Skip to content

La vacuna contra la COVID-19: ¿Dónde vacunarte? Encuentra información en tu estado

 

10 cosas que las personas completamente vacunadas deben saber

Esto es lo que debes y no debes hacer después de la vacunación, según los expertos en salud.

Un hombre sostiene una tarjeta de vacunación que muestra que ya se vacunó contra la COVID-19

GETTY IMAGES

In English | Si han pasado al menos dos semanas desde que recibiste la última dosis de la vacuna contra la COVID-19, ¡felicitaciones! Ahora se te considera “completamente vacunado”. Estás equipado con nuestra mejor arma contra un virus que ha causado la muerte de más de 3.3 millones de personas en todo el mundo y ha cambiado nuestras vidas de forma inimaginable.

Eso es algo que realmente vale la pena celebrar.

Pero antes de dejar las precauciones a un lado (o hacer una fiesta), es importante recordar que el coronavirus todavía se está propagando y que la mayoría de las personas en Estados Unidos todavía no han recibido la vacuna, por lo que algunas medidas de protección siguen siendo necesarias para protegerte a ti mismo y a las personas que te rodean.


Para información actualizada sobre la COVID-19 visita aarp.org/ElCoronavirus


Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE.UU. han publicado pautas específicas sobre lo que pueden y no pueden hacer las personas completamente vacunadas, y en AARP hemos pedido a expertos que respondan a otras preguntas comunes sobre la vida después de la vacunación. Estas son 10 cosas que debes saber ahora que te has vacunado.

1. Todavía necesitas usar mascarilla, pero solo en algunas situaciones

Las personas que están completamente vacunadas ya no necesitan usar una mascarilla en la mayoría de los entornos cerrados y abiertos, grandes o pequeños, anunciaron los CDC el 13 de mayo.

“Todos hemos esperado este momento, cuando podemos volver a tener cierta sensación de normalidad”, dijo la directora de los CDC, Rochelle Walensky, en una conferencia de prensa. También enfatizó la eficacia de las vacunas contra el virus y las variantes, y la disminución constante de los casos de COVID-19 en Estados Unidos. 

Se seguirá requiriendo el uso de mascarillas en aviones, autobuses, trenes y otras formas de transporte público, así como en centros de transporte como aeropuertos y estaciones de tren. Walensky también señaló que los centros de atención médica “continuarán siguiendo sus recomendaciones específicas de control de infecciones”; además, las empresas y los lugares de trabajo pueden establecer sus propias pautas. 

“Si las cosas empeoran, siempre existe la posibilidad de tener que modificar las recomendaciones, pero sabemos que cuantas más personas estén vacunadas, menos casos tendremos y habrá menos posibilidades de que surja un nuevo aumento o variantes adicionales”, dijo Walensky.

Las personas inmunocomprometidas deben hablar con su proveedor de atención médica antes de dejar de usar mascarillas. “Es posible que tengan que seguir tomando todas las precauciones para prevenir la COVID-19”, dicen los CDC.

2. Aún puedes contagiarte con la COVID-19

Aunque las tres vacunas autorizadas para el uso de emergencia en Estados Unidos han demostrado ser muy eficaces contra la enfermedad grave y la muerte por COVID-19, todavía existe la posibilidad de que te infectes con el virus —también conocido como un caso revolucionario—.

Según los CDC, ninguna vacuna previene la enfermedad en un 100%. Sin embargo, estudios en el mundo real muestran que las vacunas de Pfizer-BioNTech y Moderna contra la COVID-19 son un 94% eficaces contra la hospitalización por COVID-19 entre los adultos completamente vacunados. La vacuna de Johnson & Johnson tuvo una eficacia del 66.1% en los ensayos clínicos de varios países y del 72% en los de Estados Unidos.

“El objetivo de una vacuna es evitar que mueras o termines en el hospital”, dice la Dra. Purvi Parikh, alergóloga e inmunóloga de NYU Langone Health e investigadora en ensayos clínicos de la vacuna contra la COVID-19. “Pero igual te puedes enfermar”.

3. Podrías infectar a otra persona

También existe una pequeña posibilidad de que te infectes con el virus y no te des cuenta, y entonces podrías contagiar a alguien que no esté vacunado, dice la Dra. Kristen Marks, especialista en enfermedades infecciosas del New York-Presbyterian/Weill Cornell Medicine que dirige los ensayos clínicos de la vacuna contra la COVID-19.

Los investigadores todavía están estudiando si las vacunas previenen la propagación asintomática del virus, dice. Los datos iniciales indican que es probable que lo hagan, y Walensky, de los CDC, señaló esto como una razón para la actualización de las pautas de la agencia sobre el uso de mascarillas para las personas vacunadas. Aun así, la investigación está en curso. 


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


4. Puedes visitar a tus amigos y familiares

Después de más de un año de mantenerse a distancia de amigos y familiares, las personas completamente vacunadas pueden reunirse en el interior o al aire libre con otras personas, sin usar mascarillas ni distanciarse físicamente, dicen los CDC.

Eso significa que puedes visitar (¡y abrazar!) a tus hijos y nietos no vacunados. Lo importante es evitar que los hogares no vacunados se mezclen, ya que “todavía se recomiendan medidas de prevención para las personas no vacunadas”, dicen los CDC.

5. No se requiere cuarentena después de la exposición

No tienes que estar en cuarentena ni hacerte pruebas después de una exposición a alguien con el coronavirus, siempre y cuando no experimentes síntomas, dicen los CDC. Sin embargo, si tienes tos, fiebre, dificultad para respirar, diarrea u otros síntomas de la COVID-19, debes hacerte la prueba.

6. Debes tener a mano tu tarjeta de vacunación

En el futuro, podría exigirse un comprobante de vacunación para viajar, trabajar en determinados sectores o asistir a grandes eventos, afirma Parikh. Otros países ya cuentan con un sistema de validación, y varias empresas privadas en Estados Unidos están trabajando en la creación de un pasaporte digital que incluya tu estado de vacunación. “Obviamente, tu tarjeta de vacunación es tu principal comprobante en este momento”, añade Parikh.

La tarjeta también puede ser útil para confirmar qué vacuna recibiste; y después de recibirla, si se requiere una dosis de refuerzo. Si no guardaste la tarjeta, el proveedor que te administró la vacuna debe tener un registro electrónico o en papel de la misma.

7. Empaca tus maletas: puedes viajar

Debido a que las personas que están completamente vacunadas tienen menos probabilidades de contraer y propagar la COVID-19, ahora pueden viajar “a riesgo bajo para sí mismas” en Estados Unidos, dicen los CDC. Los viajeros completamente vacunados no necesitan una prueba de coronavirus antes o después de un viaje nacional, a menos que así lo requiera su destino. Tampoco necesitan someterse a una cuarentena voluntaria después de un viaje.

Cuando se trata de viajes internacionales, las personas completamente vacunadas no necesitan hacerse la prueba antes de salir de EE.UU., a menos que así lo requiera su destino. Sin embargo, se requiere una prueba negativa antes de regresar a los estados. Además, los viajeros completamente vacunados no necesitan someterse a una cuarentena voluntaria después de viajar al extranjero.

Recuerda lo siguiente: el coronavirus todavía se está propagando en muchas áreas del mundo, por lo que es buena idea prestar atención al estado de la COVID-19 en tu destino y verificar cualquier requisito local antes de finalizar tu viaje.

8. Es un buen momento para ir al médico o al dentista

Innumerables personas en Estados Unidos dejaron de acudir a los médicos a causa de la pandemia. Ahora que estás vacunado, es el momento de programar esa colonoscopia, limpieza dental o cirugía electiva que has estado posponiendo. “Estando vacunados, ahora es cuando es más seguro llevar a cabo una cirugía desde hace más de un año”, dice la Dra. Beverly Philip, presidenta de la American Society of Anesthesiologists.

La única prueba de detección que es recomendable posponer inmediatamente es la mamografía. Muchas mujeres experimentan inflamación de los nódulos linfáticos en la axila después de la vacunación, según los CDC. Aunque la inflamación es un signo normal de que tu cuerpo se está protegiendo contra el coronavirus, podría causar una lectura falsa en la mamografía. Por ello, algunos expertos recomiendan esperar de cuatro a seis semanas después de estar completamente vacunada para hacerse una mamografía.

9. Puede que necesites una vacuna de refuerzo

Marks dice que hay dos razones por las que podríamos necesitar una vacuna de refuerzo: si nuestra inmunidad disminuye naturalmente o si el virus cambia tanto que la inmunidad que tenemos de las vacunas actuales resulta inadecuada.

Los investigadores aún no saben cuánto tiempo durará la inmunidad de las vacunas. “Estamos recopilando datos”, dice Marks. “Los ensayos de fase 3 no empezaron hasta el verano pasado, y los datos llevan unas semanas de retraso”.

Las vacunas actuales deberían proporcionar cierta protección contra las variantes del coronavirus que circulan ahora mismo. Pero algunos contienen una mutación que puede permitir al virus evadir parte de los anticuerpos producidos por las vacunas. Los fabricantes están trabajando para crear vacunas de refuerzo y versiones actualizadas de su vacuna a fin de reforzar la protección contra esas variantes.

Lo más probable es que tengamos que ponernos algún tipo de vacuna contra la COVID-19 regularmente, quizás una vez cada tres años o cada año, como la vacuna contra la gripe.

10. El regreso a la normalidad depende de la inmunidad colectiva

Antes de que la vida pueda regresar completamente a la normalidad, los expertos dicen que primero tenemos que alcanzar la inmunidad colectiva —es decir, que un número suficiente de personas se vacunen para frenar significativamente la propagación del virus—. Las estimaciones sobre cuándo alcanzaremos ese punto oscilan entre este verano y principios del 2022.

“Soy muy optimista en cuanto al verano, cuando las tasas disminuirán de forma natural y el número de personas que hemos podido vacunar hará que el virus no se transmita tan rápidamente”, dijo Marks. “El comodín son las variantes”.

Los factores que afectarán a ese plazo son el porcentaje de personas dispuestas a vacunarse, la rapidez con que se autorice una vacuna para los niños y la eficacia de las vacunas contra las variantes más contagiosas del virus.

Rachel Nania, de AARP, contribuyó en la preparación de este informe.

Michelle Crouch es una escritora colaboradora que ha cubierto temas de salud y finanzas personales para algunas de las principales publicaciones para consumidores del país. Su trabajo se publicó en Reader's Digest, Real Simple, Prevention, The Washington Post y The New York Times.

Haz clic en el botón de subtítulos y selecciona el idioma español.

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.