Skip to content

Es el momento de reevaluar tu cobertura de Medicare: Revisa esta guía sobre el período de inscripción abierta.

 

Detienen la administración de la vacuna de J&J para investigar coágulos sanguíneos

Se han reportado seis casos 'extremadamente raros' luego de que se administraran 6.8 millones de dosis de la vacuna de Johnson & Johnson contra la COVID-19.

Empaque de la vacuna contra el coronavirus de Johnson & Johnson

PAUL HENNESSY/SOPA IMAGES/LIGHTROCKET VIA GETTY IMAGES

In English | Los funcionarios federales de salud pidieron el martes una pausa en el uso de la vacuna de dosis única contra el coronavirus de Johnson & Johnson "por precaución".

La recomendación, emitida en una declaración conjunta (en inglés) por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) y la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), se produce mientras ambas agencias revisan los seis casos de un tipo raro pero grave de coágulos sanguíneos, llamados trombosis del seno venoso cerebral, en personas que recibieron la vacuna de Johnson & Johnson (J&J). Al día de hoy, se han administrado más de 6.8 millones (en inglés) de dosis de la vacuna —la cual requiere una sola inyección— en Estados Unidos.

Cuándo deberías visitar a tu médico

Busca atención médica si dentro de las tres semanas siguientes a la administración de la vacuna de J&J experimentas:

  • Dolor de cabeza grave
  • Dolor abdominal
  • Dolor en las piernas
  • Dificultad para respirar

Fuente: FDA/CDC

Los seis casos ocurrieron en mujeres de entre 18 y 48 años, dijeron las agencias, y los síntomas se desarrollaron de seis a trece días después de la vacunación. Un caso fue fatal y una persona se encuentra en estado crítico, confirmó Peter Marks, director del Center for Biologics Evaluation and Research de la FDA, durante una conferencia de prensa. 

Los coágulos de sangre requieren un tratamiento particular

Los CDC se reunirán con su comité asesor de vacunas (en inglés) el 14 de abril para revisar los casos "y evaluar su significado potencial". La FDA también llevará a cabo una investigación y ambas agencias están recomendando que los estados detengan el uso de la vacuna hasta que se complete el proceso.

"Esto es importante, en parte, para garantizar que la comunidad de proveedores de atención de salud esté al tanto del potencial de estos eventos adversos y pueda planificar el reconocimiento y manejo adecuados debido al cuidado particular que se requiere con este tipo de coágulo de sangre", dijeron en la declaración conjunta Anne Schuchat, subdirectora sénior de los CDC, y Peter Marks, de la FDA.

Los coágulos de sangre se tratan comúnmente con heparina, un medicamento anticoagulante que a menudo se le llama diluyente sanguíneo. Una razón de peso para detener la vacuna de J&J: la trombosis del seno venoso cerebral puede requerir un enfoque de tratamiento diferente. "En estos casos, la administración de heparina puede ser peligrosa y es necesario administrar tratamientos alternativos", dijeron Schuchat y Marks.

Los proveedores de atención médica que atienden a pacientes con niveles bajos de plaquetas o coágulos sanguíneos deberán preguntar sobre la vacunación reciente de sus pacientes "y luego actuar según sea pertinente en el diagnóstico y manejo de estas personas", añadió Marks. Schuchat y Marks no especificaron un curso de tratamiento en su declaración.

Casos de coagulación son 'extremadamente raros'

Los funcionarios hacen hincapié en que la aparición de estos coágulos de sangre después de la vacunación "parece ser extremadamente rara", pero alientan a las personas que han recibido la vacuna de J&J y continúan desarrollando dolor de cabeza grave, dolor abdominal, dolor en las piernas o dificultad respiratoria dentro de las tres semanas subsiguientes a la administración de la vacuna, a que se comuniquen con su proveedor de atención de salud. 


Para información actualizada sobre la COVID-19 visita aarp.org/ElCoronavirus


Los síntomas asociados con los coágulos sanguíneos son distintos a los síntomas leves similares a los de la gripe que muchas personas experimentan después de vacunarse, enfatizó Schuchat. Los síntomas típicos de la vacuna de J&J incluyen dolor e hinchazón en el lugar de la inyección, cansancio, dolor de cabeza, dolor muscular, escalofríos, fiebre y náusea. Estos síntomas generalmente comienzan dentro de uno o dos días después de recibir la vacuna, dicen los CDC.

Los expertos no tienen una explicación de la posible asociación entre estos coágulos de sangre raros y la vacuna, pero especulan que puede estar relacionada con una respuesta inmunitaria "que ocurre muy, muy raramente después de que algunas personas reciben la vacuna", explicó Marks. "Y esa respuesta inmune impulsa la activación de las plaquetas y de estos coágulos de sangre extremadamente raros". La vacuna de J&J utiliza un vector viral para estimular una respuesta inmune en el cuerpo; también lo hace la vacuna de AstraZeneca, que igualmente se ha relacionado con coágulos de sangre en Europa. (AstraZeneca no ha solicitado autorización para el uso de la vacuna en Estados Unidos).

Las vacunas de Pfizer-BioNTech y Moderna utilizan un tipo diferente de tecnología, llamada ARNm. Hasta la fecha, no se han reportado casos de trombosis del seno venoso cerebral con estas otras vacunas, confirmó Marks. Y las personas que tienen programado vacunarse con alguna de estas dos vacunas, deben continuar con sus citas, añadió Schuchat.

El suministro de vacunas en Estados Unidos es extenso sin J&J

El alto a las vacunas de J&J sucede mientras el número de casos de COVID-19 está en aumento. Según anunció el 12 de abril Rochelle Walensky, directora de los CDC, Estados Unidos tiene un promedio de 66,000 casos diarios, un 3% más que el promedio anterior de siete días. Las hospitalizaciones a causa de la enfermedad también están aumentando, especialmente entre las personas menores de 65 años.

Sin embargo, Jeff Zients, coordinador de respuesta para la COVID-19 de la Casa Blanca, dijo que la pausa en la vacuna de J&J "no tendrá un impacto significativo en nuestros planes de vacunación", pues la inyección representa menos del 5% de las vacunaciones hasta la fecha.

Casi 121 millones de personas en el país ya han recibido al menos una dosis de alguna de las vacunas contra el coronavirus; alrededor de 74 millones de personas están completamente vacunadas, lo que equivale a cerca del 20% de la población total del país. La mayoría de las vacunas administradas son las de Pfizer-BioNTech (97,978,125 dosis) y Moderna (84,694,388 dosis), según datos de los CDC. 

"Basado en las acciones que el presidente tomó a principios de este año, Estados Unidos ha asegurado suficientes dosis de las vacunas de Pfizer y de Moderna para 300 millones de personas. Durante las pasadas semanas, hemos suministrado más de 25 millones de dosis de Pfizer y Moderna cada semana y, de hecho, esta semana distribuiremos 28 millones de dosis de estas vacunas", dijo Zients el 13 de abril en un comunicado. "Este es un suministro más que suficiente para continuar con el ritmo actual de vacunaciones de 3 millones de inyecciones por día y cumplir con la meta del presidente de 200 millones de inyecciones para su día número 100 en el cargo, y continuar llegando a todos los adultos que quieran vacunarse".

Zients agregó que los funcionarios de salud están trabajando con socios estatales y federales para reprogramar rápidamente a las personas que estaban en turno para la vacuna de J&J, de modo que puedan recibir la de Pfizer-BioNTech o Moderna.

En un comunicado de prensa (en inglés), Johnson & Johnson dijo que la empresa está "trabajando muy de cerca con expertos médicos y autoridades de la salud" y que apoya firmemente "la comunicación abierta de esta información a los profesionales de la salud y al público". También está revisando los casos de coágulos sanguíneos con los funcionarios de salud en Europa y está retrasando el lanzamiento de la vacuna en Europa. 

Rachel Nania se incorporó en el 2019 a AARP como reportera sobre temas de salud, después de trabajar varios años como periodista y editora radial en Washington D.C. Recibió los galardones "Gracie Award" en el 2018 y "Edward R. Murrow Award" (a nivel regional) en el 2019, y fue becaria de la National Press Foundation en el 2019 para realizar labores de información sobre la demencia.