Skip to content

Es el momento de reevaluar tu cobertura de Medicare: Revisa esta guía sobre el período de inscripción abierta.

 

Los CDC urgen a las personas vacunadas a usar mascarillas en espacios cerrados

La agencia también recomienda mascarillas para todos los maestros y estudiantes escolares.

Letrero que indica el uso de mascarilla en un negocio

BLOOMBERG/GETTY IMAGES

In English | Dos meses después de anunciar que las personas vacunadas en Estados Unidos pueden, en su mayoría, dejar de usar mascarillas, las autoridades de salud pública en el país ahora recomiendan que usen mascarillas en algunas circunstancias.

Se recomienda que los maestros, estudiantes, personal y visitantes usen mascarillas en escuelas de todo el país, independientemente del estado de vacunación, según anunciaron los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) el 27 de julio. Y las personas vacunadas que viven en áreas donde la COVID-19 se está propagando rápidamente también deben usar mascarillas en espacios cerrados públicos. (Puedes consultar las tasas de transmisión de cada condado en el sitio web de los CDC (en inglés) para ver si esto se aplica a ti). 


Para información actualizada sobre la COVID-19 visita aarp.org/ElCoronavirus


Al 25 de julio, el 46% de los condados del país registraron niveles altos de transmisión comunitaria, y los casos de COVID-19 están aumentando en casi el 90% de las jurisdicciones de Estados Unidos, según los datos de los CDC.

Las preocupaciones sobre la variante delta generan nuevas pautas

La guía actualizada se basa en nuevos datos relacionados con la variante delta, altamente contagiosa, que en las últimas semanas ha estado atacando a las comunidades no vacunadas y que ahora es responsable de más del 80% de los nuevos casos de COVID-19 en Estados Unidos. 

Las investigaciones emergentes demuestran que “en raras ocasiones, algunas personas vacunadas infectadas con la variante delta después de la vacunación pueden ser contagiosas y propagar el virus a otras personas”, dijo la directora de los CDC, Rochelle Walensky. “Esta nueva ciencia es preocupante, y desafortunadamente merece una actualización de nuestras recomendaciones". 

Mapa de Estados Unidos que muestra la incidencia de casos de COVID-19

CDC/AARP

Imagen del CDC que muestra el rastreo de datos de COVID-19 .

Sin embargo, las personas vacunadas “continúan representando una cantidad muy pequeña de transmisión en todo el país”, agregó.

El debate sobre si las pautas referente al uso de mascarillas se flexibilizó prematuramente ha estado surgiendo entre los expertos en salud pública. Cuando los CDC anunciaron por primera vez a mediados de mayo que las personas vacunadas ya no necesitaban mascarillas en la mayoría de los casos, los casos de COVID-19 habían disminuido drásticamente desde el pico de la pandemia en enero, y la variante delta era menos preocupante en Estados Unidos

Ahora, los casos de COVID-19 están en aumento una vez más, y los expertos dicen que la aparición de esta nueva variante —combinada con esfuerzos de prevención más relajados y el regreso a la normalidad prepandémica— ha contribuido al resurgimiento del virus. Los esfuerzos de vacunación paralizados no han ayudado. Actualmente, el 49% de la población de Estados Unidos está completamente vacunada.

“Me complace mucho que los CDC finalmente estén prestando atención a los consejos de líderes de salud pública en todo el país”, dijo a AARP Leana Wen, médica de emergencia y profesora visitante de Política y Administración de Salud en la Facultad de Salud Pública del Milken Institute de George Washington University. “En mayo, yo y muchos otros temíamos que este resultado exacto iba a suceder, que el sistema de honor no funcionara y que tendríamos aumentos. Ahora, con la variante delta, tenemos que volver a tener restricciones de uso de mascarillas en el interior, a menos que haya pruebas de vacunación”. 

Walensky dijo en la conferencia de prensa que la decisión de los CDC de actualizar sus pautas de uso de mascarillas para las personas vacunadas no se “tomó a la ligera” y que entiende la fatiga y frustración que muchos sienten.

“Pensábamos que era importante que las personas entendieran que podían contagiar con la enfermedad a otras personas”, dijo Walensky, especialmente si viven con alguien más vulnerable o cuidan de ellos, incluidos niños pequeños que aún no han sido vacunados o una persona inmunocomprometida.

Las vacunas siguen siendo la mejor forma de protección contra la COVID-19

Walensky dejó claro en la conferencia de prensa que las vacunas siguen siendo la forma más poderosa de prevención en lo que respecta a la COVID-19.

Si bien las infecciones leves que tienen síntomas similares a los de un resfriado aparecen con más frecuencia, las tres vacunas autorizadas para su uso en Estados Unidos son muy eficaces para prevenir enfermedades graves y la muerte causadas por la COVID-19, incluso cuando se trata de la variante delta. De hecho, el 97% de todas las hospitalizaciones y muertes relacionadas con la COVID-19 en Estados Unidos se encuentran entre personas no vacunadas.

Si la ciencia cambia de nuevo, Walensky dijo que las pautas también lo harán. “Debemos tomar todas las medidas que podamos para detener la variante delta y poner fin a esta pandemia”, dijo. 

Rachel Nania escribe sobre atención médica y políticas de salud para AARP. Anteriormente fue reportera y editora de WTOP Radio en Washington, D.C. Recibió un Premio Gracie y un Premio Regional Edward R. Murrow, y también participó en un programa sobre demencia con la National Press Foundation.

Nota: Estamos en proceso de reemplazar nuestro servicio de comentarios para usuarios. De este modo, es posible que los comentarios previos tomen algunos días en aparecer. Inicia sesión o regístrate gratis con AARP.org para compartir tus comentarios.