Skip to content

¿Cómo mantenerte sano durante tus viajes?: Consejos para disfrutar de las vacaciones de verano 

 

Los CDC dicen que la manía de desinfectar durante la pandemia puede ser excesiva

Las multitudes, las interacciones próximas y la ventilación son más preocupantes.

Una mujer limpia su cocina

WEEDEZIGN/GETTY IMA

In English | ¿Todavía sigues comprando grandes cantidades de toallitas desinfectantes especiales y te ensañas con las manijas de las puertas, los alimentos y los paquetes para prevenir el coronavirus?

Tal vez no sea necesario, según las nuevas pautas (en español) de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

Si bien no es imposible, el riesgo de infectarse por una superficie es muy bajo, “generalmente menos de 1 posibilidad en 10,000”, según los CDC. Además, la agencia señala que se pueden usar limpiadores comunes para el hogar mientras nadie esté enfermo o tenga una sospecha de infección por coronavirus.


Para información actualizada sobre la COVID-19 visita aarp.org/ElCoronavirus


“En casi todas las situaciones, para reducir el riesgo de propagación de COVID-19 es suficiente limpiar con frecuencia las superficies con jabón y detergente, sin necesidad de desinfectarlas”, dijo el 5 de abril la directora de los CDC, Rochelle Walensky, en una rueda de prensa en la Casa Blanca.

Las nuevas pautas de los CDC indican que limpiar con jabón o detergente por lo menos una vez al día puede reducir considerablemente la cantidad de virus en las superficies. La transmisión por superficie también se puede reducir con el lavado de manos y el uso de mascarillas con buen ajuste, según Walensky.

Los CDC señalan que la desinfección es necesaria solo si ha habido un caso sospechado o confirmado de COVID-19 en un espacio cerrado durante las últimas 24 horas. El agua y el jabón reducen el riesgo de infección al eliminar físicamente los gérmenes de una superficie, mientras que los desinfectantes los matan.

Nueva información científica sobre la transmisión del coronavirus

Las nuevas pautas de los CDC incorporan las últimas novedades científicas que demuestran que el nuevo coronavirus se transmite principalmente por medio de pequeñas gotas respiratorias y aerosoles de personas infectadas, en particular en ambientes cerrados con poca ventilación cuando las personas están a menos de 6 pies de distancia entre ellas.

“Todos los mejores estudios epidemiológicos sugieren que prácticamente toda la transmisión ocurre cuando dos personas comparten un espacio”, explica Aaron Richterman, médico especialista en enfermedades infecciosas de Penn Medicine.

Al principio de la pandemia de coronavirus, los productos desinfectantes volaron de los estantes de las tiendas cuando los estudios preliminares sugirieron que el virus podía sobrevivir en las superficies durante varios días.

Sin embargo, los CDC señalan que esos experimentos “no necesariamente representan las condiciones del mundo real” ni “explican las deficiencias en la transmisión del virus desde las superficies hasta las manos y desde las manos hasta la boca, la nariz y los ojos”.

Los investigadores de muchos de estos primeros estudios en realidad encontraban fragmentos del virus (llamados ARN viral) en las superficies, advierte Emanuel Goldman, un microbiólogo de la Facultad de Medicina Rutgers New Jersey que escribió un artículo en The Lancet en julio del 2020 en el que argumenta que las superficies presentan poco riesgo.

Si bien el ARN viral puede indicar la presencia del virus, en realidad es “el cadáver del virus, lo que queda cuando el virus muere”, explica Goldman. “El ARN viral no te puede infectar”.

Goldman solo tiene conocimiento de un estudio en el que se encontró el virus vivo sobre la superficie de un paquete de bacalao congelado en un muelle de carga en China. Sin embargo, señala que en ese estudio el virus ya no estaba presente cuando el producto llegó a los supermercados.

El virus SARS-CoV-2 en realidad es bastante frágil, explica Goldman, y se degrada rápidamente en las superficies cuando se expone a la luz o cuando el lugar está a temperatura ambiente o superior.

Pautas para la limpieza de edificios públicos

Los CDC publican las nuevas pautas de limpieza al tiempo que una cantidad cada vez mayor de personas del país reciben la vacuna y que más escuelas, comercios y edificios públicos abren al público. Muchos han gastado millones de dólares en soluciones de limpieza de alta tecnología y han puesto en práctica estrictos protocolos de desinfección con la intención de tranquilizar al público.

Se trata de “hygiene theater” (limpieza excesiva e ineficaz), dice Goldman, al adoptar una frase acuñada el año pasado en The Atlantic. “Este es un virus que se contrae al respirar. No se contrae por contacto”.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


En las nuevas pautas para la limpieza de espacios públicos y comercios, los CDC señalan que limpiar con jabón o detergente una vez al día “suele ser suficiente para eliminar adecuadamente los virus que puedan estar en las superficies y ayudar a mantener un establecimiento sin riesgos para la salud”, siempre y cuando en el lugar no haya estado alguna persona que tenga sospecha o confirmación de COVID-19.

En los comercios y los edificios públicos tal vez se prefiera limpiar con más frecuencia u optar por desinfectar si hay una gran transmisión de COVID-19 en la comunidad, si pocas personas usan mascarilla y se lavan las manos, o si el edificio recibe personas con mayor riesgo de contraer COVID-19, según los CDC.

La agencia recomienda no usar vaporización, fumigación ni pulverización electrostática porque esos métodos pueden suponer riesgos para la salud.

La circulación de aire y la ventilación son más importantes

Los consumidores cautelosos o aquellos que aún no se han vacunado y se preocupan por contraer COVID-19 deberían prestar atención a los sistemas de ventilación y aire acondicionado de un edificio en vez del sistema de limpieza, señala Goldman.

Según Richterman, los consumidores tal vez quieran seguir utilizando toallitas desinfectantes en las superficies públicas que tienen mucho contacto, como la manija del carrito de compras o la bandeja y el asiento de un avión. Advierte que se sabe que otros virus se transmiten de esa manera, como algunas infecciones estomacales.

“Para cualquier superficie de mucho contacto, [usar una toallita desinfectante] es bastante sensato, en particular si tienes algún problema de salud”, dice Richterman.

Sin embargo, si te inquieta la posibilidad de contraer COVID-19, aconseja que no te preocupes tanto por las superficies. En cambio, debes “preocuparte por los espacios cerrados y la proximidad con las personas que no viven en tu hogar. En realidad no ocurre demasiada propagación fuera de esa situación”.

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.