Skip to content

¿Cómo mantenerte sano durante tus viajes?: Consejos para disfrutar de las vacaciones de verano 

 

Por qué los médicos pasan por alto los síntomas de la endometriosis

Una nueva investigación revela cuánto tiempo puede persistir este trastorno, los daños que puede causar y la mejor manera de tratarlo.

Un doctor toma notas mientras atiende a su paciente

KEITH BROFSKY/GETTY IMAGES

In English | Madeleine Rudin, de 66 años, de Greenwich, Connecticut, comenzó a tener calambres estomacales "terribles" a los 20 años, que la dejaban hinchada y con dolor durante días. Los síntomas continuaron —durante décadas— mientras los médicos la trataban, sin éxito, por problemas como el síndrome del intestino irritable o el colon espástico. No saber cómo se sentiría cada mañana "hizo que mi mundo fuera muy, muy pequeño", dice.

A los 63 años, Rudin finalmente recibió el diagnóstico correcto: endometriosis, un doloroso trastorno inflamatorio que hace que las células del tejido que normalmente recubre el útero crezcan fuera del mismo.

Unos meses después, su cirujano extirpó 28 lesiones en su intestino, en el útero y en la membrana que cubría sus órganos abdominales. Después de su recuperación, Rudin dice que vivir sin dolor cambió su vida, permitiéndole disfrutar de placeres simples como hacer planes sociales y cumplirlos.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Si bien el diagnóstico de Rudin tardó en llegar, generalmente se necesitan de siete a 10 años para que una mujer sea diagnosticada con precisión con endometriosis, dice Jessica Shepherd, obstetra y ginecóloga del Baylor University Medical Center en Dallas. Según una investigación reciente, Rudin es una de alrededor del 5% de las mujeres en las que el trastorno perdura más allá de la edad reproductiva. Aproximadamente una de cada 10 mujeres en general padece este trastorno.

"Estamos empezando a comprender la endometriosis, en parte porque muchas mujeres no han sido diagnosticadas definitivamente", dice Christine Metz, profesora de Feinstein Institutes for Medical Research en Manhasset, Nueva York, quien señala que, como en el caso de Rudin, a menudo se confunde con problemas intestinales y otros trastornos digestivos.

El precio de esperar un diagnóstico

Ese retraso les cuesta a las mujeres años de dolor e incomodidad, puede afectar la fertilidad y puede aumentar el riesgo de otros problemas de salud: en los casos más agresivos, el tejido rebelde puede migrar a lugares como los pulmones, donde causa dificultad para respirar. El daño emocional de la endometriosis también es alto. Los estudios han encontrado que el dolor pélvico constante y una menor calidad de vida ponen a las mujeres en riesgo de depresión y ansiedad.

Parte del retraso en el diagnóstico tiene que ver con la lentitud de la investigación sobre este trastorno (que tienes siete veces más posibilidades de padecer si tu madre lo tuvo). Hasta hace poco, muy pocas personas en el mundo estudiaban la endometriosis, dice Metz, quien forma parte de un equipo de investigadores que analiza este trastorno en el estudio Research OutSmarts Endometriosis (ROSE) (en inglés). Por medio de este, los investigadores de los Feinstein Institutes esperan encontrar una mejor manera de diagnosticar la endometriosis más allá de las imágenes o la cirugía laparoscópica invasiva. Un posible enfoque es estudiar el efluente menstrual, o el flujo mensual de una mujer, en busca de pistas.

La relación con las enfermedades cardíacas y el cáncer

Una nueva investigación apunta a otra necesidad de un diagnóstico más rápido: recientemente se descubrió que las mujeres que han tenido endometriosis corren el riesgo de sufrir enfermedades cardíacas, osteoporosis y cáncer de ovario y de endometrio.

Por ejemplo, un estudio taiwanés (en inglés) publicado en enero en la revista Journal of the Formosan Medical Association encontró que las mujeres con endometriosis tenían un riesgo un 20% mayor de sufrir eventos cardiovasculares o cerebrovasculares adversos.

Otro estudio encontró que el riesgo de eventos cardíacos fue mayor en mujeres tratadas por endometriosis cuando tenían 40 años o menos. Los investigadores encontraron que estas mujeres tenían un riesgo desproporcionado de sufrir un ataque cardíaco, dolor de pecho y angina de pecho, y de recibir tratamiento para las arterias bloqueadas, en comparación con las mujeres que no tenían endometriosis. El riesgo fue mayor entre las mujeres a las que también se les extirpó el útero o los ovarios para eliminar las lesiones.

La endometriosis también puede ponerte en un riesgo dos veces mayor de cáncer de ovario. 


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Sopesar los tratamientos actuales para la endometriosis

La terapia más común para la endometriosis es un anticonceptivo oral. Tiene pocos riesgos a largo plazo, pero no es eficaz en aproximadamente un tercio de los casos, dice Hugh Taylor, presidente del Departamento de Obstetricia, Ginecología y Ciencias Reproductivas de la Facultad de Medicina de Yale en New Haven, Connecticut. Es por eso que, en el pasado, los médicos han usado medicamentos llamados agonistas de GnRH para reducir el estrógeno —una hormona que estimula el crecimiento de los tejidos rebeldes— a niveles posmenopáusicos bajos. Sin embargo, estos medicamentos suelen tener efectos secundarios como sofocos, fatiga, alteraciones del sueño y aumento de peso. Cuando se usan a largo plazo, los médicos ahora saben que los medicamentos pueden reducir la densidad ósea y aumentar el riesgo de osteoporosis, una enfermedad en la que los huesos se debilitan y se vuelven frágiles. La disminución de la densidad ósea suele ser de entre el 4 y el 6% al final de un curso de seis meses, pero la mayor parte de la pérdida ósea se recupera al cabo de uno o dos años después de suspender este tratamiento, afirma la Dra. JoAnn Pinkerton, directora de Midlife Health en University of Virginia y directora ejecutiva emérita de la North American Menopause Society. El ejercicio con pesas y los suplementos de calcio y vitamina D también pueden ayudar a limitar la pérdida, dice.

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.