Skip to content

Es el momento de reevaluar tu cobertura de Medicare: Revisa esta guía sobre el período de inscripción abierta.

 

Los efectos secundarios de la vacuna contra la COVID-19 son más marcados en las mujeres

Los expertos afirman que las mujeres presentan una respuesta inmunitaria más intensa.

Una mujer recién vacunada contra el coronavirus

GETTY IMAGES

In English | El día después de que Ronni Loundy recibió la segunda dosis de la vacuna contra la COVID-19 de Moderna, apenas podía levantarse de la cama.

Su esposo, Marc, se vacunó al mismo tiempo y casi no sintió nada, y Loundy se asombró cuando lo vio salir a jugar al golf.

“Estoy en la cama con fiebre de 101°F, escalofríos, malestar y todo eso, y él está jugando al golf”, dice Loundy, quien tiene 71 años y vive en Sarasota, Florida.


Para información actualizada sobre la COVID-19 visita aarp.org/ElCoronavirus


Loundy no es la única que nota una diferencia entre los sexos. Los datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC —en inglés) revelan que la cantidad de mujeres que presentan efectos secundarios después de recibir la vacuna contra la COVID-19 es mucho mayor que la de hombres.

Los datos indican que en el primer mes de vacunación contra la COVID-19, las mujeres reportaron más del 79% de los efectos secundarios de la vacuna, a pesar de que recibieron casi el 61.2% de las dosis.

Además, las reacciones alérgicas graves a las vacunas se han producido principalmente entre las mujeres. Si bien estas reacciones son muy poco comunes, todas las 19 reacciones anafilácticas a la vacuna de Moderna que se reportaron se produjeron en mujeres, al igual que 44 de las 47 reacciones anafilácticas a la vacuna de Pfizer-BioNTech, según datos de los CDC.

Los hombres pueden no reportar efectos secundarios

Los médicos y los expertos en género sostienen que no les sorprende que las mujeres hayan tenido reacciones más intensas.

“No es la primera vez que observamos este fenómeno”, señala Megan Donnelly, médica osteópata y directora de Neurología de la Mujer y del centro de cefaleas en Novant Health en Charlotte, Carolina del Norte. “Si observamos los datos de la vacuna antigripal, veremos que los efectos secundarios y las reacciones graves se producen más entre las mujeres”.

Los expertos señalan que es posible que los hombres sean menos propensos que las mujeres a reportar los efectos de la vacuna porque los estereotipos masculinos exigen que los hombres sean inquebrantables.

“¿Los hombres tienden a no decir que tienen síntomas? Tal vez en parte se deba a eso”, indica Anne Liu, alergóloga, inmunóloga y especialista en Enfermedades Infecciosas en la Facultad de Medicina de Stanford University.

Pero Liu, Donnelly y otros expertos señalan que también intervienen las diferencias biológicas.

Las mujeres presentan respuestas inmunitarias más marcadas

Las mujeres siempre han manifestado una mayor respuesta inmunitaria a las vacunas que los hombres, y los expertos sostienen que muy probablemente eso explique los efectos secundarios más intensos.

“Significa que el sistema inmunitario de las mujeres está respondiendo a la vacuna y eso es algo positivo, así que sabes que está surtiendo efecto”, dice Rosemary Morgan, una científica que estudia las diferencias de género en la Facultad de Salud Pública Bloomberg de Johns Hopkins.

Hay estudios e investigaciones que demuestran que las mujeres y las niñas producen más anticuerpos para combatir infecciones que los hombres cuando se vacunan contra la gripe, la fiebre amarilla, la rabia, la hepatitis A y B y cuando reciben la vacuna triple contra el sarampión, las paperas y la rubeola (MMR), explica Morgan.

La respuesta inmunitaria más fuerte entre las mujeres también es la razón por la que generalmente combaten mejor infecciones como la septicemia, la neumonía y, ahora, la COVID-19. Los estudios demuestran que los hombres que contraen COVID-19 (en inglés) tienen casi tres veces más probabilidades que las mujeres infectadas de requerir cuidados intensivos, y también tienen más probabilidades de morir.

Por otro lado, las mujeres tienen el doble de probabilidades (en inglés) que los hombres de padecer enfermedades autoinmunitarias como lupus, artritis reumatoide y psoriasis, otra consecuencia de su marcada respuesta inmunitaria. En estas enfermedades, el sistema inmunitario ataca al propio organismo por error y causa inflamación.

Según Donnelly, el mismo fenómeno también podría explicar por qué es más probable que las mujeres se identifiquen como “pacientes con síntomas persistentes”, es decir, sobrevivientes de COVID-19 que continúan teniendo síntomas meses después de desaparecer la infección de coronavirus. Donnelly señala que muchos médicos consideran que la causa del trastorno no es el virus en sí, sino que “el sistema inmunitario se acelera y lucha incluso después de haberse eliminado el virus”.

Pueden intervenir las hormonas y los genes

Los expertos no saben con exactitud por qué los hombres y las mujeres presentan respuestas inmunitarias tan diferentes, pero es probable que las hormonas tengan algo que ver. Los estudios han vinculado altas cantidades de testosterona con una respuesta inmunitaria más débil, mientras que el estrógeno y la progesterona parecen estimular las defensas del organismo.

Un pequeño estudio que se publicó en marzo del 2021 en la revista Chest (en inglés)reveló que los hombres hospitalizados con COVID-19 que recibieron la hormona femenina progesterona tuvieron mejores resultados clínicos.

Los científicos también identificaron varios genes relacionados con la inmunidad que residen en el cromosoma X, señala el Dr. Panagis Galiatsatos, médico de la División de Medicina Pulmonar y Cuidados Críticos de Johns Hopkins Medicine. Los hombres tienen solo un cromosoma X, mientras que las mujeres tienen dos.

Si uno de los genes de la inmunidad es anómalo, la respuesta a la invasión de un virus será débil, según Galiatsatos. “Sin embargo, las mujeres tienen una reserva, otro cromosoma X que les permite compensar”, explica.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


¿El nivel de las dosis está pensado para los hombres?

Los prejuicios de género en la elaboración de fármacos y el tamaño de las dosis de las vacunas también podrían influir. Tradicionalmente, las mujeres han sido excluidas de muchos estudios clínicos e investigaciones, advierte Morgan. Incluso ahora, cuando se prueban vacunas y medicamentos rara vez se reportan datos desglosados por sexo.

“¿Podría ser que las mujeres están recibiendo una dosis mayor de la que necesitan?”, pregunta Morgan. “Son más pequeñas, tienen menos musculatura y su metabolismo funciona de otra manera”.

También podría ser que una dosis menor tuviera la misma eficacia en las mujeres, con menos efectos secundarios, observa.

Afortunadamente, la mayoría de los efectos secundarios de la vacuna contra la COVID-19 —como dolor de cabeza, fiebre y escalofríos— son leves y desaparecen en unos pocos días.

Donnelly dice que el día después de recibir la primera dosis de la vacuna contra la COVID-19 se sintió cansada y adolorida, mientras que su esposo se sintió lo suficientemente bien como para “arreglar todo el jardín”. Sin embargo, ella recomienda centrarse en el lado positivo: “Recuerdo que pensé, genial, esto significa que mi organismo se está activando para protegerme en el futuro”.

Michelle Crouch es una escritora colaboradora que ha cubierto temas de salud y finanzas personales para algunas de las principales publicaciones para consumidores del país. Su trabajo se publicó en Reader's Digest, Real Simple, Prevention, The Washington Post y The New York Times.

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.