Skip to content

¿Cómo mantenerte sano durante tus viajes?: Consejos para disfrutar de las vacaciones de verano 

 

Cómo navegar la confusa distribución de la vacuna contra la COVID-19

Problemas tecnológicos, escasez de dosis y otras frustraciones en EE.UU.

Estaciones de vacunación en una cancha de baloncesto

BEN BIRCHALL - PA IMAGES / GETTY IMAGES

In English | Kathy Sykes, de 61 años, recientemente pasó horas en línea tratando de conseguir una cita de vacunación en Washington D.C., para su amigo Roger, de 95 años, que no tiene computadora. Completó y envió un extenso formulario en línea por él, pero no recibió la confirmación de recepción, y volvió a intentarlo repetidamente cada vez que hubo más citas disponibles. "¿Es esto solo una carrera para quien pueda hacer clic más rápido con sus pequeños dedos y llegar antes?", pregunta Sykes, frustrada. Finalmente, después de muchos intentos —con la consiguiente necesidad de completar el formulario cada vez—, le consiguió una cita. "Fue como intentar conseguir entradas para un concierto de rock", dice.

La mitad de los adultos que esperan la vacuna dijeron sentirse "frustrados" por el avance de los esfuerzos de vacunación, y un tercio dijeron estar "confundidos", según una encuesta de Kaiser Family Foundation (en inglés) de 1,563 adultos que aún no habían recibido la vacuna a mediados de enero.

"Fue como intentar conseguir entradas para un concierto de rock", dice Kathy Sykes, de 61 años, quien recientemente pasó horas en línea tratando de programar una cita de vacunación para un amigo en Washington D.C.

Al 26 de enero, unos 20 millones de adultos en Estados Unidos habían recibido al menos la primera dosis de una de las dos vacunas aprobadas (la de Moderna y la de Pfizer-BioNTech), que requieren dos dosis cada una, con tres o cuatro semanas de diferencia. El Gobierno federal ha presentado un plan integral para vacunar más personas —con el objetivo de vacunar hasta 1.5 millones por día, según dijeron los funcionarios recientemente— y anunció el 26 de enero que aumentaría el número de dosis distribuidas en todo el país cada semana de 8.6 millones a un mínimo de 10 millones.

Esta noticia ofrece algo de esperanza a quienes están ansiosos por adquirir cierta inmunidad al virus mortal.

La eficacia del esfuerzo nacional mejora día a día, señala Jennifer Kates, directora de Salud Global y Política de VIH de Kaiser Family Foundation y experta en el rol del Gobierno en la salud pública. "Todo avanza en la dirección correcta", dice.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Pero, por ahora, muchos problemas persisten. Entre ellos se encuentran la escasez de vacunas en algunas zonas, la imposibilidad de predecir la cantidad de vacunas distribuidas, los diferentes planes de administración de vacunas en distintos estados, el aumento de la demanda a medida que las personas se sienten más seguras con respecto a la vacuna y los estados abren el acceso a más grupos, y los problemas con los sistemas de registro en línea de los estados y los condados que confunden incluso a quienes manejan bien la tecnología.

Un desglose de algunos problemas:

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) han elaborado un calendario de distribución recomendado, pero los estados establecen sus propios grupos prioritarios. Esto ha significado que en algunos estados las personas de 75 años o más aún no pueden recibir la vacuna (Massachusetts comenzará a vacunar a este grupo de adultos mayores el 1.° de febrero como parte de su Fase 2), mientras que en otros, entre ellos Florida, ya hace semanas que cualquier persona de 65 años o más puede vacunarse —o al menos, intentarlo—.

"Estamos desesperados aquí", dice Roy Delgado, de 78 años, de Arizona. "Estamos preocupados y asustados".

Poco suministro. En la actualidad, hay muchas más personas que reúnen los requisitos para ser vacunadas que las dosis disponibles en muchas zonas, y en muchos casos el número de personas que reúnen los requisitos está aumentando constantemente. El 25 de enero, 127,000 residentes de Virginia Beach, Virginia, tuvieron de pronto acceso a la vacuna cuando la ciudad amplió el alcance de los grupos prioritarios a las personas de 65 años o más y a personas más jóvenes con trastornos médicos de alto riesgo. Si la ciudad está en lo cierto en cuanto a que recibirá solo unas 5,800 dosis a la semana, eso significa una larga espera para muchos.

Dificultades técnicas. Los problemas con los sitios web y los sistemas poco fiables que no confirman la recepción de las solicitudes o son confusos están dificultando la programación de citas en todo el país. Roy Delgado, de 78 años, un suboficial retirado del condado de Maricopa, en Arizona, pasó días tratando de comunicarse con el Departamento de Salud en línea y, cuando eso no funcionó, por teléfono. "Te dan esta grabación y te mantienen escuchando música y sigue y sigue". Colgó cuando la batería de su teléfono empezó a agotarse. Delgado finalmente consiguió una cita días después de recibir una invitación para inscribirse en un correo electrónico del sistema hospitalario donde una vez fue atendido después de un infarto. "Estamos desesperados aquí", agrega, refiriéndose al hecho de que Arizona es uno de los estados más afectados por la COVID-19 en este momento. "Estamos preocupados y asustados".

Diferentes ritmos de implementación en los distintos estados. "Estamos muy atrasados aquí", dice Janice Thornberg, quien tiene 68 años y reside en el condado rural de Racine, Wisconsin. Ella está desconcertada por el ritmo lento del esfuerzo de vacunación en Wisconsin, que hasta ahora ha vacunado a unas 70,000 personas —alrededor del 7% de las personas de 65 años o más— en comparación con otros estados (Virginia Occidental es actualmente el estado estrella en cuanto a vacunación per cápita; el 9.4% de su población ha recibido al menos la primera dosis de la vacuna). Técnicamente, desde el 25 de enero, fecha en la que el estado pasó a la Fase 1b, Thornberg puede vacunarse, pero aún no sabe cuándo recibirá la vacuna, ya que los suministros son extremadamente limitados: si bien alrededor de 700,000 residentes de Wisconsin tienen 65 años o más, el estado actualmente recibe alrededor de 70,000 primeras dosis de la vacuna por semana del Gobierno federal, según el Departamento de Servicios de Salud de Wisconsin. Esta semana se inscribió como voluntaria en un centro de vacunación, ayudando con el papeleo; espera que eso le permita vacunarse antes.

Consejos para conseguir una cita de vacunación

Sé proactivo. Conoce el plan de vacunación de tu estado o condado, y cuándo podrás vacunarte, dice Kates: "A las personas que son realmente expertas en averiguar cómo conseguir una cita, o que tienen un defensor que puede ayudarlas, un hijo adulto u otra persona, probablemente les vaya mejor que a quienes no tienen acceso a internet". Si lo necesitas, pídele a un amigo o familiar que te ayude con la tecnología. Y conéctate con otras personas de tu zona: pregúntales a los vecinos si han conseguido una cita, y si es así, cómo lo hicieron. Y aprovecha el grupo de correo electrónico de tu vecindario, si tienes uno. Muchos de ellos ofrecen consejos de quienes han conseguido citas de vacunación.

Sé paciente. "Estamos aumentando realmente la producción", dice el doctor Gabor Kelen, director del Departamento de Medicina de Emergencia de Johns Hopkins University, "y los que hemos participado en la administración de la vacuna hemos aprendido a hacerlo de forma eficaz. Sé paciente".

Mantén la perspectiva. Tenemos mucha suerte de contar con esta vacuna que salva vidas, dice Kelen, que nos pide que nos imaginemos si no la tuviéramos. "Si se permitiera que la pandemia hiciera estragos, o simplemente continuara porque no hay vacuna, habría entre 100,000 y 300,000 nuevas infecciones al día... y se tardaría cinco, seis años en conseguir la inmunidad colectiva. Y aquí estamos ahora con una vacuna, y las personas se sienten frustradas por tener que esperar un mes o dos, o incluso unas semanas.... Todo el mundo necesita relajarse un poco".

Sigue protegiéndote. Se está propagando una cepa aún más contagiosa del virus, por lo que tendrás que estar aún más atento a usar mascarillas y otras medidas de prevención de la infección hasta que estés completamente vacunado, dice Kelen. Pero incluso entonces necesitarás seguir siendo cuidadoso. Agrega que todavía no está claro si quienes están vacunados pueden ser portadores e infectar a otras personas, y la vacuna solo tiene una eficacia del 95%, por lo que "una de cada 20 personas no estará completamente inmunizada".

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.