Skip to content

Es el momento de reevaluar tu cobertura de Medicare: Revisa esta guía sobre el período de inscripción abierta.

 

Cuándo debes realizarte un examen de la tiroides

Varios síntomas, desde aumento de peso hasta insomnio —e incluso dificultad para pensar—, pueden estar relacionados con problemas de la glándula tiroides.

Una mujer se pesa en su baño

GETTY IMAGES

In English | Quizás nunca habías pensado en tu tiroides hasta que algo como un ritmo cardíaco acelerado, fatiga o un misterioso aumento de peso te hizo correr al consultorio del médico en busca de una solución. ¿Es posible que esta glándula en la parte frontal del cuello, de la que se habla mucho, pero se conoce poco, sea la culpable?

Sí. De hecho, la pequeña glándula tiroides (que por lo general pesa menos de una onza) desempeña un papel importante en muchas cosas, desde la frecuencia cardíaca hasta las uñas de los pies. Se ha llamado a la tiroides el centro de control del cuerpo, ya que las hormonas que produce mantienen el óptimo funcionamiento del cerebro, la frecuencia cardíaca, el sistema nervioso, el peso, la temperatura corporal, el colesterol, el metabolismo y más.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Cómo funciona: la glándula pituitaria y el hipotálamo del cerebro le indican a la tiroides que convierta el yodo de los alimentos que comes en las hormonas triyodotironina (T3) y tiroxina (T4), las cuales luego se envían al torrente sanguíneo para alimentar las células del cuerpo. En un circuito de retroalimentación, la glándula pituitaria monitorea los niveles hormonales en la sangre y le indica a la tiroides que produzca más o menos hormonas.

¿Qué puede fallar?

En más del 5% de los adultos —y muchas más mujeres que hombres—, los niveles de las hormonas T3 y T4 se desequilibran. Los expertos dicen que aproximadamente una de cada ocho mujeres tendrá un problema de tiroides en su vida.

La continua sobreproducción de estas hormonas por la tiroides, o hipertiroidismo (incluida la enfermedad de Graves), es más común en las mujeres en edad reproductiva y puede causar lo siguiente:

  • frecuencia cardíaca acelerada
  • ansiedad
  • irritabilidad o mal humor
  • nerviosismo e hiperactividad
  • sudor y sensibilidad a altas temperaturas
  • temblores
  • caída del cabello
  • pérdida de peso inesperada
  • dificultad para dormir
  • diarrea
  • debilidad muscular
  • aumento de la sed

Si tu tiroides no puede producir suficientes hormonas T3 y T4, o es hipoactiva, sufres de hipotiroidismo. También puedes padecer de una enfermedad autoinmunitaria llamada Hashimoto, la cual es la causa más común de hipotiroidismo. El Dr. Peter Singer, profesor de Medicina Clínica de la Facultad de Medicina Keck de University of Southern California, señala que el 80% de estos casos ocurren en mujeres. Y las tasas aumentan con la edad: el 3% de las mujeres de entre 40 y 49 años, aproximadamente el 10% de las mujeres de 65 años y del 20 al 25% de las mujeres de 75 años o más tienen este problema.

Los síntomas del hipotiroidismo pueden ser cualquiera de los siguientes:

  • problemas para dormir
  • fatiga y falta de energía
  • aumento de peso inadecuado o incapacidad para perder peso
  • dificultad para concentrarte o pensar, o pérdida de la memoria
  • piel y cabello secos, y uñas quebradizas
  • caída del cabello
  • depresión
  • estreñimiento
  • sensibilidad a temperaturas frías
  • dolor muscular y en las articulaciones
  • disminución de la libido

Los problemas mucho menos frecuentes de la tiroides incluyen el crecimiento anormal de la glándula, como los bocios, los cuales pueden comprimir la tráquea; los nódulos (el 50% de las personas los padecerán a medida que envejecen; son benignos en la mayoría de los casos), y la tiroiditis, la cual es provocada por inflamación dentro de la glándula. También se puede presentar cáncer de tiroides, el cual es una enfermedad tratable a la que se puede sobrevivir, especialmente si se detecta temprano.

Medir tus niveles hormonales

Para determinar si tienes un problema de tiroides, el médico te pedirá un simple análisis de sangre que mide la hormona estimulante de la tiroides (TSH), cuyo nivel debe estar entre .4 y 4.0 miliunidades internacionales por litro (mUI/L).

El Dr. James Hennessey, director de Endocrinología Clínica del Beth Israel Deaconess Medical Center, señala que puede ser normal tener niveles más altos de TSH a medida que envejecemos.

Para obtener resultados más precisos en el análisis de sangre, los expertos recomiendan que le des a tu médico una lista completa de todos los medicamentos que tomas, incluidas las vitaminas y los suplementos, los cuales pueden afectar los resultados del análisis y la función tiroidea. Los suplementos que dicen “acelerar el metabolismo de manera natural” son particularmente problemáticos, ya que a menudo contienen tejido tiroideo bovino, el cual puede contener hormonas que pueden alterar la función tiroidea.

El comer grandes cantidades de productos de soya, nueces, harina de semilla de algodón o algas marinas —al igual que el tomar suplementos con yodo, calcio o hierro— puede causar problemas con la función tiroidea y la precisión del análisis de sangre. Consumir cantidades excesivas de sushi o tofu también puede alterar los resultados. Además, si tomas o usas productos con biotina (suplementos u otros productos como el champú), estos se deben dejar de tomar o usar varios días antes del análisis, dice Singer. Para obtener resultados más precisos, los expertos también recomiendan que te extraigan sangre por la mañana, antes de comer o beber cualquier cosa.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Tratar el problema

Los medicamentos para el hipotiroidismo, como la levotiroxina (Synthroid), reemplazan las hormonas faltantes si la tiroides es hipoactiva. El factor clave es determinar la dosis adecuada.

Los médicos dicen que antes de crearse el más reciente análisis de sangre para medir la TSH en la década de los setenta, los medicamentos para la tiroides a menudo se recetaban en exceso o en dosis incorrectas. Antes y ahora, el tomar demasiada levotiroxina puede provocar problemas como pérdida de la masa ósea o fibrilación auricular, la cual aumenta el riesgo de un derrame cerebral. Por estas razones, los expertos recomiendan que estés alerta ante cualquier cambio que experimentes al tomar estos medicamentos y que consultes con tu médico si tienes alguna preocupación.

También es imprescindible tomar la levotiroxina correctamente. La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) aconseja tomar el medicamento estrictamente con el estómago vacío una vez al día (a aproximadamente la misma hora todos los días) y esperar de 30 a 60 minutos antes de comer o beber.

Para el problema mucho menos común del hipertiroidismo, el médico te derivará a un endocrinólogo, quien determinará cuál de los varios posibles tratamientos se seguirá para disminuir la sobreproducción de hormonas de la tiroides. La primera opción es recetarte tioamidas u otro medicamento para reducir la producción excesiva de hormonas. La segunda es la terapia con yodo radiactivo. En este caso, tomarás una cápsula o una bebida que contiene yodo y una pequeña dosis de radiación que destruye células en la tiroides; esto reduce la cantidad de hormonas que esta puede producir. En casos extremos, se puede recomendar cirugía para extirpar toda o parte de la glándula tiroides.

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.