclar y combinar también facilita que las personas que no tienen acceso a la vacuna original puedan recibir de todos modos una dosis de refuerzo. 

Los resultados preliminares de un nuevo estudio financiado por los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) indican que quienes recibieron un refuerzo diferente a su vacuna original vieron un aumento en los niveles de anticuerpos, que es una medida de la respuesta inmunitaria. En particular, quienes recibieron originalmente la vacuna de J&J y luego un refuerzo con la vacuna de Pfizer o la de Moderna vieron un aumento en los niveles de anticuerpos mucho más alto que quienes recibieron un refuerzo de J&J. Además, no se identificaron preocupaciones de seguridad. 

Si estás considerando combinar vacunas o buscar el mismo refuerzo de tu vacuna original y tienes preguntas o inquietudes, habla con tu médico, dice el Dr. Mohammad Sobhanie, experto en enfermedades infecciosas en el Centro Médico Wexner de Ohio State University. “Creo que es sumamente importante tener esa conversación con el médico de atención primaria para que pueda proporcionar el mejor consejo en función de las enfermedades del paciente”, dice. 

6. Las dosis de refuerzo deberían estar ampliamente disponibles   

¿Te preguntas cómo puedes recibir tu vacuna de refuerzo? De la misma manera que obtuviste la primera inyección: las clínicas de salud, las farmacias y otros centros oficiales de vacunación continuarán administrando las vacunas contra la COVID-19, así como los refuerzos. Es posible que necesites una cita, así que es bueno verificar con anticipación.

Los funcionarios de salud han confirmado que el Gobierno tiene suficientes suministros, por lo que no se espera escasez. Y al igual que la serie inicial, las vacunas de refuerzo serán gratuitas en EE.UU.; no se requiere identificación ni tarjeta de seguro. Sin embargo, es buena idea llevar tu registro de vacunación en papel para poder agregar la fecha de la vacuna de refuerzo.

“El resultado final es que estamos preparados para los refuerzos y listos para comenzar”, dijo Jeffrey Zients, coordinador de respuesta al coronavirus de la Casa Blanca. 

7. No está claro si se necesitarán refuerzos anualmente

Los expertos no están seguros si la vacuna contra la COVID-19 será necesaria con regularidad, como la vacuna contra la gripe. Una cosa que podría hacer que ese escenario sea más probable, dice Durbin, es “si no somos capaces de controlar esta pandemia, si continuamos viendo aumentos que requieren hospitalización y realmente afectan los sistemas de atención médica”.

Sin embargo, si podemos controlar la propagación de la COVID-19 y reducir los niveles de enfermedad grave que estamos viendo, “tal vez no necesitemos inyecciones de refuerzo cada año”, agrega Durbin. “Pero mucho de eso dependerá de la epidemiología de la pandemia”.

8. Podría haber un nuevo estándar para “completamente vacunado”

Ahora que hay vacunas de refuerzo disponibles, nuestra definición de “completamente vacunado” podría cambiar. En la actualidad, se considera que las personas están completamente vacunadas si han recibido dos dosis de las vacunas de Pfizer o Moderna o una sola dosis de la vacuna de J&J.   

“Creo que, con el tiempo, eso podría actualizarse”, dijo la Dra. Rochelle Walensky, directora de los CDC, en una conferencia de prensa sobre la COVID-19. “Pero dejaremos eso a nuestro [Comité Asesor de los CDC sobre Prácticas de Inmunización] para que nos dé algunas recomendaciones”.

Así que, estemos atentos.

Rachel Nania escribe sobre el cuidado de la salud y sobre políticas de salud para AARP. Anteriormente, fue reportera y editora de WTOP Radio en Washington, D.C., Recibió el Premio Gracie y un premio regional Edward R. Murrow. Asimismo, fue becaria para asuntos de demencia de la National Press Foundation.

Nota: Estamos en proceso de reemplazar nuestro servicio de comentarios para usuarios. De este modo, es posible que los comentarios previos tomen algunos días en aparecer. Inicia sesión o regístrate gratis con AARP.org para compartir tus comentarios.