Skip to content

¿Cómo mantenerte sano durante tus viajes?: Consejos para disfrutar de las vacaciones de verano 

 

¿Deberías seguir usando una mascarilla si estás completamente vacunado?

Expertos en salud opinan sobre si tiene sentido seguir usando mascarillas, y cuándo usarlas.

Mujer quitándose una mascarilla

ALEKSANDR ZUBKOV/GETTY IMAGES

¿Estás vacunado y te preguntas si todavía debes usar una mascarilla cuando sales? No eres el único.

In English | A pesar de que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) les dicen a las personas completamente vacunadas que ya no necesitan usar mascarillas en la mayoría de las situaciones, muchas personas todavía las usan. Una encuesta de Vox y Data for Progress (en inglés) realizada poco después de que los CDC rescindieran sus recomendaciones de uso de mascarillas para las personas vacunadas encontró que más de la mitad de las personas vacunadas todavía usan mascarillas. Otra encuesta realizada (en inglés) después de la revocación de la política de los CDC a mediados de mayo reveló que 4 de cada 10 personas vacunadas continúan también usando mascarillas.

Y en medio de un aumento reciente de casos nuevos debido a la variante delta, altamente transmisible, la Organización Mundial de la Salud insta a las personas vacunadas a seguir usando sus mascarillas. Las autoridades de salud del condado de Los Ángeles y San Luis también recomiendan que los residentes usen mascarillas en espacios cerrados públicos, independientemente de su estado de vacunación.

Estos mensajes mixtos crean “mucha confusión” cuando se trata de mascarillas, dice la Dra. Monica Gandhi, médica de enfermedades infecciosas y profesora de Medicina en University of California, San Francisco.

AARP les pidió a tres expertos que les aconsejaran lo que deberían estar haciendo los adultos completamente vacunados. Y si bien no hay una respuesta única, hay algunas cosas que debes tener en cuenta.

1. Conoce lo que está sucediendo en tu comunidad

Una cosa está clara: las tres vacunas autorizadas por el Gobierno federal son muy eficaces para prevenir las enfermedades causadas por una infección por coronavirus. Y hasta ahora, su defensa ha demostrado ser fuerte contra las variantes emergentes de preocupación, incluida la variante delta, que ahora es la cepa dominante del virus que circula en Estados Unidos. Sin embargo, ninguna vacuna es un 100% segura.

Una manera de pensar en las vacunas es como un impermeable muy bueno, dice la Dra. Leana Wen, médica de emergencia y profesora visitante de política y administración de salud en la Facultad de Salud Pública del Milken Institute de George Washington University. “Si afuera está lloviznando, estarás bien; estarás protegido y no te mojarás. Sin embargo, si sigues entrando y saliendo de tormentas eléctricas, en algún momento podrías mojarte”.

En esta analogía, las condiciones del tiempo representan la cantidad de virus que circula en tu comunidad. Si las tasas de vacunación son altas en tu área y el número de nuevos casos de COVID-19 sigue siendo relativamente bajo, la lluvia es menos amenazante. Sin embargo, muchas áreas del país, en especial donde las tasas de vacunación son bajas, están viendo un aumento en los casos nuevos, probablemente causado por la variante delta. “Cuando haya muchos virus a tu alrededor, piensa en eso como estar en una tormenta”, dice Wen.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


La razón por la que es importante considerar las tasas de transmisión en la comunidad es que los casos innovadores (en los que una persona completamente vacunada se infecta), aunque todavía son poco comunes, son más propensos a ocurrir cuando estás rodeado de más virus, explica Gandhi. Y señala la ola de casos innovadores entre muchos trabajadores de la salud vacunados en la India durante el brote mortal de primavera en el país.

El sitio web de los CDC ofrece un vistazo de cada condado (en inglés) sobre los niveles de transmisión comunitaria. Si tu área está etiquetada como una de transmisión “sustancial” o “alta”, tal vez quieras un nivel adicional de protección cuando estés en público.

“Tendría sentido para mí, incluso si estás vacunado, si vives en un área de alta transmisión comunitaria y baja vacunación, considerar usar una mascarilla cuando estés en espacios cerrados concurridos”, dice Wen. “Si no sabes que las personas a tu alrededor están completamente vacunadas, podrías tener mucha precaución y usar una mascarilla en esas situaciones”.

2. Considera tu propia tolerancia al riesgo

Además de analizar lo que está sucediendo en tu comunidad, también es importante considerar el nivel de riesgo con el que te sientes cómodo. Hay muchas personas, especialmente aquellas que por lo demás son saludables, que pueden decidir que vale la pena volver a la vida prepandémica aunque haya una pequeña probabilidad de enfermarse levemente.

“Eso se vuelve muy diferente si viven en casa con personas que podrían infectar”, dice Wen, quien, como muchas personas en Estados Unidos, tiene niños pequeños que todavía no reúnen los requisitos para recibir las vacunas. El riesgo de que una persona vacunada contraiga COVID-19 y la transmita a otras personas es muy bajo, según la última investigación (en inglés). Pero no es cero, por lo que Wen todavía usa una mascarilla en ambientes cerrados concurridos, como el supermercado o la iglesia.

Las personas inmunocomprometidas o que tienen otras enfermedades que hacen que sea más difícil defenderse de las enfermedades también pueden ser más cautelosas cuando salen al público. También hay personas “que son muy reacias al riesgo y ni siquiera quieren una enfermedad leve o asintomática, y eso está bien”, agrega Gandhi.

El Dr. William Schaffner, experto en enfermedades infecciosas y profesor de medicina en la Facultad de Medicina de Vanderbilt University, ofrece otra analogía para ayudar a las personas a entender la tolerancia al riesgo. Sugiere pensar en todo lo que hacemos para evitar la propagación de la COVID-19 como una serie de rodajas de queso suizo. “Cada uno produce una barrera, pero ninguna de ellas es perfecta. Cada uno tiene pequeños agujeros”, dice.

La vacuna es la capa más gruesa de queso y la que tiene menos agujeros. “Pero todavía tiene algunos agujeros. Después de todo, en las mejores circunstancias, las vacunas son un 95% protectoras; no me oyeron decir que llegan al 100%. Y sabemos que algunas personas inmunocomprometidas de varias maneras pueden no responder de manera óptima a las vacunas. Por lo tanto, todavía hay oportunidades de hacer otras cosas, en particular si deseas ser muy cauteloso”, dice Schaffner.

Los líderes federales de salud se han hecho eco de la importancia de la elección individual en este asunto. El director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, Anthony Fauci, dijo en una conferencia de prensa reciente que los adultos mayores y las personas con enfermedades subyacentes “podrían querer hacer un mayor esfuerzo de protección” al usar una mascarilla cuando se encuentren en un lugar interior, en una comunidad donde hay un alto nivel de infección y un nivel bajo de vacunación.

“Esa no es una recomendación de mascarillas; eso es solo para consideración de cada individuo [con] el propio nivel de riesgo que les gustaría tomar”, dijo Fauci. “Y hay muchas personas que —debido a la edad o a una enfermedad subyacente— tal vez quieran usar una mascarilla”.

3. Diferentes configuraciones pueden requerir diferentes acciones

Los tres expertos están de acuerdo en que las mascarillas no son necesarias cuando estás al aire libre —considera que el aire fresco y abierto es una “zona segura”, dice Gandhi—. Incluso las personas no vacunadas no necesitan mascarillas en la mayoría de los entornos al aire libre, según los CDC.

Hay una excepción: un evento deportivo al aire libre en el que miles de fanáticos están sentados juntos y gritando. Algunos estadios tienen secciones específicas para los fanáticos completamente vacunados. Sin embargo, si estás en un área donde podrías estar cerca de personas no vacunadas, tal vez quieras llevar una mascarilla contigo.

La misma consideración se debe dar para un viaje por la playa u otras excursiones al aire libre. Pasar tiempo en la playa o caminar por el bosque son actividades de muy bajo riesgo. “Pero está el hotel, el restaurante, los parques infantiles y otras cosas, en particular en espacios cerrados”, dice Schaffner. Además, es importante recordar que todavía se requieren mascarillas en aviones, autobuses, trenes y otras formas de transporte público en Estados Unidos.

Cenar en restaurantes es una actividad a la que muchas personas están ansiosos por volver. ¿Te preguntas si es seguro hacerlo, ya que no tendrás mascarilla durante la mayor parte de la cena? Ese es un escenario en el que entra en juego tu tolerancia al riesgo personal.

Schaffner y su esposa recientemente cenaron en el interior de un restaurante con un grupo de amigos. “Eso fue un gran paso para nosotros”, dice, y señala que todavía no ha subido a un avión y que prefiere las reuniones virtuales a las conferencias en persona. Sin embargo, todos en su mesa estaban completamente vacunados y los meseros usaban mascarillas. Algunos restaurantes también presentan menos riesgos que otros, con mucho espacio y buena ventilación. “Pero si vas a estar en un bar ruidoso, de poca ventilación y sumamente concurrido y donde nadie usa mascarillas, eso es un entorno de alto riesgo”, dice Wen, y agrega que no cenará en el interior de restaurantes a menos que esté segura de que las personas a su alrededor están vacunadas.

"Piénsalo de esta manera: el riesgo es acumulativo. Así que la posibilidad de ir a un restaurante y contraer el coronavirus en esa ocasión, si estás vacunado, probablemente sea baja. Pero si vas a un bar lleno de gente todas las noches, especialmente en un área de alta transmisión de coronavirus, es posible que en algún momento el impermeable [o la protección que brinda la vacuna] no funcione y puedas infectarte”, dice.

¿Regresas a la oficina pronto? Muchas empresas están llevando a los empleados a la oficina después de un año y medio en casa. Pero pocas empresas exigen que los trabajadores se vacunen.

¿El consejo de Wen? Pregúntales a tus compañeros de trabajo sobre su estado de vacunación. “Si están completamente vacunados, yo no tendría limitaciones para interactuar con ellos; no tendría limitaciones para estar en una sala de conferencias abarrotada con personas que están completamente vacunadas sin mascarillas”, dice, y agrega que estar cerca de otras personas vacunadas es una situación muy segura. “Sin embargo, si estas son personas que no están vacunadas, entonces, hay riesgo. Y debes considerar si puedes reducir ese riesgo al no estar en estos entornos”.

Si estás completamente vacunado y todavía decides usar una mascarilla en la oficina, no hay necesidad de que la mayoría de las personas vuelvan a usar una mascarilla N-95 ajustada o incluso una mascarilla doble para tomar medidas de seguridad adicionales. Esas recomendaciones “estaban realmente en el contexto de la no vacunación”, dice Gandhi. “Especialmente si estás en la oficina todo el día”, asegúrate de que tu mascarilla sea cómoda.

Visitar a nietos jóvenes y no vacunados es otro escenario en el que las preferencias individuales entran en juego. Es poco probable que los abuelos vacunados infecten a los pequeños, pero es importante prestar atención a cómo te sientes, dice Gandhi.

Si estás padeciendo algún síntoma de enfermedad, “en esta era de la variante delta”, haz la prueba primero, dice. “Pero si te sientes bien, debes sentirte muy seguro de que no vas a contagiar de [COVID-19] a un nieto no vacunado”.

El riesgo de que los niños no vacunados enfermen a sus abuelos vacunados también es bajo, según lo que sabemos sobre la protección de las vacunas contra la COVID-19. Aun así, si quieres estar más seguro —tal vez los miembros de tu familia sean menos cautelosos en sus actividades diarias— hay maneras de hacerlo, dice Schaffner.

Los padres pueden decirles a sus hijos que abracen a sus abuelos alrededor de la cintura cuando los saluden y usen mascarillas durante la visita. “Y eso mantiene un contacto cercano breve con los niños que pueden traer el virus desde las áreas de juego”, dice Schaffner. ¿Y para los huéspedes que pasan la noche? “Solo ten en cuenta este tema y obtén una idea clara de cuál es tu propio riesgo”, agrega.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


En resumidas cuentas: todavía no te deshagas de tu mascarilla

Incluso si decidiste no usarla después de vacunarte, no te deshagas de ella todavía. Es poco probable que los CDC cambien las guías una vez más, pero es posible que quieras volver a ponerte la mascarilla durante las temporadas usuales de resfriados y gripe, especialmente ahora que son más aceptables socialmente de lo que eran antes de la pandemia.

“Después de todo, nos enteramos de que cuando hicimos las cosas para prevenir la COVID, prácticamente eliminamos la gripe, otro virus asesino”, dice Schaffner. “Así que creo que habrá una aceptación mucho más espontánea del uso de mascarillas y otros elementos del distanciamiento social durante la temporada de gripe”.

Y si prefieres usar una mascarilla mientras tanto, “no hagas un espectáculo”, dice. “Si estás un poco preocupado en ciertas circunstancias, puedes usar tu mascarilla”.

Rachel Nania escribe sobre el cuidado de la salud y la política de salud para AARP. Anteriormente, fue reportera y editora de WTOP Radio en Washington D.C., Recibió el Premio Gracie y un premio regional Edward R. Murrow. Asimismo, fue becaria para asuntos de demencia de la National Press Foundation.

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.